jueves, 31 de marzo de 2011

TERMINATOR WOMAN

Habré visto esta película tres veces. La primera me gustó, me pareció muy maja y disfrutable. Pasado un tiempo, repetí, y me reafirmé en mis impresiones originales. Tanto fue así, que la copié en una cinta. Desafortunadamente, la presté... y nunca volvió. Así que hace unos días me llevé una sorpresa muy grata al descubrir que "Terminator Woman" (adecuado título hispánico de "Eve of destruction") había sido editada en España por "Eurocine Films", eso sí, en condiciones patéticas. Desde la carátula, a su contenido, pasando por la calidad de la copia, todo es una mierda pinchada en un palo. Pero una de gordísima. Claro que, entre lo poco exigente que soy yo, que tampoco es un producto que necesite de muchos lujos y que, joder, estaba barata (1,95) dije "Es mía!". De hecho, convencí a un buen amigo para que se la comprara, y me hizo caso.
Eve es un cyborg experimental construído a imagen y semejanza de su propia inventora. Pero un día, durante unos ejercicios, se estropea y se vuelve loca. El problema es que todos los datos que guarda en su memoria son verdaderos recuerdos de la científica, incluídos odios y rencores que Eve se tomará a la tremenda, metralleta en ristre. Encima, corre el peligro que explotar y convertirse en una bomba atómica. Ahí es nada. El gobierno, acojonado, pide ayuda a Gregory Hines, actor y caza-terroristas.
Lo triste del caso es que, ayer noche, tras verla, pensé "Joder, pues no era tan buena como la recordaba". No es que sea una mierda, para nada, es una peliculita correcta con sus buenas ideas y momentos... pero supongo que mis expectativas y mis recuerdos algo engañosos me jodieron la velada. Es una "serie B" con medios y tal, pero hablan demasiado y matan poco. Encima, toda ella tiene un chorrísimo aire como a feminismo rancio que me provocó urticaria.
En fin, que para pasar el rato vale.
Ahora mi gran duda es, ¿me seguirá dirigiendo la palabra mi amigo después de verla?. Espero que sí... para uno que me cae bien de verdad.

miércoles, 30 de marzo de 2011

LO ÚNICO BUENO DE "ROBOVAMP"

Hace unos días rescaté de mi colección de VHSs esta cosilla, con intención de revisarla y reseñarla en nuestro blog amado. Bien, el viaje fue absoluta y completamente insoportable. Sí, este producto de Tomas Tang (supuesto caballero del que Mr.Olid es fiel seguidor) resulta una basura intragable de proporciones bíblicas. A duras penas es útil como producto risible. Resultaría un corto muy coñero si se limitaran a dejar las escenas del Robochungo contra los vampiros, pero el relleno, mata. Sin embargo, sería absurdo negar que la carátula y, especialmente, el cartel, son fascinantes. Aún recuerdo cuando vi este último hace muchos años en un "L´Ecran Fantastique" y casi se me caen las pelotas al suelo. A día de hoy, sigo considerando que esta muestra de "exploitation" en su condición más extrema es una aténtica maravilla. Lástima que represente a una cosa tan mierdosa.Es por ello que, aún evitando la reseña propiamente dicha, les dejo aquí con la carátula íntegra escaneada de mi VHS... que, por cierto, ya está regalado.


martes, 29 de marzo de 2011

HISTORIAS VIOLENTAS

Seguimos sorprendiéndonos con según que películas pertenecientes a la cinematografía fantástica Mexicana. En esta ocasión, le damos un “chanse”, que dirían ellos, al EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD Mexicano. No, no estamos ante una “Explotation” propiamente dicha, es simplemente una película de capítulos, que al igual que la americana, contiene cinco de diversa catadura, dirigidos por distintos cineastas. Firman el producto Diego López (Nada que ver con EL BUQUE MALDITO), Daniel González Dueñas, Carlos García, Víctor Saca y Gerardo Pardo, bajo un guión de Pedro F. Miret (que váyanse ustedes a saber por qué, se lo dedica en los créditos a Luis Buñuel), que desde luego, le echaba imaginación al asunto
Estas historias son tan raras, surrealistas y marcianas, que han hecho que tenga esta película en muy alta consideración. Y efectivamente, el título le viene a la película que ni pintado, porque mas que de terror, la película es de agresiones. HISTORIAS VIOLENTAS, como reza el maravilloso título.
La primera, trata de un individuo que cuando sale de casa cada mañana, es empujado con furia contra la pared, por su vecino. El tipo, no se defiende de estas agresiones, que llevan sucediéndose desde hace seis meses. Un día, averigua que el agresor trabaja de camarero en un restaurante, y va a allí a vengarse, ejerciendo de cliente molesto. Las consecuencias de esta osadía, son empujones contra la pared, aun más violentos.
En la segunda, vemos una fiesta de gente bien, a la que un borrachín pesado acude vestido de Azteca, suelta su rollo, y al final de la fiesta, un asistente trajeado, empieza a mofarse de el. La consecuencia de esto, es más agresiones y más violencia.
En la tercera historia, una pareja, presta a hacer al amor, son testigos de cómo una nave espacial se posa ante su ventana. Ella sale a ver si los ve, y el, con el coito interrumpido, se queda en casa. Consecuencia de esto, entran los extraterrestres en casa, y se dan de hostias.
La cuarta, nos presenta a un individuo que entra en el cine, y cuando acaba la película, se queda encerrado en la sala junto con el resto de espectadores. Pronto sabremos por qué los encierran.
Y en el último capítulo, somos testigos de como los vecinos de una urbanización, matan a patadas al dueño de un coche al que se le ha estropeado el claxon y no les deja dormir. El coche también sufrirá la ira de los vecinos.
La película es lenta a mas no poder, los guiones de los capítulos, son de lo menos sólido que existe en el cine fantástico, las interpretaciones son infames, técnicamente es una patata hervida…pero es tan curiosa, sórdida y violenta, que la recomiendo encarecidamente, porque cada capítulo que pasa, se disfruta mas. La ves y piensas “Que peli mas rara”, pero es que a medida que va pasando se pone mas rara… y engancha. Claro, que es tan rara como tonta… realmente los planteamientos de cada capitulo son una gilipolléz y la resolución de estos, o es también una gilipollez, o no existe y la película en si misma es una gilipollez. El compendio de todo eso, la convierten en una pieza rara en su conjunto, e interesante en definitiva, que sin dejar de ser una mierda de peli, es de las que mola descubrir…. Y mejor aún, de las que te levantas al día siguiente, y todavía te acuerdas de ella.
Personalmente, mi cerebro se licua, gracias a los capítulos del señor al que empujan, o en el que el prota, con bigotillo, les da una paliza a los extraterrestres. Decir delirio, es quedarse corto.
Yo me la grabo en un DVD.

EL TERROR NO TIENE FORMA

Topamos aquí con otro de esos remakes facturados en la época en la que no eran el plato de cada día y, por tanto, no se les tenía tanta manía. Se trata de una nueva versión del clásico cincuentero "The Blob" adaptada a los tiempos de entonces, finales de los 80. No hace falta decir que continuamente nos están "amenazando" (lo pongo entre comillas ya que yo no soy de la legión anti-remake) con una tercera versión más. De hecho, se dijo en su momento que de ella se encargaría Rob Zombie, pero la cosa no ha avanzado. Esto da pie a plantearse cual sería la mayor diferencia entre un blob ochentero y un blob dosimilypiquero, y salta a la vista: los efectos especiales de la criatura. En el original ya molaban, en "El terror no tiene forma" son estupendos... y siguen siendo físicos. No hay que tener un diploma de Oxford para adivinar que un blob moderno sería CGI total y absoluto. Y sí, perdería, perdería mucho (claro que en otros aspectos ganaría, porque mientras los efectos del monstruo en este remake ochentero son buenísimos, las transparencias y los cromas apestan bastante!!!).
La historia es bien clásica: Un meteorito llega del espacio portando una masa gelatinosa que lo devora todo, y no tarda nada en comenzar a papearse a los habitantes de un pueblecito. A medida que come, crece. Un rebelde sin causa de plastilina y la chica pija le harán frente.
Con "El terror no tiene forma" (que repasé ayer en la versión VHS que tengo, caja incluida -esto ha sido una fardada, lo sé-) me pasa algo muy raro. Le reconozco los muchos méritos que tiene, y me parece que es una peli muy buena, PERO no me alucina... no me flipa... no me hace vibrar, ni me la pone dura. Le falta algo... o le sobra algo. De hecho, posiblemente se trate de la pareja protagonista, que tiene menos carisma que un repollo. Ella es intragable, y no te crees ni por un momento que al final se convierta en She-Rambo. Ninguna queja respecto a los secundarios, con los que no cuesta nada empatizar, algo que ayuda a que lamentes sus muertes puesto que los autores del guión (entre ellos, nada menos que Frank Darabont, ¡que gran letrista era este señor!) no se están de cargarse a los más majos. Las muertes perpetradas por el blob son todas ellas muy guapas, de antología y muy retorcidas, no sabría destacar una... me molan la del chaval que le mete mano a la novia (interpretada por una jovencita -y entrecejuda- Erika Eleniak), la del desagüe, la de la cabina telefónica. Todas son guapas. El desenlace también está muy digno.
Resulta simpática la parodia que se marcan de los "slashers" con la peli que se proyecta en un cine donde el monstruo hará su agosto (de chaval esta coña me ofendió, pensaba: "No se por qué criticáis la falta de imaginación de los "slashers", cuando en realidad vosotros estáis haciendo un remake!"). Y si pones atención, verás a Bill Moseley (uno de los actuales fetiches de Rob Zombie, curiosamente, y famoso por su rol de chalao en "La matanza de Texas 2") en un pequeño papel.
El director, Chuck Russell, vivía su momento de gloria cuando dirigió "El terror no tiene forma". Venía de parir la tercera de "Pesadilla en Elm Street" con éxito, y luego firmaría "La Máscara", que fue todo un hit. De ahí en adelante, la cosa tiró para abajo con "Eraser", "La Bendición" (menuda chufla!!!) y "El rey escorpión". Ahora el amigo Russell ha perdido ya su estrella, y vive del pasado (recientemente acudió a una proyección de "El terror no tiene forma", que comienza a ser tratada como un clásico moderno).
Ya os digo, sin ser una de esas pelis que hacen subirte por las paredes de placer cinéfago, el resultado es lo suficientemente bueno y ameno como para ser disfrutado sin mayor dificultad.

domingo, 27 de marzo de 2011

REDNECK ZOMBIES (LOS ZOMBIES PALETOS)

