sábado, 30 de enero de 2010

MI DIABOLICO AMANTE

Clasicazo absoluto de los videoclubes ochenteros (aunque en USA era material para cines) con la que vibré en su momento, y que recuerdo con especial cariño por aquella galería de demonios que contenía en su haber ( vista hoy, no son mas de cuatro…).
Kaz es un saxofonista callejero al que en su adolescencia, siendo sorprendido por la abuela de una joven con la que se estaba dando el filete, fue sometido a una maldición, que no es otra que cuando se pone cachondo, se convierte en un horripilante demonio. Además cada vez que le ocurre, luego no se acuerda de nada. Por otro lado hay un tal “El mutilador”, que está acabando con una serie de jovencitas en la ciudad, por lo que Kaz piensa, que puede ser el, el autor de los hechos. Con esta dolencia, conoce a la que será la mujer de su vida, y juntos comprobarán si es el el asesino, o no.
Desde los títulos de crédito iniciales, en los que suena esa pegadiza cancioncilla ochentera, respiramos los aromas cinematográficos de los 80, solo falta Michael J. Fox asomando por ahí para que ya sea ochentosa a más no poder. No tenemos a Fox, pero tenemos a Scout Valantine, que en la carátula se nos presenta como una gran estrella y a día de hoy me hago la misma pregunta que me hice en los ochenta: ¿Quién cojones es Valantine? Bien, pues pensando que se trataría de algún actor conocido de alguna teleserie de la época, compruebo que pocas cosas hizo antes de MY DEMON LOVER, y que todo lo que vino después son papeles episódicos que poco destacan, pero para la posteridad nos dejó a este Kaz, que cuando se pone cachondo se convierte ¡¡en un demonio de diferente aspecto cada vez!
La mezcla de horror y comedia resulta sutil y extrañamente oscurilla en una escena totalmente deudora de TERRORIFICAMENTE MUERTOS, muy cartooniana en la que la prota, en un alarde de amor y para ver que pasa, en lugar de salir por patas cuando su novio se convierte en demonio, continúa dándose el filetón con el para ver que pasa, dando paso a un sin fin de liquido verde, surrealismo e incluso horror, sin abandonar ni un segundo el componente cómico.
El director Charlie Loventhal, pues nunca hizo nada destacable a priori mirando su ficha en el del todo imprescindible imdb….
Para fanáticos de toda la peste ochentera, no encontrarán nada mejor.

CHUPACABRA TERROR

El mayor problema que tiene esta peli, y cualquiera inspirada en la leyenda del chupacabra, es que uno no puede tomarse en serio un diálogo en el que se cita un nombre tan gracioso. "¡Oh, dios mío!, ¡es el chupacabra!". ¿No suena ridículo?, sí, un poco. Pero en el film que nos ocupa ese problema tampoco es demasiado grave, porque no estamos ante una producción ambiciosa, seria y de alto standing, sino ante un producto del Syfy Channel destinado a tele por cable (y dvd) con recursos económicos y humanos algo modestos. Y para protagonizarlo, nadie más adecuado que John Rhys-Davies, el rey de las series B de monstruos/animales elefantiásicos.
"Chupacabra terror" nos cuenta la historia de un científico que logra capturar vivo al legendario monstruo. Lo mete en una caja y de ahí a un barco, rumbo a los lluesei. Como era de esperar, los currantes responsables de cargarlo se dejarán llevar por la curiosidad, lo liberarán y el bicho comenzará a papearse a todo aquel tripulante que pille.
Y esa es la grandeza de esta peli, que no hay más. Monstruo cabreado, tripulación asustada, un poco de gore por aquí, unas cuantas explosiones por allá, muchos disparos y ya tienes 80 minutos de endeble, pero funcional, entretenimiento. A destacar, gustosamente, que el chupacabra es un tio disfrazado (y con bastante gracejo), que el barco está hecho en CGI y canta más que una almeja, y que la chica de la peli es especialmente irritante, por sus limitadas dotes interpretativas y porque esas grandes tetas no compensan el careto de pánfila que gasta.
Ver, chupar y olvidar.

viernes, 29 de enero de 2010

LA CAVERNA MALDITA

Las comparaciones son odiosas, cierto... pero para hablar de "La caverna maldita" es imposible no recurrir a "The Descent", la logradísima película del británico Neil Marshall. Ambas van de lo mismo y están fechadas en el 2005, ¿cual fue la primera?... hombre, a mi me gustaría pensar que "The Descent", pero esas cosas nunca se saben (salvo que por ahí ronde algún listo que sepa hasta la hora que comenzaron a rodarse ambas, en ese caso, ¡ilumínanos!). Partiendo de esa base (que Neil Marshall estuvo antes), "La Caverna Maldita" vendría a ser el "The Descent" para tontos, o así es como yo la califiqué en su momento.
¿Por qué?, porque es la perfecta y calculada respuesta Hollywoodiense al film del británico. Y todo ello a base de sonados contrastes. Veamos pues... un grupo de espeleólogos se mete en una profunda cueva donde se las verán con unos monstruos malcarados que quieren papeárselos. Asín como suena. Cojan "The Descent" y pásenla por el filtro de la meca del cine, de ese modo, el grupo de chicas más o menos majas y humanas, se convierte en una panda de guaperas/musculados de ambos sexos y bien estereotipados. Las grutas de la primera, oscuras y apretujadas, en "La caverna maldita" parecen el puto "Corte Inglés"... o un estadio de futbol. Los monstruos, en la primera humanoides, en esta son bichos enormes, mutantes, que vuelan y se parecen a "Alien". Obviamente, en "La caverna maldita" el gore es mínimo y la acción se pretende que máxima, con su acelerado montaje videoclipista, olvidando de este modo cosas tan necesarias como la atmósfera (y más en una cueva). En su lugar, idean la mamarrachada que uno de los integrantes (nada menos que Cole Hauser, el hijo de Wings!) puede conocer telepáticamente las intenciones de los monstruos gracias a una herida inflingida por estos.
Sin embargo, y a pesar de contar con más medios (que "The Descent") y tal, "La caverna maldita" resulta muy aburrida, fría y previsible.
Usar y tirar en el sentido más estricto del término.

jueves, 28 de enero de 2010

EL TAQUERO

Más “Home Vídeo” Mexicano, esta vez un poquito mejor (lo que en absoluto es bueno, si tenemos en cuenta el tipo de producto que quiero ver cuando me pongo un “home Vídeo” Mexicano…) Que una vez mas, tiene el mundo callejero y marginal de protagonista, como les gusta a los Mexicanos.
Al principio de la película, se especula con lo siguiente: En México, se venden al mes equis millones de Tacos (ya saben una oblea de maíz llena de carne, chiles, cebollas…) y teniendo en cuenta que en México hay equis millones de reses (bastante menos que tacos se venden), ¿cómo es posible que se vendan tantos tacos? ¿De donde se saca la carne? La respuesta la obtenemos si seguimos viendo la peli, que entre disparos, diálogos sobre “jotos”, “mamadas”, “Chivas”, “Gueys” y toda esa jerga callejera, descubrimos que en las taquerías mas de barrio bajo, la carne la suministran los perros que van muriendo por las calles. Pero no contentos con eso, ya se nos sumerge de lleno en el culebrón, tan propio de esas tierras, y mientras descubrimos la infidelidad del Taquero y los ataques de celos de su esposa, descubrimos que los tacos de los barrios bajos, no solo están hechos de carne de perro, si no también de carne de mujer adultera. Seguimos viendo la peli, nos metemos de lleno en el mundo de las deudas, de los chaperos y de los drogadictos, y ya descubrimos que los Tacos que se comen los mexicanos de los guettos, están rellenos de carne humana de todo tipo de fauna callejera.
La película se puede ver como cualquier peli normal, no hace gracia casi nada y es como un telefilme… pero el mal cuerpo que se nos queda con esos planos de gente comiendo tacos, sabiendo nosotros lo que hay dentro de ellos, hacen que esta película merezca un visionado. Acción a la Mexicana, un poquitín de sangre (que en esta peli hay muchos descuartizamientos poco gráficos, pero omitir la sangre, no tendría sentido…), y poco más.
Ignacio Rinza, es otro director de “home videos” de tantos que hay, y que según su ficha en imdb, ha dirigido un buen puñado de películas desde 1999 (no tantas cómo el amigo Christian Gónzalez del que ya iremos viendo más), de las cuales destacan títulos como PROSTITUCIÓN Y SIDA 2, LOS DOS CABRONES, CONTRABANDO EN LOS HUEVOS o KING OF THE STREET. Y es que según leo por ahí, los mexicanos a la hora del “home Vídeo” prefieren el rollo callejero, incluso más que el género rey del videoclub: el terror.

LA HERENCIA VALDEMAR

Lo primero que debemos considerar al sentarnos a ver LA HERENCIA VALDEMAR, es que no es una película de Paul Naschy; es una película en la que el tubo un papel secundario bastante escueto. Quizás por este pequeño detalle, los fans echen pestes del film, por que no es una peli 100% Naschyana. Pero lo escueto de su aparición, no es ni menor ni mayor que la del resto del reparto, es una peli coral en la que hay muchos personajes y todos salen un poquito.
Y bien, no es un film redondo, pero es una peli que nos ha tenido a mi señora y a mí dos horas totalmente entretenidos en una sala prácticamente vacía, que nos ha enganchado porque lo que cuenta es interesante, pero también por las entupidas frases que el guionista hace escupir a los actores en algunos momentos. O sea, que la cosa está entre lo interesante y la patochada, una cosa a medio camino.
Cuenta una historia dentro de una historia: en la primera, una joven va a una antigua mansión a catalogar las antigüedades que hay dentro de ella y se topa con fenómenos extraños. Se tiran unos días sin saber de ella, hasta que envían a un tipo a buscarla, y este en el tren que le ha de llevar a la Mansión Valdemar, se encuentra con una mujer que le narra lo acontecido en aquella casa: Lo que sería la historia dentro de la historia y el grueso de la película en la que se nos cuenta como un tipo a principios de 1800, se dedicaba a experimentar con la fotografía y a tomar falsas fotos de espíritus, sacadas en falsas sesiones de espiritismo que el mismo montaba con el fin de vender luego las fotos. La mala suerte se cierne sobre el, cuando la prensa se da cuenta del engaño y comienza a chantajearlo. Ante la negativa, va a la cárcel y es sacado de allí por Aleister Crowley, quien a cambio, le pedirá a este que tome contacto real con los muertos, a fin de obtener conocimientos… y hasta ahí cuento, que yo creo que ya es suficiente.
Si hubieran pulido un poco los diálogos, si hubieran conseguido que algunos momentos no dieran vergüenza ajena, hubieran conseguido que LA HERENCIA VALDEMAR, que además se lleva el lujo de ser la única película española estrenada en cines que no tiene subvenciones del ministerio de cultura (al menos en los últimos años), fuese la gran película de terror del cine Español, pero se queda a medio camino, con un graaaan trecho por delante, así que simplemente la sentenciamos con un “Se puede ver tranquilamente”.
Pero si hay algo que me ha fascinado en esta peli, es sin duda la interpretación de Paco Maestre, que hace de Aliester Crowley. La presencia, voz y aspecto del actor (uno de nuestros actores clásicos, ojo, que este estaba en todos los programas infantiles que veíamos en la tele los que tenemos treintaytantos...), eclipsan al resto de la película consiguiendo incluso, que cuando el no está en plano se le eche de menos. Sin duda uno de nuestros mejores actores vivos, y hay que ver lo desaprovechado que está.
La función la maneja José Luis Alemán, que debuta, y en lo concerniente a ambientación, y rollos técnicos lo hace a lo grande y con un resultado satisfactorio, nos deja bien preparadita a la platea, dejando la película inconclusa pero avisando de que próximamente veremos la segunda parte, mostrándonos imágenes de lo que se nos viene, cuanto menos sugestivas… claro que en el cine éramos cuatro gatos y en el resto de cines no creo que fuésemos muchos más… así que igual ni la vemos.
¿Paul Naschy? Actuando mejor de lo habitual. La experiencia al final lo convirtió en un actor creíble.
¿Sangre? Poquita. ¿Monstruos? Un par de ellos. Resultones.

