martes, 22 de julio de 2014

AVT PODCAST (18)

Los contenidos de esta nueva entrega del podcast favorito de América se mantienen dentro de la normalidad latente habitual.
Así pues, junto a los tres fornidos muchachuelos de siempre, encontramos material tan común y corriente como la nueva candidata a la peor película de la historia ("Fateful Findings" del retarded de rigor, Neil Breen), todas las buenasnuevas y los chascarrillos existentes sobre el universo "Marvel" (las imágenes recién salidas de "Los Vengadores 2", el cambio de sexo de "Thor", un poco de "Agentes de Shield", el incombustible friquismo de Aratz...), las poco recomendables apetencias sexuales de los currantes de "Disneylandia", libros cargados de truculencia y color en el idioma de Marcel Marceau, pre-reflexiones sobre la nueva película de los gilios, Alexandre Aja, el debut de su amante en la dirección y los cuennos de "Harry Potter", un "Sherlock Holmes" al que se le escapan los pedos, las aportaciones de "Drácula" al jevi metal, la peste del siglo XX en "Philadelphia" y las pretensiones estrelladas de Jonathan Demme, sectas diabólicas que sobreactúan en "La noche que dios gritó" (y se cagó en sí mismo), aventuras con regusto a ci-fi protagonizadas por cantantes un poco moñas en "In Time", los orígenes de ese ilustre marinero convertido en actor que es Antonio Patas, el primer trailer de la peli sobre la muñeca chunga de "Expediente Warren", una apuesta en relación al fatídico estreno de uno de los más apestosos blockbusters del cine apañó, las aventuras como taxista de Mr.T y sus "Los locos del taxi", un puñado de "Animadoras Asesinas" en plan comedia adolescente/slasher tardío (advertencia: la cosa es tocha e ininteligible) y los pechotes -caídos o no- de Hellen Mirren y su "Flower Power, como una regadera".
Todo ello recargado de humor zafio, incapacidad, mal gusto y un chorrito de fritanga...
Más fresquito que el semen de un esquimal.



PD: A continuación, dos imágenes de muestra relacionadas con ciertas cosas que se comentan en el pograma. Para pillarles el sentido, obviamente, habrá que escucharlo... les guste o no...