Qué duda cabe que estamos ante uno de los pocos títulos estandarte de la Troma. Aquí llegó en pleno pre-boom gore y tuvo un peso importante a la hora de "dar ejemplo" o "inspirar" a un montón de retrasados fashion victims a pillar la video cámara y ponerse a grabar festivales de humor cazurro y gore. Porque sí, "Redneck Zombies" está grabada en vídeo. En vídeo del 1986... nada de digital ni polladas. Y sí, es un festival de gore y humor cafre. Sin embargo, a veces no basta con eso. Si no sabes hacer bien la mezcla, por mucho que los ingredientes sean garantía de éxito, te saldrá un churro. Eso era lo habitual con los cortos gore-ñordas de los 90, pero no es el caso de "Redneck Zombies". Pericles Lewnes -director- y su entregado equipo sabían cómo rodar, cómo montar, cómo dar ritmo, en fin, que tenían talento... y el resultado final, sin ser la leche, tiene su gracejo.
Un bidón con residuos tóxicos cae en manos de una familia de paletos que lo utilizan para fabricar wishky. Naturalmente, todo aquel pobre incauto que lo consuma terminará convertido en un zombie caníbal la mar de cabreado, cosa esta que se extenderá por la zona y afectará directamente a unos excursionistas porreros.
En general no se puede afirmar que haya una trama propiamente dicha, cosa esta que a los 40 minutos comienza a pasar factura y amodorrarlo todo un poco. Se salva por el tremendo clímax final y, obvio, por el baño de gore y asquerosidades, que es mucho, pero puede que incluso hoy ya esté superado (maravillosa la frase publicitaria del maravilloso cartel: "La película más repugnante que jamás se haya filmado"). También de excesivos podemos tildar los momentos de alucinaciones y mutaciones, donde a golpe de efectos de vídeo casi perdemos el raciocinio. Especialmente cargante es la secuencia en la que uno de los personajes, a tope de ácido, delira a base de colorines mil... esto, sumado a que la escena en sí es la peor de toda la peli, llevan nuestra paciencia al límite.
Naturalmente lo que predomina en esta peliculita casera es el humor, uno de bien lerdo y básico, pero que funciona (sin embargo, no está exenta de sus intentos mal rolleros, como la parte del "carnicero freelance"). Personalmente me quedo con el personaje del redneck gordo, es genial, tanto por la actuación del tipo como por el doblador español (by the way, el propio director interpreta nada menos que al paleto gay!).
Los homenajes, cómo no, están a la orden del día, destacando los de "La matanza de Texas" (que también incluye una parodia muy divertida del autoestopista de aquella), "El día de los muertos" (un tío partido por la mitad) o "Posesión Infernal" (el inicio y el desmadre gore del final).
Contaba Pericles Lewnes que rodó "Redneck Zombies" en vídeo porque en aquellos tiempos era un modo muy eficaz de abaratar costes y muchos otros que tomaron el mismo sendero habían tenido éxito (la famosa y aburrida "Blood Cult"). Su carrera posterior fue de lo más extraña y atípica para alguien que ha hecho una peli como esta, se dedicó a los efectos especiales y firmó algunos documentales premiados, anuncios y video-clips. Su último largometraje propiamente dicho es del 2007, se titula "Loop" y está a años de distancia de la aquí comentada, tratándose de un "thriller psicológico" la mar de raro (eso sí, rodado en vídeo). Interesante.
Lo dicho, "Redneck Zombies" es lo que es... no engaña a nadie y ofrece lo que uno puede esperar de semejante cuadro, solo que un poquito por encima de la media. Seguramente sea la mejor y más potable peli de su estilo (gore rodado en vídeo) de la década que la vio nacer.

sábado, 26 de marzo de 2011

SHLOCK! THE SECRET HISTORY OF AMERICAN MOVIES

Ya sabéis lo que se suele decir del cine "exploitation". Que es más interesante ver sus posters, y sus trailers, que sus películas. Yo añadiría una cosa más: los documentales que giran en torno a su historia. Como este "Schlock! The Secret History of American Movies", producido en el 2001 y dirigido por Ray Greene. Que sume ya diez años de existencia tiene una ventaja, entonces aún vivían muchos de los "exploiters" que hoy ya no están entre nosotros.
El documental se centra básicamente en la trayectoria de la famosa "A.I.P", a la que dedica un cacho bien gordo entrevistando a algunos de sus nobles representantes, Samuel Z. Arkoff y Roger Corman (¡y Dick Miller!). Luego, se fija en David Friedman y Doris Wishman como máximos culpables de los nudie-cuties (instigados por Russ Meyer, al que se menta muy por encima). Friedman repite con "Blood Feast" y el nacimiento del gore. Sin embargo, y eso es raro, Herschell Gordon Lewis no aparece (Friedman y Wishman sí. A todo esto, resulta de lo más hilarante el momento en que Forrest J. Ackerman echa pestes del "godfather of gore"). De los nombres ilustres que se mencionan surgidos de la academia Corman, el único que se presta es Peter Bogdanovich. El docu se cierra cuando la mentalidad "exploitation" se afinca en Hollywood (con especial fijación en el entonces reciente "Godzilla" de Emmerich) y nace el porno.
El viaje es interesante y bastante entretenido, pero no redondo. Se echan de menos algunos nombres (sobre todo del pre-exploit como Dwain Esper, aunque a Kroger Babb sí se le menciona) y, no se, da la sensación de que la cosa se ha quedado a medias. Demasiada "A.I.P.", ¿y Andy Milligan o Al Adamson?. Pero claro, hablamos del 2001, y entonces este era un tema aún no TAN -irónicamente- explotado en el terreno del documental, así que no podemos quejarnos.
Lo más fascinante de todo es descubrir cómo, a causa de diferentes circunstancias (lo reprimidos que estaban los de Hollywood), fueron naciendo aquellos temas "escabrosos" que hoy han dejado de ser parte del "exploitation" para integrarse en cualquier película standard.... ya saben, violencia, sexo, drogas, etc. También mola mucho el hecho histórico de que los "exploiters" primigenios iban proyectando sus películas de pueblo en pueblo montando barracas. ¡¡Que tiempos aquellos!!.
Con todo, y sin ser una joya, se deja ver lo suyo, informa y ayuda a desconectar del mundanal ruido.

jueves, 24 de marzo de 2011

GRITÉ UNA NOCHE

Mientras un grupo de chicas adolescentes, dan rienda a los impulsos propios de la edad, un individuo con peluca rubia, gabardina y gafas de sol, da cuenta de todas ellas.
Un sencillo argumento, para un Slasher de corte semi-amateur Argentino, que es completamente repugnante, porque parece querer excusarse de su condición de cine fantástico, y lo hace a base de petardas conversaciones entre las jovencitas y un montaje capaz de volver loco al mas templado. Cortes y mas cortes, la cámara se mueve de forma exagerada, y se quiere teñir todo de un alo intelectualoide, que me da mucha, mucha grimilla. Hasta el profesor de teatro de una de las protagonistas lleva gafas de pasta.
Adrián García Bogliano, director que se ganó un gran prestigio internacional con HABITACIONES PARA TURISTAS, al año siguiente con muchos menos medios y mucha menos imaginación, rodó este engendro, que como característica principal tiene la mala hostia de, con unos movimientos de cámara imposibles, y una música a base de guitarra eléctrica, cargarse todas las atmósferas posibles en las escenas de asesinato, y provocar, en lugar de terror o algo similar, la vergüenza ajena mas horrorosa.
Recuerda ligeramente, a una corriente que está ahora muy de moda, el sub -género sobre jóvenes colegialas descaradas y parlanchinas, como la serie EL PACTO, o el BUMPS del underground Bob Moricz ( aunque sin embarazos de por medio). No obstante, el pajillero más pajillero, está de enhorabuena, porque adolescentes en pelotas, tetas y felpudos, los hay por doquier. En concreto destaca una larga escena lesbica entre dos jovencitas que hará las delicias todos esos guarros, mientras hace plantearnos si son adolescentes reales, o se han buscado chicas mayores de edad con aspecto virginal para hacer la película, y por ende, la escenita de marras. En cualquier caso les vemos hasta las amígdalas.
Mala hasta limites extremos, no recomiendo su visionado, mas que, como ya he dicho antes, a los cerdillos pajerillos.
¡Ah! Una cosa buena que decir; El look del “Slasher-man”, mola que te cagas, Barato, recurrente y resultón. Tomen nota los cineastas amateur.

DINOCROC VS. SUPERGATOR

La gran aceptación popular de la asylada "Megashark Vs. Giant octopus", hecho inédito hasta entonces en el mundillo del cine producido para el mercado del video/dvd y la tele por cable, rápidamente puso en alerta a todos los mercachifles que se mueven por terrenos tan pantanosos. La idea de unir en una misma trama, y un mismo título, a dos criaturas agigantadas era, visto lo visto, sinónimo de éxito. Lo que se traduce en ganancias. No deja de ser curioso confirmar cuán de buitres son esta gente del "exploitation", que no les basta con devorar a los grandes, también los peques, los que están a su mismo nivel, pueden ser un plato digno de gourmet si las circunstancias son las adecuadas. Y en el caso que nos ocupa, lo eran. Estando el rey de los tacaños y jetas en primera posición, es decir, Roger Corman, resultaba del todo inevitable que llegara a producirse un film como "Dinocroc vs. Supergator". Se abrió la veda de los films voluntariamente delirantes de título llamativo... porque tanto Asylum como Corman, y su "New Horizons", ya se han sacado de la manga unos cuantos más. Y los que vendrán, siempre y cuando la cosa responda bien.
La trama no tiene secretos, y es tan trillada y tópica como cabría esperar. Un cocodrilo y un caimán mutados genéticamente escapan de su encierro y comienzan a devorar a todo aquel que se cruza en su camino. O debería decir aquella, dada la predilección que los reptiles tienen por las mozas tetudas. La maquinaria se pone en marcha y varios personajes, entre ellos un cazador digno de tebeo, irán en busca de los bichos con el fin de pararles los pies. O las zarpas.
Que Roger Corman esté en la producción es sinónimo de varias cosas (no todas buenas). Y que Jim Wynorski esté en la dirección (y guión) escudado tras su "alias habitual como director de pelis de monstruos gigantes" Jay Andrews, es sinónimo de varias cosas (no todas buenas, aunque sí algunos chistes privados bien majos, como citar "She Gods of Shark Reef" -peli de Corman fechada en 1958- en un diálogo). ¿Por dónde arranco?... no se, pues eso, estética plana, fría y estéril. Efectos especiales un poco más dignos de lo habitual, pero tampoco demasiado. Diálogos chorras (la escena inicial de la pareja de bañistas es de juzgado de guardia). Situaciones tronchantes. Desenlace tontaina y final tan previsible como todo el conjunto hacía suponer. En fin... lo de siempre y mas allá que has visto en todas las pelis del estilo, ya sean "Asylum", "New Horizon" o "Syfy Channel". Da igual. Y el caso es que, honestamente, "Dinocroc vs. Supergator" se aguanta bien. No, en serio, es menos chapas de lo que uno puede suponer en un principio. Ideal para la tarde del Domingo.
Más detalles: es una de las últimas intervenciones de David Carradine antes de su muerte ¿accidental?. Entre los responsables del soundtrack está el gran Chuck Cirino. La frase publicitaria del cartel ("Whoever wins... we lose") es exactamente la misma que la de "Megashark vs. Crocosaurus", la secuela del clásico de Asylum (quien roba a un ladrón...). Jim Wynorski tiene un breve papel como granjero... ¡que mal le sienta no llevar barba!, ¿y este cabrón se folló a Monique Gabrielle en sus mejores tiempos?, ¡la vida es injusta, amigos!.