miércoles, 27 de enero de 2010

LA MATANZA DE TEXAS 2004

No fue el primero en su especie, pero sí marcó la pauta. El remake de "La matanza de Texas" resultó no solo un éxito en las taquillas, también a nivel crítico. Todos la esperábamos con uñas y dientes afilados, dispuestos a destrozarla... y nos quedamos sorprendidos al ver que, después de todo y pese a su arriesgada condición de "versión moderna de un clásico intocable del terror setentero", no estaba tan mal. Obviamente, sus detractores ultra-puristas ha tenido, y tiene, esos siempre están ahí, sin entender que una imitación exacta sería todavía peor, pero en general, y yo me incluyo, las reacciones solían/suelen ser positivas. Incluso con Michael Bay produciendo (eso sí que daba miedo). Por ello resulta curioso, ahora que estamos rodeados de remakes y algunos se esperan con ansias ("Piraña 3D" por mi parte, y el nuevo Elm Street -también del Sr.Bay- por parte de otros), volver a repasarla, siete años después (porque aunque en España le pusieron lo de 2004, en realidad su año de producción es justamente el anterior).
"La matanza de Texas 2004" arranca muy bien, y así se mantiene hasta la primera (y triunfante!!!) aparición del nuevo (y muy logrado) Leatherface con su sierra mecánica. Después de eso y en adelante, la cosa va perdiendo fuelle... especialmente en su persecución final, algo monótona. Acaban de estropearlo los innecesarios actos heróicos de la tremenda-tremenda protagonista y su camiseta mojada (Jessica Biel), pero el plano final de un enfurecido cara de cuero blandiendo su sierra bajo la lluvia te deja buen sabor de boca. Como también lo deja el personaje de R.Lee Ermey a modo de falso sheriff mega-cabrón.
Uno de los puntos fuertes de la peli, acertadas variantes narrativas a un lado (el no querer ser una mera fotocópia es todo un detalle), está en lo estético. Su look. Cierto que adolece un poco de esa "suciedad limpia" típica de todo producto Hollywoodiense que pretende ser tímidamente sórdido, pero convence... a uno le da la sensación de sufrir en su cuerpo el mismo calor pegajoso y apestoso que los protas y luego hay detalles como, por ejemplo, la secuencia en la que Leatherface se pone la cara del novio de la prota a modo de máscara y la mira fijamente mientras un montón de plumas (procedentes de un abrigo que acaba de serrar, con su propietaria dentro) le rodean. Muy bonito, sí señor.
El nivel de gore puro no es excesivo... pero notable si tenemos en cuenta su origen mainstream (y al fin y al cabo, en la original no había casi pizca de sangre, no lo olvidemos).
Total, que "La matanza de Texas 2004" se nos puso a casi todos en el bolsillo y dio la suficiente fuerza a Michael Bay para seguir remakeando clásicos modernos del horror, algunos pura mierda ("Amityville") y otros con resultados potables, como su segunda asociación con Marcus Nispel (dire de esta nueva matanza tejana) para devolver la dignidad a Jason Voorhees. Muchos se quejaron de que el talento desplegado en "La matanza de Texas 2004" no se apreciaba en el nuevo "Viernes 13"... pero yo -y otros- digo, el film de Tobe Hooper daba mucho juego y tenía muchas posibilidades, las hazañas del asesino de Crystal Lake en eso son más limitadas.
Resumiendo, no es la repanocha, pero está bastante digna, sí señor.

martes, 26 de enero de 2010

JET MARBELLA SET

Tenia yo ya muchas ganas de ver esta película del gran Mariano Ozores, una de las pocas que me quedaba por ver, una de las ultimas que realizó y su gran fracaso de Taquilla. Es una de las pelis con menos espectadores de la historia del cine Español, y , supongo, una de las culpables de que tras volver al cine ( recuerden que se tiró cinco años haciendo películas para el video club), Ozores, acostumbrado a los mega-taquillazos, parara ya de trabajar a lo bruto y después de esta solo hiciera PELOTAZO NACIONAL.
Personalmente, soy incapaz de ver algo negativo en la filmografía del maestro... hasta esta me gusta, pero si que detecto cierta desidia a la hora de trabajar, pocas ganas de rodar en exteriores, el nivel de gags baja poderosamente y lo más curioso: se ventila la peli en pocos planos, planos fijos prácticamente todo el tiempo. El nivel de “enredo” también deja de ser tan brillante como lo había sido en toda su filmografía.
JET MARBELLA SET, cuenta la historia de dos traficantes de armas (Antonio Ozores y Guillermo Montesinos”, que hacen negocios con un jeque Árabe, y este, encaprichado con la novia del personaje de Montesinos, propone comprársela. De mientras, se procura dejarnos claro que en Marbella, no hay una “Jet Set”, si no que lo que hay es una panda de vividores que sobreviven con el lujo, haciendo ver que si, que hay una “Jet Set”.
Pincha la peli. Por todos lados.
El problema está en que esta película se estrenó en pleno 1991, y Ozores, continúa haciendo lo que mejor sabe hacer, y llevaba haciendo durante años, si caer en la cuenta de que el público estaba cambiando y lo que antes era motivo de alegría y movía culos a las butacas, ahora era soez, machista y de poca calidad. Aunque insisto, que seguramente estamos ante la peor película de Ozores.
De todas formas, la Miró todavía vivía, y eso, fijo que influyó en el estado anímico ( y por lo tanto artístico) del director. De hecho aún le jodieron más con su serie EL SEXOLOGO.
Pero a pesar de todo, JET MARBELLA SET, en su caos, su flojedad y dejadez, se disfruta perfectamente, a poco que tengamos sentido del humor. Y al fin de al cabo, es un millón de veces mejor que EL PERRO DEL HORTELANO... ¿no creen?

lunes, 25 de enero de 2010

AMUSEMENT: EL JUEGO DEL MAL

Llevaba ya unos cuantos días intentando ver alguna peli maja que mereciera estar en este blog, pero la suerte no me acompañaba. Por un lado "Aullidos 4", cuyo grado de tostón es tal que me ha sido imposible terminarla. Por otro, "Lunar Cop", préstamo de un amigo (en su formato vhs) y una de las ¿primerizas? producciones "Nu Image". Un pseudo-"Mad Max 2" tan tan tan trillado y plano que terminé viéndolo a cámara rápida. Sin embargo, ayer noche la cosa mejoró con este "Amusement".
De entrada sorprende no haber visto y/u oído hablar más de este film del 2008 dado que, por un lado, lleva el sello "New Line", y por otro, el nivel de medios con los que cuenta es de lo más solvente. Imagino que debió de ser un mega-fracaso en los USA, de ahí que no generara eco alguno. Y en parte lo comprendo, porque "Amusement" es una peli rara... solo que de modo involuntario.
Básicamente estamos ante una historia de venganza, la de un chaval de tendencias psicóticas contra las que fueron sus amiguitas de colegio. Una por una las acosa y captura. Hasta que la rubia jamona se le rebota y todo se complica.
Bien, como digo los medios técnicos y demás está dentro de la categoría "serie B de alto standing", su look, su estética, sus formas y el aspecto de sus actrices trae a la memoria todo el terror "teen" facturado desde el boom "Scream". A ello contribuye un modesto gore de tirada CGI. Sin embargo, es su extraña estructura narrativa lo que te desmonta... de entrada parece una peli de episodios, de sketchs, y he de decir que el segundo de ellos, con la imagen de un payaso asesino como eje central, está de puta madre... hubiese sido un corto cojonudísimo, brillante. Pero luego resulta que no, que todo va más o menos relacionado y la galería de sketchs convergen en un mismo decorado, el de un caserón abandonado donde el asesino tiene a sus mozas atadas. Bien, el problema es que, aunque en la peli hablan de un trauma juvenil para los actos del baranda, jamás lo vemos representado, ni siquiera en el flashback que se supone se ha creado con ese fin. Tampoco entendemos por qué una camioneta que no funciona ahora, sí lo hace al cabo de cinco minutos, o cómo se libera una de las chicas del encierro, o por qué a nadie se le ocurre nunca llamar a la policía, o cómo es posible que las putas casualidades encajen tan bien en los planes del criminal... vamos, que "Amusement" está plagada de agujeros de guión y detalles inverosímiles (súmenle la muerte del psycho killer, tan espectacular como chorra)... sin embargo, a mi eso, más que molestarme, me atrapó, me resultó imprevisible y, por ende, más inquietante y estimulante. Encima, gracias a dicha estructura, y sus escasos 75 minutos de duración (sin contar créditos), la peli pasa en un plis... es de lo más entretenida. Puro "amusement".

jueves, 21 de enero de 2010

Big Man Japan

Extraña y lenta película dirigida y protagonizada por Hitoshi Matsumoto, un conocido cómico nipón, donde parodia el kaiju eiga o cine de monstruos gigantes para los no profanos.

El inicio del film es como de una entrevista de callejeros o españoles por el mundo pero en versión ultra lento. Se nos presenta a Daisato, un cuarentón divorciado, depresivo y un poco corto. Nos muestran su destartalada casa, el sitio al que suele ir a comer y también vemos como hace visitas constantes a su abuelo el cual esta en una residencia. Todo seria de lo mas normal y triste sino fuera porque Daisato es en realidad Dai-Nihonjin, el ultimo de una estirpe de héroes japoneses que tienen el poder de crecer hasta tamaños gigantescos al recibir una descarga controlada de electricidad. Los Dai-Nihonjin se han encargado de los monstruos que cada poco tiempo intentan destruir Tokio, o al menos eso era antes, ahora estos monstruos cada vez son menos y sus poderes y aspectos mas ridículos que el anterior. Así que Daisato suele ocasionar mas problemas que los que soluciona, o al menos así los ven los habitantes de Tokio. Por ello es repudiado, su programa de televisión donde muestran sus luchas para salvar la ciudad están siempre en horarios nocturnos y consiguen audiencias muy bajas. Para colmo Daisato ha de dibujarse logotipos de patrocinadores en su cuerpo para poder conseguir algo de dinero, aunque luego es su agente la que se beneficia de las ganancias y es que Dasaito es un perdedor de tomo y lomo.

