viernes, 8 de octubre de 2010

REFLEJOS 2

A estas alturas de la partida, ya deberiáis saber lo mucho que me tiran las secuelas directas a DVD. A mi juicio, son el plato ideal para diseccionar en este blog. No me preguntéis el motivo, pero es así. Cada vez que localizo una me digo "¡Esta tengo que verla y reseñarla!", más aún si la original no me desagradó. Y este es el caso exacto de "Reflejos 2", segunda parte de aquel "Reflejos" del Sr.Alexandre Aja del que ya hablé en su momento.
En el caso que nos ocupa, han cambiado a un francés por un español, ¡ole!. El sustituto no es otro que Víctor García, al que también debemos la flojica "Return to House on Haunted Hill" y del que en breve volveremos a tener noticias por su incursión en la franquicia de "Hellraiser", nada menos, con otro producto directo para DVD titulado "Hellraiser: Revelations" (ya hay fotos del nuevo Pinhead por ahí y es un poco patético). Sin embargo, y contra todo pronóstico (y más teniendo en cuenta las críticas terribles que ha obtenido en la red), a mi "Reflejos 2" no me ha desagradado.
El foco de atención siguen siendo los grandes almacenes Mayflower. Los han reconstruido y están listos para ser abiertos de nuevo. Obviamente, sus espejos continúan siendo ideales para albergar toda suerte de espíritus con algun terrible enigma esperando para ser resuelto. Igual que ocurría en la peli precedente, el primero en ser atacado es el pobre segurata nocturno, lo que da pie a que nuestro prota, inevitablemente atormentado por alguna culpa, le sustituya, comience a ver cosas raras y se líe la marimorena.
Mientras en "Reflejos 1" Aja apostaba por la atmósfera y el miedo (algo que conseguía en algún pasaje suelto), esta secuela tira por derroteros más básicos (lógico dado su origen video-clubero), es decir, fuera sutilidades, hola sustos, hola gore y hola tetas (solo dos, pero no están ni tan mal). Los crímenes son bastante burros, destacando sin duda la espectacular decapitación en la ducha. El "misterio a resolver" resulta mucho más interesante que el de la primera parte, y su final, aún siendo flojeras, al menos no es tan carnavalesco y cargante (una de las ventajas de contar con menos dinero). La peli es más bien cortita y, oiga, a mi me entretuvo, así que no diré nada malo de ella.
En el reparto destacan el prota, Nick Stahl (el "bastardo amarillo" de "Sin City" o el "John Connor" de "Terminator 3") y, ¡¡ojo al parche!!, William Katt!!!! ("El gran héroe americano", "House, una casa alucinante"), sorprendentemente -aunque lógicamente- envejecido y que interpreta al padre del héroe (eso si, resulta un poco brusca su desparación a mitad de peli, una vez descubrimos que nada tiene que ver con el misterio de turno).
Lo dicho, evasión ideal para los poco exigentes y que sólo busquen pasar el ratico (como yo).