martes, 22 de marzo de 2011

LA PREHISTORIA DEL "AVT"

Ya hemos hablado aquí de cuando este blog era únicamente un fanzine (entonces lo llamaban pro-zine) dedicado a toda clase de contenidos contra o pseudo-culturales. Entonces, muy influenciado por "The Next Big Thing" (otro veterano zine que se mutó a blog), el "Aquí Vale Todo" hizo su triunfal entrada en el ciber-espacio (después de varios frustrados intentos de hacerlo como web). La diferencia es que, además de blog, nosotros seguimos siendo un fanzine. Y no porque creamos que los blogs son los fanzines del futuro (¡eso es una mierda y una mentira!), sino porque cada Noviembre (coincidiendo con la Maratón de Cotxeres) y cada Agosto (con el fin de combatir la modorra general), editamos pequeños fanzines de papel que van paralelos a los contenidos del blog (y uno de ellos contó con una portada casi-exclusiva del gran John Holmstrom).
Pues bien, antes de todo eso estuvo el "fanzine-libro" (???) "Aquí Vale Todo", del que les dejo portada y contraportada para que vean. Fue en 1997, el mismo año del número uno del primer "AVT". Se trata de un especie de ensayo sobre el punk rock con especial dedicación a hablar de un tema que, entonces, nadie parecía estar interesado en tocar, el punk en el cine. Así pues el librito, totalmente autoeditado, cuenta con los siguientes capítulos: "Punk, algo más que ruido" (una defensa del punk como actitud antes que nada), "El resurgir de los punk$" (sobre todo el boom del revival surgido durante los apestosos 90), "El punk en el cine o el cine punk" (pues eso), "El anarco-punk" (un vistazo a una de las ramas más activas creativamente del punk), "Punk 2000" (el futuro del mismo), "Punk Español" y "¿Existe el cine punk Español?" (estos dos últimos capítulos iban cargados de odio!!).
Edité unas pocas copias (puede que 70) y lo vendí en la Feria del Disco de aquel año. Lo curioso es que me saqué bastantes de encima, no recuerdo a qué precio. Poco después, y buscando un título para el que iba a ser mi nuevo fanzine, uno de los editores sugirió retomar el de mi libro... y así se quedó. El resto, pues... es el resto.
Detalle curioso: lo de "Aquí Vale Todo" lo saqué de una entrevista que yo mismo hice al líder del grupo "Nueva Catecismo Católico" en 1996 para mi fanzine "Suburbio". Cuando le pregunté qué significaba para él el punk, esas tres palabras fueron su respuesta. Pues sí.





lunes, 21 de marzo de 2011

DONDE HAY PATRON...

Maravillosa película de Mariano Ozores a mayor lucimiento de Manolo Escobar, que muy bien podría ser el gen de todo lo que aconteció después con Andrés Pajares y Fernando Esteso, ya que esta es la película previa a LOS BINGUEROS, y dista muy poquito de las películas que vendrían a continuación. O sea, que esto es como ver una película de Pajares y Esteso, pero con Manolo Escobar. Así pues, chistes de sal gruesa, trama de enredo (que en lugar de acabar mal, como era una constante en las pelis de los otros dos, aquí acaba bien), tetas y promiscuidad a tutti plenni. Eso si, felpudos poblados no hay ni uno.
Manolo es el patrón de un barco pesquero, que da de comer de forma humilde a tres familias. Pero el dueño del barco fallece, y este cae en posesión de un ambicioso hombre de negocios y de su sobrina, que como lo ven una inversión a fondo perdido, quieren vendérselo al mejor postor. Así, entre canción y canción, Manolo y sus marineros, tendrán que ingeniar todo tipo de pesquisas para que estos decidan no venderlo, además de servirnos en bandeja de plata la historia de amor entre el prota y la chica guapa de la película. Los enredos y la comedia, están servidos.
Ozores, ya había dirigido a Manolo Escobar en otra ocasión, pero de manera mucho mas blanca en “En un lugar de la Manga”. Aquí se lo lleva a su terreno, y ejecuta una de las películas que por aquella época (Y muerto franco) Ozores acostumbraba hacer, burdas y soeces, pero terriblemente divertidas, y lo que es mas importante, súper fructuosas en la taquilla. Y al tener mas mala leche que todas las demás que protagonizó Manolo Escobar, yo la considero la mejor de sus películas, y Manolo Escobar, está a un nivel de galán de comedia, mas que aceptable. Cuando hablamos del concepto “Galán de comedia” en el cine Español (Golfo, caradura, pero simpático… el precedente patrio a Bill Murray), siempre se nos viene a la cabeza Tony Leblanc, que a mi me carga mucho. Reivindico pues, a Manolo Escobar, mucho mejor que Leblanc, y cuya carrera cinematográfica, sería inviable sin su carrera musical cogida del brazo, pero yo creo que no hubiera pasado nada por que hubiera interpretado películas sin que de por medio insertaran esas canciones que en muchos momentos, pueden ser tan molestas como las pausas publicitarias en televisión.
DONDE HAY PATRON, destaca también por incluir los números musicales con mucha mesura, con lo cual, en este aspecto no nos agobiamos, y disfrutamos plenamente de la película. De hecho, Ozores es muy listo, e incluyó en uno de los números musicales de la película, un “Medley” con los mejores éxitos del cantante, “El poronpompero”, “Recién peiná”, “Mi carro”… en una sola canción, que supongo, para el fan de Manolo Escobar, es lo más parecido a un orgasmo.
Secundada por un excelente plantel con actorazos de la talla de Luis Barbero, Álvaro de Luna (acreditado con el sobrenombre de “El Algarrobo”, y victima de muchos gags sobre el personaje que interpretara, haciéndolo popular en la serie CURRO JIMENEZ), Manolo Gómez Bur, Gracita Morales y una sorprendente Mayra Gómez Kemp, entre otros muchos.
Como muestra del particular estilo del director, dado a improvisar en la sala de doblaje, en un momento de la película, podemos ver a un señor de avanzada edad, que espía con un catalejo a una señorita en “Top less”, que fue doblado de manera descacharrante por el inconmensurable Antonio Ozores.
Una película imprescindible.

RECORDANDO A LOS PERDEDORES...

Beta y Video 2000 (Gracias Dani)

domingo, 20 de marzo de 2011

LA JOYA DE LA CORONA

Sí amigos, tal y como véis, la primera edición que hubo en las Españas de "Posesión Infernal" en formato VHS ya es mía. Qué duda cabe que, siendo como es mi absoluta favorita de todos los tiempos (está en mi top ten, imbatible), y dado mi moderado coleccionismo de VHS (solo de aquellos títulos que me llaman por gusto o por exotismo, no acumulo por acumular), llevaba años deseando poseerla. La tengo de todas las formas y colores (incluida la edición que imita el "Necronomicón"), pero la aquí retratada es la que ansiaba y anhelaba poseer. Y ahora, Sí!!!, ya es mía. Gracias al amigo Salvador, que me sorprendió ayer por la tarde y sin previo aviso. Cuando la extrajo de la bolsa casi me desmayo. No tenía un subidón así desde... joder, no se, ¿desde que localicé la edición de "Polygram" de "2000 Maníacos" hace ya unos cuantos muchos años en el difunto video-club "Vergara"?. Pues es posible.
Esta es la edición que yo alquilé siendo un adolescente. La misma que me aterraba con sus fotos, su escueta pero contundente sinopsis y ese destacado "No recomendada a menores de 18 años". Para mi, ver "Posesión Infernal" (maravillosa tipografía) era sentarse frente a la más aterradora experiencia.
Y ayer noche me la puse. El plan era únicamente ver la intro, el número de expediente, el logo de la distribuidora, esas pijadas que no veía desde que la alquilara siendo un jovencito imberbe. Pero claro, la droga es la droga y, en fin, que acabé viéndola entera, de un tirón y con una imborrable sonrisa en los labios. Imposible reprimirse a ese grano, a esos rayotes del celuloide, a esa imagen oscurecida (y que parapeta muchos de los fallos técnicos del film, a la luz después del lavado de cara digital). Y por unos minutos, por unos escasos minutos, reviví la sensación que tuve en mi desvirgue. De cuando nadie sabía quien era Sam Raimi. Tampoco Bruce Campbell. De cuando no habían aún secuelas, ni el culto equivocado, ni el merchandising, ni el anunciado remake, ni el musical... de cuando "Posesión Infernal" era únicamente una ignota y pequeña película de terror, tosca, sucia y maravillosa, que me ponía los pelos de punta. Ayer noché lo pasé BOMBA revisándola.
Ay, amigos, que dulce sensación esa. Naturalmente este VHS tiene y tendrá una posición de honor en mi colección (junto a otra de mis joyas, la primera edición en vhs de "Creepshow", allí por el 80 y poco). Si dejara de agenciarme vídeos, ya sería un hombre feliz y completo poseyendo esta absoluta joya.
Y encima, de regalo, obtuve las dos pelis que vienen en la foto siguiente. Otros dos tesoros, que duda cabe.


sábado, 19 de marzo de 2011

créditos iniciales de VAMPIRO DEL ESPACIO

Lo mejor y único salvable de esta producción Roger Corman, con Jim Wynorski a la dirección y Traci Lords de prota en su primer papel no-porno (para el "cine").
El collage de "monster movies" de la factoría Corman y la pegadiza musiquilla del gran Chuck Cirino convierten estos casi 3 minutos en un viaje de lo más entrañable.

viernes, 18 de marzo de 2011

LADRONES DE TUMBAS

Las películas mexicanas de terror, son todas iguales. Y las protagonizan y dirigen siempre los mismos. En esta ocasión la dirige Rubén Galindo Jr, la protagoniza Fernando Almada, y está estructurada exactamente igual que CEMENTERIO DEL TERROR, tiempos muertos incluidos, con lo cual, os podréis hacer una idea de la clase de bazofia a la que me enfrenté ayer noche.
En el medioevo, un hombre es juzgado por delitos contra dios, y le clavan un hacha en el pecho. Este, jura que el día que le saquen el hacha, volverá de la tumba, para engendrar al hijo de Satanás (¡). En la actualidad un grupo de jovencitos, se dedica a profanar tumbas con la intención de sustraer el oro, las joyas y demás objetos de valor pertenecientes a los muertos. En una de estas, topan con el cadáver del tío del hacha y no se les ocurre otra cosa que extraérsela, con lo que este resucita, haciendo ya sabéis que, a ya sabéis quienes. Un Sheriff (Fernando Almada), irá viendo como se desarrolla la cosa.
Bueno, mas de lo de siempre, pero con el triple de aburrimiento. Una cagarruta mexicana que solo se ve compensada por el alto nivel del escaso gore que aparece en pantalla, rudimentario, artesano, con su latex y sus cositas, sus destripamientos y aplastamientos de cabeza, que nos deja con un buen sabor de boca. Sobre todo el look del malo, un sosías de “Skeletor” en plan diabólico, es de lo mas efectivo y chanante, que no terrorífico. La película no se presta a la risa, pero tampoco resulta terrorífica a pesar de lo seria y serena que es toda ella.
En cuanto al resto es como si a Rubén Galindo hijo, no le saliera nada más que la misma cosa siempre, y la estirara hasta el final, importándole un bledo el resultado. En resumidas cuentas, unos vaivenes de jovencitos y Fernando Almada sufriendo mucho, exactamente igual que en todas las pelis de horror en las que se ve metido.