La película es una locura total, pero también es lentiiiiiisima, puede que si no eres un fan incondicional de las películas de Godzilla, este filme no te diga nada o puede que ni acabes de verlo (de verdad que le cuesta arrancar) Como rareza tiene un pase, pero poco mas. Se recomienda su visionado en compañia de colegas y unos cuantos litros de cualquier bebida alcohólica, seguro que gana un par de puntos.
Ah!!! y atención al final, una escena totalmente subrrealista con una pequeña muestra de maltrato a un extra disfrazado de uno de los monstruos, vale que no se hará daño porque va acolchado, pero le meten unos galletones de aupa.

LA SANGRE DEL CAZADOR

Ya lo he expresado en otras ocasiones, pero insistiré ("¡Insisto, insisto!" que decía Gene Wilder), a niveles cinematográficos soy un fan del subgénero conocido como "survival" (en mis tiempos simplemente era "pelis de supervivencia"), es decir, aquellos films sobre tipos de ciudad que, por el motivo que sea (normalmente cazar), se adentran en profundos bosques donde terminarán enfrentándose a los lugareños, normalmente gente tirando a primitiva y violenta. Me he zampado desde los clásicos ("Deliverance", "La Presa") hasta las más oscuras muestras de serie B o Z (como aquel aburridísimo "Rituals", estrenado en España como "Deliverance 2"!! y que, de momento, se lleva el trofeo a la peor "peli de supervivencia" que he visto en mi vida).
Hoy día el "survival" se ha mutado de modo definitivo con el horror (sobre todo gracias a la franquicia de "Km 666" y los franchutes), y me agrada, pero sigo prefiriendo la "vieja escuela", el subgénero en su forma más pura y clásica y de eso va, precisamente, "La sangre del cazador" o "Hunter´s Blood" en su país de origen. La primera vez que la vi fue hace muchos años, alquilada en vhs y junto a mi padre. Ya entonces procesaba un amor desmedido por esta clase de films, y la decepción fue mayúscula. Aún así, pasado un tiempo (en el que los vhs eran ya pieza de coleccionista) la recordé y la estuve buscando como un loco, sin suerte. Hace poco y para mi mayor alegría, un amigo me la regaló (en su lógico, necesario y adecuado formato magnetoscópico) y  me la zampé. Ayer noche, para ser más exactos.
La historia no se aparta nada de las coordenadas del subgénero: Grupo de aguerridos hombretones se van al monte a pasar un finde cazando. Unos peligrosos paletos les hacen la puñeta. Los primeros se revotan. Y poco a poco todo se va complicando hasta que alguien aprieta el gatillo de su escopeta y arranca la escabechina. El problema es que "La sangre del cazador" se queda corta por todas partes. Tiene poca acción, pocas muertes (para mi gusto), poca violencia (vale, hay dos secuencias bastante sangrientas... pero solo dos), el look del film es demasiado televisivo, nítido, el director es incapaz de crear suspense alguno y ya no digamos una atmósfera solvente, el personaje de la novia del prota está metida con calzador (y corta el rollo bastante) y, llevándose el trofeo a lo peor, la banda sonora es tan inadecuada como horrible (salvo el tema que abre la peli).
Y es una auténtica lástima, porque el reparto es cojonudo (y más para un film del estilo): Sam Bottoms (hermano de Timothy y recientemente fallecido), Clu Gulager ("El regreso de los muertos vivientes" y "Feast", esta última dirigida por su hijo), Joey Travolta (hermano de...), el incomparable Billy Drago (malo malísimo casi en todas las pelis que interviene -¡es que con esa cara!-, destacando "Los intocables de Elliot Ness" y el remake de "Las colinas tienen ojos"), Bruce Glover (padre de Crispin) o Charles Cyphers (habitual del clan Carpenter. Está en muchos de sus clásicos). En el apartado técnico, tenemos al director Robert C. Hughes (lo más curioso que tiene es una comedia sonoramente titulada "Zadar! Cow from Hell" y el slasher "Memorial Valley Massacre") y al guionista Emmett Alston (más conocido por sus tareas de director en "Endemoniados").
Todo esto reafirma la decepción que produce "La sangre del cazador", un "survival" con todos los elementos para ser mucho mejor de lo que finalmente es. Una pena.

martes, 19 de enero de 2010

EL AULLIDO DEL DIABLO

Una absoluta marcianada con la que se pretendía sacar a Paul Naschy del olvido en el que estuvo sumergido a finales de de los 80. Un producto que le devolvería el prestigio ganado con los años y que le pondría de nuevo en primera línea. Ahora, yo me pregunto: ¿Desde cuando una jodida serie Z de lo más chabacana sirve para eso? Es lógico que la película fracasara. Estábamos en el año 1988, en cartel películas como NOCHE DE MIEDO, ROBOCOP y otras muchas. La platea ha perdido la ingenuidad y la manera de ver películas fantásticas hace ya tiempo que ha cambiado. El producto que ofrecía Naschy era de todo menos atractivo. No en vano es la película menos taquillera del cine Español, que recaudó la friolera de 2.324 pesetas (el equivalente a 13 euros), datos estos no contrastados, pero creíbles (más si tenemos en cuenta que una de las muchas películas que he visto completamente solo en una sala de cine fue ROJO SANGRE, también con Paul Naschy, esta vez en los tiempos en los que su figura se reivindicaba, con lo cual, llego a la conclusión de que los fans de Paul Naschy son una legión, pero al fin de cuentas una minoría a la hora de llenar salas de cine comerciales) y que hacen que veamos la peli con más morbo si cabe.
A ver, a mí la película me ha gustado muchísimo, pero eso no quita el reconocer que estamos ante una peli mala de pelotas. A todo aquél que diga que “esto” es un producto de calidad, es para no tomarle en serio jamás de los jamases… pero como buen degustador de cine malo, EL AULLIDO DEL DIABLO, es una delicatessen.
Un actor con mucha pasta y muy mala hostia, vive en la montaña con su sobrino (Sergio Molina) y su criado (Howard Vernon). De vez en cuando envía al criado a que le busque alguna chavalita (en esta peli, que una muchacha que no es prostituta, acepte dinero a cambio de sexo con total normalidad, es una cosa del día a día) con la que gusta practicar sexo violento vestido de algún torturador celebre, como Rasputín o Barba Azul. Por otro lado tenemos al cura y al tonto del pueblo hablando mal de la gente de esta casa, y además descubrimos que el cura estuvo liado con la asistenta del actor ( Caroline Munro, más guapa de lo que ya de por sí era), y que planea su muerte si no vuelve a su lado. Pero está, sin duda está enamorada del personaje de Paul Naschy, con la que ocasionalmente, no sin resistencia, se pega algún que otro restregón (en el que Naschy pone cara muy lasciva…). Y por fin tenemos al sobrino del actor, hijo también del actor bueno de la peli, que murió (uno que se dedicó toda su vida a un subgénero y que fracasó… ¿les suena? Claro, que este planea su venganza desde el más allá) y que se tira toda la peli con sus amigos imaginarios que son los monstruos clásicos, interpretados por Naschy cómo no podía ser de otra manera. Y por otro lado, estamos en los 80 y Naschy sabe que el Slasher es el género que manda en el cine fantástico, así que unas buenas gotas de Slasher, también hay.
Bien, la película es entretenida, pero más allá de que la disfrutamos por su condición de “película de cuarta categoría” porque eso nos gusta mucho, la película no vale absolutamente nada.
En cuanto eso que dicen los estudiosos, fans a muerte de Paul, de que esta es “La peli más personal de Naschy” simplemente porque en ella se habla de lo grande que fue y se le hecha la culpa a otros de su fracaso, decirles entonces que todo el cine de Naschy desde entonces es personal, porque no ha sabido hacer otra cosa que despotricar, prácticamente hasta que se ha muerto.
Se dice por ahí, que el guión en realidad no es de Naschy, si no que lo escribió Salvador Sainz, y Naschy se lo robó. Bien, a mi me cuadra que sea un guión de Jacinto Molina por la temática y la auto compadecencia, pero me gusta creerme a Salvador Sainz, así que otorguémosle el beneficio de la duda. No obstante ¿Qué mas da? Este guión no ha proporcionado nada a nadie y es una absoluta mierda.
Y después de cebarme un poquito, decir lo mucho que me he divertido viendo esta peli, por marciana, por delirante, por chabacana, y por mala. Todo eso es sinónimo de diversión y pocas ganan a EL AULLIDO DEL DIABLO en todo eso.
Verán, en la peli, a medida que una señorita de las muchas que visitan el lugar donde vive el protagonista, son acuchilladas por un personaje enmascarado ( los momentos Slasher de la peli). Bien, pues todo ocurre de una manera tan apresurada, mal filmada y te pillan estos acuchillamientos tan de sorpresa, que ¡ni nos damos cuenta de que ocurren!! Y cuando por fin nos damos cuenta de que por esos parajes pulula un asesino enmascarado, en seguida nos olvidamos, porque pronto quedamos fascinados con Naschy haciendo de Fu Manchú, por ejemplo.
A destacar (y agradecer) los diálogos más misóginos, machistas y sexistas que se han escuchado en una película (- A las putas, se las usa y después se las tira. Que se vaya de aquí, esto no es un hotel para putas- sale de la boca de Naschy, y dicho esto, deja en mitad del campo a una jovencita, con la que acaba de hacer el amor y con la que dice haberse sentido como en sus mejores tiempos, !jajajaja¡)
En definitiva, una de las películas de Paul Naschy con las que mejor me lo he pasado, pero, eso si, por su condición de absoluto despropósito, de absoluto mojón cinematográfico, y no por todo lo contrario, que a muchos escribientes se les va la pinza y acaban diciéndote que esta peli es una obra maestra.

