miércoles, 21 de septiembre de 2011

La Princesa Prometida

En 1987 Rob Reiner filmo una de esas películas, que no se a vosotros, pero que a mi me marcaron de chaval. Creo recordar que la primera vez que la vi estaba en el colegio, luego ya la he visto todas las veces que la han dado en la televisión y la he pillado empezada. Lo que no supe hasta hace unos años y puede que muchos aun desconozcáis, es que esta basada en un libro. Su escritor es William Goldman que también es guionista de la película y de muchas otras como Dos hombres y un destino o Misery.

Empieza el filme con un jovencisimo Fred Savage (Aquellos Maravillosos Años) y un cascadete Peter Folk (Colombo) nieto y abuelo respectivamente en la película. El abuelo acude a ver a su nieto enfermo, y ya de paso para leerle el cuento de La Princesa Prometida. El joven, que muy malito no esta la verdad, pasa bastante de su señor abuelo y no tiene ganas de oír historias cursis y empalagosas. Pero el abuelo empieza a leer la historia y poco a poco su nieto ira mostrando más y más atención, llegando al punto de querer saber todo lo que ocurre aunque sean escenas de besos, algo que desde el principio deja claro que ni le gusta ni le interesa. La historia que cuenta el abuelo es el argumento en si de la película.

Westley es un joven mozo de cuadra que se enamora de Buttercup, la princesa del reino. El siempre contesta a las ordenes de la princesa con una coletilla, "Como desees" Esta frase aunque inocente sera clave más adelante. Westley decide salir al mundo a conseguir fortuna y así poder casarse con su amada, pero los años pasan y la ultima noticia que Buttercup tiene de su amado es que se topo con el barco del sanguinario pirata Roberts, el cual no deja prisioneros, así que le da por muerto. Por mandato de su padre, el Rey, se prepara la boda real entre Buttercup y el noble de turno. Justo antes de la boda, la princesa es secuestrada por tres delincuentes, entre ellos el mítico Iñigo Montoya (suya es la mejor frase de la película) como fuerza bruta contaron con el luchador de werstling Andre el gigante, y el jefe de estos dos, Vizzinni, el malo de los tres, porque los otros dos son un pedazo de pan. Mientras huyen con la princesa un misterioso hombre vestido de negro ira derrotando a los secuestradores uno a uno. Cuando parece que la princesa ha salido de la sartén para caer en el fuego, los guardias de su prometido la rescatan, pero al oír como el misterioso hombre de negro, al caer por una ladera, repite el "Como desees" Buttercup comprende que es Westley quien se oculta tras el antifaz. Buttercup vuelve en contra de su voluntad al reino y todo sigue su curso para la boda, aunque ahora ya no desee celebrarla, así que Westley, con la ayuda de Iñigo Montoya y el personaje de Andre el Gigante, intentaran rescatar a la princesa aunque eso les lleve (y les traiga) a la muerte.

Es un comedia de tintes románticos, con frases y escenas que se graban en la memoria. Donde los buenos son muy buenos y los malos no son tan malos, salvo el hombre de seis dedos, que ese si, ese es un cabrón. La forma en que se narra la historia, con ese abuelo y ese nieto es un gran acierto, porque eso es lo que esta ocurriendo, nos están contando un cuento. Si bien es cierto que en mi opinión nos pasa al contrario que al nieto, y es que para mi la primera mitad de película es sublime, y la segunda mitad algo mas floja. Aun así, es una película que no me canso de ver, que es limpia, simpática y entretenida. Como curiosidad, decir que los viejos que "curan" a Westley son Carol Kane y Billy Crystal, aunque con la caracterizacion, no se les reconozca. Y para terminar, la frase de la película que seguro no necesitáis ni leer porque os la sabéis de memoria: "Mi nombre es Iñigo Montoya, tu mataste a mi padre, preparate para morir." Que grande por dios, nunca una amenaza de muerte sonó tan bien.