martes, 30 de noviembre de 2010

ASESINO INOCENTE

La primera vez que tuve conocimiento de esta peli fue a través del documental "Not quite Hollywood", dedicado a la facción más exploitation del cine Australiano. En las imágenes veíamos a una mujer correr desnuda bajo la lluvia con una raja sangrante en la nalga. Se detenía en una pared y ¡¡brops!!, vomitaba. Coño!!!, ¡esto quiero verlo! pensé en ese momento, convencido de que era una muestra aussie de mi subgénero favorito (¡el slasher, pisha!), que para algo "Nightmares" (título original) es del 1980.
Bien, tras un considerable tiempo de espera, me la zampé hace un par de noches. Al principio lo estaba flipando, ya que el film, de una factura tirando a muy correcta, avanza de modo bruto y tosco, con enormes saltos, secuencias que se abren de modo abrupto y se terminan igual, todo como muy caótico pero al mismo tiempo efectivo. Pensaba: "Guau, que peli más rara!", convencido de que aquello era un modo muy personal por parte de su realizador, John Lamond, de abordar el cine. Aunque, eso sí, de slasher no gran cosa... la verdadera influencia parecía ser Dario Argento. Poco a poco me fui percatando de que, en realidad, "Asesino Inocente" es simple y llanamente un film muy malo, muy patoso y mal hecho... y lo constata el hecho de que termina resultando bastante chapas.
Veamos, hay que decir de buenas a primeras que aquí no existe una historia propiamente dicha. Solo una excusa. Empezamos con una serie de flash-backs muy desmadrados en los que conocemos la historia de la chica prota, cuando era niña, y harta de ver a su madre liarse con toda clase de maromos, causó su muerte "accidentalmente". Ello le ha marcado tanto que cada vez que ve a una preja fornicando, le entra un chungo, pilla un cristal y los mata. Bien, se supone que esto no debería decirlo pues el director no nos muestra la cara del asesino hasta el final, pero resulta del todo chorra, ya que es ultra-evidente que se trata de ella. No hay abuso de gore, pero sí unos cuantos crímenes sangrantes y también tenemos abundante carne, destacando especialmente ese sorprendente plano de una mano acariciando un felpudo femenino. El caso es que la chica demente quiere ser actriz, por algun motivo que desconocemos, y es fichada para interpretar una función. Allí es donde dará rienda suelta a su locura matando a todos los implicados. Y fin.
Todo esto, como decía, narrado de modo muy caótico. Por ejemplo, hay una parte entera compuesta de escenas de escasa duración que empiezan y acaban con fundidos en negro. Incluso para mostrarnos una cámara subjetiva moviéndose entre bambalinas de a penas cinco segundos. Esa es otra, el abuso casi surreal de dicha técnica (por cierto, no muy bien aplicada, ya que la sombra de la cámara, el tipo que la sujeta y su ayudante, son evidentes en varias ocasiones). Y ya que hablamos de abusos, la banda sonora de Brian May (no el de "Queen", sino el otro, uno de lo más famosos compositores de su tierra, responsable también de los soundtracks de "Mad Max 1 y 2", entre otras muchas) suena una y otra, y otra, y otra vez hasta casi volvernos tarumbas. Es como si solo tuvieran UN tema y lo explotaran a conciencia.
Colin Eggleston, director del cult-film "Long Weekend", es co-guionista. A él se debe otro infra-clásico del cine Australiano, "Sky Pirates", producido por el mismo John Lamond.
Todo ello, bien mezclado y condimentado, da como resultado este "Asesino Inocente", que de tan demencial y absurdo termina siendo extraño y curioso. Eso sí, para ver una vez. Dos no sería sano.

SIN DIOS

Me resulta curiosísimo como esta ignota y, por otro lado, estúpida película se llega a editar en dvd en nuestro país, y mas sabiendo que su precio comercial, es de un puto euro… ¿les sale rentable esto? Igual si, si yo he picado…
Un tele-predicador evangelista y su esposa, deciden llevarse el negocio a Los Ángeles, donde compran una casa, que de primeras, está llena de Punks que no se quieren marchar. Pronto la cosa degenera, haciendo esta parejilla unos ritos Satánicos y ya la película se convierte en una cosa que no hay por donde cogerla. Hasta el mismo Satanás aparece por ahí para mordisquearle la cara a un adorador suyo.
Comienza la película y por su factura, e incluso por el aspecto de los actores, da la sensación de que estamos viendo una película setentera. Todo indica que es de esa época, pero no. Al ver los títulos finales, resulta que estamos viendo una película nada menos que de 1991.Luego, yo me pregunto ¿Es que está ambientada en los años 70? No creo, entonces, ¿Cómo es posible?
Lo cierto es que la película se desarrolla en un ambiente de comedia, el cual no logro detectar si voluntario o no (aunque tiene toda la pinta de que si) que me pone especialmente nervioso, precisamente por eso, por no poder detectarlo. A eso hay que sumarle el estúpido Satanás que aparece en la película, que surge a través de un pentágono, se pasea un poco ante sus atomitos adoradores, hace un poco el cabra y se larga (¡). Su aspecto es del todo desternillante, pero, insisto, no se si intencionadamente o no.
La dueña de la casa a la que los protas se mudan, tiene un hijo obeso, un niño interpretado por un adulto, o eso figura ser, o es que interpreta a un retrasado mental, que también podía ser, que en cada escena de las muchas en las que aparece, sale disfrazado de un súper héroe diferente, se suelta un par de chorradas y acaba, también, adorando a Satán. Todo esto sería lo más destacable de la peli, por que por lo demás, aún con un par de momentos verdaderamente delirantes, lo cierto es que ofrece poca cosa, amén de lo poco truculenta que resulta, a pesar de lo terrorífico del asunto que trata.
De título original SPEAK OF THE DEVIL, llega a nuestras tiendas con el título con el que es conocida en Alemania, THE UNGODLY, pero yo me quedo con el Español, mucho más coherente con la película, SIN DIOS, y es que efectivamente, la película es eso, un “Sin Dios”.
Dirige el cotarro un directorcillo Alemán de octava categoría, con un par de productos de estos changos sin gracia llamado Rápale Nussbaun, al que se le sitúa como responsable de una cosa titulada THE AMOROUS ADVENTURES OF DON QUIXOTE AND SANCHO PANZA.
Dos años después de esto, estiró la pata. Contento debía estar.

domingo, 28 de noviembre de 2010

BLACK COBRA

Cuando a inicios de los 90 me dio por el cine de justicieros, muchas fueron las pelis del estilo que me zampé. Americanas, Francesas, Filipinas... pero nadie -obvio- copiaba mejor mis referentes que los inmortales Italianos. De todas ellas, destacaban las protagonizadas por Maurizio Merli, el Eastwood/Bronson de serie Z de aquellos lares (en prometedores pero decepcionantes vehículos). Algunas de esas joyas las firmaba un tal Stelvio Massi, el mismo responsable de la que ahora nos ocupa. Vi el cartel de "Black Cobra" por vez primera en las sabrosas páginas de la revista "Pantalla 3" (auténtico catálogo de videoclubadas de todo calibre), pero nunca jamás localicé el film. Al menos no durante el tiempo que me interesaba dar con el. Como ingrediente exótico estaba el protagonismo del legendario Fred Williamson, por aquellos tiempos inmerso de lleno en el mercado italiano y que, en mi fiebre justiciera, también me había aportado algunas escuetas horas de placer (como con "The Big Score", que se supone partía de un guión rechazado por Clint Eastwood para lo que hubiese sido otra aventura de "Harry Callahan"). La combinación era atractiva, al menos a priori: Williamson como poli duro, Massi a los mandos y una trama que revelaba el verdadero fin de la película, explotar el "Cobra" de Cosmatos/Stallone, producida un año antes. ¿El resultado?, vamos a ello...
Un grupo de psicópatas están tan hartos del sistema que deciden emprenderla a tiros y violencia desatada con las pobres gentes inocentes de la calle. En eso que una moza de lo más atractiva presencia uno de los crímenes, lo que la convierte en blanco de interés de los malos. ¿Y qué hace la policía?, pues encargar al duro durísimo Malone la protección de la muchacha, aún a sabiendas que este prefiere disparar antes que preguntar... o que cagar... o que dormir.
Que sí, que es igualita que "Cobra" (o, bueno, ¿que la famosa novela que la inspiró, "Fair Game"?). Empiezan igual, con el héroe acudiendo a salvar unos rehenes por la línea burra. El malo, en su afán por parecerse a Brian Thompson, y gracias a su vestimenta, termina siendo una imitación precaria de "Terminator". La chica prota, en "Cobra" modelo, aquí pasa al otro lado de la cámara, vamos, que es fotógrafa. En cierto momento, el asesino se tiñe el pelo a lo rudimentario para no ser descubierto. Si en la de Cosmatos era para colarse en el hospital donde está ingresada la testigo, en "Black Cobra" es por otros fines... aunque, claro, también tenemos escena de hospital. Joder, si hasta en la jugada sale perjudicado el amigo Callahan, a quien Malone/Williamson le roba la famosa tonadilla del "Sé lo que estás pensando...", aunque con mucha menos gracia, claro.
Por lo demás, pues algunas caras conocidas del exploit italiano (la morbosa Sabrina Siani), música electrónica tan cutre como efectiva, muchos zooms, el aceitoso objetivo de la cámara y en fin, un ritmo tirando a farragoso. Solo los italianos son capaces de producir películas de acción con tiros, sangre y explosiones y lograr que les salgan más chapa que la peor muestra de cine de vanguardia. Increíble.
A pesar de todo, la jugada salió bien, pues "Black Cobra" esputó tres secuelas más, dos dirigidas por Edoardo Margheriti, hijo de Antonio, ("Black Cobra 2 y 3") y una cuarta ("Detective Malone") con el sello Umberto Lenzi y parida a base de material rechazado de las pelis anteriores ya que, por lo que dicen en Imdb, el bueno de Fred Williamson ya no tenía ganas de hacer más. ¡Lógico!.