ONDAS DE CHOQUE

La primera vez que vi esta peli -hace ahora ya bastante añitos- me pareció un rollazo de puta madre. Ayer noche, le di una segunda oportunidad (ya saben, con la edad uno se vuelve más paciente y permisivo) y, en fin, la encontré un pelín más soportable... incluso moderadamente entretenida.
Prototípico producto setentero (por su look y sus formas) sobre un grupo de turistas que, accidentalmente, aterrizan en una isla habitada por un viejo nazi ermitaño con un secreto, o mejor, con cinco o seis... concretamente una panda de soldados-zombie-mutantes con la capacidad de habitar bajo el agua y que hacen gala de un instinto asesino implacable. Como es de ley, no tardarán nada en surgir de las profundidades e ir a por los intrusos.
Muy reposadita y sin apenas una gota de sangre, "Ondas de choque" intenta crear una atmósfera sin conseguirlo, pero tampoco hace demasiada falta, tal como está, la peli se puede degustar tranquilamente (sobre todo eso, tranquilamente) y regalarse los ojos con un curioso y simpático cacho de cine de terror de los 70. Menos es nada.
Como suele ocurrir en muchas de estas series B, el verdadero punto de interés lo encontramos entre el reparto y el equipo técnico. Peter Cushing y John Carradine no necesitan presentación, aunque hay que decir que sus papeles son algo escuetos, sobre todo el segundo. También es reconocible la chica prota, la guapa Brooke Adams, a la que has podido ver en "Invasion of the Body Snatchers" (la versión del 79) o "La zona muerta", entre incontables más. El director no es otro que Ken Wiederhorn, un tipo muy habitual en este blog, que debutaba para la ocasión. A los maquillajes tenemos a Alan Ormsby, nombre asociado -en diferentes funciones- a films como "Deranged", "Children shouldn´t play with dead things", "Dead of night", "Porky´s 2" o "El beso de la pantera". Como colofón, mencionar que Fred Olen Ray se encargó de la foto fija, ahí trabó amistad con John Carradine, quien saldría en muchas de sus futuras películas. ¿Bonito, eh? (tanto como el engañoso cartel... de zombies gigantes NADA... pero se perdona).

lunes, 18 de enero de 2010

COLD PREY 2 (FRITT VILT 2)

Antes de darle al "Play" del reproductor y ponerme a ver esta peli, hice memoria con respecto a la primera parte. Vale, sé que no ofrecía tanto como para intentar retenerlo, pero dado que la secuela es una continuación en el sentido estricto de la palabra (vamos, que empieza casi casi donde acaba la otra), creí que situándome un poco todo sería más "cómodo". Pues bien, apenas si recordaba algo de ella. Cuando reseñé (porque yo no considero que haga críticas) "Cold Prey 1", ya recurrí a una cantinela familiar: que se trataba de un slasher ultra-típico pero tan bien facturado que uno lo disfrutaba. Sin embargo, el hecho de que no retuviera nada de él en mi memoria dejaba bien patente que, por su condición de trillado, el recuerdo se desvanecía a los pocos días del visionado... algo que, a mi humilde parecer, es una desventaja.
Con la segunda parte pasa exactamente lo mismo... y ahora entramos ya en terrenos problemáticos, porque mientras a la otra se lo perdonabas por su exótica procedencia (Noruega) y por su evidente homenaje al slasher más básico, con esta nueva ya no cuela, el ya justito efecto sorpresa se ha perdido y, cómo mínimo, uno no puede evitar exigirle a su responsable un poooooooooco más de imaginación, cosa que abunda tanto como neuronas en la cabeza de David Trueba (es decir, casi nada).
La superviviente de la primera peli es rescatada y llevada a un hospital. Tras narrar lo acontecido a la policía, esta se las pira a la montaña y recupera los cuerpos de sus amigos y, lógicamente, del asesino. Ni que decir que el muchacho revivirá y la armará a picotazos con médicos, enfermos y policías.
Bien rodada, planificada, con potente banda sonora, actores solventes e innegable capacidad para lograr el suspense... lástima que todos esos atributos se pierdan en un mar de previsibilidad y no luzcan lo suficiente. Al menos a mi, se me hizo un pelin plomiza.

domingo, 17 de enero de 2010

AULLIDOS 5: EL REGRESO

Siempre me ha hecho mucha gracia el fenómeno de las secuelas directas para vídeo y dvd. Eso de que una peli de éxito genere continuaciones de más baja calidad, pero que siguen dando la suficiente pasta como para que no dejen de producirse. "Aullidos" no solo es una de las más longevas que ha habido, puede que incluso fuese la primera en sufrirlo (y si no, al menos sí la primera de la que yo fui consciente). Lo curioso es que, al revés de lo habitual, los mejores títulos los encontramos al final. Es decir, las primeras secuelas directas, la 2 y la 3 (de la mano del Sr.Philippe Mora) eran horripilantes. Sin embargo, a partir de la 4, y salvo la 7 de la que prácticamente nadie sabe nada, el tema se recupera un poquito... solo un poquito, ¿eh?.
De la 4 y la 6 hablaré en breve, pues las tengo listas para visionar. De momento, centrémonos en la 5.
Lo primero es lo primero: A estas alturas la franquicia ya había dejado de tener la más mínima conexión con el film-madre (un poco olvidado y a la espera de su reivindicación vía remake... a ver si el hombre lobo de Benicio del Toro tiene éxito y los aulladores de la luna llena se ponen otra vez de moda) y ya se iban por otros derroteros. La única cosa que las unía era su "interés" en la licantropía, y para de contar. Es evidente que el título era un mero gancho comercial. Asumido eso, lo que aquí tenemos es una historia tipo "Diez Negritos" (con goticas de "La bestia debe morir") en la que una serie de personajes con un secreto común, son conducidos a un viejo castillo que lleva cinco siglos cerrado y sobre el que pesa una maldición. A la vez que presenciamos las trifulcas y patochadas de los invitados, descubrimos que uno de ellos es un hombre lobo. La "coña" está en averiguar quien.
En su época recuerdo que este "Aullidos 5" me moló, y es que las anteriores eran tan malas (salvo la de Joe Dante, y con especial énfasis en las 2 y 3) que superarlas tampoco resultaba complicado. El director de esto, Neal Sundstrom (responsable de un montón de cosas raras y co-director de otro clásico de los video clubs, "Space Mutiny", junto a David Winters), se intenta currar una atmósfera gótica... no es que lo consiga, pues el en general look fibroso de la imagen, y su planificación telefílmica, lo impiden, pero es un buen intento y se agradece. La banda sonora está potable, y los coros que suenan cada vez que muere alguien, son un puntazo. La historia no aburre en exceso a pesar del lerdismo de sus personajes y, bueno, el hombre lobo hace apariciones bastante escuetas en las que no lo vemos excesivamente bien (lo mismo que el elemento sangre, muy discretito). Eso sí, hay unas pocas tetillas.
Resumiendo, que "Aullidos 5" no es gran cosa y puede que muchos la encuentren monótona e insípida, pero con un poquito de paciencia, puede ser un moderado entretenimiento de sobremesa u hogareña noche de finde.
Como digo, en breve disección de la cuarta y sexta entregas.

Sherlock Holmes

Guy Ritchie no me dio buenas vibraciones en RocknRolla, con Sherlock Holmes se ha vuelto a ganar mi favor y el del publico en general. Puede que sea la película menos Ritchiniania (toma palabro!) de todas las que ha facturado aunque el poso sigue ahí, con sus flashbacks, sus cámaras lentas y sus protagonistas carismáticos. Y ahí entran Robert Downing Jr. y Jude Law, los nuevos Holmes y Watson, los cuales no defraudan lo mas mínimo.

Sherlock corre por las oscuras calles de un industrializado Londres del siglo XIX, mientras Watson junto a un grupo de policías preparan una redada. El malvado Lord Blackwood pretende llevar a cabo su sexto asesinato ritual y van a detenerlo. En el primer minuto de película ya podemos ver las dotes de deducción de Holmes, ve a un hombre de Blackwood que guarda una escalera a la catacumbas: "Ligera inclinacion de la cabeza a la izquierda, posible sordera en ese oido, golpear primero para desconcertarle. Se tambalea, posiblemente alcohólico, golpear la costilla flotante contra el hígado. Cojea de la pierna izquierda, posible lesión antigua, golpear rotula izquierda. Resultado, inconsciencia en 90 segundos, dos costillas rotas, una rotula dislocada, tiempo de recuperación de consciencia una hora, tiempo de recuperación total física seis semanas" Mientras detalla lo que piensa hacer lo podemos apreciar todo a cámara lenta para posteriormente verlo a velocidad normal. Un efecto muy moderno, para unas deducciones de la old school.
Blackwood es atrapado y ahorcado semanas después, Watson es el encargado de certificar su muerte. Tres días después de su funeral, tal y como Blackwood pronostica, este se levantara de entre los muertos para continuar con su plan. A la vez que ocurre esto vuelve a aparecer en la vida del detective Irene Adler, una ladrona que una vez engaño a Holmes y con la que mantiene una tormentosa relación. Para acabar de rematar la faena todo coincide en el tiempo con la mudanza de Watson del 221 de Baker Street, para irse a vivir son su prometida Mary. Teniendo ya todos los personajes sobre la mesa, la película nos cuenta las peripecias que vivirán el detective y el medico para logra desentrañar el misterio de Blackwood e impedir sus asesinatos.

La película no pretende reinventar nada, es una buddy movie pero con Holmes de por medio, lo bueno es que funciona y esta narrada con un ritmo cojonudo, en todo momento estas pasándolo bien, con las escenas de acción o con intrincados puzzles que Holmes tiene que resolver. Downing Jr. puede que arrastre un poco el papel de Tony Stark de Iron Man, o puede que es la sensación que nos da por ser dos personajes "listillos", pero ello en vez de empobrecer la pelicula la enriquece, con un Holmes burlón y canallesco. Nunca fui fan del detective lo reconozco, así que los puristas igual se están tirando de los pelos, no lo se, pero me da igual, yo lo he pasado teta, y al fin y al cabo es a lo que voy al cine, a pasarlo bien.

