martes, 19 de abril de 2016

AVT PODCAST (57)

Hoy me he levantado cargado de odio. De odio hacia todo, hacia todos esos hijos de puta. De odio hacia el AVT Podcast, sus responsables, sus oyentes y los temas tratados. Odio a la sección de noticias, siempre tan inútil y desganada, especialmente si hablan de megalodones y tiburones, boxeo y clásicos del terror de los años 80… esos, esos son especialmente odiosos. No menos que los patéticos sorteos que se sacan de la manga para vaciar las arcas de dvd´s que no consigue vender ni a hostias ese odioso sello del que se atreven a presumir, Vial of Delicatessens. En este programa anuncian al ganador del último, el pringado que se lleva a casa una copia de esa odiosa bazofia sensacionalista que es “A Serbian Film” (y sin mérito que valga, que total son cuatro moscas las que participan).
Pero si hay algo que odio esta mañana son las largas, aburridas e interminables parrafadas que se marcan sobre películas. Todas odiosas, claro, incluso aunque sea buenas: Remakes oportunistas y post modernos (“Plan 9”), actores ya ancianos dándoselas de héroes de acción (“Venganza 1 & 2”, esta última odiosamente conocida como “Conexión Estambul”), secuelas tardías e inexplicables en su estultez (“King Kong 2”) y westerns modernos de arte y ensayo, tan aburridos como polvorientos (“Bone Tomahawk”, que esputa no se qué monsergas sobre un odioso pringado que hace ultra-gore con ridículo video casero). Cuando se cansan de rancio celuloide (o vídeo digital), se pasan al manga, probablemente el estilo de comic más odioso que hay en el planeta, encima para dar la enésima chapa con la enésima movida de zombies (“I am a hero”).
¿Y cómo concluye la odiosa basura?, pues con una charla a tres bandas (como si no hubiese suficiente con tener que oírlos uno por uno) sobre una película realmente infame, a la que resulta fácil odiar sin tener que esforzarse lo más mínimo (“Beowulf, la leyenda”).
Esencialmente es la mejor forma de mal gastar casi tres horas de tu pútrida y odiosa vida.
Claro que igual mañana me levanto de buen humor y todo me parecerá maravilloso y estupendo… francamente, me odio a mi mismo solo de pensarlo.