sábado, 27 de noviembre de 2010

LOS PERVERSOS ROSTROS DE VICTOR ISRAEL

Dos fanzineros de pro, expertos en todos aquellos temas de los que suelen hablar en sus respectivas ediciones, Diego López y David Pizarro (El buque maldito y Diabolik), se ponen manos a la obra y deciden poner en marcha un homenaje, en forma de imágenes, a Víctor Israel, recientemente fallecido, de unos diez minutos de duración. Tienen los contactos, y sobretodo las ganas, por lo que poco a poco, el pequeño homenaje termina convirtiéndose en todo un documental. Un documental sobre la vida y obra, de un secundario versátil como pocos, y rostro reconocible a nivel europeo, e incluso me atrevo a decir, que a nivel internacional, y que nos deja un legado de películas de todo tipo de género.
El documental, da un repaso a la vida y carrera del actor, a través de las declaraciones y anécdotas que cuentan directores que le han dirigido, actores que han trabajado con el, familia y amigos.
Me gusta que se le dedique un documental a tan insigne actor, que siempre estuvo ahí, pero que, quizás, como se dice en el documental, no estuvo aprovechado como era debido. Si las opciones a la hora de ponerse a hacer un documental eran amplias, que se haga sobre alguien tan constante y presente en nuestro cine de género, a mí me parece un acierto.
Sin demasiadas estridencias en una vida dedicada al cine, siempre se destaca la bondad, saber hacer, cara y maneras del actor, con declaraciones de gente como, entre otros muchísimos, Antonio Mayans, Miguel Iglesias Bonns, Bernard Seray, Frank Braña, Alfred Lucchetti, Santiago Lapeira, o, para deleite de sus fans, Germán Monzó que da señales de vida, y que cuenta algunas anecdotas de las mas celebradas dentro del documental.
Es impresionante la cantidad de entrevistas recogidas en el documental, lo que lo convierte en una de las propuestas mas interesantes y documentadas sobre un actor secundario, de las muchas donde elegir en el circuito festivalero de este año. Amen de cómo está todo hilado, el montaje, ritmo y selección de escenas. Un gran trabajo por parte de estos dos eruditos del género, que esta vez nos ofrecen más de lo mismo que vienen haciendo hasta ahora, pero esta vez en formato audiovisual.
Consulten los proximos eventos donde se proyecta, merece la pena hacharle un vistacillo.

viernes, 26 de noviembre de 2010

PÁNICO ANTES DEL AMANECER

Jeff Lieberman era, justo durante el tránsito de los 70 a los 80, un realizador especializado en "fantastique" que prometía mucho. Confeso adorador de Brain De Palma y capaz de, ocasionalmente, sacarle mucho brillo a sus películas, el legado de Lieberman lo completan cosas tan dignas y entrañables (la mítica "Gusanos" -su mejor obra- o esta que ahora comento) como decepcionantes y aburridas ("Blue Sunshine" o "Remote Control", que debería revisar, pero retengo como muy mala). Esa inconsistencia acabó relegando al realizador al grupo de los olvidados, hasta que en el 2004 parió un film de horror reclamando su justo lugar ("Satan Little Helper").
A inicios del 2000 había leído yo muy buenas críticas (en la prensa extranjera, se entiende) de este slasher de culto, y me moría por verlo. Un ex-amigo lo consiguió en vhs, lo consumí y me llevé una tremenda decepción. Ahora puede localizarse a 1 euro en dvd como "Pánico, la pesadilla acaba de comenzar" y con ese precio, no podía negarle una segunda oportunidad (cosa de la que me alegro).
La trama es la de siempre, es en detalles concretos donde se vuelve diferente (y mejor). Un grupo de jovenzuelos van de acampada a lo más profundo del monte. Allí habita una familia compuesta por, entre otros, dos orondos psicópatas gemelos que se disponen a hacerles la vida imposible.
Dice Alexandre ("Alta Tensión") Aja que "Pánico antes del amanecer" fue plagiada sin compasión por "Km 666 / Wrong Turn". A ver, a mi me parece una apreciación un tanto exagerada. En 1981, año de producción del film comentado, ya se habían parido cosas como "La matanza de Texas", "Deliverance", "Viernes 13" o "Las colinas tienen ojos" (original, of course), con las que "Pánico..." (conocida como "Just Before Dawn" en los países de habla inglesa) tiene muuuucho en común. En lo que tal vez sí se adelantó moderadamente (y ahí vendría el sentido de la acusación de Aja) es que fue la primera en combinar elementos del slasher con elementos del survival, práctica esta hoy día muy generalizada. Pero por lo demás, que "Km 666" plagiara esta peli es tan probable como que plagia los mismos referentes que Jeff Lieberman tenía en 1981 (aunque él insista en que por entonces no había visto "La matanza de Texas" ni "Las colinas tienen ojos", pero sí confiesa la influencia de "Deliverance").
"Pánico antes del amanecer" hace gala de los defectos propios del género (o subgénero) en aquellos tiempos, su ritmo a veces exageradamente pausado o las absurdas secuencias dedicadas a mostrarnos cómo los jovenes protas se divierten. Pero también es verdad que posee aciertos no tan habituales en los slashers de entonces, como algunos encuadres o resoluciones visuales (jugando con luces o desenfoques) muy potables y que ayudan a crear cierta atmósfera incómoda. En este sentido, la minimalista pero efectiva banda sonora de Brad Fiedel hace mucho (y además, solo asoma en los momentos más adecuados, los justos, dejando fragmentos huérfanos de música incidental buscando así un mayor suspense). A Fiedel, actualmente muy reputado, podemos oírlo en algunas de las mejores partituras del cine de James Cameron, destacando los dos primeros "Terminators". El nivel de truculencia es tirando a bajo para los tiempos que corrían, pero por otro lado la peli incluye una muerte hacia el final que, por retorcida e inverosímil, pero efectiva, ha pasado ya a los anales de la historia del cine de acuchillamientos.
En el reparto destacan el veterano y entrañable George Kennedy, Gregg Henry (segundón de rostro muy reconocible. Lo has visto en "Payback" junto a Mel Gibson, "Star Trek: Insurrección", un montón de productos televisivos y, curiosamente, varios films de Brian De Palma posteriores a "Pánico antes del amanecer", ¿favor personal del director de "Carrie" a su fan, Jeff Lieberman?), Chris Lemmon (hijo de Jack, al que yo recordaba por su intervención en "Wishmaster") o Ralph Seymour (estaba en "Ghoulies", pero también "Los albóndigas atacan de nuevo", "Killer Party", "Fletch, el camaleón" y ¡"El imperio del sol"!).
Resumiendo, sin ser la polla (hay quien la tiene por un absoluto clásico ochentero) sí se trata de una peli repleta de aciertos y que se deja ver con agrado. Encima, en el soundtrack tenemos el "Heart of Glass" de "Blondie".... ¡¿se puede pedir más?!.

TROMA IS SPANISH FOR TROMA

La Troma, que en los 90 alimentó tantas fantasías cinéfagas del tres al cuarto en nuestro país, cuando cualquiera, por moda, se veía capaz de hacer un producto a imagen y semejanza de la productora de New Jersey, está en horas bajas. Es por ello, que cualquier intento por volver a captar la simpatía de sus adeptos, así como inducir al “Tromeo” (dicese del acto de “tromear”, es decir, ver y reivindicar las películas de troma) a las nuevas generaciones, les vendrá como agua de Mayo.
No quiero decir que este documental, sea la manera de hacerlo en nuestro país, ni que esté concebido con esa mentalidad, ni mucho menos. Pero si es cierto que es una buena manera de recordarle a los fans de Troma, si es que aun queda alguno, que esta aun existe, y que en España fue una gran influencia en los 90 para el aficionado mas garrulo, ese que además, prácticamente ya está extinto.
Para ello, gente influyente del fandom como Mike Hostench, Hernan Migoya, Ladrón, Nacho Cerdá, Manolito Motosierra, Manolo Valencia, o los indispensables Naxo Fiol y Dani Moreno, nos van comentando sus impresiones, que pasan desde el entusiasmo absoluto, hasta el moderado desprecio.
Normalmente, los documentales de entrevistas, donde siempre alguien tiene algo interesante que decir, por norma general funcionan, y este no es menos. Cumple su función de documentarse y documentar, y lo más importante, entretiene al espectador.
El problema es, que mas allá de aquellos primeros filmes “tromaticos”, como por ejemplo EL VENGADOR TOXICO, o aquél catalogo de distribución (del que el propio documental se hace eco), el ¿fenómeno? Troma, personalmente, me interesa muy poquito, pero, eso si, miro el documental con sumo interés y compruebo como Migoya, no desaprovecha ninguna ocasión para dejar en evidencia el sistema de producción cinematográfica en nuestro puñetero país.
Dirige Marc Gras, el cual, según Imdb, ha rodado entrevistas a José Luis Merino y a Paul Naschy.

High School of the Dead (serie anime)

Los zombies llevan unos años sobresaturando el mercado, ya sea en películas, comics, videojuegos o incluso en series de televisión como Dead Set o la reciente The Walking Dead. No voy a negarlo, acabe aborreciendo a los muertos vivientes, película nueva de zombies que salia, película que intentaba no ver (aun no he visto Zombies Nazis, aunque caerá pronto) Con el estreno de la mencionada The Walking Dead para TV, me ha vuelto a entrar el gusanillo, así que me puse a buscar y me encontré con esta serie de anime de 12 episodios (se planea 2ª temporada pero no se sabe aun para que fechas) por dos motivos, los zombies y las colegialas japonesas de tetas gordas. Vean el cartel para salir de dudas, y ya saben, ante la duda....

Takashi es el joven taciturno y amargado de la clase, la amiga de la infancia con la que planeo casarse, ahora es una jovencita de muy buen ver que sale con su mejor amigo, por eso esta amargado. Entonces empieza el apocalipsis, lo que parece un borracho golpea las puertas del instituto, los profesores salen a reprender su comportamiento pero son mordidos. Takashi que lo ve todo corre a por Rei (la chica que ama) e intentan escapar del instituto. Otros personajes harán igual que ellos, y al final todos juntos conseguirán salir del instituto, solo para encontrarse que el resto del mundo esta sufriendo la misma oleada de muertos vivientes.
Todas, y cuando digo todas son TODAS las chicas que aparecen en la serie, tienen los pechos grandes, llegando al extremo con la enfermera del instituto, la única adulta que acompañara al grupo de Takeshi. Además de sus grandes senos y cortas faldas, Madhouse los creadores del anime (la serie proviene de un manga de Daisuke Sato y Shouji Sato) no escatiman los momentos en los que se podrán ver las braguitas de las chavalas o sus pechos en primer plano, llegando a regodearse incluso en una escena en la que las balas rozan el cuerpo de una de las chicas, siguiendo la cámara a estos proyectiles pasando ceeeerquiiiiiisisma de sus zonas intimas. Una escena regalada para los pajeros. Por lo demás la serie tiene lo que muchos animes y mangas, relaciones sentimentales de adolescentes reprimidos, pero como el gore y el erotismo es patente se perdona.