sábado, 16 de enero de 2010

SAW VI

Soy un defensor de las franquicias de "Saw" y "Destino Final". No porque me flipen ni nada del otro Jueves (aunque tampoco me desagradan), sino porque hay un hecho referente a ellas que saca a la Madre Teresa de Calcuta que hay en mi. Resulta que continuamente no paro de leer comentarios despectivos esputados por el fandom moderno hacia estas sagas, que si "más de lo mismo", que si "falta de imaginación", que si "repetitiva", etc, etc. Y claro, uno se sorprende de que, en muchos casos, los que sueltan esas perlas sean los mismos que, por otro lado, dicen maravillas de franquicias como "Viernes 13" o "La matanza de Texas" únicamente porque el cuerpo de las mismas se encuentra en décadas pasadas, especialmente los ultra-adorados años ochenta y se enfadan cuando vienen Michael Bay y Marcus Nispel y se las tocan. ¿Saben una cosa?, en la época que las aventuras de Jason y Leatherface estaban en su apogeo (y ya puestos, también las de "Loca academia de policia") yo me harté de leer a críticos rancios y quisquillosos soltar las mismas acusaciones: "más de lo mismo", "falta de imaginación", "repetitiva", etc. Las exactas acusaciones que hoy día, los defensores de esos films, hacen de "Saw" y "Destino Final". ¿Es que nadie más se percata de que ambas sagas son la respuesta actual a aquellas?, ¿y que dentro de diez años o más, empujados por la nostalgia, muchos usarán palabras cordiales para referirse a ellas?, justo cuando "Saw 12" se haya estrenado directamente en dvd y alguna productora esté pensando en rodar "Destino Final 1.0", con el fin de resetear la saga y adaptarla al público que entonces será el actual. No deja de ser irónico, pero es un caso de ceguera notable y especialmente injusto si, centrándonos ya en "Saw", lo de repetitivo es relativo. Vale que "Destino Final" se resuelve siempre siguiendo el mismo esquema argumental (cambien a un asesino enmascarado por retorcidas muertes "pseudo-accidentales"), pero... ¡¡¿¿"Saw"??!!, ¿conocen alguna otra franquicia con tal cantidad de títulos acumulados y que haya liado tanto la trama como para que muchos de los que la seguimos ya no sepamos de qué coño están hablando?. A "Saw" se le pueden criticar muchas cosas, pero para nada puedes acusarla de ser previsible, porque los guionistas hacen esfuerzos titánicos con el fin de lograr la continuidad de la historia a base de piruetas y flash-backs que casi parecen una versión demente de lo que ocurría con "Regreso al futuro III" en relación a sus dos títulos precedentes.
Dicho esto, llegó el momento de hablar de "Saw 6" (y hagámoslo rápido, que igual la séptima se estrena mañana y en 3D... lo que no es una coña, es verdad). Como todos los aficionados al género en este país de ignorantes, la vi ayer previa descarga ilegal... pero con la conciencia muy tranquila, pues es el Ministerio de Cultura el que me obligó a ello, dado que, como sabrán, decidió prohibir su estreno en salas normales y destinarla (fatalmente) a salas porno por considerarla una apología de la violencia. La coña es que, mirado con humor, es cierto que en ocasiones films como "Viernes 13, parte 5", "Destino Final 4" o "Halloween 6" parecen películas porno pero que en lugar de pollas y coños ofrecen cuchilladas y asesinatos; al fin y al cabo, se trata de soportar una trama en la que las insípidas escenas de diálogo se entremezclan con las que realmente ansiamos ver, las de sangrientas muertes. Incluso hay veces que, como una porno, pasamos a cámara rápida la cháchara para ver solo la chicha. Sin embargo, esa NO es la estructura de "Saw", y menos de "Saw 6", que de "porno" tiene muy poco, o nada, ya que en este caso la cháchara es tan interesante como la chicha.
De hecho, "Saw 6" me resultó sorprendentemente buena. ¿Es esa una postura esnob solo porque la peli acarrea la etiqueta que acarrea y tu te las das del Michael Moore del cine de horror?, ¡¡no!!, sería absurdo... simplemente es que es así, "Saw 6" está muy por encima de la media (de su franquicia) y, diría más, puede que sea la mejor de todas (y eso que la 2 también me gustó).
Pero lo cortés no quita lo valiente, yo ya he perdido totalmente el hilo, concretamente desde la tercera... aún recuerdo el principio de la cuarta, cuando la vi lo primero que me pregunté fue: "¿Y este personaje, quien cojones es?". La grandeza de "Saw 6" es que, aunque no te enteres de nada y el culebrón inherte a la saga sea para ti como un gerolífico egipcio, no hay problema, se puede ver y disfrutar perfectamente (como bien dicen nuestros amigos de "Teenage Thunder"). A eso, tenemos que añadir un ritmo más que solvente y una idea que ayuda a unificarlo todo; en esta entrega, y salvo esa escena de introducción BRUTAL y SALVAJE (muy gore, señores), solo hay un juego de tortura que ocupa toda la trama y, como siempre ocurre en los títulos de "Saw", está muy ingeniosamente diseñado. "Saw 6" probablemente sea, de todas, la más intensa en cuanto al efecto que causan las torturas perpetradas por Jigsaw y sus chicos (y chicas), y destaco por hijoputamente ocurrente la del carrusel de la muerte.
Vamos, que es una peli muy entretenida y con momentos de puro subidón. ¿A cuantas franquicias que arrastran seis entregas a sus espaldas les gustaría presumir de conseguir eso?, ¡¿eh?!... atributo este que incrementa la sensación de indignidad ante la decisión de nuestro flamante Ministerio... nos prohíben ver una peli de terror que, encima, es buena. Cabrones.

viernes, 15 de enero de 2010

LA NOCHE DE LA IRA

Ayer decidí hacer de tripas corazón, y superando mi aversión por el cine patrio, seguí la recomendación de un amigo y vi esta "La noche de la ira". ¿Motivos?, su condición de ochentosa, de intento de hacer cine de género de calidad (en esos tiempos no era habitual), de ser una especie de aportación hispana al survival (ya saben, rollo "Deliverance" y tal) y por -según dijo mi colega- ir bien provista de elemento violencia (ah, coño! y por la fastuosa carátula, que recordaba perfectamente de la época, ¿usted no?).
Al final, ni me ha gustado tanto y ni es tan violenta como esperaba (soy muy exigente en ese aspecto), pero tampoco es una mala peli. Está bien, se puede ver. Más que "Deliverance", la influencia total y absoluta de "La noche de la ira" es Sam Peckinpah, y muy especialmente "Perros de paja". Veamos por qué...
En un pueblo de la España profunda se dedican a raptar yonquis y, tras retenerlos unos días, soltarlos para luego cazarlos (todo viene por un trauma del pasado que no narraré). Pero un día llega el nuevo médico y la lía gorda, descubriendo el pastel y convirtiéndose en otra presa más. Claro que el tipo, a pesar de su porte relajado, algo cobarde y de sus gafas (¡hola Dustin Hoffman!), pillará una escopeta y comenzará a matar pueblerinos que, por otro lado, pretenden matarle a él (¡hola masacre final de "Grupo Salvaje"!).
Lo dicho, sin ser la repolla, no está nada mal y resulta superior a otro film más reciente, también Español (¡con mayúscula!, ¡WOW!) y con idénticas influencias/intenciones, "Bosque de sombras".
El dire es Javier Elorrieta, guioniza Joaquín Oristrell y en el reparto destacan los rostros, barbas y calvas de Patxi Andión, Lola Gaos, Agustín González o Aldo Sambrell.
Curiosa.

jueves, 14 de enero de 2010

GIVE ´EM HELL MALONE

Thomas Jane, Ving Rhames y Elsa Pataki. Buen reparto.
Por aquí andamos locos por ver todo lo que hace el bueno ( y prolifico ) de Rhames y de sus pelis videocluberas, sin duda esta era una de las más esperadas por mi.
Al aval de mi negrata favorito, hay quemarle los haceres tras las cámara de Rusell Mulcahy, papá de LOS INMORTALES, pero también de obras tan variopintas como LA SOMBRA, RICOCHET (guión que por otro lado tiene una ruin y simpática anécdota en la que está por medio Germán Monzó, pero eso es otra historia), LA SOMBRA DEL FARAÓN, RESURRECCIÓN o RESIDENT EVIL: EXTINCIÓN, o sea, que estamos también ante un director de “toma pan y moja”.
Aquí tenemos al bueno de Thomas y al malo de Ving, peleándose y haciendo un alarde de descarnada violencia, disputándose el absurdo contenido de un maletín que responde al nombre de “El significado del amor” y poco más. Acción pura y dura, poco argumento, hostias, morreos con la Pataki y un “Continuará...” como un templo al final de esta alocada cinta.
¿Si me gustó? A medias. Estéticamente, bastante, teniendo en cuenta lo poco dado que soy yo a las estéticas saturadas. Desconozco si GIVE ´EM HELL MALONE, se basa en algún comic, aunque apostaría el cuello a que no, pero básicamente parece eso, un film adaptado de un comic, que recuerda ligeramente a DICK TRACY, y el que destacan los escenarios sombríos y los colores chillones, en especial Rosa, Rojo y Marrón. La gracia es que es una película basada en la época actual pero donde se las han ingeniado para que parezca ambientada en los años 50 o así, todo muy pulposo, muy de novelita barata... incluso muy a lo Tarantino, salvando las distancias pues por ahí no van los tiros.
De Gore infográfico anda más que servidita, sobre todo en los minutos iniciales. Todo parece bueno. Lo que no me explico es como una película con un ritmo tan trepidante, al final resulta ser de lo más aburrida. Tiene muchos puntos a su favor ( todo lo que he contado hasta este punto) pero es tan aburrida... y es una lastima, porque de lo contrario hubiera sido una gran película.
El tio Ving, a su nivel, dando al fan lo que se espera de el. El Señor Jane, metido en el rollo videoclubero hasta el cuello, como ya demostró en EL REPUBLICANO o en la que hace las veces de director DARK COUNTRY, y lo mejor de todo, es que el haciendo este tipo de pelis, se siente como pez en el agua y la mar de a gusto... claro que habría que preguntarle a el. De la Pataki, a parte de destacar su excelente Inglés, no la auguro un prometedor futuro en Hollywood a juzgar por las series B en las que anda metida, pero lo cierto es que aquí ( que no deja de ser una serie B) da gusto verla actuar. Muy correcta.A destacar, sobretodo, el papel de Doug Hutchison, que interpreta el papel de villano, como ya he dicho antes, que parece sacado de DICK TRACY, un pirómano cuyo único amigo en la infancia fue el fuego y que le ha dejado repugnantes secuelas en la cara y las manos, sin duda nos ofrece los mejores momentos de esta buena/floja película.

LA PESADILLA DESPIERTA

Poco me ha faltado para hacer un muñeco de Sandy Cobe y clavarle agujas. Claro que de nada hubiese servido, pues esta leyenda de la producción y distribución indie/exploitation murió en el 2008 (y por si alguien lo duda, se trataba de un varón). Decía que apunto estaba de cagarme en su estampa por una razón bien simple: las pelis que produjo durante el inicio de los 80. Pestiñazos del calibre de "Gira Sangrienta", "To all good night" (el criminal slasher dirigido por David Hess) o la insufrible "Home Sweet Home" (cuyo único aspecto salvable es su segundo título oficial, "Slasher in the house"!!) son suficientes para condenar a la hoguera a Cobe. Pero si al final me contuve no fue por la noticia de su palmismo reciente, sino por "La pesadilla despierta", otra producción del maromo... mala, por supuesto, pero no TANTO. Hasta tiene su coña.
Una tía es violada por cuatro energúmenos. Traumatizada vuelve a casa con su marido, quien le pone los cuernos con otra. Da la puta casualidad que un grupo de chavales vecinos deciden ponerse máscaras de halloween y reviolar a la tipa... ¿resultado?, acabará perdiendo la chaveta del todo y liándose a cuchilladas con el reparto entero (supongo que algún mequetrefe osaría calificarla de "película feminista", y yo me río en su cara y me cago en su desayuno).
"La pesadilla despierta" la conocía por su inquietante carátula española (que es la pequeñita dentro de la original que acompaña a este texto), pero nunca la había localizado (y, honestamente, tampoco garantizo que de haberlo hecho la hubiese alquilado). Ayer me la vi y esperándome lo peor (sobre todo tras ese "Sandy Cobe presents" inicial), al final hasta me cayó en gracia. Es lenta, mucho, es absurda, más, está repleta de diálogos interminables super-chorras, planos desaboríos que se alargan lo máximo que pueden, lo típico en toda Z-movie que se precie, pero su look cerdo, aceitoso, y su condición de exploitation casi setentero, le dan un toque de gracia. No esperéis mucha truculencia (a un tipo le arrancan los testículos con un alambre, pero no se ve na!), ni mucha teta (y eso que la prota, Sallee Young, no se queda corta al respecto, como ya demostró en "Home Sweet Home", ¡¿por qué no siguió rodando esta pava?!) y, encima, lo más divertido es el culebrón que se gasta la tía con su marido (que no es otro que la legendaria estrella porno Harry Reems -estuvo en "Garganta profunda", payo!-, para la ocasión reencarnado en Bruce Gilchrist), porque una vez empieza "lo bueno", el aburrimiento crece hasta límites peligrosos.
Solo para curiosos, completistas y gente asocial.