HARRY BROWN

Un anciano jubilado y viudo pierde la paciencia definitivamente tras ver como los gamberros del barrio matan a su único amigo. Es entonces cuando recupera lo aprendido durante la guerra y decide aplicarlo para hacer justicia.
Con semejante argumento, siendo yo como soy un devoto del cine de justicieros, y teniendo a Michael Caine, al gran Michael Caine, de prota, estaba cantado que esta peli tenía que verla. De entrada y tras conocer el argumento, uno piensa que esto podría haber sido "Death Wish 6" de no estar muerto Charles Bronson. También podríamos ser un poco cabroncetes y decir que, en esencia, es un remake no oficial de "Death Wish 3" (¡risas per favore!). Pero claro, hay algo que -de entrada- nos echa para atrás: su procedencia Británica. ¡UPS!, los ingleses no son muy dados al cine de justicieros, y teniendo en cuenta lo petado que está aquello de aspirantes a putos Ken Loach dando la vara con el rollo de las diferencias de clases y el paro, todo apuntaba a que "Harry Brown" iba a ser más como "Dead Man´s Shoes", es decir, una peli de justicieros "respetable" pero salpicada de un tono ultra-realista, casi-social e incluso -y no es el caso de "Dead Man´s Shoes"- algo crítico con la idea del que se toma la justicia por su mano. Afortunadamente, la respuesta es no.
Tras verla ayer noche puedo asegurarles que "Harry Brown" tiene los suficientes alicientes para poder ser etiquetada de producto de género. Michael Caine, estupendo como siempre, tiene sus momentos de puro lucimiento, hay violencia (lástima que la sangre sea digital), los malos pagan, los buenos ganan y, en definitiva, esto es puro "thriller" sin moralina ni sermones. Vamos, que no se condena al justiciero, algo que siempre me ha molado.
Qué duda cabe que la secuencia que marca la diferencia es aquella en la que Caine acude a unos yonquis/traficantes en busca de armas. Todo el tono realista se pierde, y la cosa adquiere unos aires de sordidez y de maravilloso efectismo que te hacen desplegar una amplia sonrisa. En todo momento deseas que el abuelo imponga su ley a sangre y fuego, y como ocurría en los casos de Charles Bronson o Clint Eastwood, cuando lo logra te dan ganas de vitorearle. De hecho, yo lo hice. ¿Algo que criticar?, el primer asesinato que comete es un tanto asá... pero se perdona.
Y ya que hablamos de Eastwood, viene que ni pintado añadir -y tal y como comentaba el amigo Aratz en privado- que "Harry Brown" podría compararse perfectamente a la estupenda "Gran Torino". No en cuanto a intenciones y resultado (la de Caine es incluso más violenta y sangrante), pero sí en cuanto a tono.
Entretenida y recomendable.

jueves, 17 de marzo de 2011

GRITOS DE AGONIA

Lo mejor de esta película lo tenéis en los primeros tres minutos. De verdad. Luego ya podéis quitarla tranquilamente.
Hace muchos años, antes de que la Troma se pusiera de moda entre retrasados y oportunistas, a mi me dio por investigar en videoclublandia a la búsqueda de sus productos. Entonces era bastante más difícil dar con ellos, nadie conocía a la factoría de Nueva Jersey y sus films llegaban aquí importados por oscuras compañías. En aquellos tiempos, tierno jovenzuelo como era, desconocía por completo que Troma solo tenía dos o tres pelis buenas, o cuanto menos divertidas, y que el resto era una mierda pinchada en un palo. Con semejante ignorancia por bandera sufrí en mis carnes cosas como "La venganza de Daphne", "Surf Nazis Must Die" y... sí, "Gritos de agonía" ("Girls School Screamers" in the U.S.). Creo recordar que flipé con el arranque, y luego me dormí o directamente la quité.
Pasados todos estos años, y con la Troma al borde de la quiebra y el total y absoluto desplome de sus prostituidos principios (algo que ya ocurrió cuando el "boom", pero nadie quiso darse cuenta. Digamos que ahora se reafirma... ¿un remake para todos los públicos de "Toxic Avenger"?, anda ya!!!), vuelvo a consumir esta caquita, con el "modo paciencia" puesto en on.
Una colegio de monjas recibe como herencia una casa encantada. Las hermanas van para allá, acompañadas de sus sabrosas estudiantes, con la intención de hacer inventario. Pronto... no, perdón, tarde, demasiado tarde, las muchachas comenzarán a ser asesinadas por un ente misteriosa.
Hasta el puto minuto 50 no hay ni un solo crimen. Y no esperéis gore por doquier, porque no. ¡Ah!, y tampoco tetas. Una peli de terror protagonizada por colegialas ¡¡y sin una sola ubre!!. Mal, Lloyd Kaufman, mal. Pero ya sabemos cómo funcionaba la Troma: pilla una peli indie de tercera división que nadie más ha querido, métele un título llamativo, hazle un poster super-chulo y atractivo que, en realidad, nada tenga que ver con la peli y con su espíritu y, enga, a venderrrrrrr... y a decepcionar al paciente público del horror (el cartel español, mucho más adecuado -pero menos molón- podéis verlo AQUÍ).
Bien, yo he soportado entera "Gritos de agonía". Sin avance rápido y sin dormirme. ¿Es buena?, no. ¿Es una mierda?, no exactamente. Es... psss, ¡¡aburrida!!. Mucho. Pero es que cuando me lo propongo, puedo soportar lo que sea (aunque menos que el campañero Víctor). Si ese no es tu caso, evítate el chiste fácil: Los gritos de agonía los darás tu viendo esta cosica.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Chi´s Sweet Home

Vengo a mostraros un anime muy especial y muy tierno protagonizado por una gatita llamada Chi. Vale, que este no sea el blog mas indicado para hablar de dicho anime, pero se que muchos de los lectores del AVT tienen gato, y esta serie esta hecha por y para los que amamos a estos animales. Además los episodios duran 3 minutos, por lo que si queréis echarle un vistazo no tardareis en saber si os va la serie o no.

El anime esta basado en un manga que empezó en el 2004 y aun sigue editándose, se le ha hecho este anime, videojuegos e imagino que merchandaising por un tubo. Ya sabéis como son en Japón (terrible el terremoto, tsunami y sus consecuencias, pero aquí no estamos para eso) que se obsesionan con cualquier cosa y llegan a limites que rozan la locura. Por ejemplo y con el caso que nos atañe, podéis ir a una cadena de cafeterías en las que mientras degustas tu piscolabis, puedes alquilar un gato para jugar con el mientras estés en el local. Y esto es porque hay muchos hogares en los que no se permiten animales. Y ahora enlazo con el anime, tranquilos que ya va.

Chi es una gatita gris, que un día se pierde de su madre y hermanos, antes de que al espectador se le empiecen a salir las lágrimas, aparece Youhei, un niño, y su madre. Deciden llevársela a casa, pero en su apartamento no estan permitidas las mascotas (veis como al final si que enlazaban) Así que en un primer momento intentan encasquetarsela a alguna de sus amistades, con resultado negativo, claro esta. Al final deciden quedarse a la gatita, escondiéndola de los vecinos y el casero. En la segunda temporada los Yamada (la familia que le acoge) se mudan a otra comunidad, donde si están permitidas las mascotas y podremos ver como Chi se relaciona con sus nuevos amigos animales.
Cada episodio de la serie (recordad, de 3 minutos) son situaciones del día a día de un gato, como puede ser cuando empieza a mearse por casa y como le enseñan a hacerlo en su caja de arena, o cuando descubre el grifo goteante o los cordones de una zapatilla. También los Yamada harán cosas que todos los que tenemos gatos hemos hecho mas de una vez, un ejemplo es comprar juguetes para la mascota y que esta le preste mas atención a la bolsa o caja que a los juguetes propiamente dichos.

Como podéis ver es una serie blanca, para un publico muy especifico, con sus toques de humor y sus momentos tiernos. No es algo a lo que estemos acostumbrados en el AVT, pero por eso, por ser lo que rompe la norma, y porque yo tengo gatos y me gustan, la reseño.