Lo bueno de la serie, aparte de las cosas para pajilleros ya mencionadas, es que vemos como los gobiernos reaccionan ante la crisis, y como intentan por todos los medios conseguir que todo siga funcionando, algo que a la larga no podrán hacer. Los protagonistas en cambio saben que no hay solución posible al problema, que un nuevo mundo ha empezado, así que se fuerzan en madurar y sobrevivir, pero no por ello piensan olvidar su humanidad.
Existen dos versiones de la serie, la original y la censurada. Por lo visto cuando la pasaron por segunda vez en otra cadena de tv japonesa, estos la censuraron quitando la sangre (comor?) y poniendo en negro las escenas eróticas (como cuando los curas tapaban el proyector en la escena del beso) Así que si tenéis interés, la versión uncensored es la que merece la pena.
Con The Walking Dead hice las paces con los muertos vivientes, con esta High School of the Dead, confirmo que vuelvo a amar a esos cabrones muertos que solo quieren un pedacito de mi, y de ti, y de aquel, y del otro...

lunes, 22 de noviembre de 2010

CONDENADOS A LUCHAR

Este año 2010, es un año en el que, a un nivel, digamos modesto, se han facturado un buen puñado de documentales muy interesantes, que iré reseñando por aquí en los próximos días. A la cabeza de los que yo quería ver, estaba este CONDENADOS A LUCHAR.
Su responsable, James J. Wilson, una de las cabezas visibles de la escena cortometrajera de Barcelona, popular por su saga CAMPAMENTO SANGRIENTO, decide marcarse un homenaje a si mismo y a todos aquellos directores que incansables, siguen erre que erre con sus cortos “Low budget”, aun a sabiendas de que sus obras no verán la luz mas allá de un circuito muy reducido de festivales afines al género que explotan. Con la romántica premisa de “El que siembra, recoge” siempre en sentido positivo, a base de entrevistas a distintos directores y gente del fandom, y documentándose bien sobre los festivales en los que estos tienen cabida, se desarrolla el documental en unos 55 entretenidos y didácticos minutos.
A priori, y por la forma de ofrecernos el documental, parece que va a ser el típico que da voz a aquellos desconocidos (y ego-maníacos) directores de cortos, caseros o semi-caseros que solo va a interesar a los implicados y gente del mundillo, pero no es así exactamente. El documental se centra más en esos festivales de diversas categorías, adscritos al género fantástico, a los que estos directores presentan sus obras; así pues, si es cierto que este festival, además de a los directores que entrevista, si que puede llegar a interesar a todo aquél amante del cine fantástico que se precie de serlo, puesto que están todos los festivales de Barcelona ( a ese nivel).
Wilson, no ha perdido el tiempo y ha llenado de imágenes su video-cámara, allá donde ha ido, la ha utilizado para completar su documental, y este, efectivamente, ha recogido sus frutos, estrenándose en el pasado festival de Sitges,
El docu en si mismo, rodado en blanco y negro y con medios mínimos, cumple expectativas y se prodiga como esencial para entender la escena cortometrajera en general, y la escena Barcelonesa en particular, aunque al resto del mundo, estas escenas les importen un pito.
Se enfrentan a la cámara de Wilson, directores como el papá de este Blog Naxo Fiol, Juan C. Gallardo, Chema Ponze, La oscura Ceremonia, Adrian Cardona, Rafa Dengrá, David Muñoz, Paulo Morgue, Jordi O. Romero, Dani Moreno o el propio Wilsom, cuyo enorme ego le impide mantenerse al margen en lo que cuenta. Aunque bien pensado, es lógico y normal que esté ahí.
¿Para verlo? Busquen en la red los próximos eventos donde se proyectará, o cómprenselo al propio Wilson, en el tenderete que, seguro, montará en el próximo festival de cine de terror en Barcelona.
Recomendable.

NO RESPONDAS AL TELÉFONO

Uno de los clásicos menores del exploitation de cuando este vivía su mejor momento, 1980. Polémico en la época por, decían, una excesiva muestra de violencia sexual y contundente misoginia (que no por el gore, pues casi no lo hay), narra las trifulcas de un asesino que solo mata tías a las que previamente desnuda y, en algunos casos, tortura gustosamente. Antes que de terror, yo tildaría a "No respondas al teléfono" de thriller, ya que tanto vemos al criminal en acción como a los policías que lo persiguen. Lo firma Robert Hammer, señor en cuyo curriculum como director no hay nada más.
Los expertos dicen que Nicholas Worth, el actor que da vida al psicópata de turno y al que hemos podido ver en infinidad de otros productos (la lista es inmensa, así al azar podría citar "Armados y peligrosos", "El sargento de hierro", "Agárralo como puedas", "Darkman" o, como rareza, "Leather Jacket Love Story", la peli romántico-gay con la que David DeCoteau salio del armario), se curra un papel de antología. Pos sí, es posible... no lo hace nada mal el tiarrón.
Desafortunadamente, la copia que yo vi (comprada por 1 euro en una paradita y con el título de "No responda al teléfono") es la censurada, la bastante censurada. Por lo que he podido informarme, me he perdido unas cuantas buenas tetas.
Con o sin ubres, la peli es visible... pero si no la ves, tampoco se acaba el mundo.

Seguidamente me puse la infame/famosa "The Room", cortesía de Don Olid y, en fin, ¡¡vaya puta agonía!!, ¡casi muero de aburrimiento!. Digamos que el famoso efecto risible se agota a los 15 minutos. Luego, simplemente, duele y lo que es más triste, deprime. Supongo que verla en grupo aún podría convertirla en un pasatiempo divertido... pero no se, es tan tan horrible e infame que cuesta incluso reírse de ella.

domingo, 21 de noviembre de 2010

MI VICIO ES EL VHS...

Acabada la Maratón de Cotxeres 2010, que ha sido un exitazo del copón, vuelvo a casa contento y con nuevas adquisiciones en formato VHS bajo el brazo (dos de ellas regalo, gracias guapos!) y con un montón de pelis pendientes de ver y, si se da el caso, reseñar en este blog.
Resumiendo, que regresamos a "cierta normalidad", así que sigan siendo fieles!!!.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Scott Pilgrim contra el mundo

Muy bien se ha hablado de la adaptación del comic de Bryan Lee O´Malley dirigida por Edward Wright (Zombies Party, Hot Fuzz), como muy bien se ha hablado del comic, pues bien, yo siendo el target perfecto de esta película (joven, amante de los videojuegos, películas de "culto" y series B) me he aburrido horrores. Ojo no es una mala película, lo mismo que no es un mal comic, pero pasados los 15 primeros minutos, todas sus novedades y guiños, dejan de sorprender y acaban pasando desapercibidos, incluso algun que otro efecto molesta.

Scott Pilgrim es un pringado (en el comic no lo es tanto) y la cara que le han puesto (Michael Cera) no hace mas que acrecentar ese estatus de pringado. Hace un año su novia le rompió el corazón. Ahora esta rehaciendo su vida manteniendo una relación cariñosa con una asiática de 17 años. Scott también toca el bajo en un grupo garajero, no se le conoce trabajo estable, y comparte piso con un amigo gay (Kieran Culkin, el mejor de toda le película) que es el que realmente paga todas las facturas. En sueños Scott ve a una patinadora de la que se enamora locamente. Ella es Ramona Flowers, una chica nueva en el pueblo. Empieza el periplo de Scott para dejar a su novia asiática y enrollarse con Ramona. Lo que no sabe es que para poder salir con Ramona antes tendrá que derrotar a sus 7 malvados ex-novios.
La película se desarrolla como un videojuego y un comic a la vez. Las onomatopeyas (solo algunas) se escriben en pantalla, los enemigos al morir sueltan monedas e ítems, y las leyes de la física existen cuando le conviene a la historia. Además que te den una paliza y no tengas ni un moratón es muy videojueguil/comiquero. Cuenta con algunos cameos simpáticos, yo destaco 3, aunque dos de ellos son ex-novios de Ramona por lo que son algo mas que cameos. Chris Evans (el próximo Capitán América, La antorcha humana de Los 4 fantásticos, o Jensen en The Losers ) que se casca un papel de skater profesional convertido en superestrella de Hollywood pagado de si mismo. Brandon Routh (Superman Returns) haciendo de un ex-novio vegano, y con el que parodian Dragon Ball, y en concreto a Vegeta (de ahi el juego de palabras, Vegano-Vegeta) Y por ultimo Thomas Jane (Punisher, Crónicas Mutantes) que hace de un policía vegano.

La película la vimos anoche mi mujer y yo, y cuando nos quedaban unos 20 minutos tuvimos que hacer una pausa para fumar, porque mi esposa se estaba quedando dormida. Que me hubiera pasado a mi que ya me había leído los comics, podría ser normal, pero a ella que no sabia nada de la historia y todo le pillaba de nuevo, no me pareció muy buena señal. Y es que el ritmo de la película es lento, no por su montaje que es lo mejor de la película, sino porque la acción tarda mucho en desarrollarse, y una vez hecho, no sientes ninguna simpatía ni por Scott ni por Ramona. Ya he comentado que para mi el mejor actor/personaje de la película es Kieran Culkin y el cameo de Thomas Jane, algo que no dice mucho de la película. Pero no os dejéis llevar por mi pesimismo, estoy seguro que a mas de uno, de dos o de doscientosmil de los que visitáis el AVT os podrá gustar la película, a mi y a mi mujer simplemente se no ha hecho pesada. Y si, los efectos molan, pero como ya he dicho al de un rato acaban por dejar de sorprender y no puedes basar toda una pelicula en sus efectos....oh espera igual si, pero en este caso no.
Entretenida sin mas (para mi ver y olvidar), una muy buena adaptación del comic pero una película de ritmo lento y con la que al menos yo no he conectado. Con suerte vosotros conectareis, no es mi caso ni el de mi señora. Lastima.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

CHARLY, DIAS DE SANGRE

Un individuo, con ciertos problemas mentales, acude con un grupo de amigos a pasar el fin de semana a un viejo chalét perteneciente a la familia. El el, durante un incendio, su hermano Charly perdió la vida años atrás… o eso creía el, porque el desfigurado Charly, durante el fin de semana, no hace otra cosa que ir cargándoselos uno por uno…
Slasher Argentino, filmado en el mas costroso de los vídeos, pero bien facturado a fin de cuentas (digamos que es una película de aspecto amateur, pero rodada por un profesional con mucho cine realizado a sus espaldas), y con tantos tópicos, que puede competir perfectamente con todos esos Slashers Americanos que toma como referencia.
Dentro de lo políticamente incorrecto del sub-género, nos encontramos con una pieza políticamente correcta; aburrimiento, tetas, felpudazos y gráficos asesinatos bien salpicosos. Ni mas, ni menos.
Está claro que no hace falta pasta para rodar una cosa digna (teniendo en cuenta siempre lo mala que es, no se confundan) ya que esta película está rodada en tan solo cinco días, y en el chalét de un amigo del productor. Una cámara, unas pocas de viscerillas y cuatro o cinco actores de poca monta, eso es lo necesario. Ni que decir tiene, que el producto era para explotar en el mercado del vídeo.
Eso si, para los no muy introducidos en esto de los sub-géneros, mejor no la vean. Sin estar prevenido, esot puede ser absolutamente insufrible.
Tras el asunto, Carlos Galetinni, una especie de Mariano Ozores, famoso en Argentina por dirigir algunos títulos de las exitosas sagas de LOS EXTERMINEITORS, LOS BAÑEROS o LOS SUPER AGENTES.
Y ahora, miren la carátula… ¿No les suena? Al que acierte el plagio, le doy un premio.