miércoles, 13 de enero de 2010

MADRID AL DESNUDO

Seguimos revisando cosillas que llamen la atención sobre Paul Naschy ( No hay que confundirse, al Cesar lo que es del Cesar, pero yo siempre he sido fan de este señor), con este producto que el mismo dirige y que no deja de ser una rareza en su filmografía. Ya sabemos que tocó todos los palos, pero MADRID AL DESNUDO, es cine social, sutilmente camuflado de comedia. Eran tiempos del destape y lógicamente, aquí hay unas cuantas señoras destapadas y elementos cómicos reconocibles; otra cosa es que al espectador le hagan gracia.
Cine social, porque al señor Molina, basándose en una novela, no se le ocurre otra cosa que criticar a la alta sociedad madrileña, poniendo sobre el mantel cuestiones sexuales y de adulterio de ministros, banqueros, directores de cine y demás fauna, que según cuenta en sus memorias, ya le costaron algún que otro disgusto. Y entre todos estos señores de buen ver, y para que quede claro del lado que está el señor Naschy, el se reserva el papel de chofer de uno de estos gerifaltes. Eso no le exime de que su personaje cometa adulterio y/o tenga unas actitudes machistas, que lejos de sus intenciones, son las únicas que provocan un poco de hilaridad en el espectador.
Coral, y a base de segmentos entremezclados, MADRID AL DESNUDO, nos propone un soberano ejercicio de aburrimiento, con un guión que no hay por donde cogerlo y donde las mejores partes ( por inocentes, graciosas (no en sus intenciones) , políticamente incorrectas y absurdas) son las que protagoniza el propio Naschy, siendo este utilizado cual semental por una joven cuyo marido es estéril y siendo apalizado por unos desaprensivos que lo dejan en pelotas en el parque.
Sorprende ver un reparto tan correcto en lo que sin duda es una de las peores películas de su filmografía; las malas hacen mucha gracia por eso mismo, pero esta ni eso.
Por ahí andan Fernando Fernán Gómez y Agustín González, dándole a la jodienda ambos con Julia Saly descocándose por ahí.
Paul Naschy, como casi siempre, está doblado por un actor de doblaje. Eso es lo normal, pero ¿Porqué Agustín González también lo está? Esto me lleva a la conclusión, de que a Naschy no se le doblaba por mal actor ( que lo es y mucho....! por eso es grande¡) si no por otros motivos ya que por el contrario, Agustín González si era un buen actor. Se me escapa lo del doblaje. Además siendo un producto en el que Molina mandaba, no le veo el sentido a todo este rollo del doblaje.
Que conste, que me llena de júbilo el hecho de que en la peli ha de quedar constancia de que Naschy es un tío bueno ( esos planos a pecho descubierto, esas camisetas ajustadísimas y con mangas cortísimas para que contemplemos sus brazacos) y que la tía buena de la peli, es Naschy quien se la lleva a la cama, ¡jajajaja!.
Se cuenta en su ultima biografía, que el fracaso en salas de esta película se debe a un toque de las altas autoridades que no quedaron nada contentos con como se les deja en la película. Puede que sea cierto, Dios me libre de pensar lo contrario, pero a mi, casi me cuadra más la idea de que esta película no la vio nadie porque es horrorosa. Sencillamente, no se puede ver. Yo aguanto porque soy un bicho raro, pero a los cinco minutos, ya estaba cansado.
Únicamente, para completistas.

HALLOWEEN 2

Sorprendidito me quedé ayer tras visionar este "Halloween 2" de Rob Zombie, y más teniendo en cuenta cuales eran mis impresiones de la primera entrega. Por todo eso, no esperaba nada... o nada bueno, y tal vez eso influyó, pero el caso es que, sin hacerme flipar colores, sí es verdad que me gustó bastante. Por esta vez, la segunda parte me mola más que la primera, ya ven.
Rob Zombie lo ha conseguido, ha hecho un slasher diferente y no demasiado previsible. Para ello se vale de una estructura distinta (básicamente va alternando las vivencias de sus tres protagonistas) y una gotas de delirio notables. En esta nueva entrega, Michael Myers tiene visiones en blanco y negro, casi Tim Burtonianas, en las que su madre se le aparece junto a un caballo blanco y le habla (también podría ser solo una burda excusa del director para colar en el reparto a su mujer, pues en realidad su personaje no es necesario en esta secuela. Por cierto, tan estrecha relación madre/hijo es más propia de Jason Voorhees que de Michael Myers). Estas visiones pueden gustarte o no, y a ratos incluso resultar un pelín ridículas, pero le dan un toque fresco y distinto, y eso no es malo. En general, y en todos los aspectos, este "Halloween 2" es estéticamente mucho más rico y estimulante. Da la sensación que Zombie haya dicho: "Vale, en la primera intenté respetar el clásico de Carpenter... con esta haré lo que me salga de la chirimoya" (aunque se agradece ese pequeño recuerdo al "Halloween 2" original, situando los primeros 15 o 20 minutos de la nueva versión en un hospital).
En cuanto a novedades y actualizaciones, mola mucho ver a ese Dr.Loomis convertido en una arrogante celebridad mediática (ojo al cameo de Weird Al Yankovic, preguntándole si Michael Myers tiene algo que ver con el Mike Myers de "Austin Powers"!!) y también el asesino ha pegado un cambio a mejor, con ese aspecto de vagabundo demente y barbudo, aislado en una cabaña a la espera de la llegada del nuevo Halloween. Al final el personaje más cargante y odioso es el de Laurie, sobre todo por esa vertiente alternativa/vegetariana que me gasta (eso si, un detalle muy simpático que ella y sus amigas vayan caracterizadas como los protas de "The Rocky Horror Picture Show").
La violencia, como siempre en su director, no es ultra-gore, pero sí lo suficientemente cruda y contundente (y seria!) como para resultar impactante y nada disfrutable.
La trama... pues en realidad no hay mucha, simplemente que se acerca Halloween y Michael Myers vuelve a su pueblo natal a terminar "el trabajo" pendiente.
Completa el pastel un buen reparto.
Lo dicho, puede gustarte o crearte rechazo, no hay término medio para este "Halloween 2" y eso es bueno. Rob Zombie se atreve a probar nuevas vías en un tipo de film (y una franquicia) que parecía poder ofrecer poca cosa más y aunque a ratos puedas echar de menos ideas más trilladas y clásicas (y más tratándose de un slasher), también agradeces que te sorprenda.
No está nada mal.

Cronicas Mutantes

Año 2773 (o por ahí) el mundo esta sumido en una guerra mundial multilateral. Cuatro megacorporaciones se reparten el mundo y luchan por ganar un palmo mas de terreno del que sacar los ya casi extintos recursos naturales del planeta. En una batalla entre dos megacorporaciones, un cañonazo abre un antiguo sello que encerraba a los mutantes y la maquina que los crea. En menos de dos semanas los mutantes controlan casi todo el planeta y la humanidad esta siendo diezmada. Solo un sacerdote de una antigua religión sabrá que hacer para detener el avance de la oscuridad. Necesita un equipo de soldados para internarse en La Maquina (que crea mutantes) y destruirla según una antigua profecía.

La ambientación es Steampunk, véase estética victoriana con algunos elementos modernos y mucha maquina de vapor. La mayoría de los fondos son cromas verdes que luego se sustituyen por imagenes generadas por ordenador, dándole un aspecto y fotografía inusual pero artificial a la vez, algo así como la de Sky Captain pero sin ser tan cantoso. Todo el filme tiene regustillo a serie B, ademas las situaciones y personajes nos son familiares, ahi tenemos al sacerdote cuya fe es inquebrantable (Ron Pearlman) el sargento rebelde de vuelta de todo (Thomas Jane) el capitán alemán recto y duro pero con honor, la asiática que controla la espada, el negro altruista, el latino simpático etc... y aun así es muy entretenida.

Según ves la película parece que falten cosas por desarrollar, sobre todo los personajes, pero también situaciones o momentos completos que bien se eliminan para ganar ritmo pero dejan un poco descolocado al espectador. Es por ello que pensaba estaría basada en un libro y casi acierto, su procedencia es un juego de rol. Así que lo mas seguro es que los protagonistas de la película sean héroes legendarios del susodicho juego de rol, y sus historias estén detalladas en el.
No os dejéis engañar, la producción es pobre, los FX son en su mayoría bastante cutres, sobre todo en los disparos de las armas o la sangre de los impactos (puesta en post-producción como en Zatoichi) pero sus casi 2 horas pasan rápido y entretienen, cosa no muy habitual ultimamente. Además sigue un esquema que yo llamo el de "Los tres mosqueperros". Si recordáis la serie de dibujos animados, sabréis que en los episodios finales los mosqueperros van camino de palacio a defender al rey, pero las fuerzas del cardenal van haciéndoles emboscadas, y por cada una de ellas, uno de los mosqueperros se queda a luchar para que sus compañeros ganen tiempo, pues bien, en Crónicas Mutantes pasa exactamente igual, pero como en otras muchas peliculas.

TALENTO DE BARRIO

El “reggeatón” es una peste, de acuerdo. También es cierto que es un movimiento que ha degenerado mucho. Al principio, eran raperos principalmente Portorriqueños experimentando, rapeando sobre bases instrumentales de reggae… hasta evolucionar en el tecknako vil que es hoy en día. Pero quiero dejar claro, que al principio era un “sub-movimiento” del Hip-Hop Latino.
Bien, pues en esas tierras de habla hispana, esto, el reggeatón, está instaurado y bien instaurado, tanto que incluso quienes lo hacían a principios de los 90, aunque tontean con el, han iniciado una guerra, para separarlo del Hip-Hop. Aún así, siguen tonteando con el estilo. A mí me llegó a obsesionar el reggeatón… hasta que vi que un compañero de curro mío de hace unos años, más plano que plano y más tonto que tonto, estaba también obsesionado con un estilo que ni sabía de donde procedía. Entonces, empecé a odiar el reggeatón y tiré mis discos.
Hecho este inciso, paso a presentarles la siguiente película, en la línea de otras pioneras (Yankees, eso si) sobre el Hip-Hop y la vida del barrio como NEW JACK CITY o LOS CHICOS DEL BARRIO, pero con aires de películas de Gangsters bien violentas como EL PRECIO DEL PODER.
En definitiva, una película de reggeatoneros Portorriqueños flipados, trapicheando con drogas y revolviéndolo todo a base de metralletas. Hasta que a uno de ellos se les presenta la oportunidad de grabar un disco y todos sus intentos por llevar una vida respetable se van al traste, precisamente por culpa de sus trapicheos.
Pues está muy bien esta peli.
Rodada al estilo mas videoclipero que os podáis imaginar, cosa que por otro lado es bastante coherente, si tenemos en cuenta que todos los protagonistas de esta cinta, son estrellas de videoclips… y con unas maneras narrativas casi inexistentes (¡¡BIEN!!), que con tufazo casi documental, me ha dejado un buen saborcete de boca. Y su condición de rareza, porque, ¿Cuántas pelis Portorriqueñas conocéis? Yo pocas, y que esta sea una peli cuyo cast esté lleno de estrellas del rap y Reggeatón Portorriqueño, no deja de parecerme una curisidad. Por ahí desfilan su prota “Daddy Yankee” ( Si, ese… el de LA GASOLINA!!), “Maestro”, “TNT”, “Don Chezina”, “El Rey Pirín” o el pionero del rap Boricua “Eddie Dee”. Vamos, que esto es como estar viendo una peli de las primeras de “Ice T” ( porque ahora se dedica a protagonizar exóticas cintas de la mano de Fred Olen Ray, cosa que por otro lado se agradece…), pero a lo bruto.
No se puede dejar de comparar esta peli con otras raperadas como por ejemplo 8 MILLAS con “Eminem” o GET RICH OR DIE TRYING con el negrazo “50 Cent”, que al igual que esta, sirven para sacar pasta a costa de un rapero popular. Bien, no llega a tener la clase de 8 MILLAS, pero a la del “50 Cent”, se la come con patatas y arroz.
Y es que el director José Iván Santiago, lejos de curtirse en decenas de video clips, como cabía esperar, se ha curtido en documentales de cierto prestigio, y eso en el resultado de la peli se nota.
Muy maja, aunque no apta para alérgicos y/o gente cerradita ( o sea, todos ustedes).

