sábado, 20 de septiembre de 2008

ASTRO ZOMBIES

Perteneciente al clan de los renegados del cine exploitation yankee de los 60 junto a Herschell Gordon Lewis, Ray Dennis Steckler, Al Adamson o Andy Milligan, el todoterreno Ted V. Mikels es un personaje único e irrepetible. Con el aspecto de un Salvador Dalí aficionado al culturismo, Mikels hizo de todo, incluso de mago, pero fue en el terreno del celuloide donde se haría un nombre, y firmaría algunos de los films más horribles que se recuerdan. El más conocido de ellos es "Astro Zombies" del 1969.
Se trata del típico ejemplo de film sobre valorado y mitificado que decepciona por completo al profano cuando este consigue verlo tras una larga y desesperada búsqueda. No está muy claro lo que el director intenta contar en esta aberración en la que se mezclan espías, monstruos de aspecto ridículo y complots varios que a uno se le terminan por atragantar. Por si eso fuera poco, carece de ritmo, alarga innecesariamente escenas absolutamente inútiles con el fin de alcanzar la duración de largometraje y los diálogos son idiotas hasta el absurdo.
La mejor baza de "Astro Zombies" está en su reparto, encabezado por Tura Satana, la famosa mujer de aspecto agresivo que Russ Meyer inmortalizó en el film "Faster Pussycat Kill Kill!" y el eterno John Carradine. El aspecto del bicho que da título al film es, como era de preveer, patético y encima la cosa va mas bien escasa de truculencia... que no de contraluces y escenas de tan oscuras que casi resulta imposible apreciarlas.
Aún así, "Astro Zombies" con el tiempo se hizo un nombre y Mikels, después de rodar durante los 80 una insípida copia femenina de Rambo titulada "Angel de venganza", se percató llegados los 90 de que era un personaje de culto, y de que la imagen que el público moderno se había hecho de sus obras más conocidas era bastante distinta a la realidad. El espectador actual espera de "Astro Zombies" un baño de humor camp y sangre, y eso es lo que el director se propuso darles con la aún reciente secuela rodada en formato videográfico "The Mark of the Astro Zombies", en la que se ve una leve mejora en cuanto a efectos especiales y un mayor abuso del gore.