martes, 16 de noviembre de 2010

KING OF THE AVENUE

Mientras que esperamos a ver en cine PIRAÑA 3-D, que seguimos sin saber una fecha de estreno, si que me quito el mono “Vingrhamitico”, viendo la película que ha producido e interpretado Ving Rhames para el mercado del vídeo, justo después de PIRAÑA 3-D.
Ving, como máximo responsable del producto, se empeña en mezclar lo que parecen ser sus géneros favoritos; “Gangzta movies” y cine de terror, en esta ocasión, y condensando en hora y cuarto, un poquito de ambas cosas, sin llegar a ofrecernos un resultado del todo satisfactorio.
Taz, un individuo blanco cuyo padre negro (Ving) le dejó antes de morir sus negocios de drogas y algunos enemigos sedientos de venganza, se encuentra un día con que le han quitado su estatus de “rey de la avenida”, una especie de título nobiliario de los camellos, y que este “rey”, hijo de un tipo al que en su momento mató el padre de Taz, planea también acabar con toda su familia. Como el que no quiere la cosa, Taz recibe la visita del mismísimo Satán que le ofrece su puesto de “Rey de la avenida”, a cambio de que cumpla su voluntad, así que un demonio reencarnado en el cuerpo de su difunto padre, vendrá desde el infierno para hacerle recuperar el estatus, a base de organizar una carnicería.
Mal, la verdad. Y eso que me gusta mucho la idea de meter rollos satánicos y toquecitos gore, en una trama gangsteríl de barrio… pero lo malo es que siendo una cosa demasiado tomada en serio, al final a salido aburridilla. Le pasa un poco lo que a EVIL ANGEL, que navegando entre géneros opuestos, no termina de funcionar.
Ni nos interesa la trama gangsteríl, ni el terror es suficiente para que la tengamos en cuenta. Un par de momentos gore (Rhames cortándole el cuero cabelludo a un menda con un cortafiambre…¡Ouch!) no la salvan de la quema, y al final la cosa se queda en una broma mediocre, que igual en otras circunstancias habría sido interesante.
Como hijo de Ving Rhames (¡) tenemos a Simon Rex ( SUPER HERO MOVIE, RISE: CAZADORA DE SANGRE o SCARY MOVIE 3 y 4) y en la dirección tenemos a Ryan Combs, que ya dirigió a Rhames en ANIMAL 2 hace un par de años y en THE WRATH OF CAIN, justo antes de PIRAÑA 3-D… se ve que el chaval está en nómina.
Flojita.

lunes, 15 de noviembre de 2010

AL FILO DEL TERROR

Griego, es un ventrílocuo venido a menos, se ensaña con sus muñecos cuando fracasa en una actuación, de hecho, a uno de sus muñecos en concreto, “Sonrisas”, lo descuartiza con un hacha ante la mirada de su hija de cuatro años, que es amiga de estos muñecos. Incluso, de noche, estos cobran vida para jugar con ella.
Un día Griego, descubre que lo de hacer voces, no se le da mal a la pequeña, así que planea un maquiavélico plan para volver a obtener fama y dinero; usará a su propia hija como muñeco, y acabará con todo aquél que descubra este secreto, pero, ¿Podrá con unos muñecos que están vivos?
Esta ha sido la “big surprise” de las mierdas Mexicanas de los años 90 por lo que a mi respecta, no el balde,” Something weird vídeo”, distribuidora yanqui que aboga por lo bizarro y lo exótico, tiene una edición de esta peli… eso sí, en dvd-r (es largo de contar).
Se trata de una película retorcida y perturbadora, cuya cutrez, de modo involuntario ayuda a que sea aún mas sórdida si cabe, y, sin venir demasiado a cuento, en una escena en la que Griego descuartiza a un muñeco, este sangra a lo burro. Bien, he visto muchos descuartizamientos en el cine, de todas las maneras y tamaños, de niños y mayores, de chicas guapas y también feas… pero pocas me han producido tan mal rollo como esta a un muñeco que sangra.
Claro que por otro lado, si hay un par de escenas de mal rollo, rápido aparece una escena de dialogo con unas frases tan tontas y ridículas que te tienes que reír a la fuerza. Se alcanza ese tono festivo de las películas malas, y mientras esperas el siguiente despropósito divertido, aparece otra escena en la que Griego golpea a su hija con el cinturón y te vuelve a entrar el mal rollo. Toda una montaña rusa de sensaciones.
Los muñecos que el ventrílocuo usa, son unas replicas casi exactas de los actores enanos que les interpretan cuando estos cobran vida. El hecho de que sean replicas, no deja de parecerme acertado, porque se logra que cuando los muñecos aparecen en escena, cueste diferenciar si son las replicas o los actores, cosa esta que también ayuda a todo lo perturbador del asunto.
Insisto en lo de “perturbador” del asunto, porque las intenciones de este villano que es Griego, son de lo más retorcido: como calibra que, al ser viudo, nadie piensa que tiene una hija, para que el mundo no lo sepa, ni sospeche que esta es el muñeco que el utiliza, la secuestra en su casona de campo, con su cuñado como cariñoso y cobarde guardián, al que se le dará muerte por permitir que la niña reciba la visita de una amiguita suya. Amiguita esta que por otro lado, acabará encerrada en el sótano junto a la propia hija de Griego, y junto a los muñecos. Una crueldad con la infancia, que si un juez español supiera de la existencia de esta película, mandaba encerrar a su director, aunque para ello tuviera que sacarle de la tumba.
No es de extrañar, que, obviando algunas chabacanerías normales dentro del cine de serie Z, AL FILO DEL TERROR, sea una película del todo efectiva, entretenida y con un buen sentido del ritmo, si tenemos en cuenta que su director Alfredo B. Crevenna, empezó a hacer cine prácticamente en la adolescencia en los años 30 y dejó de hacerlo en los 90 a los ochenta y tantos años, y no siguió, porque se murió. Esta, sin ir mas lejos, es una de sus últimas películas, pero en esos sesenta años dedicados a hacer películas, dejó algunos títulos muy populares como LA MANO QUE APRIETA, LOS ASESINOS DEL KARATE, así como muchos de los mejores títulos de “El Santo” o “Blue Demon” en su extensísima filmografía dedicada por entero al cine de género. Por suerte o por desgracia, Crevenna, no conoció la época del “Home video”, al fallecer antes del auge de este formato.
En el reparto tenemos a un clásico del cine mexicano como es Fernando Almada, al que pudimos ver en algún espagueti Western, e incluso en películas Españolas como PERROS CALLEJEROS II de José Antonio de la Loma.
Almada, cuanta también con una extensísima filmografía en cine y en “Home vídeo” al cual dedicó los últimos años de su carrera, y en ello sigue. En AL FILO DEL TERROR, demuestra ser un actor, sobradamente solvente.
Muy recomendable, divertida, rara y malsana, es de las que hay que copiarse en un dvd.

viernes, 12 de noviembre de 2010

JOVENES OCULTOS 3 : SED DE SANGRE

La cosa, con esta segunda secuela, mejora sustancialmente. Vamos, no es que nos encontremos ante una orgía de satisfacción, pero si estamos ante un divertimento mas que correcto en los tiempos que corren. Aunque si ayer acusaba a JOVENES OCULTOS 2 de aprovecharse de nuestra nostalgia, esta lo hace más todavía, aunque en este caso, ese detalle parece no molestar como si ocurría en su antecesora, no solo por el tema de la banda sonora, si no también por llegar incluso a incluir extractos del primer JOVENES OCULTOS, lo que le da un toquecito “Explotation” muy de agradecer, aunque por otro lado, se huye de la estética de la serie B. JOVENES OCULTOS 3, quiere parecer una película mainstream por todos los medios. Por otro lado se recupera al otro hermano Frog, el que parecía que molestaba en la primera, Alan Frog, interpretado por el “Loser” Jamison Newlander, por el que si ha hecho mella el paso del tiempo. Y ya para terminas y como guiño a los fans, no solo de la saga, si no del tandem Haim-Feldman, se hace un bonito homenaje a Corey Haim, recientemente fallecido. Claro, que hay que saber leer un poco entre líneas para detectarlo.
En esta ocasión, Edgar Frog, pasa de ser un secundario a ser el protagonista, no ya de la película, si no de la saga, la cual queda abierta, y con la intención de introducir mas monstruos, no solo vampiros.
Un vampiro Alpha, está en Ibiza organizando “Raves” y drogando a todo el personal. Pronto se descubre que no es droga lo que les da, si no su propia sangre, por lo que todo aquél que la pruebe acabará convertido en vampiro. El plan de este, es tener un ejército mundial de Vampiros. La próxima “Rave” se celebra en California, por lo que alguien, intentará contratar los servicios de caza vampiros de Edgar Frog, ya retirado porque su hermano es medio vampiro.
Lo bueno, es que tras muchos telefilmes de medio pelo, tras verle hacer el absoluto subnormal en producciones de la Troma, o tras un intento fallido (y español) por recuperarle en THE BIRTHDAY, esta es verdaderamente la recuperación de Corey Feldman. Cuando hablo de recuperación verdadera, me refiero a que, obviamente desenganchado de sus hábitos, se le vuelve a dar un papel relevante como protagonista, aunque sea en el mercado del vídeo, que por otro lado es el publico que realmente necesita a Feldman… los de las platéas han cubierto sus necesidades nostálgicas con Jason Bateman en roles mas o menos serios y/o respetables, ahora los del video-club, tenemos de nuevo y en condiciones a Corey Feldman.
Los elementos auto-parodicos tan exagerados del personaje que la segunda película nos mostraba, en esta desaparecen, dentro de un orden, pues al fin de al cabo, no deja de ser una secuela auto-parodica. Y además, Feldman, sacará tajada de los beneficios, pues también ejerce de productor ejecutivo.
A nivel gore, la cosa decae notablemente a favor de una espectacularidad y un ritmo muy superiores a JOVENES OCULTOS 2, pero sobretodo, la película destaca por que se centra en lo único que marcó huella en la primera JOVENES OCULTOS: el ver a los Hermanos Frog, veinticinco años después, matando vampiros. Por lo demás, muy correctita.
En las labores de dirección, desconozco por qué pero tenemos al director y guionista Italiano Dario Piana, con solo tres títulos en su filmografía, incluido este.

