sábado, 21 de febrero de 2015

FANZINEANDO (14): AVT STORY (SEGUNDA PARTE), AQUÍ VALE TODO # 2

Esta vez iba a tomarme más tiempo, a pensar más los contenidos, en definitiva, a hacer un "AVT" más "AVT" (o más "Punk Magazine") y menos "Suburbio". En esos momentos vivía un tanto confundido con dos fanzines a la vez, no sabía qué poner en cual y cómo, así que era importante mantener bien firme la diferencia que yo quería que ambas publicaciones tuviesen.
Considerado por todos como el mejor "AVT", el número dos me dio muchos dolores de cabeza, aunque también una gran satisfacción desde el punto de vista editorial. Me encargué de maquetar la parte pre-ordenador, lo que le daba un look genuinamente artesano y feísta, lejos del feísmo-bonito del número anterior. La portada no pudo ser más acertada (así como la contra portada), una parodia del libro "Sex" de Madonna por obra y gracia del grupo punk británico "Wat Tyler", con quienes en esa época mantenía una cordial relación epistolar. Dentro, pues una puya a la película "Titanic". Una entrevista totalmente anti-profesional a Rubén Lardín (una vez más, muy deudora de "Punk Magazine"). Un comic de Borja Crespo. Una entrevista a los "New Bomb Turks". Un comic de Elreydespaña. Una crítica de la película "Transylvania Twist". Un texto de Robert Martex sobre su surrealista "cena de empresa". Una entrevista al editor del fanzine "Alan Smithee". Un extenso artículo sobre la trayectoria del grupo "The Smiths". Un reportaje muy completo dedicado a la banda "Wat Tyler". Reseñas de cine según Chema Ponze. Un reportaje muy burro sobre el Museo de la Erótica de Barcelona y varios comics y columnas más.
Como digo un contenido muy completo, variado, jugoso, denso (nada de espacios en blanco), sin duda esta vez había logrado llevar a buen puerto el "AVT" tal y como yo lo concebía en mi cabestro... pero aún quedaban muchos problemas por sortear. De entrada, maquetarlo fue un infierno, Martex nunca podía quedar y José Gracia no cumplía lo suficientemente bien con sus funciones de "apadrinador". Llegué a sentirme realmente mal por tener que estar tanto encima de ellos. Tras mucho sufrir y sudar, logré tener listo el invento. Antes era nuestra obligación llevar a "Camaleón" una pequeña reseña para que la publicaran en su catálogo y, así, poder distribuirla en la siguiente tanda. Cumplí con mi parte y les llevé en mano dicha reseña más el cd con el fanzine concluso. Para mi mayor y desagradable sorpresa "Aquí Vale Todo #2" no salía anunciado en el catálogo mensual de "Camaleón", lo que significaba un retraso de un mes. Los muy gilipollas encontraron mi reseña poco después traspapelada y arrugada bajo un montón de folios. Maldije sus huesos, entre otras cosas porque mi plan era tener el número listo para el Salón del Comic de Barcelona que se avecinaba, donde había alquilado la mitad de un stand, y no sabía si llegaría a tiempo. Ahora un movidón así me lo hubiese tomado más a risa, pero en ese momento estuve sufriendo durante 30 días. Llegado el Salón, y ya instalados en nuestro stand, corrí a "Camaleón" para pedir que me trajeran mis copias de "AVT 2", pero no llegaban, insistí varias veces... y al final,
gracias al tremendo desinterés de la gentuza en cuestión, 24 horas después aterrizó en mis manos. Recuerdo que cuando lo vi me quedé frío. Tras tanta tensión y tantos problemas, ni tan siquiera tenerlo listo ante mis ojos podía consolarme. Aquella noche sufrí un bajón terrible.
Al día siguiente las cosas fueron mejores. No recuerdo haber vendido muchos ejemplares, pero lo pasé bien compartiendo stand con Elreydespaña. Tal fue mi agotamiento con el tema "AVT 2" que, según recuerdo, no mandé ningún ejemplar a ninguna revista. Simplemente esperé que por si solo se vendiera porque, me atrevería a decir, en ese momento me daba absolutamente igual si continuaba o no.
Pero continuó... lejos de las zarpas de "Camaleón" y "The Force Group", pero llegó a salir un tercer número, del que hablaré en la próxima dósis de la "AVT Story".

No hay comentarios: