lunes, 22 de septiembre de 2014

INSTINTO BÁSICO

“Instinto Básico” se ha ganado por derecho propio el título de clásico. La sensación cinematográfica de los noventa, me pilló siendo un confundido espectador de quince años, y claro, una película que había gustado a tantísimos espectadores, no podía dejar de gustarme a mí. Así que, sin saber muy bien hoy si me gustaba o no, hacía ver como que si. No obstante, el boom, como vino se fue, y pronto ya nadie se acordaba de “Instinto Básico”. La volví a ver con una opinión ya más formada y los gustos más definidos, y me pareció espantosa. Y ya nunca la volví a ver, hasta que en una reciente visita a una tienda de productos de segunda mano tenían un DVD de la película precintada por 20 céntimos. Así que, lógicamente, la adquirí. “Instinto Básico” tenía la ardua tarea de superar el paso del tiempo. Algo que para cualquier película noventera, es un absoluto reto. Por mi parte, tenía que enfrentarme a ella veinte años después, con la animadversión que me provocan las películas de los noventa –y más cuando hicieron tanto ruido como esta- teniendo a su favor, únicamente, que ya no tengo tantos prejuicios a la hora de ver una película, a pesar de todo.
Pues tras el visionado puedo decir que “Instinto Básico” ha superado con creces el paso del tiempo, y que vista hoy en día, no se trata de una grandísima película, pero pocas existen más entretenidas que esta. Con un tempo y una atmósfera rarísima, unos diálogos –eso si- algo idiotas, y sobretodo una iluminación soberbia que le otorga ese look que, una vez visto por primera vez, ya no se va de tu retina y que vas rememorando según vas viendo la película. Es como verla por enésima vez, pero dando la impresión de que sea la primera. Una sensación rara.
Ya saben; un “Thriller” en el que un policía de oscuro y reciente pasado, se ve inmerso en un caso de asesinato en el que la principal sospechosa es una escritora la cual, en una de sus novelas, describe con pelos y señales el asesinato que se acaba de cometer, por lo que es la principal sospechosa. Cuanto más avanza el caso, compañeros y psicóloga –a la que el poli se tira-  van complicando la cosa, y más se nos complica a nosotros, a la vez que se van dando pistas, falsas o no, para que el espectador saque sus conclusiones, mientras que el poli cae en una espiral de descarnado sexo con la sospechosa.
Una cosa simple pero efectiva, que como ya digo, se disfruta más en la actualidad, en parte por cierto sabor anejo que acompaña a la peli,  en parte porque la película es una máquina fabricada para combatir el aburrimiento.  Y es que detrás de ella está el mejor Paul Verhoeven, el de los primeros noventa, al que precedían un montón de éxitos en los ochenta (¿Hace falta que diga los títulos?).
Así que una película que recomiendo fervientemente, y que está claro que, al tiempo, será recordada con el paso de este. Aunque quizás es demasiado pronto para que se la reivindique.
La película fue un éxito mundial absolutamente rentable que en nuestro país congregó a 4.000.000 de espectadores y que se convirtió en un fenómeno social. Por aquél entonces, en cualquier parte se hablaba sobre “Instinto Básico”, en el cole, en el banco, en la compra… raro será cualquiera que no alquiló la película cuando esta salió en video, y más raro será cualquiera que no se haya masturbado, bien con las escenas sexuales protagonizadas por la Stone, como las protagonizadas por Jeanne Tripplehorn (que debutaba mostrándonos hasta las amígdalas).  Y bien merecido se tiene Sharon Stone el título de mito erótico, aunque, vista ahora la película, podamos comprobar que sus duros pechines son operados.
Buscando algo de info, doy con algunos datos curiosos, como los referentes a la versión final de la película. Verhoeven, presentó a la censura tres versiones distintas. ¿El motivo? Que cada vez que la presentaba se la clasificaban “X”, lo que afectaría absolutamente su carrera comercial. Finalmente supo darle el toque, en el corte final, para que resultase explosivamente erótica (a día de hoy, este erotismo es nada) y no una vulgar película pornográfica.
Así mismo, la elección de Michael Douglas como duro detective follador, papel que le viene que ni al pelo, no fue la primera. Hasta que se decidió a que Douglas interpretara el papel, se barajaron los nombres de Wesley Snipes, Bruce Willis, Charlie Sheen e incluso ¡Stallone! La verdad es que cualquiera de ellos da bien el papel. Aunque las caras de gusto y gemidos de placer que suelta el hijo de Kirk Douglas, creo que serían difíciles de superar por cualquiera de estos.
Por otro lado, el papel de Sharon Stone, tiene unos toques de homosexualismo.Vamos, que le da a las pollas, pero que también le da a los coños. Bien, pues este hecho insignificante puso en alerta a los diversos colectivos de lesbianas americanas, que tocando los huevos como los tocaron los maricones en “A la caza”, las liaron pardas porque decían que el personaje de la Stone, daba una mala imagen de ellas. Ya saben, fanatismos yankies.
La película ha dado pie a un montón del “exploitations” que, curiosamente, se han dado más dentro del mainstream  que dentro de la Serie B –o el cine italiano- aunque estos fueran imposibles remedos de esta, con repartos marcianísimos; por poner dos ejemplos, “Nunca hables con extraños” con Antonio Banderas y  Rebeca de Mornay, o “La marca del asesino” con James Belushi y Lorraine Bracco.
Y además la película contó con una absurda y tardía secuela, a la cual dedicaré mi próxima reseña.
Y en fin. Hay mogollón de info por ahí acerca de la película. Yo he reseñado aquí lo que más gracia me ha hecho, pero en cualquiera de los libros dedicados a la figura de Verhoeven se habla largo y tendido sobre ella, así como algún que otro libro dedicado por entero a la película, incluso, en nuestro país y en nuestro idioma.
Ha sido una buena experiencia el volver a verla.