MUTANTES EN LA UNIVERSIDAD

Aunque cuando se lanzó "Mutantes en la universidad" Troma ya llevaba años activa, no hay duda de que esta, junto al primer "Vengador Tóxico", fueron los verdaderos arranques de lo que, a partir de ese instante, sería la "fórmula -temporalmente- infalible" de Lloyd Kaufman y Michael Herz para destacar entre la ingente cantidad de subproductos paridos desde todos los bandos. Mete humor cazurro, mete tetas, mete gore y mezcla todo ello con unas buenas dosis de caos y locura (que ya estaban en sus comedias previas, tales que "Viva la juerga" o "Pegado a ti"). Es evidente que "Mutantes en la universidad" intenta estirar de la cuerda de "Toxic" (el hipócrita mensaje pseudo-ecológico, los residuos verdes burbujeantes, los punkarras como los malos e incluso -aunque aquí se reduzca a una escena- un héroe invencible resultado de accidentes químicos), y bien le salió la jugada porque, como sabréis, de este film, originalmente titulado "Class of Nuke´em High", salieron dos secuelas más, justo cuando la Troma vivía su mejor momento.
En la central nuclear de Tromaville hay una fuga de residuos. El jefe de la misma decide ocultarlo, así que en el instituto que hay cerca los estudiantes comienzan a verse afectados sin que nadie pueda hacer nada. De entre todos ellos, una chica (la deliciosa y muy muy muy apetecible Janelle Brady) quedará preñada de un bichejo que, tras otro baño de residuos, crecerá hasta un tamaño considerable -muy guapo por cierto- y la liará a hostias con los protas y con la panda de punkarras que son, obvio, el terror del insti. Supongo que no pecaré de lerdo si digo que esta peli es la versión Troma de "Curso 1984" o de cualquier otro producto de "colegios conflictivos", lo que no deja de ser chocante que tantos sabios asocien a la factoría al espíritu del punk rock, dado que en sus "primeras" películas los malos siempre iban con la estética del imperdible, un pensamiento este muy conservador.
Al principio hablaba de la "fórmula Troma". Bien, es evidente que hoy día está ya gastada. En "Mutantes en la universidad" y "Toxic Avenger" aún se logra mantener cierta sobriedad, Kaufman y los suyos están más preocupados en contar una historia entretenida que en perder los papeles. Luego, a base de estirarla cual chicle y abusar de ella, perdió su sentido. Hoy día cualquier producto Troma es sinónimo de caos, de desfase por desfase, de acumulación por acumulación, de ver al puñetero Kaufman haciendo el paria delante de la cámara (que buenos tiempos aquellos en los que se limitaba a dirigir!!!), a hacer chistes autocomplacientes y no parar de mirarse al Trombligo...a veces sale bien ("Toxic Avenger 4"), otras sale mal ("Poultrygeist: Night of the Chicken Dead").
Viendo este "Mutantes en la universidad" me he dado cuenta de dos cosas. Uno, de cómo en su momento este film llegó a fascinarme, no paraba de verlo, me encantaba (y que, by the way, ¡alquilé en "El Corte Inglés"!. ¡Que carátula más guapa la Española!, supera a todas las demás). Me atrevería a decir que, aunque el vengador tóxico tiene más carisma, "Mutantes..." es mejor pelicula (con una dosis menor de violencia y sadismo). Dos, el cómo echo de menos aquella etapa de la productora... hoy todo lo que hacen me suena a refrito, a auto-plagio mal entendido y peor aplicado incluso por ellos mismos.
Tal vez sería momento de que Troma se planteara un cambio... aunque imagino que les da terror la simple idea de alterar la percepción que su público fiel tiene de ellos. Eso no impide la existencia de desinformados promulgando que Kaufman y los suyos hacen "lo que les da la gana". Sí claro, ¡y unos cojones!.
Dirigen esta simpática y entretenida locura el propio Kaufman tras pseudónimo (Samuel Weil) y Richard W. Haines, responsable también del tochito "Splatter University" y de la visible "Asesinos del espacio".
Ya está anunciado el remake... junto al del "Vengador Tóxico". Veremos cómo Lloyd Kaufman se enfrenta a eso.

El almanaque de mi padre (Manga)

El almanaque de mi padre de Jiro Taniguchi es un manga poco convencional, o al menos forma parte de esos comics japoneses que no tratan de violencia, sexo o lios amorosos. Es una obra personal, para degustar con tranquilidad y que te hace pensar. La familia, los viejos recuerdos, los antiguos y nuevos temores, el amor...en cierta medida me recordó mucho a la película de Zhang Yimou, El camino a casa, y es que tiene muchas similitudes, empezando por el motivo del viaje que inicia el protagonista, la muerte de su padre.

Youichi Yamashita vive en Tokio y desde hace 15 años no ha vuelto a su pueblo natal. Nada mas empezar la historia recibe la llamada de su hermana mayor comunicándole el fallecimiento de su padre. Youchi no tenia un gran afecto por su progenitor, debido a que cuando el era pequeño su madre les abandono, echándole Youchi toda la culpa a su padre. El viaje que inicia para el velatorio y posterior entierro de su padre, no solo sera físico, sino que gracias a las historias de sus familiares y a sus propios recuerdos, Youichi comprenderá la dura situación que paso su padre. Acabara por descubrir que no todos sus recuerdos eran exactos, que su padre jamas dejo de quererlo y lo que es peor, se dará cuenta que fue muy injusto con quien siempre quiso lo mejor para el, aunque ello significara perder un hijo.

La historia, tremendamente emotiva, hace que reflexionemos sobre la relación que cada uno tenemos con nuestros padres. Nos toca la fibra al saber que el día que alguno de estos fallezca siempre habrá algo que se nos quedara en el tintero, que les querríamos haber dicho o preguntado. Una sencilla historia familiar que se adapta a cualquier país, religión o raza, y es que inexorablemente todo moriremos algún día, y nuestros padres también, por mucho que nos duela es ley de vida.
Por su aspecto sentimental, no es un manga para todo el mundo, pero todo el mundo debería de leerlo.

jueves, 11 de noviembre de 2010

JOVENES OCULTOS 2 : VAMPIROS DEL SURF

No se a cuento de que, la primera secuela de JOVENES OCUTOS ha tardado veintitantos años en llegar, y cuando lo hace, lo hace para las estanterías de los ya cada vez mas extintos video-clubes. Eso si, de la mano de la filiar de Warner, Warner Premiere, que cuida sus productos videocluberos, para que no lo parezcan tanto.
Un chico y una chica, hermanos, llegan al pueblo costero donde acontecieron los hechos de la primera, y donde a modo de gag auto-parodico, aun podemos ver a Tim Capello, torso desnudo (y obeso en vez de mazas) en ristre, tocando el saxo por las calles.
Obviamente, estos dos hermanitos pronto empezarán a relacionarse con jóvenes de buen ver de la zona, sin saber ellos que son vampiros. El jefe de los Vampiros, da de beber su sangre a la chica, con lo que ya la tenemos casi convertida, así que con la ayuda de un aun mas auto-parodico Corey Feldman, que repite el papel de cazavampiros de la primera ( y que a pesar del tiempo y las drogas, se conserva muy bien), tratarán de volver a esta muchacha a su estado normal.
Ah, como su título indica, a todos estos vampiros, y a Crey Feldman incluido, les gusta mucho hacer surf.
Una chorrada estúpida y poco divertida, a pesar de sus momentos gore que son bastante brutotes y efectivos, aunque por otro lado, los maquillajes son mas bien tirando a sosos. En cuanto al tema transformaciones, solucionada a base de CGI de tercera categoría, pues casi que se las ahorren, porque no concibo que en una misma peli, veamos una espectacular (y artesana) decapitación y en la misma secuencia una mierda de infografía… o me lo das todo o no me des nada, pero medias tintas no quiero.
Se juega con la nostalgia en la banda sonora, en la cual no deja de sonar el famoso tema de la primera (no se quien lo compuso y no me voy a poner a buscar ahora) versioneado de varias maneras, e incluso metido ahí tal cual se concibió, como si con eso ya tuvieran hecho el 90% de la película.
En definitiva: Una mierda.
Dirige el, en sus ratos libres, actor P.J. Pesce, director de la divertida ABIERTO HASTA EL AMANECER 3 o la videoclubera ASES CALIENTES 2, que se lo monta con las series y con las secuelas videocluberas que da gusto.
¡Ah! y olvidaba decir, que como en toda peli que no mola, hay un cameo de Ton Savini, que dicho sea de paso, es lo mejor de la película.

