viernes, 29 de agosto de 2014

EL GRAN LÍO

Estamos ante una de las películas más extrañas que he visto en mi vida. Una película que en su momento, cuando la alquilé, me impactó notoriamente, porque yo pensaba que iba a ver la típica película de Chevy Chase y compañía, cuando en realidad se trata de una cosa muy extraña, y el quebradero de cabeza más grande en la carrera de Dan Aykroyd.
Un financiero conoce en una fiesta a una abogada despechada, y liga con ella a saco. Así que deciden irse unos días a Atlantic City, viajando en coche, junto con unos amigos latinos de él que se les acoplan en el viaje. A mitad de camino, toman una salida equivocada, lo que les desviará hasta un pueblo de Oackland llamado Vanklevania. Allí serán arrestados por exceso de velocidad y juzgados por el juez  Vankelheisher que los dejará a su suerte dentro de su caserón lleno de peligros. Este Juez tiene especial odio a los banqueros, que convirtieron su tierra en el estercolero que es hoy, y no duda en meter a sus arrestados en una máquina que separa la carne del hueso, para hacer con esa carne perritos calientes que luego deglute con delectación y sirve a sus invitados. Nuestros protagonistas, tendrán que salir de ese “Gran lío” (espantoso título castellano).
Rara hasta no poder más, “El gran lío” supuso el debut –y despedida-como director de Dan Aykroyd, que además se reserva dos papeles –en ambos el maquillaje hace que esté irreconocible- el del Juez y el de una especie de retrasado deforme que habita, junto con su hermano gemelo, en las inmediaciones del caserón y  a los que no dejan acceder al interior del hogar, váyanse ustedes a saber por qué. Aykroyd, tras la experiencia no volvió a dirigir cine porque el rodaje fue un caos absoluto, además de uno de los grandes fracasos de la comedia USA. Por lo visto, la película iba a ser una epopeya de más de dos horas de duración en la que ocurrían montones de cosas extrañas, pero solo tenía 39 millones de dólares (una barbaridad a principios de los 90), para una película para la que harían falta unos 100 millones, con lo que no pudo terminar el rodaje y aquella epopeya de dos horas y pico de duración se reduce a una extraña comedia con un final del todo apresurado de tan solo hora y diecisiete minutos.
Cuando se estrenó la película, tan solo recaudo 10 millones de dólares, con lo que a Aykroyd, se le quitaron las ganas de meterse en más líos de estos.
La película parte de un sueño que tuvo Dan Aykroyd en el que, pizca más o menos, ocurre lo mismo que en la película, así que con su hermano Peter, confeccionaron el guión de la misma, en el cual, escenas de canibalismo, una gran guerra entre la policía del estado de oakland y los habitantes del pueblo de Vanklevania e incluso una invasión extraterrestre, no llegan a verse en pantalla, porque no hubo dinero para rodarlo.
El resultado resentido se nota en el montaje final, dónde vemos que, efectivamente, faltan cosas a esa peli. Pero fracasos financieros a parte, yo creo que precisamente ese montaje resultante, y el que se note un poco el desbarajuste, le otorgan a la película ese aire misterioso, ese mal rollo, y esa sensación de “¿Qué cojones es esto que estoy viendo?” que tanto me gusta de esta película, porque he de decir, que a mí me fascina.
Como fue tal fracaso, fuera de estados unidos solo se estrenó en vídeo.
Junto a Chevy Chase y el propio Aykroyd, tenemos a Demi Moore (jamás vi una pareja con menos química que la formada entre Chevy Chase y Demi Moore), John Candy haciendo un doble papel, Taylor Negron, Daniel Baldwin y, curiosamente, la intervención de mi gurpo de rap favorito de todos los tiempos “Digital Underground” que se cantan a cámara el tema “Same Song” y donde podemos vislumbrar la figura de un jovencito Tupac Shakur. La presencia del grupo, es tan extraña como el resto de la película.
Yo creo que, a su manera, se trata de una de las comedias fantásticas imprescindibles que no hay que dejar de ver. Por lo que es, lo que pasó, y porque, coño, está entretenida.

2 comentarios:

WH4RXOR3 dijo...

La revisioné hace un par de años y me gustó, juraría que ya la habíais reseñado.

Un saludote.

Manuel Garcia Sanchez dijo...

Excelente reseña, sin duda es una pequeña joya.
Recuerdo con especial agrado dos cosas de esa película: La escena donde les sirven las salchichas blancas de la manera menos apetecible (considerar ademas que en América es muy raro llegar a ver salchichas de ese color), me hizo mucha gracia.
Lo segundo es el bien logrado montaje de tantos cachibaches misteriosos regados por doquier tanto dentro como fuera de la casona. Ya hubiera querido yo ver semejante universo en cualquier pelicula de los locos Adams.