LEVIATHAN: EL DEMONIO DEL ABISMO

Cuando me apetece pegarme una buena siesta, mi técnica favorita consiste en leer o ponerme una película mala de esas que no te importa perderte si se te cierran los ojos. Si encima es en Domingo, quiero que sea una producción "mainstream" de entretenimiento puro y absurdo. Algo como "Leviathan: el demonio del abismo".
Hacía años que no la veía, y de mi último intento recordaba que era más mala de lo que uno puede esperar en su categoría. Sin embargo, después de 42 minutos, me sorprendió que la estaba siguiendo con interés, me parecía correcta, amena y bien facturada. ¿Dónde estaba el problema, pues?.
Bien, el problema venía justo después de esos 42 minutos. Nada más despertar de mi -muy disfrutada- siesta.
La historia no tiene mucho misterio. Base minera submarina. Los currelas dinamitan una pared y tras esta, aparece un barco ruso hundido. Dentro, localizan la caja fuerte y al abrirla, no encuentran nada de valor. Uno de ellos se agencia una petaca de supuesto vodka sin que los superiores se enteren y se la consume enterita. El muchacho comenzará a sufrir extrañas mutaciones en el cuerpo que acabará dando pié al nacimiento de un monstruo marino.
Quitando lo del experimento en la petaca y el barco ruso, que es una idea muy buena, el resto es puro "Alien" y puro "La Cosa". Y como decía arriba, el problema que tiene "Leviathan" es que empieza a volverse torpe, e incluso un pelín ridícula, cuando menos debería, es decir, cuando aparece el monstruo. Jolín, si incluso en un momento dado se ve el hilo que sujeta un tentáculo. Claro que se agradece muchísimo que los efectos especiales sean a base de látex y animatronic. Probablemente lo peor, pero peor, de toda la fiesta sea el final. De verdad, es HORRIBLE, de juzgado de guardia, tonto, idiota y muy mal hecho. Lástima, no hay nada más perjudicial que un broche de mierda.
"Leviathan: el demonio del abismo" es uno de los títulos surgidos del pequeño boom que vivimos a finales de los 80 con el subgénero de las amenazas marinas. Mientras James Cameron corría para estrenar su, tirando a chaposa y babosa, "Abyss", varios estetas intentaron adelantársele -o chupar de su éxito... que no fue tal- como Sean S. Cunningham con "Deep Star Six", Juan Piquer Simón con "La Grieta", Roger Corman con "Lords of the deeps" y George Pan Cosmatos (director de "Rambo" y "Cobra", ¡fenómeno!) con esta "Leviathan". El reparto no está nada mal: Peter Weller, Richard Crenna, Ernie Hudson, Daniel Stern, la hermosa Amanda Pays y Meg Foster con esos ojos casi esotéricos. El guión -que no es precisamente una matada- lo co-firma David Webb Peoples, con un currículum de lujo que incluye "Blade Runner" o "Sin Perdón". La criatura viene diseñada por el gran Stan Wiston (RIP). Tampoco estuvo muy inspirado, pero vale.
En definitiva, ni es tan mala como la recordaba, ni tampoco podemos decir que se trate de un clásico, solo un producto mediano y entretenido lo justo. Para mi no hace falta más.

martes, 15 de marzo de 2011

JOAQUÍN SÍ QUE SABÍA, CARAJO!!!


Gracias a Víctor por el recordatorio.

EL DÍA DEL COBRA / CRUEL JAWS

Ayer noche me zampé dos italianadas, back to back. Dado que ninguna me hizo vibrar especialmente pero que, al mismo tiempo, tienen los antecedentes necesarios para ser parte de este blog, he decidido comentarlas juntas. Así mato dos pájaros de un cuesco.
La primera es "El día del cobra", thriller con tufo al policiaco americano de los 70 (recuerda muy levemente al rollo "French Connection") dirigido por el mítico Enzo G. Castellari y con protagonismo absoluto del carismático Franco Nero, acompañado de una atractiva Sybil Danning faciendo de disc-jockey y William Berger en un rol escueto. La cosa va de un poli obsesionado en cazar a un mafioso (gay, para más señas) y sus trifulcas para lograrlo. En el proceso, muere su hijo (es padre soltero), lo que le dará más motivos para ser duro con los pillastres. Pues sí, puro italiano de la época (1980) en su estética y su forma (aunque a Castellari no le tiraba tanto el zoom como a sus colegas). Las secuencias de Franco Nero con su retoño son babosas y ridículamente tiernas, muy italiano

todo. Acción hay menos de la que cabría esperar, aunque cuando se deja ver, convence (sobre todo el final, con Nero usando un pico para aplicar justicia a falta de revólver. Un pico de picar piedra, digo). Pero vamos, que en general le sobra diálogo y le faltan hostias y sangre. Visible nomás.
La siguiente fue "Cruel Jaws", tardía (1995) aportación -televisiva!- de Bruno Mattei al subgénero de tiburones asesinos. Aunque, según se mire, y dado cómo este tira hoy en el video-club y la tele por cable, podríamos decir que el italiano fue visionario.
En fin, la historia es lo de siempre, rutina pura. En realidad esta peli es una gran mierda, pero si me he animado a comentarla es por un factor muy curioso: Todas las secuencias de ataque de tiburón están extraídas del "Tiburón 3" del amigo -otra vez- Castellari. Todas. Desde el helicóptero devorado hasta los surfistas atacados. Aquí no falta nada. Y claro, da que pensar... oiga, si "Tiburón 3" (es decir, "L´ultimo squalo") fue una de las estafas más sonadas de su época, aquí podemos decir que nos hallamos ante la estafa de la estafa. Robar a un ladrón, vendría a ser el caso. Joder, si hasta reutiliza las imágenes de archivo de escualos reales de las que se valió Castellari, y comete exactamente los mismos fallos de raccord!!!!. Esas cosas solo podía/sabía/osaba hacerlas Bruno Mattei (que aquí no firma como Vincent Dawn, sino como William Snyder), rodar una peli de tiburón asesino, ¡casi sin mojarse!. Ole sus mediterráneos y enterrados huevos.

lunes, 14 de marzo de 2011

ROCKTOBER (CONCIERTO DE SANGRE)

Lo mas chanante de esta película, es el título. En español vendría a ser algo así como “ROCKTUBRE DE SANGRE”… pero en la época, cuando esto salió en video, decidieron que era mejor el que tenemos en la cabecera de la entrada. Lo otro bueno que tendría la peli, es la carátula, tan sugerente, tan delirante.
El argumento no me ha quedado del todo claro. Se supone, que un cantante de rock muerto, vuelve del más allá para ajusticiar a los incautos, mientras que la banda protagonista, hace performances gran guiñolescas en directo. Claro que de puro aburrimiento, y aunque me la zampé con estoicismo, cada dos minutos, mi mente se iba hacia otros menesteres, incapaz de centrarse en lo que la pantalla estaba contando, siendo todo de lo mas rancio y poco atractivo. Tentado de quitarla estuve en un par de ocasiones.
Y es que si en todo buen Slasher que se precie, tiene que haber unas grandes dosis de aburrimiento, este, pronto ha de ser compensado con asesinatos gráficos, o al menos, ingentes dosis de sangre ( y mas cuando esta, además, forma parte del título), pero aquí, hay poco de cualquier cosa. Demasiado poco.
Y que heavys con mas poco carisma, por dios bendito.
Ahora, hay un momento, que por ridículo se merece un lugar de honor. En una escena de transición (de esas de “Dos años después…”) vemos a un maromo, con la mascara chanante que vemos en la carátula puesta, subido a un escenario, bailando una extraña danza, que a ritmo de Heavy Metal, pronto se convertirá en un breakdance de tercera categoría, “moonwalk” incluido. El público desde abajo le mira sin reaccionar.
Pero por lo demás, nada de nada.
Los créditos, aseguran que la película entera, es obra de “los Sebastians”, que si alguien sabe quienes son, haría muy bien en informarme al respecto en los comments.
De la dirección se ocupa, la fémina de este extraño clan, Beverly Sebastian, que dirigió algunas cosas más, pero nada que yo pueda reconocer, consultando imdb.
Una peste. Es mejor perder el tiempo en otras cosas.

domingo, 13 de marzo de 2011

EL OTRO HOLLYWOOD

Puede que algunos de ustedes no lo sepan, pero curré ocho años en el mundo del porno. No, no como actor (siento decepcionarles!!!), digamos que como "creativo". Estaba en una web de contenido adulto donde hacía de todo: escribir, dibujar, filmar, montar, clasificar, retocar... de todo menos follar, vamos. También era crítico de cine, por cierto. Muy mal pagado, se entiende. Pasados todos esos años la empresa cambió, se volvió todo automático y me echaron. Hey, me hicieron un favor. Gracias a tan ingrata experiencia aprendí que la pornografía es una industria patética, cutre y miserable repleta de "quieros y no puedos". Vamos, que la odiaba y la odio.
Entonces, se preguntarán, ¿cual es el motivo de que te hicieras pues con "El otro Hollywood", tochazo enorme de más de 600 páginas que narra de pe a pa la historia del cine porno americano?. Buena pregunta. Pues son varios: Su autor principal es Legs McNeil, co-fundador de la revista "Punk Magazine" y firmante del estupendo libro "Por favor, mátame", que disfruté mucho en su momento. El porno es asqueroso venga de donde venga, pero si no es Español, me resulta un poco menos asqueroso (aunque, todo hay que decirlo, mi "favorito" era el italiano. Hoy día solo "consumo" porno amateur, porque al menos los que lo hacen, disfrutan en el proceso). El porno, aunque no sea muy creativo, está dentro del cine, y todo lo que es cine, es mi droga. Ya os digo que a veces me gusta más leer sobre séptimo arte, que consumirlo. Sin embargo, hablar de "El otro Hollywood" supone hacerlo de una enorme decepción.
Un amigo me contaba que el libro había sido un fracaso de ventas en España. Hombre, pues no me sorprende. En esta tierra solo hay paletos, y no mucho interés con respecto a nada. Encima, la pornografía como tema de estudio dejó de ser "cool" cuando la moda al respecto se esfumó superados los temibles años 90. Y ya no digamos que a quién se le ocurre editar un libro así con tanto lujo, tapa dura, el tamaño... en fin, no creo que sus responsables tuvieran mucha vista en ese sentido. De todos modos, la culpa no es toda suya. Gran parte de esta la tienen sus mismos autores, McNeil seguido de Jennifer Osborne y Peter Pavia, ya que el libro resulta, simple y llanamente, aburrido.
Tiene sus partes buenas, no digo que no, cuando repasa los inicios del pre-porno con el "nudie" (David Friedman y Doris Wishman incluidos). El bombazo de "Garganta Profunda" y todo lo que vino. "Tras la puerta verde". Vamos, que arranca muy bien y muy interesante. Siempre siguiendo el mismo método "oral" de "Por favor, mátame". Y cuando digo oral no me refiero al sexo, sino a que el libro está compuesto de declaraciones de todos los implicados en esta larga epopeya, estructuradas para que nos cuenten historias.
El problema viene cuando los autores se alejan del porno más estricto, y comienzan a hablarnos de todo lo relacionado con la mafia y la policía infiltrada. Este "coitus interruptus" de entrada se deja pasar, pero se alarga... y se alarga... y tanto lo hace, que comencé a saltarme los capítulos que veía giraban en torno a ello. Pasada la marea, retomamos el tema porno y volvemos a encontrarnos con chicha interesante. Traci Lords, Savannah... lo malo es que ahora la obra ha dejado de ser fluida, ha olvidado que está narrando hechos consecutivos en el tiempo y todo comienza a reducirse a episodios temáticos sin aparente conexión entre ellos. Ahora hablo de John Wayne Bobbit, ahora de ese actor que se suicidó, ahora de sida, ahora de esa tia que se mató cuando iba drogada (porque de drogas, tantas o más que sexo. Igual que en "Por favor, mátame" había más drogas que rock and roll. ¿Qué mierdas le pasa a la peña?). Todo queda como huérfano de una línea continua y para entonces ya has perdido el hilo y el interés. Como leer los chistes de un periódico.
Vamos, que si este libro hubiese ocupado la mitad, sería cojonudo. Pero, y valga la coña, le sobra mucha mucha paja. Así pues, lo que se prometía una lectura apasionante, termina convertido en un tochito duro de roer. Lástima.