AULLIDOS 7

La verdad es que llegó un momento en el que comencé a dudar si la séptima entrega de la franquicia de "Aullidos" no sería una leyenda urbana, porque parecía casi imposible visionarla o leer sobre ella. Pero no, sí existió, y ayer noche pude por fin verla... aunque la palabra adecuada sería sufrirla. Resulta curioso, trágico y fascinante cómo un film tan chulo y entrañable como el de Joe Dante pudo acabar derivando, con el paso de los años, a este "Aullidos 7" (en los USA "The Howling: New Moon Rising" o "The Howling: Mystery Woman"), es decir, a la más baja muestra de serie Z, casi rozando el amateurismo mal aplicado (repito por si algun lerdo nosentera que para mi lo amateur es maravilloso, salvo cuando intenta fingir ser otra cosa, ahí es cuando me entran dolores y arcadas).
¿Y de qué va "Aullidos 7"?, buf! a ver... de un tio que llega a un pueblo de la américa ultra-profunda coincidiendo con misteriosos crímenes. Hay quien sospecha que es un hombre lobo, y que se trata del recién llegado (motivos hay), pero también podría ser otro que aprovecha la ocasión para cargarle el muerto al pobre idiota.
En fin, que sí, que es una pedazo de mierda risible de esas duras, duras. Verla entre colegas fijo que es un cachondeo, pero solo, ¡¡ouch!!, duele. Todo ello se desarrolla, como decía, en un pueblo de la américa más paleta. Tenemos tíos vestidos de cowboy pa dar y regalar y, sobre todo, una banda sonora trufada de country, ¡¡pero asaco!!, hay veces en las que suenan hasta tres temas seguidos. Sin contar los números de baile y, directamente, las secuencias de bandas actuando en un garito. Acabas hasta las pelotas (y eso que a mi no me desagrada el country), sobre todo porque en 60 minutos de peli solo hay UN asesinato, y ni siquiera vemos al monstruo. En realidad este no aparece hasta el final del todo, horripilante morfing mediante, y es tan cutre y triste como cabría esperar. De por medio, además de música country, tenemos momentos de humor voluntario dolorosamente patéticos, muchos diálogos sin sentido ni motivo, infra-actuaciones (el 99% del cast son peña real que habita el pueblo y que, obvio, no se dedican a la interpretación) y dos tios, un cura y un policía que es la combinación perfecta entre El Fary y David Carradine (no exagero), hablando de hombres lobo y tirando de falsh-backs. En estos podremos ver las únicas explosiones y el único gore de toda la peli, ya que se tratan de extractos de las cuarta y quinta entregas, que no porque sí están producidas por el mismo baranda que se encarga de "Aullidos 7"... y no solo de dirigirla, también produce, escribe, monta e ¡interpreta al protagonista!. Dado que este mismo tio, Clive Turner, actuó (y produjo) también la quinta entrega, se supone que en esta séptima es el mismo personaje aunque... ¡con distinto nombre! (también estaba en la cuarta, según Imdb). Está guay eso de que, por fin, una de las entregas de "Aullidos" haga referencia a los títulos previos, incluso aquí sale la misma actriz que protagonizaba "Aullidos 4" recordando su terrible experiencia... lástima que haya tenido que ser en la peor de todas.
Resumiendo, un despropósito en toda regla. Todo ello se traslada hasta la carátula del VHS yankee, que aquí les dejo, en la que se asegura que es "Una de las mejores películas de hombres lobo jamás hechas" según Los Angeles Magazine (claro que luego, en letras pequeña, vemos que dicha reseña hace única y exclusiva referencia al "THe Howling" original, no a esta séptima demencia!!). Por ahí también dicen que los responsables son los mismos de la saga "Pesadilla en Elm Street" o la novena de "Viernes 13"... y todo porque New Line se encargó de su distribución en video. Los hay mu listos, oiga!.
Esperemos que la nueva entrega (si es que se trata de tal y no de un remake de la de Joe Dante... cosa esta que ya existe y se llama "Aullidos 4") no siga el orden descendiente y le devuelva a la franquicia un poco de la dignidad perdida que sí tenían -sin contar la primera- la sexta... y un poco la quinta... y... ya está.
"The Howling"... que gran culebrón, sería un artículo muy interesante repasarlas todas, ¿tal vez en un futuro "AVT´Zine"?, ¡quizás!.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

20 AÑOS SIN EL NEGRO

Si son ustedes lectores de AVT de los de verdad, de los que nos leen todos los días independientemente de sobre lo que se escriba o quien lo escriba, sabrán que por mi parte, de un tiempo a esta, me he ido aficionando a dos cómicos Argentinos que siempre comparo con Pajares y Esteso, y que, a la par que estos, protagonizaron una serie de películas mas o menos afortunadas, pero que a mí ya me valen para tenerlos en alta estima. Ellos son Jorge Porcel y Alberto Olmedo, ambos ya fallecidos.
De sobras, resta decir que estos dos espectaculares cómicos son unos completos desconocidos (a no ser que seas lector de este blog) y que muy poquitos podrán captar lo que digo en esta reseña, cuando afirmo que este, es el jodido país de la envidia.
Lo de “El Negro”, es el sobrenombre que tenía Alberto Olmedo, al igual que el de Jorge Porcel era “El Gordo”, y estos apodos son cosa de tradición; los cómicos Argentinos era muy dados a ponerse estos Alias.
Bien, pues Alberto Olmedo, que falleció una fatídica noche de 1988 tras caerse desde el balcón de la habitación del Hotel donde se hospedaba, dejó en el camino una buena ristra de amigos y a un país entero que le adoraba (El éxito de Olmedo en Argentina, era una cosa que a día de hoy no se me ocurre un símil con el que compararlo…) y en este documental, se entrevista a familia y amigos del cómico, que nos irán contando anécdotas sobre su vida, así como se hace un repaso a su carrera en cine y televisión. Un documental fundamental para comprender la trayectoria de este cómico, y saber un poco a que nos enfrentamos cuando nos ponemos frente a una película suya.
Lo que a mí me llama la atención (y que justifica eso de que este, España, es el país de la envidia) es que siendo Olmedo un cómico de sal gruesa, mas de la grosería que del humor inteligente, no solamente contara con el beneplácito del publico, si no también del resto de la profesión, así como de gente de corte más intelectual… del protagonista de LA GALERIA DEL TERROR, gente como Ricardo Darín o José Sacristán dicen de el, poco menos que era Dios.
Bien, sin embargo en España, de nuestros Pajares y Esteso, si se hace un documental es para sacar sus miserias y trapos sucios. Y yo no he escuchado a Javier Bardem o a Luis Tosar hablar de ellos, ni bien ni mal. Y eso es por envidia.
Dirige el documental Matías Gueilburt, cuya experiencia profesional hasta que hizo este documental, fue editar cosas en televisión.

martes, 9 de noviembre de 2010

UN LUJO A SU ALCANCE

Genuina y pura comedia Española setentera, de las que ya no se hacen (Y ya no quedan), infravalorada por muchísimos e incluso despreciada por otros, que hace de lo políticamente incorrecto su bandera, y con una filosofía exquisita y transgresora para la época en la que se filmó.
Un apuesto galán (Arturo Fernández), es esclavizado por su esposa (Concha Velasco), que lo tiene empleado como masajista en un salón de belleza. Trabaja tantas horas, que solo piensa en dormir. El salón de Belleza es un éxito, porque como el es tan guapo, está siempre repleto de señoritas (y algún marica (Andrés Pajares, muy jovencito)) que acuden allí, solamente para ser masajeados por este hombre… pero el está agotado.
Hasta que un día, la esposa muere de un sincope, y la cosa cambia… el galán ya no quiere dar palo al agua y se recluye en en su dormitorio junto a su mascota, por lo que todos los que forman parte de su circulo social, se enfrentarán a el para que vuelva al trabajo.
Bien, lecturas que yo personalmente saco de las intenciones de esta película. A) La mujer es un cáncer que únicamente piensa en lo monetario, siempre y cuando sea el marido el que trabaje. B) El trabajo jamás dignifica, así que vaguea todo lo que puedas, que eso es lo que te llevas a la tumba. El prota lo deja todo con tal de no trabajar. Una oda al no- trabajo, al vivir con poco, y al descanso perpetuo. C) La familia política es una lacra, así que si puedes, que se lleven lo que se merecen (y si se merecen mierda, pues mierda).
Lógicamente, la película es demasiado ingenua para plantearse lanzar estos mensajes, pero de manera involuntaria, los da, como involuntariamente lanza una apología de los malos tratos; Arturo Fernández, es acosado por una bella señorita, a la que en respuesta a dicho acoso, a grito de “¡Orieeeeent!” propina un puñetazo, fuera de plano que deja a la señorita el ojo morado. Hoy un gag impensable, en la época, un chiste de ojo morado, sin mala intención.
Y ya, obviando todos estos aspectos, decir que ver a Arturo Fernández haciendo de Arturo Fernández, es siempre un placer, máxime cuando un Andrés Pajares primerizo, le acompaña en la tarea cómica haciendo de maricón, junto con la presencia del carismático Don Jaime de Mora y Aragón, cuya carrera de vividor de tres al cuarto, está pidiendo a gritos un biopic, en una comedia dirigida por “La maquina de hacer dinero” Ramón Fernández, record de espectadores en salas hasta hace bien poquito por su NO DESEARÁS AL VECINO DEL QUINTO.
Yo no entiendo a los detractores de la comedia, pues a día de hoy, yo no conozco una película actual con mas ritmo que esta, y que se pase tan rápido. Va a ritmo de “Slapstic”, sin por ello descuidar la , también rauda, verborrea de los actores.
Además esto es historia de nuestra cinematografía, así que ¿Por qué ese desprecio? ¿Por los chistes de sal gorda? No, es porque odian el cine, los mismos que defienden EL PERRO DEL HORTELANO.

The Walking Dead (Ep. Piloto)

Poca presentación necesitan estos comics ahora adaptados a serie de TV por Frank Darabont y es que la semana pasada estuvo en boca de todos con motivo del estreno del episodio piloto. Robert Kirkman el creador del comic, ya aclaro que la serie y el comic tendrían distintas historias para poder sorprender a los que ya leyeron su obra, y de momento los cambios han sido minimos, aunque ya sabemos que el segundo episodio traerá muchos de estos cambios. De todas formas lo importante esta ahí, la soledad, el mundo completamente hecho añicos, las relaciones de los personajes y lo que estarán dispuestos hacer para sobrevivir.

Para ser justos hay que decir que el ritmo del piloto es pausado, incluso lento, pero al ser la primera toma de contacto hay que reflejar las consecuencias de una invasión zombie, así como el sentimiento de Rick Grimes de soledad. Rick es el protagonista, un policía con problemas matrimoniales que ha sido herido en un tiroteo y ha entrado en coma. Al despertarse en el hospital, se encuentra todo patas arriba, ve miles de cuerpos en el patio pero no sabe exactamente que ha ocurrido. Solo puede pensar en su mujer Lori y su hijo Carl, así que se dirige hacia su casa, pero no encontrara a nadie allí. Sin embargo un padre y su hijo que viajaban hacia Atlanta le salvan de ser atacado por un zombie y le explican como han llegado hasta esa situación. Al comentarle que en Atlanta se había organizado un punto de reunión seguro, Rick intuye que su familia se dirigió hacia allí. Ahora tiene un objetivo, llegar a Atlanta y encontrarse con ellos.

