lunes, 3 de junio de 2013

HISTORIA DE UN JUNKIE

Nacida inicialmente como “Gringo”, hasta que llegaron los piratas de la Troma, se la quedaron y la rebautizaron con el título más comercial de “Story of a junkie”- es curiosísimo, que las mejores películas de la Troma fueron las que distribuyeron, no las que produjeron- , este documental ficcionado cuenta con pelos y señales los avatares de un adicto a la heroína llamado John Spaceley a.k.a. “Gringo” (y de ahí, el verdadero título de la película).
El director Lech Kowalski, cuya filmografía se compone única y exclusivamente de documentales, se hizo amigo de una serie de yonkies para, una vez ganada su confianza, poder meterse con su cámara de 16 mm en lo mas profundo de los bajos fondos neoyorkinos. Así, entre entrevistas a adictos y traficantes, visitas a narcosalas y reconstrucciones en ficción de algunos de los hechos que Spaceley le explica, podemos hacernos una idea del infierno que supone ser un adicto a las drogas duras. Infierno, que por otro lado, y bajo mi opinión, se han buscado ellos solitos.
Yonkis inyectándose, Spaceley pasando el mono, transacciones de droga y trapicheos se imponen en un documental del todo sensacionalista y cercano al “mondo” italiano, que tras su visionado, deja al espectador con muy mal cuerpo.
El formato elegido le da un tono sórdido a la película, pero ya lejos de texturas o del grano de celuloide, es que los lugares donde filma Kowalski son lo más asqueroso visto en una pantalla, amén de los individuos que pululan a lo largo del metraje, o esos primeros planos de gente picándose.
Mención especial para algunos momentos en relación al protagonista. En una escena en la que, tras días de andar por ahí tirado, picándose y demás, decide asearse un poco, sus venas están ya tan agujereadas que en un plano en que está peinándose, la cámara se mueve un poco para mostrarnos unas gotas de sangre en el brazo con el que se atusa el pelo cuyas heridas, ya tan maltrechas, no se curan jamás.
Turbador resulta también el plano en el que el yonki limpia sus botas manchadas con su propia sangre.
Un documento tan aterrador como atrayente, al que además tenemos que añadir el valor de incluir algunas escenas de ficción, como aquella en que un camello asesina a otro tras un problema territorial.
Muy recomendable… siempre y cuando dispongas de un estómago de acero y no tengas la sensibilidad a flor de piel.

1 comentario:

Naxo Fiol dijo...

Hombre!! a Lech Kowalski le estuve yo siguiendo un tiempo, tiene varios docus dedicados al punk y otra formas de rock and roll salvaje, como DOA, el más conocido de ellos. También anduvo metido en el porno y rodó algo al respecto. Un personaje muy interesante... sin embargo, esta peli que comentas me aburrió soberanamente y aún a día de hoy no he terminado de verla....