sábado, 12 de marzo de 2011

PIRAÑA 3... SIN LA D

Ahora que tenemos el estreno oficial en España (por fin!!!) de "Piraña 3D", es el momento adecuado para recuperar esta rareza, publicada originalmente en el número 103, Abril de 1989, de la revista francesa "L´Ecran Fantastique". Formaba parte de un artículo sobre cine de criaturas marinas asesinas y, por lo visto, este supuesto "Piraña 3", que iba a llevar por subtítulo "The Crawling Menace", se encontraba en plena pre-producción y el director asignado no iba a ser otro que Joseph Zito, el mismo baranda de "El asesino de Rosemary", "Desaparecido en combate", "Invasión USA", "Viernes 13, 4ª parte" o "Red Scorpion".
Como vemos en el pre-cartel (bastante feo, dicho de paso) en esta ocasión las pirañas no iban a tener alas, como en la segunda parte, sino ¡¡patitas!! y se iban a pasear a su antojo, devorando bañistas dentro y fuera del agua.
Incluso había un reparto pensado, Peter Coyote y Daryl Hannah iban a encarnar los roles principales. Les seguía Donald Pleasence en el papel de científico, cómo no.
Por lo expuesto, daban a entender que los efectos especiales ya estaban en marcha y se habían creado las pirañas caminadoras que Zito calificaba de "Increíbles!" (eso seguro).
Por algún extraño y desconocido motivo, este "Piranha 3: The crawling menace" jamás se llegó a rodar, para nuestra mayor tristeza. Unos años después se anunció de nuevo una tercera parte de la franquicia, esta vez desvinculada del proyecto aquí comentado y que iba a producir y dirigir (con su pseudónimo habitual de Oliver Hellman) Ovidio G. Assonitis, responsable de la temible segunda parte (que sí, que la firma James Cameron, pero por lo visto fue algo temporal, y la verdadera culpa es de Assonitis). Pero este, como el otro, no vio la luz (tenéis el cartel al final del texto, extraído de un "Mad Movies"). ¿"Piraña 3" un proyecto maldito?.
A todo esto, ¿cual creéis que hubiera molado más?... yo me quedo con la de Joseph Zito, sin duda.


viernes, 11 de marzo de 2011

CURSO 1984

Las películas de "aulas turbulentas" son ya todo un subgénero en sí mismo. Cada época ha adecuado su estética a la moda imperante entre la juventud, y es por ese motivo que "Curso 1984", producida el año 82, apuntara hacia el punk a la hora de buscar una música y una tribu urbana bajo la que encuadrar a los inevitables malos de la función. Por otro lado, también a la par con los requisitos del momento, se apostó por una violencia mucho más cruda e impactante. En esta peli los malos estudiantes no se iban a conformar con una bofetada, estos iban a necesitar reprimendas bastante más extremas.
Recuerdo "Curso 1984" de cuando era chaval e iba al video-club. Era una de aquellas maravillosas películas que ya desde su mera carátula (su estupenda carátula, añado) transpiraban "peligro". Como "El Exterminador", "Scum", "Posesión Infernal", "Mad Max 2" y tantas otras, "Curso 1984" prometía sensaciones muy fuertes. El temor a alquilarla era tanto como el deseo de hacerlo. Y, a diferencia de lo que ocurre hoy día, cuando me atreví a dar el paso, no puedo decir que quedara decepcionado.
La trama (se supone que basada en hechos reales) es clásica. Un profe bueno llega a un colegio conflictivo. Los reyes del mambo son una panda de nazi-punks terribles. El tipo les planta cara y ello, obvio, da pie a una especie de "guerra personal" cuya intensidad y mala uva va incrementando hasta el gran, jugoso y sensacional estallido final de violencia y desmelene. En este último apartado, como decía, cabe destacar que no se andan con chiquitas. Aquí si hay que matar, se mata. Y el "momento sierra" sigue siendo a día de hoy una delicia absoluta.
"Curso 1984" se ha ganado un indiscutible estatus de cult-movie por muchos motivos. Algunos de ellos los encontramos en su reparto y equipo técnico. Por ejemplo, de todos es sabido que este fue el debút no-televisivo de Michael J. Fox, entonces más fondón y flequilloso y que en sus memorias tildaba injustamente de subproducto a la película (¡¡desagradecido!!). El director, Mark Lester, poco después firmaría la sensacional "Commando" con Arnold Schwarzenegger (una de mis favoritas!). En el guión nos encontramos con Tom Holland, futuro responsable de "Noche de miedo" y "Muñeco Diabólico". La banda sonora la firma el mítico Lalo Schifrin (el de "Harry, el sucio") quien, además de copiar el soundtrack de "La noche de Halloween", se alía con Alice Cooper para componer el tema central del film. Al tratarse de una película sobre punks (y menudos son!), es inevitable que suene punk rock. Los productores se decantaron por una banda muy recurrente en la época, "Fear", famosos por su imagen agresiva y por haber destrozado el plató de "Saturday Night Live" cuando fueron a tocar allí enchufados por John Belushi, que era un fan declarado. Sin embargo, la banda con presencia en un escenario no es otra que "Teenage Head", quienes pegan bien poco dentro de ese caricaturesco concepto del punk como algo terrorífico dada su actitud más alegre y festiva. Y es que, como mandaban los cánones de la época, los punks de "Curso 1984" son retratados como yonquis, viciosos, inmorales, ultra-violentos, nihilistas y desalmados (aunque, puestos a ser quisquillosos, el único que en esta peli realmente MATA es ¡¡el trajeado y conservador profe!!).
Otros nombres destacados son los del eterno secundario Roddy McDowall, el televisivo Perry King, Timothy Van Patten y Stefan Arngrim, especialmente conocido por ser el protagonista de otro título muy de su época, "Lucifer" (y de la que algún día hablaré largo y tendido).
En definitiva, un clásico de su década que el tiempo no ha tratado demasiado mal. Ayer noche lo pasé pipa revisándolo y aún pude notar como vibraba con el clímax final. Eso es muy buena señal.

PD: Gracias a Belknap he caído en que había olvidado hablar de las secuelas que tuvo "Curso 1984". Tal vez ha sido así porque, al menos la primera de ellas, no es gran cosa, solo un producto simpático sin más titulado "Clase del 99", en el que los malos son ahora unos profesores cibernéticos. También de Mark Lester. La secuela de esta, "Clase del 99: El sustituto" la firmaba otro baranda y no llegué a verla por falta de interés.

jueves, 10 de marzo de 2011

SANKY PANKY

Indagando todavía en la cinematografía de Republica Dominicana (Con una historia dentro del cine recientísima), descubro que uno de los grandes éxitos de este país, ha sido esta comedia. Decido, pues, verla.
Un individuo que tiene un pequeño colmado, y que se lamenta de la vida miserable que le espera si no da un gran cambio, tras ver como vive un amigo suyo que ha pegado un braguetazo y se ha casado con un norteamericana entrada en años y en carnes, piensa que su destino está ahí, así que se marcha al complejo “Resort” que dirige un amigo suyo, con el fin de trabajar allí, y de paso cazar a una adinerada Yankee. La cosa se complica, cuando en busca de esto, se enamora de una joven norteamericana, que para nada responde al modelo de lo que anda buscando.
Obviamente, el humor dominicano es muy localista, basado en la jerga y en las expresiones lingüísticas, y es difícil que entendamos muchos de los chascarrillos que sueltan en sus películas. Aún así, siendo el género predilecto de autores y público de tan exótico país la comedia, por mala y ramplona que esta sea, siempre entre bien, y esta, aun con un exceso de duración y un argumento de lo mas simplón, acaba entreteniendo funcionalmente… pero no soportaría un segundo visionado.
Es curioso, porque estos dominicanos, a la hora de plantear comedias, siempre es la misma premisa: Un tipo lo está pasando mal por culpa de los pocos recursos económicos del país y decide hacer algo para cambiar su situación, ya sea emigrar como en NUEVA YOL, POR FIN LLEGÓ BALBUENA, o aceptar ofertas de empleo disparatadas como en SANTI CLO, LA VAINA DE LA NAVIDAD.
A esperas todavía de localizar una copia de ANDREA, la propuesta de terror por parte de Republica Dominicana, que viene precedida de magnificas críticas, me zampo sus comedias, y teniendo en cuenta lo reciente de la historia del cine en este país, no descarto el encontrarme, algún día, con algo realmente interesante.
Dirige José Enrique Pintor, responsable también de SANTI CLO, LA VAINA DE LA NAVIDAD, en la que también aparece el cómico Aquiles Correa, con un rol más secundario en esta.

STRYKER

Si lo miras serenamente, rodar una copia de "Mad Max 2" (que no de "Mad Max") ha de ser la cosa más económica del mundo, al fin y al cabo solo necesitas un desierto y cuatro coches salvados del desgüace. Será por eso que la serie Z esta plagada de esta clase de películas y de directores del calibre de Cirio H. Santiago, una auténtica leyenda en esto del llamado cine exploitation. Salido de una respetable familia de cineastas allí en el pais que lo vio nacer, Filipinas, Cirio vivió su momento de indiscutible gloria como mano derecha del rey de los tacaños, Roger Corman.
Fue durante los 80 y parte de los 90, que don Santiago trabajó a destajo para el afamado productor yankee, firmando toda clase de pelis adecuadas a las demandas del mercado... que por aquel entonces exigía tiarrones musculosos capaces de exterminar a un nutrido grupo de extras en 20 minutos de metraje.
Pero antes de todo eso, Cirio H. Santiago dio en la diana con la película que nos ocupa, "Stryker". Copia desvergonzada de las aventuras post-nucleares de Mel Gibson que de tan descarada llegó a estrenarse por estos lares como "Mad Max 3" (y su director fue rebautizado como Cirio H. Santiag, supongo que con el ingenuo fin de "americanizar" el nombre). Y es que, en esencia, cuenta exactamente lo mismo, pero cambiando la gasolina por agua potable, un recurso bastante más obvio (aunque menos inteligente). El rollo es el de siempre: malísimos vestidos de cuero negro luchan contra buenísimos vestidos con telas blancas con el fin de arrebatarles la poca gasolin... hummm, la poca agua que les queda. Los buenos, que son un poco tontos y muy blandengues, piden ayuda al "heroe solitario errante que pasaba por allí", en este caso Stryker, el arquetípico guerrero con cara de mala hostia, barba de cuatro días, look chanante, individualismo y/o pasotismo a prueba de bombas, enemigo de la higiene, macho pero sensible y con un trauma pasado (¿el asesinato de su mujer, quizás?) que de entrada dice que ni hablar del peluquín para, aluego, tras ser humillado y vapuleado por los malos, cambiar de opinión.
Todo eso aliñado con disparos, coches, explosiones, cutrismo por doquier, violencia burra y bastante sosismo vía intravenosa.