Si, hay zombies, y con unos maquillajes espectaculares, pero como se ha dicho en mil y un entrevistas y anuncios, los no-muertos no son lo importante, simplemente son la excusa para tener un escenario post-apocaliptico. La verdadera chicha de la serie se encuentra en las relaciones de los personajes, algo que también sucedía en el comic. Esto supone momentos emotivos y duros ¿Serias capaz de matar a un zombie que era tu esposa? Parece que la respuesta obvia es si, pero estando en situación la cosa es mas jodida.
La serie ha arrancado muy bien, cierto lo del ritmo pausado, pero asi es mejor, no habrian respetado el comic si estos zombies corrieran y fueran frenéticos, además para eso ya esta 28 días después y su secuela.
Esto es The Walking Dead, y que dure.

lunes, 8 de noviembre de 2010

ALARIDO DEL TERROR

Seguimos con la Saga Cardonera, esta vez con otro producto de René Cardona III, prolífico como pocos, chapucero como el que más y entretenido como ninguno (cuando lo es…) y partidario de todos los géneros, dándonos ahora una joyita de la serie Z terrorífica, con bichejo incluido, que me ha hecho sonreír de placer unas cuantas veces en mi sofá.
La premisa parte de una vieja leyenda del folclore Mexicano, “El Cheneque”, al igual que pasara con otra locura del Perú EL TUNCHE, la estructura y forma de la peli, así como el bicho en cuestión, son muy similares, aunque en el fondo ambas muy distintas.
Unos individuos entran en un convento con el fin de sustraer sus riquezas. Se llevan unos huesos, que harán de “El Cheneque” salga de su guarida (ese convento) para recuperarlos. En el camino, el bicho se llevará a la hija del prota a sus dominios, así que con la ayuda del un chamán llamado “El Colibrí”, comenzará la encarnizada entre el bien y el mal.
La peli es un vehículo para puro lucimiento de su protagonista, el histérico Hugo Stiglitz, que además la produce y mete en el reparto a su hija Sofía Stiglitz, que con dos añitos demuestra que aquello de la sobreactuación se lleva en la sangre y puede aflorar a temprana edad. Por otro lado, tenemos a otro Todo terreno Mexicano, Roberto Ballesteros, que al igual que Stiglitz, se ha curtido en cientos de películas de diversas cataduras (NARCOSTANICOS DIABOLICOS) que interpreta a un chamán de absoluta pacotilla. Hay un momento en la peli, en la que está sentado con los ojos cerrados, llega su sirviente para avisarle de algo, muy alterado, y le dice: - “Perdone, estaba usted durmiendo”, Ballesteros abre los ojos y le responde: - “Se podría decir que estaba durmiendo, si”. ¡Un descojone padre, compañeros¡
Para mas inri, “El cheneque” es un monstruo que se lo monta de manera súper sangrienta y con un aspecto de lo mas chanante, bruto como pocos, y con un hilillo de voz para nada en concordancia de su pinta… (eso si, la peli se llama ¡¡ALARIDO DEL TERROR!!).
Una vez leí que una de las películas que más habían influenciado a Cardona III era POSESIÓN INFERNAL, por lo que hay momentos de absoluto homenaje (¿o debería decir plagio?) en lo referente a la cámara desde el punto de vista del monstruo.
Muy maja, muy entretenida, muy tosca, cuando le toca serlo, soberanamente aburrida, pero al fin de al cabo un producto fantástico genuino, hecho por gente con tradición y con aspecto “tercermundistamente” hablando ochentero, aunque esto sea una peli de 1991.
¡Que viva el latex!

CROMWELL, EL REY DE LOS BÁRBAROS

Esta es una de mis más recientes adquisiciones en formato VHS, original de la época y bla, bla. He de confesar que cuando la vi alquilada, hace ya muchos años, me aburrí tanto que me quedé frito. Fue una tremenda decepción, porque se trata del debút del popular realizador B-oso (y Z-toso) Albert Pyun, responsable también de cosas como "Sueños Radioactivos", el "Cyborg" de Van Damme o, sobre todo, el famoso/infame "Capitán América" del año 1990, fallido intento de rodar la primera adaptación digna de un cómic de la Marvel. Yo, como no podía ser de otro modo, en el periodo que alquilé "Cromwell..." me estaba convirtiendo al Pyun-ismo... y este film representó un serio traspiés. El día que, hace una semana escasa, la descubrí a la venta en formato magnetoscópico, creí que la nostalgia actuaría por cuenta própia y sabría disfrutar más de aquel film que cuando era un desinformado adolescente (miento, ¡yo nunca he estado falto de información cuando se trataba de ver películos!). Craso error, my friends.
La estructura de "Cromwell, el rey de los bárbaros" es la misma que cualquier otra muestra de "espada y brujería". Malo malísimo (en este caso el que da título a la edición española, el tal Cromwell) mata a padres de chaval de turno, y en este caso supuesto heredero al trono. Muchos años después, y ya crecido (convertido en un encantador golfo/truhán musculado), el tipo se toma la revancha. El problema es cómo este concepto se desarrolla, a mi gusto excesivamente apartado de la tónica general de lo que esperaría de un film de "espada y brujería", demasiado centrado en la época medieval, demasiado deudor de la aventura clásica de capa y espada, demasiados toques de humor... demasiado ligero, a pesar de escasos momentos de sangrante violencia y notable tenebrismo.
De hecho, lo mejor de "Cromwell..." es el arranque y el final. Sobre todo los primeros 11 minutos, que prometen mucho, ya que se centran en ese fugaz aspecto más versado en la magia y con tímidos momentos de terror, con la aparición de un mago de aspecto monstruoso. Dado que no volvemos a verle hasta el final, lo del medio se torna aburrido y carente de garra. Sé que no es una opinión general, este film posee un enorme culto y hay quien lo considera estupendo y entretenido... no es mi caso. Comprendo por qué me dormí de chaval, y ya estoy pensando en cómo cambiarlo por otro VHS de más valor para mi.
En el reparto destacan algunos rostros entrañables, como los del eterno malo Richard Lynch, el eterno monstruo -con y sin maquillaje- Richard Moll (él interpreta al mago, claro), Simon MacCorkindale (yo lo recordaba por su intervención en el "Muerte en el Nilo" de John Guillermin), Robert Tessier (habitual malo/calvo en infinidad de exploitations y famosas series de televisión) o Joe Regalbuto (el amigo de "El halcón callejero"). Junto a Pyun, tenemos en tareas de fotografía a Joseph Mangine, a quien también le dio por dirigir todo un anti-clásico de los video-clubs, "Neon Maniacs".
Al final, antes de los créditos, se anuncia una secuela ("Tales of an Ancient Empire") que Pyun no ha podido materializar hasta hoy, actualmente se encuentra en fase de post-producción. Hey, no tengo intención de verla.
"Cromwell, el rey de los bárbaros" tiene sus aspectos positivos, sí, sobre todo estéticos (la ambientación y la atmósfera, estupendas), pero la verdad es que a mi se me hizo más pesada que la versión original sin subtítulos del penúltimo melodrama de Tarkovsky.

domingo, 7 de noviembre de 2010

FANTASMAS EN EL ORDENADOR

Hubo un tiempo, en los añorados (y dorados) años del videoclub, en el que, como si de historia de España se tratara, los que poseíamos un reproductor beta, pasamos una transición. El ir al video-club, y ver como poco a poco aumentaba el catalogo de VHS, mientras que se estancaba el de Beta. En esa transición, vi mucha mierda, dado que había que alquilar las viejas pelis costrosas de Beta, pero me perdí mucha otra, precisamente porque no la tenían en Beta. Esta película es el claro ejemplo de lo que digo. No quiero decir que no saliera en Beta, pero si que no la tenían ya en mi video-club habitual (el Olympiada III ). La carátula era para mí de lo más sugerente. Una comedia contemporánea, con el horror como telón de fondo. Nunca conseguí verla. Hasta ayer.
La peli, es en realidad un telefilme de quinta categoría, con menos atractivo que la madre que lo parió.
Un par de chavales, chico y chica, muy ochenteros ellos, se dedican a hackear ordenadores ajenos, hasta que un día sin ellos saberlo, se hackean mutuamente. Una compañía trapichea, creando falsos fantasmas (muy mal hechos) con el fin de hacer una estafa, y la pericia de estos dos pazguatos, pondrá en jaque todos esos malvados planes.
Pues esta sinopsis que les acabo de hacer, está mejor explicada de lo que está la peli.
Es tan insoportable y tiene tan poca gracia, que no se me ocurre nada salvable ni criticable en ella.
Ni hay horror ni hay comedia (elemento este que se vendía en aquella carátula de forma desmesurada), ¡nada! ¡Es insípida!
No me enrollaré más, solo decir, que si no la hubiera visto nunca, mejor, y que si la hubiera visto en su momento, lo mas probable es que esta reseña de hoy no existiera. Y que no comprendo, como me atraía tanto esta mierda en su momento…
Dirigen dos “Telefimakers” llamados Marcus Cole y Rob Stewart.

sábado, 6 de noviembre de 2010

LA NOCHE DEL BAILE DE MEDIANOCHE

Estaba predestinado a hablarles de esta película. Verán, hace unos días, y con motivo de la celebración del Halloween (que me parece estupendo que se mezcle con las fiestas autóctonas... creo que ambas pueden convivir perfectamente), un amigo me llamó pidiéndome que le recomendara "pelis de terror ochenteras que tengan Halloween como tema central". Se me pasaron unas cuantas por la cabeza, y una de ellas fue este "La noche del baile de medianoche". Pero no la mencioné porque, que yo sepa, actualmente no hay copia disponible en las Españas. Pasan unos días y otro amigo me llama ayer mismo para hacerme otra consulta, me dice que tiene un colega que busca "La noche del baile de medianoche" en dvd y que si sé cómo conseguirla. ¡¡Otra vez tú!!. Todo esto hizo aflorar mis recuerdos, así que decidí buscarla y volver a verla -y la encontré, subtitulada y todo, lista para ser descar... ops!, digo devorada- (por cierto, que a este último amigo le recomendé que tirara de Amazon).
"La noche del baile de medianoche", "The Midnight Hour" en su tierra, tiene cierta relevancia sentimental para mí. Si la memoria no me falla, fue la primera peli que alquilé yo solito en un video-club concreto, el "JP". El "JP" era un verdadero paraíso para el adicto. Hoy sería declarado zona protegida. Se trataba de un establecimiento enorme repleto de todas las chuches imaginables, especialmente en su sótano, que desvordaba productos de serie B y aledaños. Si pienso en todo lo que tenían allí, me entran cagarrinas. Bien, una de las muchísimas era este "La noche del baile de medianoche". Desde un buen principio, quedé prendado de su guapísima carátula. Se me antojaba muy excitante el hecho de no saber de su previa existencia y no conocer nada de ella. Finalmente la alquilé y, en fin, como suele pasar quedé algo decepcionado, así que el lugar que ha ocupado en mi memoria durante todos estos años ha sido escueto... pero ahí ha estado, hasta que la providencia la despertó de su letargo!.
Bien, ayer noche volví a verla. Más sabio y con menos muelas, pude ver algunos detalles más que no supe valorar en su época. La cosa va de unos chavales del insti que, haciendo el ganso la noche de Halloween, juguetean con una supuesta maldición real y reviven a todos los muertos del cementerio local, entre los que se encuentran un psicópata la mar de peligroso, una vampira y un hombre lobo (!!). Estos se encargarán de liarla parda, de modo que los héroes de turno se verán obligados a detener el despipote.
De entrada decir que estamos ante un telefilm, producido -obvio es- para emitir la noche de las brujas (concretamente, la de 1985). ¿Eso que significa?, pues que "The Midnight Hour" es pulcra, mínimamente violenta, minimamente aterradora, con notables ribetes de humor y, casi, casi, sin gota alguna de sangre. Pero no es caca, lo que ya es mucho. Tiene algunos momentos visulamente notables (el ataque de la vampira en el sótano, con todas las botellas de vino descorchándose, el pueblo envuelto en el más absoluto caos...) y, of course, tiene su encanto. Pero tampoco es para tirar cohetes, vamos, que en realidad se trata de un producto muy mediocre al que el tiempo ha beneficiado por aspectos estéticos (¡maldita nostálgia!).
¿Curiosidades?, pues los arranques de humor algo molestos (dos zombies que están ahí básicamente para las risas, el enano cabezón y uno con chollas), la utilización en el jugoso soundtrack de una versión instrumental del "How soon is now?" de los "Smiths" y que el film denota la influencia del entonces popular "Thriller" de Michael Jackson, especialmente en cierto e inesperado número musical capitaneado por unas de las actrices, Shari Belafonte, hija de Harry y que siguiendo la estela paterna, se pone a canturrear. La acompañan la hermosa Dedee Pfeiffer ("Vamp"), esta vez eclipsada por una belleza aún mayor, la de Jonna Lee (hoy día retirada de la interpretación y volcada en la creación artística, tiene web y todo) que protagoniza una bonita historia de amor (me hago mayor) con el ignoto actor principal. También tenemos a LeVar Burton (luego popular por su papel de "el tio ciego que vé" en el "Star Trek" de la nueva generación) y unos cuantos veteranos, Kurtwood Smith (uno de los malos de "Robocop"), el entrañable Dick van Patten (el padre de "Con ocho basta") y el fallecido Kevin McCarthy. También rula por ahí el vozarrón de Wolfman Jack, al que pudimos oír a lo largo del "American Graffiti" de George Lucas. Al director, Jack Bender, también le debemos "Muñeco Diabólico 3" y un montón de reputadas series, entre las que se encuentran episodios de "Lost".
La verdad, dar un veredicto respecto a "La noche del baile de medianoche" me resulta jodidamente difícil... en realidad me parece sosilla y rozando el aburrimiento (de hecho, si la vuelvo a ver no será hasta que hayan pasado otros 25 años), pero claro, tiene ese "algo" que le otorga un velado encanto así que... ¡ustedes mismos!.

