lunes, 28 de julio de 2008

SUNSHINE

El caso de "Sunshine", la peli de Danny Boyle, es francamente triste. Resulta que, si no fuese por cuatro o cinco ideas, que tienen toda la pinta de ser impuestas por la "major" que acarrea el film, sería cojonuda, incluso podría entrar a formar parte de mi lista de favoritas (eso si, sección "pero tampoco imprescindibles").
Recuerdo que se estrenó con retraso, y un poco de tapadillo. Esas cosas suelen provocarlas los problemas de rodaje o post-producción, cuando unos y otros no se ponen deacuerdo, se discute, echan al director y/o montador y ponen a otro para que efectúe cambios, etc, etc, y siempre ocurren cuando el estudio que respalda el proyecto se impone (como decía antes). Naturalmente, y salvo casos contados, el resultado suele ser mediocre y, en muchas ocasiones (y esta podría ser una), se cargan lo que tenía toda la pinta de ser una buen producto.
El sol se apaga. La tierra manda a una nave cuya misión es lanzar una mega-bomba al astro rey con el fin de reactivarlo. Pero no cumple con su misión. Seguidamente, mandan otra nave y esta localiza a la primera. En el momento que intentan desviarse para su encuentro, surgen los problemas... que irán incrementándose de forma dramática... y terrorífica.
Hay que aclarar que aquí el menda es fan de todo lo que tenga que ver con lo astronomía (que no astrología, cuidao). Soy de esos que miran hacia el sol y se maravillan ante su poder, ¿como es posible que, a pesar de la inmensa distancia que nos separa, note la calor que desprende esa enorme bola de fuego que hay ahí fuera, flotando en el vacío?. Me maravillo ante planetas, constelaciones y estrellas, y flipo con la enormidad de todo ello. Por eso, en ese aspecto, conmigo los de "Sunshine" me tenían ganado desde el principio, ya que gracias a los avances tecnológicos (recordemos que los CGI funcionan cuando hablamos de materia muerta. En ese sentido son ideales para todo lo que encaje en los parámetros de la ciencia ficción) logran unas imágenes hiper-realistas acojonantes.
En general todo el acabado visual de la peli es PERFECTO, fascinante. Boyle se esfuerza en crear imágenes sencillamente bellas, jugando con fuego, luces y destellos. Hay montones de ideas acongojantes en el film... no se, así de memoria podría citar el cuarto que genera secuencias de vídeo para relajar a todo aquel que se introduce en el, la sala que permite ver el sol en toda su potencia (y que con solo un 3 por ciento es capaz de quemarte la piel), las imágenes del mismo astro rey en plena convulsión, que casi parecen sacados de los archivos de la NASA por su credibilidad, la inmensa bomba cuyo proceso de explosión arranca con una serie de destellos, los diseños de las naves (con ese gigantesco escudo dorado) o de los geniales trajes (armatostes de oro creados para luchar contra los rayos solares)... en fin, que en ese apartado (incluídos montaje y audio) "Sunshine" es redonda.
En lo que ya no funciona tan bien es en lo narrativo. Es imposible que viéndola no pienses en "Alien", "2001" e incluso "Horizonte Final"... sin embargo, eso es algo que uno ya asume teniendo en cuenta, ya no sólo el hecho de que algunos de esos films son clásicos incunables capaces de influenciar a cualquier cineasta con buen gusto (los dos primeros, of course, el otro me mola mucho, pero de eso a clásico incunable, como que no), sino porque cada día cuesta más contar algo diferente u original. Vamos, que ese no es el problema. El verdadero talón de aquiles está en que "Sunshine" tendría que haber sido un drama en el espacio, como "Naves Misteriosas"... o si no, una epopeya filosófica tipo Kubrick (a lo que se acerca mucho)... o no hace falta ir tan lejos, con moverse en el terreno de "Apollo 13" ya hubiese bastado. Sin embargo, el film opta por meterse en el terreno del thriller, con un "ente" que se cuela en la nave y la lía. Vale, a pesar de todo, sigue haciendo gala de sus capacidades visuales y sonoras, incluso el cómo se enteran de la presencia del intruso es cojonudo, pero una vez este comienza a armarla, entramos en el terreno de lo rutinario, de lo previsible, del tópico, y "Sunshine", con todo su preciosismo, con todo su realismo, no necesitaba eso, y por ende, termina haciéndole mucho daño y decepcionando al que espera algo bastante mejor como final.
Cierto que en un segundo visionado (como es mi caso), ese elemento dejar de molestar TANTO, pero bueno, sigue ahí, y sigo creyendo que fue una cagada (y una imposición), "Sunshine" jamás tendría que haber abandonado el terreno de lo creíble, tecnológicamente viable e incluso sobradamente existencial (la fascinación de sus imágenes bien lo valía), vamos, que tendría que haber sido como la ci-fi de los 70, pretenciosa, ¡claro que si!, pero en este caso el elemento "cine de género" lo estropea todo. Una pena.
Aún así, devotos de la ciencia ficción y amantes de la astronomía, os la recomiendo.