martes, 8 de marzo de 2011

EL ASESINO DE MUÑECAS

Entre NECROPHAGUS, su primera película como director, y BACANAL EN DIRECTO, su despedida del mundo del cine, Miguel Madrid, rodó este EL ASESINO DE MUÑECAS, completando así, un Triunvirato colosal, la quintaesencia de las películas chungas, que a mí ya me ha ganado del todo. Una sesión triple con estas tres películas, puede licuar el cerebro a cualquiera.
Esta en concreto, a nivel risas, es solo equiparable al nivel mal rollo que desprenden algunas de sus imágenes. Y es que es una de cal y otra de arena. No toda ella es risible, hay momentos absolutamente desagradables y tensos, pero pronto, entra en escena algún acto, dialogo y/o cutrez, que te sacan de la atmósfera, en pro de una sonora carcajada.
Naxo, ya nos dio sus impresiones por encima en esta entrada.
Un joven estudiante de medicina, posee la enfermedad mental de la doble personalidad. Durante las vacaciones de sus padres, los jardineros de la mansión de una sexy aristócrata (en realidad es el parque Güell de Barcelona), este se queda a cargo de los jardines, y se dedicará a matar a las parejas que se cuelan ahí a follar, ataviado de una horrorosa mascara, y una peluca. Como una de sus perversiones, es destrozar muñecas, contrae amistad con un niño de nueve años, malcriado y pirómano, que se dedica también a machacar muñecas.
Pronto, todo devendrá en un triangulo amoroso entre nuestro protagonista, la aristócrata y su hija, que acabará teñido en sangre.
Como en anteriores películas de Madrid, cuesta un poco hacer una sinopsis. Pero, hela ahí.
Si la película se sostiene, sin hacer aguas del todos lados (aunque el mismo producto en sí, es una botella de agua, y no de “Solan de cabras” precisamente), es por dos factores; Uno, su protagonista, David Rocha, sobreactuador de profesión, gritón y aullador de aspecto amariconado, con el que no podemos parar de reírnos. Su interpretación, no es exagerada… es lo siguiente a ese calificativo. Hay dos momentos que el actor perpetra, cercanos al delirio: Uno es cuando su madre, en una escena en la que explica a la aristócrata que el chaval les ha salido nenaza porque tiene alergia a la sangre, le acerca un conejo despellejado que van a cocinar, y este pega un sonoro alarido, saliendo escopetado como si de un “Looney Toon” se tratara. El otro momento, es cuando recién proclamada su amistad con el niño rarito, se acercan a la orilla del estanque a coger unas piedras. Se supone, que David Rocha, entra en una especie de trance, toma contacto con su otra personalidad, la que asesina… Bien, con la serie de aspavientos que hace el actor, no sabemos si quiere matar al niño, si quiero follárselo, o solo manosearlos. Increíble. En cualquier caso, da asco, grima y pena al mismo tiempo.
El otro factor importante, es el estético. Todo lo referente a ambientación, iluminación, atrezzo, con todas esas muñecas colgadas, llenas de mierda, medio rotas unas, otras carbonizadas… ¡Uf! ¡Que mal rollo! Una fotografía oscura y totalmente cerda, que por momentos, resulta turbadora, con todos esos maniquíes convenientemente ataviados. Todo muy artie. Se podría montar un corto muy experimental, con ciertos planos de esta película.
Lástima que una (maravillosa) total incapacidad para hacer las cosas bien, manden todo lo competente al garete, pero por otro lado, es eso precisamente lo que hace que yo tenga estima a esta peli, no lo otro. ¡Que viva don Miguel Madrid! alias Michael Skaife, para internacionalizar su nombre y vender mejor la película.
En el casting, la malograda Inma de Santis (Inma de Santy en sus inicios) que también apareció en NUNCA EN HORAS DE CLASE, Helga Line, actriz en incontables productos de todo tipo en la época, y el anterior mente mentado David Rocha, cuya tendencia al exceso, no le impidió hacer carrera en el cine, eso si, solo hasta mediados de los ochenta, trabajando nada menos que con Luis Buñuel en ESE OSCURO OBJETO DE DESEO, pero también con Ignacio F. Iquino en ABORTO CRIMINAL, con Juan Xiol en SEXY, AMOR Y FANTASÍA, con Pedro Masó en LA MENOR, con Mariano Ozores en EL APOLÍTICO, con Enrique Guevara en EL ÚLTIMO PECADO DE LA BURGUESÍA, con Paul Naschy en LOS CANTABROS, MI AMIGO EL VAGABUNDO, EL CAMINANTE y EL RETORNO DEL HOMBRE LOBO, con , quizas, la culpable del fin de su carrera como actor, Pilar Miro, en una de las mierdas que hizo o con Ramón Fernández en LAS AVENTURAS DE ENRIQUE Y ANA. Ahí es nada. Con ese currículo, no se como no le hemos visto en mas películas en años venideros. ¿O si lo sabemos?

Gantz

Esta Live Action (película o serie de imagen real, basada en manga o anime) es la primera parte, se supone que a finales de año se estrena su segunda parte la cual cerrara el argumento que se desarrolla en este primer filme. Aun así la película es perfectamente disfrutable por si sola.

Kei Kurono es el tipico joven japones obsesionado con los pechos grandes, también es un egoísta, un poco cobarde y se la suda todo el que no sea el mismo. Pero eso cambiara porque esta a punto de morir. La culpa de que Kei muera es de su amigo de la infancia Masaru Kato, o mas bien por haber tardado tanto en ayudar a Kato. Los dos jóvenes se encuentran en una estación de metro, Kei ha reconocido a Kato, pero no tiene ganas de saludarle, han pasado 10 años desde la ultima vez que hablaron y le da pereza. Un vagabundo borracho cae a las vías, Kato, que es bueno de corazón, aunque su aspecto es el del tipico maton de colegio, salta para ayudar al borracho. Todo el mundo mira pero nadie hace nada. Kato reconoce a Kei y le pide ayuda, este se ve en la obligación y baja a echar una mano. Salvan al vagabundo, pero el tren les atropella a los dos. La gente no hace nada, bueno si, se pone a sacar fotos. Kei y Kato aparecen en una habitación donde hay otras personas igual de desorientadas que ellos, además una enorme bola negra corona la estancia. Al poco tiempo la bola, que se llama Gantz, les explica su cometido, han muerto, pero ahora tienen una segunda oportunidad. Por las noches cumplirán las misiones que Gantz les encomiende, y durante el día pueden hacer su vida normal. Tras las misiones se les dará una puntuación, cuando alguien llegue a 100 puntos (si sobrevive tanto) se le permitirá elegir entre dos opciones, que se le borre la memoria y volver a vivir su vida como si nada, o poder resucitar a alguien que haya muerto en las misiones de Gantz. Para que los "jugadores" puedan acabar con las amenazas que les indica Gantz, se les entregara un traje especial que les procurara poderes tipo fuerza, velocidad y agilidad, y armas futuristas. Los objetivos son alienigenas que pasan desapercibidos entre los humanos, y durante las misiones, los participantes también son invisibles para el resto de ciudadanos.

Los aliens que aparecen en la película son de lo mas raro, véase, el duende de la cebolla, un robot que lleva el típico cassette de hace 20 años sobre el hombro, o una estatua gigantesca y un Buda de bronce. Aunque la sangre de los aliens es tipo espuma amarilla o verde, la película destila chorretones de hemoglobina, trozos de carne e intestinos por los cuatro costados. Puede que no sean muchas las escenas gore, pero cuando las hay, no se asustan con echar baldes y baldes de sangre falsa. También los efectos infograficos están, muy conseguidos, sobre toda esas teletransportaciones tan alucinantes, pero tan puñeteras como que cuando están transportando a la chica de la película y llega al momento pezón, oh wait!!! cambia el plano, que cabrones!!!!

Protagoniza Kazunari Ninomiya al que visteis en Cartas de Iwo Jima (yo no la he visto) pero al que yo siempre recordare por el papel de Yamada Taro en la serie que lleva ese nombre. Y es que si en esa serie hacia de "el chico bueno", en esta primera película de Gantz, es bueno si, pero también un pervertido y un egoista, algo que seguro se acerca mucho mas a la realidad de el mismo o de cualquiera de nosotros.
Yo espero con ganas esta segunda parte, para descubrir de donde viene Gantz (que casi fijo que eso no explican) para ver que hace Kei tras lo que ocurre al final de esta primera parte, y porque coño, es la primera Live Action que veo que es buena de verdad, pero de verdad de la buena.

lunes, 7 de marzo de 2011

BACANAL EN DIRECTO

Más cine de nuestra transición, esta vez, calificado con una “S” más grande que una casa.
Quizás como consecuencia del éxito que obtuvo la película LA ORGIA de Francesc Bellmunt, al año siguiente se rodó esta, entretenida a fin de cuentas, pero completamente estúpida, que viene a contar mas o menos lo mismo que la anteriormente mentada.
Un cineasta, invita a una serie de desprejuiciados jovencitos a una “Suaré” en su piso. Uno de ellos, habido de sensaciones nuevas, tiene una novia un tanto mojigata, que no quiere ir a esa fiesta. Tampoco quiere joder, así que tras despreciarla, el joven acude solo a la fiesta. Una vez allí, se da cuenta de que no le gustan las guarrerías que ve, pero justo en ese momento, llega su novia con el afán de despendolarse, y ya no hay quien la pare. Así pues, se despendolan todos y acaban introduciendo en sus gratuitas practicas sexuales a un cerdo, mientras gritan “Libertad”, con mucho libertinaje.
Una gilipolléz como un templo, que solo sirve para mostrar unas carnes un tanto secas y/o poco apetecibles (a excepción de la malograda Azucena Hernández, cuya belleza es mas que apreciable) y para hacer que estos mismos suelten proclamas políticas izquierdosas, en contra del clero y en pro de la libertad, para justificar tanta mamarrachada. El caso es, que finalmente, nos enfrentamos a una chorrada tan gorda, que resulta divertidísima. Su escueta duración, una hora y dieciocho minutos, ayuda a ello.
Sordida en todas y cada unas de las escenas referentes a la bacanal, durante toda la película, desde los mismos créditos, vemos como entre escena y escena, se intercalan escenas de dos motoristas que se dirigen a algún sitio, haciendo intuir al espectador, que algo malo va a suceder, cuando en realidad esa ¿Sub-trama? Acaba sin resolución alguna. Eso si que está ahí para rellenar metraje.
El por qué esta bacanal es en directo, es un misterio por resolver, al igual que la presencia de esos motoristas
En el reparto tenemos también a Víctor Petit (PERROS CALLEJEROS, TRAMPA SEXUAL o CAMBIO DE SEXO), que dejaría el cine poco después.
Empiezo a apreciar a su director, Miguel Madrid, responsable de la horrorosa NECROPHAGUS, y que completa la trilogía con EL ASESINO DE MUÑECAS, que caerá por aquí esta semana, y la cual Naxo me asegura, que su tremendismo es absoluto.
Lo de completar la trilogía, lo digo porque solo hizo tres películas.
Hay que decir, que mis progenitores entraron al cine a ver esta película conmigo en sus brazos con tres años, pensando estos que iban a ver una de romanos (¡). Obviamente, a los diez minutos de película, salieron del cine, abroncando al encargado por no avisarles del tipo de película que iban a visionar.
Entrañable anécdota, y entrañable película.

