miércoles, 26 de mayo de 2010

FULL MOON HIGH

Otro clásico de las estanterías ochentosas, de los nunca alquilados por mi parte (no me daba buena espina), en el que al más puro estilo DE PELO EN PECHO (aunque anterior) un joven tiene que lidiar, de manera cómica, en este caso exageradamente cómica, con los problemas de un adolescente cuando es un hombre lobo. Insisto en lo de exageradamente cómica, porque lo es tanto, que se les va la mano, y aunque acierta en muchos de sus gags, lo lógico en su visionado, es que no haga gracia alguna.
Un joven viaja con su padre a Transilvania, y mientras este se divierte con dos jóvenes mujeres, al muchacho le ataca un hombre lobo, y termina transformándose. Lo que pasa es que en vez de asesinar a la gente, se conforma en las noches de luna llena, con morder las nalgas de sus víctimas.
Me costó aguantarla hasta el final, y cuando eso ocurre en una comedia, es que vamos por el mal camino.
Larry Cohen, que antes de convertirse en un clásico director de horror con ESTOY VIVO, era un habitual de las “Blaxploitation” (de hecho la gran obra maestra del subgénero, BLACK CAESAR, conocida por estos lares como EL PADRINO DE HARLEM, era cosa suya… curioso, yo pensaba que las “Blaxploitation las dirigían negros…) se encarga del guión y la dirección de este bodrio al que no sabemos si es que daba el “corten” en el momento mas inoportuno, o es que a la peli le falta metraje, amén de que no tiene coherencia alguna nada de lo que allí pasa. Es tan mala, que no se merece el derecho a crítica.
Con todo por ahí desfilan Bob Saget como extra y Allan Arkin (¿Quizás padre del prota Adam Arkin?) y Pat Morita en unos cameos.
Ni para una tarde tonta sirve.

1 comentario:

Naxo Fiol dijo...

HORROROSA!!!!!!! la gran jiñada de Larry Cohen!.