martes, 12 de enero de 2010

MONSTER

Ayer me hizo una ilusión incomprensible localizar esta peli, lista para ver. Una ilusión digna de cuando, siendo ñajo, me encontraba joyas oscuras en los estantes de mis video-clubs habituales. Absurdo pero cierto. Supongo que esa predisposición contribuyó a que, siendo ya de madrugada, la viera de un tirón, entera y sin avance rápido, algo que no carece de mérito... pues la peli se las trae, ya lo creo.
Versión Asylum de la estupenda "Monstruoso"/"Cloverfield" (curioso que el título español de esta se asemeje tanto al del refrito chusquero del que ahora me dispongo a hablarles). Con "Monster" ocurre como con "I am omega"/"Soy leyenda" o "Paranormal Entity"/"Paranormal Activity", ¡¿cómo negarse a imitar una peli de éxito cuando, por su estética y sus formas narrativas, no requiere de un excesivo despliegue de medios?!, pocos actores... una cámara de vídeo en constante movimiento... un caramelo demasiado tentador para alguien como los del asilo.
Pero lo fuerte es que, si los elementos necesarios ya son los "justos" en la versión Hollywood, en la versión Asylum son incluso ¡¡menos!!. Las asyladas ya suelen ser minimalistas, aburridas, vacuas... pero con "Monster" llegan a su cénit (y no comprendo eso de "uncensored version" cuando NO HAY NADA DIGNO DE CENSURAR!!!).
Porque algo hay que dar al público, dos chicas que no están nada nada mal, que llevan ropas veraniegas, ajustadas y escotadas (y eso que a su alrededor todo el mundo va mas bien tapado) y tienden a encuadrarse sus generosas delanteras a la mínima de cambio, van a hacer un reportaje sobre el cambio climático a Japón (digo yo que será porque uno de los mayores inversores de los productos Asylum es de allí, de hecho, el título de "Megashark vs Giant Octopus" o el que al final de "Snakes on a train" salga una serpiente gigante, es cosa suya). Una vez en esas tierras, surgirá un monstruo tentaculoso que armará la jarana frente a la cutre-cámara de las muchachas (y viendo la pasmosa facilidad del aparato por estropearse, quedarse en negro -muy beneficioso para alargar metraje-, virar imágenes, pixelarlas y otros defectos nada corrientes en cualquier cámara moderna, da que pensar que es cutre!). Ante el resultado, uno se percata del poco ojo de las churris a la hora de elegir los planos.
Tentáculos moviéndose en el aire, coches volando, incendios y alguna explosión sí las hay, pero son pocas y pasan fugazmente ante nuestros sufridos ojos. En cambio, secuencias de tonterías, diálogos chorras, correteos por las calles y, sobre todo, mucho melodrama barato de las muchachas hablando a cámara, sufriendo, confesando su condición virginal ("Aunque parezca mentira" añade) y en general creyéndose que van a llevarse un Oscar por su papelazo, las hay para dar y tomar y, concretamente, son las que provocan más descojono, a lo que contribuye el doblaje latino de la versión que yo vi... risibilidad esta que se extiende a las parrafadas en Japonés y a la mención del título.

Bien, estoy bastante convencido de que no se rodó en el Japón... como mucho, en su aeropuerto y alguna calle, pero no abundan ni los japoneses (solo dos escenas con 10 extras, que encima se repiten... las imágenes -como la del tío disparando una metralleta- y los actores -en un país tan repleto de gente, tienen la suerte de cruzarse dos veces con el mismo tipejo!!!!-. En realidad todo el drama que montan solas da risa por eso, porque siempre las ves sin nadie a su alrededor), ni rótulos o carteles en Japonés. El efecto de caos se busca a base de efectos de sonido, de sirenas y gentío gritando que, lo has adivinado, nunca es grabado por la cámara.

Resumiendo... ¡¡que es una mierda infame!!... tremendamente aburrida y despiadada... y sí, por mucho que les joda a los del asilo, lo digo habiéndola visionado gratuitamente, porque una cosa no quita la otra.
Sin embargo, y llámenlo masoquismo extremo, en el fondo hasta le encontré un ocultísimo y siniestro gracejo, y todavía conservo mi amor por esta factoría de morro elevado al cubo.

PD: Y lo peor es que, creo, el "mensaje ecologista sobre el cambio climático" es tomado en serio por los autores de la peli... eso si que sería ya para colgarlos de sus testículos!!.

lunes, 11 de enero de 2010

CAZADORES DE VAMPIRAS LESBIANAS

El horroroso título bajo el que se esconde esta película, a priori nos hace pensar que estamos: A) ante un bodrio de estos tan “Cool” y que tanto se estilan entre la fauna que son los cortometrajistas de género fantástico, tan ingeniosos y tan poco previsibles ellos o B) ante un bodrio/ homenaje a Jess Franco.
Afortunadamente, no se trata de nada de eso. Se trata de una película Inglesa, pequeñita y bien resuelta, que aunque si, homenajea todo tipo de bizarradas, en realidad es una comedia muy británica, que quiere llevar el mismo camino de ZOMBIES PARTY, pero que, lógicamente, no lo consigue.
El descendiente de un antiguo cazador de vampiros ( cosa de la que el prota no es consciente), se va a pasar unos días con su amigo gordo, salido y deslenguando a algún lugar de la campiña Inglesa, con la suerte de que conocen a cuatro tetudas turistas alemanas con las que hundir sus pollas y con la mala suerte de que se tienen que enfrentar a una horda de vampiras lesbianas, que planean resucitar a su líder, mezclando la sangre del ultimo descendiente de aquél caza vampiros con la de una virgen ( y mira tu por donde, una de las tetudas, resulta serlo). Por el camino se encontrarán con un predicador que sabe bastante sobre el tema (los protas son más bien despistados y bastante ineptos).
Se trata de un entretenimiento ameno, con gags más que correctos en la línea british, pero al final un producto bastante light, pues aunque generoso en tetas siliconadas, la sangre de los vampiros es blanca (¡) así que tenemos un festín de leche, cuando lo habríamos de tener de sangraza, y lejos de resultarme ese hecho ingenioso, como seguramente el director pretendía, me parece que anula todo el toque terrorífico que podía tener la peli, el cómico también.
En definitiva un producto de consumo rápido que acompañado de patatas fritas y refrescos de cola, hace que lo pasemos bien la noche del sábado. Pero poco más…
El director de la peli, Phill Claydon, no se ha prodigado mucho, los actores tampoco.
Eso sí, atentos al final abierto ( y terriblemente cómico) que nos deja entre ver, de que irá la posible secuela de esta peliculita.

LECTURAS DIABÓLICAS

En 1989, el realizador Tibor Takacs se encontraba en la cresta de la ola. Había triunfado con "La Puerta" y anunciaba su nuevo proyecto, este "Lecturas Diabólicas", nacido originalmente como el más estimulante "I, madman", a bombo y platillo. Las revistas francesas como "Mad Movies" o "L´Ecran Fantastique" no paraban de hablar de ella como el mayor acontecimiento del cine fantástico. Sin embargo, el resultado no estuvo a la altura. Imagino que algo acojonado, Takács intentó recuperar la estrella perdida con "La Puerta 2", que tampoco funcionó como se esperaba y de ahí a dirigir insulsos (pero simpáticos) films catastróficos destinados a la tele por cable.
Yo fui uno de los espectadores decepcionados por "Lecturas Diabólicas", había visto "La Puerta" en el cine y me molaba, así que cuando el film en cuestión llegó -directamente- a los estantes del video-club de la mano de MGM, lo alquilé raudo. Me aburrí como una ostra y perdí todo interés en su realizador. Ayer la repasé y no me culpo!!.
La historia gira en torno a una chati bastante apetecible que vive obsesionada con unas novelas de terror misteriosamente coladas en su buzón por una mano desconocida. Como era de esperar, a medida que pasen los días realidad y ficción se irán mezclando cada vez con más intensidad, hasta el extremo de ver como todo aquello que va leyendo en las páginas impresas, cobra vida.
El mayor atributo que tiene "Lecturas Diabólicas" es su homenaje a las novelas pulp, cinco años antes de que Tarantino se pasase de listo (como siempre) con su "Pulp Fiction". Las portadas desgastadas mostrando flamantes y espectaculares ilustraciones con llamativas tipografías abundan a lo largo del film, sobre todo cuando la prota visita la oficina del editor de tan magno material (casi la mejor escena). Por lo demás, pues una peli que podría haber funcionado, pero carece de vida, es rematadamente insípida y hasta echa por los suelos lo que podría haber sido el nacimiento de otro monstruo-icono de la época (el ignoto Malcolm Brand, que de entrada gasta un parecido notable con el "Nosferatu" de Murnau, básicamente focalizado en su vestuario... ¡y sus cejas!). A ello contribuyen algunas salidas de tono en el guión que parecen tratar a la audiencia como a lelos con pedigree y que no lo arregla ni la aparición de un monstruo animado mediante la siempre encantadora técnica de las stop-motion.
Digamos que a "Lecturas Diabólicas" le pesan los... fotogramas (tómenlo como una metáfora del culo).