9 comentarios:

Naxo Fiol dijo...

Yo fui a verla al cine y me pareció de lo más mundana y normal. Tal vez también debería revisarla. Sin embargo, no recuerdo que me excitara ni que tuviera deseos reprimidos de tocarme... a mi este erotismo tan blanco, sintético y superficial no me pone nada.
A la Stone la prefiero en LAS MINAS DEL REY SALOMÓN o, sobre todo, en ACCION JACKSON, donde también enseña sus encantos.
Muy interesante lo de los exploitations. Es verdad que hubieron más en el mainstream, algunos incluso con Stone o el Douglas en el reparto. La serie B/Z por entonces llevaba ya tiempo dando la brasa con los thrillers eróticos, supongo que para ellos la formula ya andaba agotada. Y los italianos... pues más que nada que en 1992 el exploitation italiano estaba totalmente muerto o agonizaba de mala manera.

Victor Olid dijo...

La Stone, donde está pajeable, más que en todas estas, es en "Sangre y Arena" una producción de josé Frade en la que la vemos al natural, y la comen hasta el ojete prácticamente.
En cuanto al erotísmo de Instinto Básico en su momento, hombre, me pilló con 14 años! estaba con las hormonas a flor de piel!
Yo creo que es una peli que ha mejorado bastante con el tiempo. Inlcuso se ha vuelto entrañable.

Aratz dijo...

Yo la vi en VHS, y si bien si me puse palote en varios momentos, como cuando la encula contra la pared los dos con la ropa puesta, ver al Michael Douglas y sus muecas, hacia que la cosa bajara rapidamente.
Deberia de revisarla otra vez.

Excusatio non petitas dijo...

Charito Piedras la llamaban los técnicos españoles de "Sangre y Arena", porque iba de diva.

Victor Olid dijo...

Como para no ir...

Excusatio non petitas dijo...

Diva fue después: por aquel entonces no era ni aspirante. De hecho, fue "Instinto básico" la que la aupó a estrella. Antes solo algunos con buen ojo la habíamos localizado en "Las minas del Rey Salomón" y "Total recall".

Naxo Fiol dijo...

Y en "Por encima de la ley" junto al Seagal!.

Victor Olid dijo...

Y en "Loca academia de Policía 4" y en "Diferencias Irreconcilibles"!!
Claro que en esas película nadie le comía las tetillas bajo el arbol como en "Sangre y Arena". Iría de diva, pero la trataban de putilla, jajajajajajaja!

luisflperropaco dijo...

A mi es una peli que siempre me ha gustado, y no voy a ser tan hipócrita como aquellos que en su casa tienen el Penthouse y te dicen que lo tienen por los artículos y no por las tias, digo esto porque a mi me encanta de la peli la trama detectivesca, pero también la Stone, el morbo que ya desprendía en "Desafío total" era un anticipo de lo que vendría después, aunque a mi me pone mas en el super fracaso "Sliver (Acosada)" quizá porque no hace el papel de psicópata comepollas sino de tia normal.Por cierto, me encanta el tema central de Jerry Goldsmith, era listo el amigo Paul, cuando tenia un buen presupuesto sabia rodearse de los mejores.