viernes, 5 de noviembre de 2010

FATSO

¡Ojo!, no confundir esta peli con otra del mismo título protagonizada por Dom Deluise en 1980… es una tragicomedia igual que esta, pero se centraba en lo compulsivo de comer en algunos obesos. Esta sin embargo, se centra en otra cosa mas divertida: la no-vida sexual de los gordos.
Rino, traductor de Alemán de profesión y dibujante de cómics como pasión, se pasa la vida lamentándose, haciéndose pajas y follándose melones. Su condición de gorderas, le impide tener vida sexual. Pasa los días perdiendo el tiempo con un extraño individuo tan virgen como el. Hasta que un día, sus padres que viven en otra casa, alquilan una habitación de la casa en la que habita Rino, a una veinte añera Sueca, y estudiante, que le va a dar muy mala vida a nuestro protagonista.
Hoy en día, que una peli Noruega se deje ver, para mi ya es más que suficiente. Ahora, este FATSO, que se deja ver muy bien, a pesar de que peque de ingenua en algunos aspectos y muy transgresora en otros, y aunque en definitiva me ha gustado, no deja de parecerme repugnante en intenciones, ya que la película trata por todos los medios de caerle bien a un sector muy concreto; los gordos freaks de granos purulentos, que no ligan ni a la de tres y que todos los abrazos que en su vida van a dar, van a ser a la chica a la que ponen el hombro, cuando a la muy puta, le deja el novio guapete de turno. En ese sentido la película se desenvuelve previsiblemente y con tanto tópico que da asco. Sobretodo en el hecho de esperanzar a estos chavales… seamos serios, lo mas lógico es que esta fauna, no folle EN SU PUTA VIDA, porque son peña que da asco físicamente hablando, aunque tengan una vida interior la mar de rica.
Hay un momento en la película, en la que parece que la sensatez va a ganar a la situación ideal que todos nos esperamos, es decir, que al final el gordo, como es lógico no folla, pero se cargan un final redondo (y por ende una película redonda) con un final esperanzador y del todo baboso. ¿Entonces, para que ha servido toda la mala baba que la peli ha desprendido todo el rato? Porque en algunos momentos, se las gastan pardas…
Pero, por otro lado, si me despojo de prejuicios y valoro la peli como lo que en realidad es, lo cierto es que es una comedia muy amena que cumple con su función, también es un ejercicio artístico notable (el uso de la “Steady” , los ángulos desde donde se ha colocado la cámara, así como la utilización de trasparencias en algunos planos, son de un pedante que asustan… pero el buen hacer de la película en su grueso, hace que el espectador medio no se percate de ello, y el que se percata, es porque esos planos le han gustado, como es mi caso…) y aunque me pese, el espectador hacia el que va dirigida la peli, se va a sentir tremendamente identificado.
¿Qué podía pasar por una peli “Indie” Americana? Yo diría que incluso se busca eso expresamente.
Con todo, esta si, la recomiendo. El dire, como no podía ser de otra manera, es un Noruego llamado Arild Fröhlich, y el prota Nils Jørgen Kaalstad famoso en su país natal, por las series que ha protagonizado, y sus habilidades en el micro, como monologuista.

jueves, 4 de noviembre de 2010

LA BANDA DE LOS PANCHITOS

Pensando yo (váyase usted a saber por qué) que me iba a encontrar con una nueva entrega de los punks, lo que me encuentro es con una película de maleantes en toda regla, al estilo del mal llamado “Cine Quinqui”, de aquí, pero a la mexicana.
La película nos cuenta el desarraigo de los jóvenes de extrarradio, que movidos por la sociedad, se ven obligados a delinquir. Pobrecitos. Sobretodo en la contradicción de las intenciones: Hay una escena en la que la banda de “Rockers” como se hacen llamar ellos, hablando entre ellos de lo duros que son y lo duro que hay que ser y deciden ir al cine (¿desde cuando los macarras van al cine?), y claro, como la sociedad les obliga a robar y a ser malos que te cagas, entran en masa al cine, sembrando el caos… pero eso si, ven la película callados y con suma atención. Vaya una chorrada.
Pero del “Juez” Mexicano no se salva nadie, ya que si se nos muestra a esos jóvenes que delinquen por culpa de las actitudes de la gente de bien, también nos muestra la corrupción de la policía, que cuando los atrapa, pudiendo solucionar el tema de varias formas, optan por multar a los pobres padres de los delincuentes con el fin de lucrarse. Que malos son los policías.
Ahora si, lo bueno de la peli. No se trata de una película “Explotation”, como nos tienen acostumbrados los Mexicanos, en este caso se trata de cine social de tercera categoría, es decir, que pretende lanzar un mensaje positivo. Lo he comparado con el cine de De la Loma, pero en realidad esto está mas cerca del cine de Armendáriz, lo que pasa es que como está filmada con los mismos medios de una peli de serie Z, pues, seria o no, se obtienen los mismos resultados y las risas están aseguradas. Sobre todo la banda de macarrillas, sus conversaciones, y su marcado acento de barrio (mexicano, eso si), se llevan la palma de la risa floja.
Muy mala y fallida… sobretodo para sus artífices.
Ya talludito, Arturo Velazco, el director, sigue haciendo cine, mas concretamente “Home videos” de temática…. ¿Lo adivinan? ¡Eso es! Cine Narco.
En cuanto a LA BANDA DE LOS PANCHITOS, debe ser una institución en México, porque en 2001, hicieron su remake… eso si, para el mercado del video.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

LAS AVENTURAS DE TREMENDO

“Tremendo”, era un grupo de fans Argentino, que diseñaron para que compitiera, al menos en Argentina, con el grupo “Menudo” desde Puerto rico, donde militaba Ricky Martin. Se caracterizan por dos cosas: Tuvieron un éxito fuera de todo precedente, y cuando dejaron de tenerlo, desaparecieron a base de bien. Pero durante el periplo les dio tiempo a hacer una película.
Digamos, que yo soy fan de las “Fan movies”, es un género que me gusta, y de cual he visto bastantes pelis. No me quedaré corto si digo que LAS AVENTURAS DE TREMENDO es la más cutre, chabacana, pobre y costrosa de cuantas he visto. Y es que en este sub-genero existe de todo… Las hay con cierta calidad, como las pelis de “los Beatles”, las hay absolutamente demenciales como LAS AVENTURAS DE ENRIQUE Y ANA, y las hay aburridas como LOCA POR EL CIRCO con Teresa Rabal, y aunque en su mayoría rozan aquello de la vergüenza ajena, LAS AVENTURAS DE TREMENDO, se mete de lleno en esos terrenos, pero una vez mas el entretenimiento, esta vez muy moderado, hace que salga airosa.
Una pija repelente, se empeña en que “Tremendo”, vayan a actuar a su fiesta de cumpleaños. Estos tienen un par de dias libres que van a pasar en un chalet de la urbanización donde vive la niñata, así que su abuelo, potentado como pocos, acude a contratarles con un cheque en blanco. Al manager de “Tremendo” se le saltan los ojos con la oferta, pero “Tremendo” no trabajan en su días libre, y menos por dinero (¡Hay que me parto, como si estos tomaran decisiones en el invento!). Así que la niñata, decide secuestrar al manager para que canten.
Bien, pues en cuarto de hora lo sueltan, y a otro asunto. Empieza entonces una sinrazón de numeritos musicales que no vienen a cuento y problemas de rápida resolución: dejan abandonado en la puerta del chalet un bebé, lo bañan un poco y en menos de cinco minutos, llega su pobre madre reclamándolo, pero se soluciona rápido ofreciendo los “Tremendo”, una habitación donde alojarse a la señora. Y así toda la peli; presento un problema, soluciono un problema y canto.
La peli es de una factura infame, Si no supiéramos que es Argentina, tiene todas las características de una peli Turca: imagen aceitosa y sepia, mal montada, encuadres superchungos… a eso añádanle que la copia que yo he visto, está llena de cortes, y rayones reales, causados por el desgaste… ver esta peli es como ver un vómito en el suelo durante hora y media. Pero te tienes que divertir por cojones.
En primer lugar el aspecto y canciones de los chavales. Cuando empezó, yo pensaba que la peli era de 1979 o 1980, a juzgar por los atuendos (camisetas sin mangas hasta la cintura y pelo cardado a lo “Bee-Gees”), pero no, resulta que la peli es de 1986… me da a mí, que por muy ridículos que fueran los 80, en ese año, las pintas y canciones de “Tremendo” estaban un poco desfasadas…. Pero sin embargo, como facilitan la tarea de las risas en 2010.
Con un puñado de cómicos Argentinos de la época en el cast, dirige la cinta el artesano Enrique Cahen Salaberry, poniendo, además broche final a su fructífera carrera dedicada al cien más popular, con esta porquería.