sábado, 9 de enero de 2010

PAUL NASCHY: LA MASCARA DE JACINTO MOLINA

Tras leer hace algo más de 10 años las memorias de Naschy MEMORIAS DE UN HOMBRE LOBO, lo único que me tentó para comprar esta nueva biografía fueron dos cosas: las vivencias narradas precisamente desde que se publicó ese libro hasta hoy y el hecho de que me informaron un poco mal (o me enteré yo mal) de que en este libro, Naschy iba a contar cosas por primera vez y que se iban a sacar muchos trapos sucios. La maruja que llevo dentro, me hizo desembolsar la pasta. Aflojar la gallina.
Bien, pues no cuenta grandes cotilleos. Es más en un momento del libro, cuenta algo ruin y rastrero y Naschy en vez de decirnos quién es el artífice, se limita a poner la inicial de su apellido. Así que por morbo, no compréis este libro porque no hay nada de ello.
Ahora, si un libro de 400 páginas te lo lees en un par de días como he hecho yo… malo. Pero no me quejo, la publicidad del mismo lo dice: “Más de 400 páginas y más de 600 fotos”. Pero joder, un poco mas de texto, no vendría mal… pero no me siento estafado, porque ya lo sabía.
Bien, a parte de un mogollón de fotos (que ya había muchas también en las memorias de Naschy), un prologo de Christopher Lee y una edición muy cuidada, ¿Qué más nos ofrece PAUL NASCHY. LA MASCARA DE JACINTO MOLINA? Pues si has leído MEMORIAS DE UN HOMBRE LOBO, poco más, lo mismo mas resumido, mas apresurado, con prisas ( Que Naschy se nos va…), la correcta pluma de Ángel Agudo aunque incluso en eso es superior el libro de hace 10 años, porque lo cierto es que Jacinto Molina escribe mejor que Ángel Agudo. Y la filmografía comentada por Ángel Gómez Rivero, pasable, aunque no hay peli de Naschy mala para el, y no me lo creo. También prefiero los comentarios de Luis Vigil del anterior libro.
Rivero es demasiado técnico y a mí me gusta otro tipo de textos. La clave del buen escritor es escribir como si el lector fuera tonto.
Ahora, para un fan de Naschy (más de jovencillo que ahora) como yo, ¿Merece la pena el libro? Francamente, Si.

jueves, 7 de enero de 2010

HERMANDAD DE SANGRE

Hablemos de remakes, tema delicado. Nunca he sido un enemigo jurado de esta práctica, incluso últimamente empiezo a decantarme más por apoyarlos. Estoy cansado de que todos esos llorones que pululan por fandomlandia estén continuamente quejándose de ellos (aunque luego los vean todos) y siempre utilicen una coletilla que empieza a resultarme irritante: "¿Es necesario?". Y yo añado: "¿Pero es necesaria alguna película?", ¡¡NO!!. Quizás porque reconozco, comprendo y respeto el cine como un 99% de negocio, y un todo de entretenimiento, los remakes, como cualquier práctica que venga del séptimo arte y se ponga de moda, no me irritan en exceso. Al fin y al cabo, si no me gustan, no los veo... y siempre tendré la original. Luego están los casos extraños, como los que defienden la versión de los 80, cuando esta era también un remake de otra peli previa y, cojones!, que a lo largo de los años nos han colado muuuuchos remakes disfrazados de films originales. ¿Cuantas copias de "La noche de los muertos vivientes", "La matanza de Texas" o "Viernes 13" te has zampado?, al menos los remakes oficiales son copias reconocidas, ergo, es una estrategia más honesta. Y sí, hay remakes que mejoran a sus precedentes, por supuesto.
Ahora bien, lo que no comprendo es que algunas pelis se supongan revisiones actualizadas de otras, y luego, al verlas, uno descubra que su parecido es casi nulo. Mola cuando un remake aporta una visión moderna y algo diferente, como ocurría con "La Cosa" de Carpenter, "La Mosca" de Cronenberg, "Las colinas tienen ojos" de Aja, "Amanecer de los muertos" de Snyder o incluso "La matanza de Texas" de Nispel... pero, una cosa es eso, y la otra es no guardar ningún paralelismo... y curiosamente esta variación del "remake no-remake" se da mucho, justamente, en un género que, además de gustarme, invita más bien a poca inventiva: el slasher.
Si a un slasher le quitas el origen del asesino o sus motivaciones, verás nula diferencia entre unos y otros. Por eso, que una versión actualizada de un slasher de los 80 solo mantenga intacta la formula del grupo de jovenes acosados y asesinados, pero cambie la esencia de su trama, lo único que consigue es evitar cualquier familiaridad con la versión original y acrecenta su condición de "uno más". ¿Qué sentido tenían -como remakes- las nuevas versiones de "Viernes 13" (que parecía más OTRA secuela de la saga), la horripilante "April Fool´s Day" y esta de la que les hablo hoy, "Hermandad de sangre"?, ninguna se parecía a su film-madre.
En concreto, "Hermandad de sangre" es un remake de "Siete mujeres atrapadas", efectivo slasher dirigido por Mark Rosman (que en la nueva versión es productor ejecutivo) en 1983 sobre un grupo de estudiantes, todo chicas, que gastan una broma cruel a la cuidadora/vigilanta de su residencia, matándola. Resulta que esta esconde a su hijo loco en el desván de la casa y ha presenciado su muerte, por lo que esa noche, coincidiendo con una fiesta, vengará a su madre cazando a las estudiantes. No se puede negar que esta premisa mola... y tiene muchas posibilidades, ¿verdad?.
Pues bien, olvídense de ello. En la nueva versión no hay hijo loco oculto en el desván, y la cuidadora/vigilante (nada menos que Carrie Fisher) tiene un rol totalmente secundario. En realidad, "Hermandad de sangre" es un remake de "Sé lo que hicistéis el último verano", y fin. Cambiad al grupo de chavales por una panda de zorras jamonas (ya sabéis, todo se desarrolla en ese universo paralelo en el que todo el mundo menor de 30 está como un queso, incluso la empollona, que se supone es fea... y que para el poster promocional, ¡le han quitado las gafas!), pero el resto es lo mismo: Muerte accidental, se deshacen del cadáver, pero alguien que lo sabe se viste de negro y las va matando una por una, a ellas y a los desgraciados que las acompañan.
Eso si, una vez asumido esto, no puedo negar que "Hermandad de sangre" de disfruta razonablemente. Es entretenida, hay bastante teta, los crímenes no están mal, alguno es creativo y tiene su pequeña dosis de mala hostia... aunque una vez sabes quien es el asesino, el film pierde interés y se vuelve algo monótono.
En fin, puro fast food.

THE JANKY PROMOTERS

Ice Cube sigue alternando sus labores de actor de Hollywood ( porque las de rapero hace ya tiempo que las dejó un pelín aparcadas) con las labores de productor, también actor y en ocasiones director Indie del mercado afroamericano, desde su flamante productora “Cubevision” que toca todos los palos genéricos, centrándose en los que más consumen los “niggaz”, en este caso acción y comedia. Pero al equipo de Cube, lo que se le dan bien son las comedias. Por ello se pilla para dirigir a su colega Marcus Raboy que en tantos videoclips le ha dirigido, además de hacerlo en la tercera parte se su exitosa saga FRIDAY ( FRIDAY AFTER NEXT, para ser un poco más concretos) y se monta una peli pequeñita, una comedia de enredo en la que lucen las dotes cómicas tanto de el como de su colega Mike Epps, y donde vemos un poco más de lo mismo. Negros trapicheando y corriendo de acá para allá dejando muuuchos cabos sueltos. Lo que pasa es que aunque somos conscientes de la mierda frente a la que estamos sentados, esta nos gusta y continuamos con el visionado sin alterarnos, para darnos cuenta de que cuando este concluye, nos hemos quedado más a gusto que todas las cosas. Y eso que ya hemos visto estos rollos mil veces.
En esta ocasión , Cube y Epps interpretan a dos promotores de espectáculos de tercera que tienen que tratar de tener contento al rapero de turno al que llevan a su pueblo, y por otro lado conseguir la pasta que han dejado a deber a todo dios ( como no, gangztaz incluidos) añadiendo el hecho de que Epps, aunque lo consigue, se lo gasta en joyas.
Por otro lado tenemos al hijo de Cube, que hará de telonero del rapero al que representan y tendrá que lidiar con una falta de talento absoluta.
En cuanto a la producción, la noto más pobre que de costumbre, y eso, lejos de perjudicar el resultado de la peli, yo creo que lo beneficia, sabiendo esta gente facturar una de esas comedias que tanto les gustan. Y me gustan.
Por cierto, ¿Han visto alguna vez en su vida un cartel más feo y sin embargo más atrayente que este?
En cuanto a todas estas pelis, que sitúan en el mapa a Ice Cube como productor solvente (dentro de ese rollo, claro), y que tanta pasta le hacen ganar, por el contrario, no hacen más que desacreditarle como rapero. Ha perdido toda credibilidad y más sabiendo que en el concierto que dio en Zaragoza hace unos años, antes de salir del hotel se aseguró que la ciudad era segura, antes de darse un paseo. Eso un tipo que cantaba “Fuck the Police” y que militaba en “El grupo más peligroso del mundo” los maravillosos N.W.A. No somos nadie.

miércoles, 6 de enero de 2010

ICED

Como solemos decir en mi tierra, "¡¡quin rollàs!!". Es decir, que estamos ante, literalmente, un tostón de aúpa.
Sabemos de sobras que los slashers son aburridos, todos, los buenos un poco menos, aunque siempre moviéndose en esa cuerda floja en la que, con un leve traspiés, podrían caer en la más criminal de las monotonías. Yo, como fan de este subgenero, estoy más que preparado para soportarlo... ¿cómo?, pues porque siempre encuentro algo en ellos que me resulta atractivo, incluso aunque sea el escenario natural en el que se desarrollan. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando además de aburrimiento no hay NADA DE NADA?, ¿existe esa posibilidad?... ¡¡ya lo creo!!, este "Iced" es un buen ejemplo.
Un grupo de amiguitos aficionados al ski, ven como, movido por los celos y motivado por el alcohol, uno de ellos se mata accidentalmente. Cuatro años después, se reencuentran y un misterioso menda vestido de esquiador comienza a cargárselos... ¿será su amigo supuestamente muerto con sed de venganza u otro individuo?... ¡joder, que misterio!.
Parida en ese "lápsus agónico" para el horreur que fueron finales de los 80, "Iced" es pura rutina fatalmente aplicada. No tiene ritmo alguno, visualmente es de lo más fría y plana, los asesinatos son muy pocos y no especialmente llamativos (salvo uno), es incapaz de generar ni la más mínima cantidad de suspense o atmósfera... y si a todo eso le sumamos lo normal de un slasher (mogollón de diálogos chorras e intrascendentes, paseos por aquí y por allí, la "final girl" buscando a su maromo, etc, etc, etc) pues el resultado es, eso, ¡un coñazo!.
El único elemento curioso del film lo encontramos en una de sus actrices, Lisa Loring. En los 60 había encarnado a la niña "Miércoles" de la serie de "La familia Addams". Creció en todos los aspectos y se casó con Jerry Butler, actor porno que conoció en el rodaje del biopic-pajero "Traci´s Big Trick" (dedicado a, sí, esa Traci), donde Loring ejercía de maquilladora. Tras participar como actriz en varias series B/Z de terror, se retiró de la actuación y hoy es relaciones públicas. En "Iced" podéis verla como dios la trajo al mundo, íntegramente, y la chica no está nada nada mal (duele más su horrible peinado ochentero... pero esa es otra historia).
Esta no se la recomiendo ni a los completistas del slasher.