TROLLJEGEREN

Los Noruegos se apuntan al rollo "El proyecto de la bruja de Blair" con esta peli cuyo estrambótico título, según los americanos, se podría traducir como "cazador de trolls" (más o menos).
Si os digo la verdad, comienzo a estar ya bastante harto y cansado de estos "falsos documentales de terror". Se está abusando de ellos y, sin embargo, el público continúa respondiendo bien (valga "Paranormal Activity" como reciente muestra), así que los tendremos revoloteando aún un tiempo. Está bien que hicieran su función de introducir el video puro y crudo en el cine standard, y que crearan un nuevo modo de hacernos pasar miedo. Pero claro, una vez superado el efecto sorpresa, te encuentras que todos se apuntan a un mismo patrón: secuencias de bromas entre los supuestos realizadores, escenas de correteo y jadeos, casuales momentos en los que la cámara queda tumbada en el suelo, las declaraciones de los implicados con rictus melodramático, los infrarojos.... todo.
Y todo esto lo tiene "Trolljegeren". Lo que realmente la salva de la quema es que aquí, en lugar de fantasmas o zombies, tenemos trolls. Sí, trolls, como los que se comen a los gnomos. Lo que pasa es que la mayoría de ellos son gigantes, hay uno al final que directamente es como un edificio de alto (¿y cómo se esconde eso?), cuando yo siempre creí que eran de tamaño Torrebruno.
La cosa va de un grupo de estudiantes que hacen un documental sobre un supuesto cazador furtivo de osos. Cuando lo localizan, este resulta ser... pues lo del título. El hombre, por motivos un tanto "asá", anima a los chavales a seguirle en sus aventuras y, bueno, ahí es donde aparecen los trolls y todo el mamoneo gubernamental que los oculta.
Hay que decir que, a pesar de topicazos, la peli se aguanta bien. Los actores son creíbles y, sobre todo, los efectos especiales están muy muy conseguidos. Ayudan también los bonitos y solemnes parajes Noruegos. El único "pero" que le veo es el aspecto de los trolls... son casi caricaturescos... muy grotescos... y eso, aunque esté hecho aposta, rompe un poco. No se, me habrían convencido trolls de look más fiero y menos ridículo (claro que entonces no serían trolls, supongo). Aunque, como digo, están muy muy bien integrados en las imágenes reales.
Minucias. La peli está potable y, en fin, que se puede pasar un rato ameno con ella.

sábado, 5 de marzo de 2011

FROZEN

Tengo un amigo que dice ser fan del cine de terror. Sin embargo, también asegura no haber pasado miedo nunca con ninguna película. En realidad él las "utiliza" exclusivamente para cachondearse. Ojo, reírse de/con una mala peli de terror me parece una práctica maravillosa, yo mismo lo hago de vez en cuando. Pero no podría vivir únicamente de eso, ni me gustaría hacerlo si, antes, mi devoción por el género no fuese sincera, real y respetuosa. Donde haya una peli que me de miedo, que se quite el resto. A mi amigo el cerebro no le funciona igual. Si la peli no es risible y viene cargada de elementos llamativos (especialmente gore y tetas), se aburre. Por eso, el día que me habló de "Frozen" y, con una exagerada mueca de desprecio, me dijo "¡No la veas, es lo peor que hay!", supe que tenía que echarle un vistazo. Un film de terror que no sirve para ser ridiculizado, ni humillado y que es capaz de hacer perder la paciencia a alguien que solo pretende tomárselo a guasa, es que ALGO ha de tener.
Igualmente, "Frozen" ya formaba parte de mi agenda de "películas que hay que ver" dado quién es su director y guionista, Adam Green, el mismo responsable de las dos simpáticas aportaciones a la franquicia "Hatchet". Claro que en "Frozen" se aleja totalmente del tono gran guiñolesco de aquellas, de su gore brutal, de su demencia, y se adentra en una historia mucho más psicológica, más dependiente de personajes y, por supuesto, más original.
Tres esquiadores quedan atrapados en un telesilla, sin que nadie sepa que están ahí. Llega la noche, el frío, una tormenta y, pronto, lobos hambrientos. A pesar de las inclemencias, harán todo lo posible por escapar... asumiendo las morrocotudas consecuencias.
Por un momento estaba tentado a decir que "Frozen" no es una peli de terror, sino un thriller. Pero pensándolo bien, ES una peli de terror, de genuino terror, de mucho más terror que las propias "Hatchet". De hecho estas, básicamente, vendrían a ser comedias. Solo que, como apuntaba arriba, es un terror que va directo al cerebro y no a las tripas.
Aunque el 75% de la peli se desarrolla en un único lugar (el telesilla y lo que lo rodea) y con tres únicos personajes, Green sabe llevar el ritmo divinamente, evitando el aburrimiento heróicamente (OK, a veces por los pelos... pero lo consigue) y mostrando tablas a la hora de crear suspense y tensión, todo ello con un grado de intensidad bastante alto.
Algo que llamó poderosamente mi atención -y no me esperaba- es que logré empatizar con los tres jovenzuelos. Es más, lo hice con el más gilipollas de todos ellos, el guaperas. De hecho, la secuencia que se encuentra cara a cara con un lobo muy feroz resulta genuinamente aterradora. Por unos instantes te dices "¿Y si yo estuviera en su lugar?". O cuando, al día siguiente, el animal se multiplica en manada, y el muchacho, incapaz de huir por motivos que no explicaré, únicamente se cubre el rostro con su gorro de lana a la espera de ser devorado vivo, me pareció un momento terrible e incluso triste (triste por lo que le pasa a continuación). Supongo que todo esto son puntos muy a favor de la peli. A Green se le ocurren mil ideas y desgracias que podrían pasar en semejante tesitura, y las reparte a lo largo del metraje con solvencia (además, uno de bien ajustado, solo dura 85 minutos).
Detalles fricos: Uno de los personajes se llama Joe Lynch, como el director de "Wrong Turn 2", amigo personal de Adam Green y que suele actuar en sus películas. Kane Hodder, el "Jason Voorhess" de los 90, y el "Victor Crowley" de "Hatchet", se marca un pequeño papel.
"Frozen", con todo lo pequeña y aparentemente sencilla que es, logra su cometido, logra alterar nuestros sentidos, hacernos sufrir y sin necesidad de estridencias... aunque hay un par de momentos sutilmente truculentos y uno de ellos, especialmente doloroso, incluso me hizo exclamar en voz alta un sonoro: "OUCH!!!".

viernes, 4 de marzo de 2011

LA ENDEMONIADA

De todas las copias y plagios surgidos a raíz de EL EXORCISTA, me quedo sin lugar a dudas, con la aportación de Amando de Ossorio, primero por ser un director conocedor del género. Eso ya hace que de entrada, la película me caiga simpática, y segundo, porque aunque se aprovecha del filón, y directamente copia elementos reconocibles en EL EXORCISTA (Gapos verdes, girar partes del cuerpo que normalmente no pueden hacerlo o arrastrarse de manera desagradable, amen de estar la niña protagonista, interpretada por Marian Salgado, que es la dobladora española de la Regan de la película de Friedkin), si que cuenta con una entidad propia (no mucha), en el sentido de que, al menos, no es Satanás quien se mete dentro del cuerpo de la muchacha, si no una gitana mas mala que un dolor. Y la osadía de incluir una historia de desamor entre el cura protagonista (en su juventud) y una jovencita de buena familia, que acaba en el propáculo, ya dotan a la película de mas calidad, al menos argumental, que la más popular EXORCISMO.
Tras ser detenida, una vieja gitana que se dedica a hacer ritos Satánicos y a sacrificar bebés, se suicida, tras ser amenazada por el comisario, que le dice que le va a administrar un medicamento que le hará decir toda la verdad acerca del caso en el que está implicada.
Tras morir, y dejar a la policía en ascuas, el espíritu de la gitana, saldrá de su cuerpo, para, literalmente, irse andando hasta el cuerpo de una niña e instalarse allí. Un joven cura, el padre de la niña, un teólogo y la policía, le darán sal al mejunje, mientras la niña protagoniza episodios terroríficos y desagradables.
Pues si, la verdad es que es una película altamente entretenida, quizás menos sanguinaria de lo que nos hubiera gustado, pero con los suficientes elementos, risibles o no, como para pasar un rato bueno, que ya es mucho.
Curioso maquillaje, que logra poner el mismo rostro, aterrador por un lado, e involuntariamente descacharrante por otro, en una Kali Hansa adulta, que en una Marian Salgado menor. No hay diferencia… las dos actrices tienen la misma cara, supongo que, también, porque buscaron actrices muy parecidas, que una vez maquilladas parecieran la misma persona.
En el cast, tenemos al inevitable Fernando Sancho (LA LEY DEL KARATE EN EL OESTE, EL PANTANO DE LOS CUERVOS, Y AL TERCER AÑO RESUCITÓ), que parece que en todas las películas de terror en las que aparece, hace el mismo papel, el de policía malcarado y “malaleche”, tenemos a Maria Kosty (LA REBELIÓN DE LAS MUERTAS y la ya mentada EXORCISMO) y a Julia Saly (La pocha), al igual que Kosty, habitual de Paul Naschy, también en EXORCISMO, o en cosas como OPERACION MANTIS, EL ULTIMO KAMIKAZE, EL RETORNO DEL HOMBRE LOBO o MADRID AL DESNUDO. Siempre al lado de Paul Naschy, como si fueran un matrimonio.
En definitiva, correcta película, bien rodada, bien de ritmo, quizás más graciosa que terrorífica, pero en suma, muy, muy disfrutable.