sábado, 25 de marzo de 2017

CREEP

No sé ustedes, pero yo comienzo a estar un poco hasta las napias del "found footage". Me cansan sus estrategias, me aburren sus resoluciones argumentales y ya no me trago sus excusas. "Area 51" de Oren Peli es el mayor rollazo que me he zampado en años. Y "Blair Witch" me defraudó profundamente porque... no me dio ni pizca de miedo. Por eso, cuando presioné el "Play" para ver "Creep" y me percaté de que, desconociéndolo a priori, era un "found footage", me dije "No!". Se me quitaron las ganas de verla. Pero, superado el susto inicial, días después decidí darle una oportunidad. Total, no llegaba a los 80 minutos de duración... ¡¿qué podría ir mal?!.
Un individuo acude a casa de otro para ganarse lo que de entrada parece dinero fácil. Únicamente tendrá que estar 24 horas con él y grabarle con una cámara de vídeo. En cuanto se encuentran, este se comporta de un modo un tanto raruno. Muy empalagoso y cansino. Pero, oye, tira millas. Le cuenta al de la cámara que va a morir de cáncer y quiere registrar sus últimos momentos. Pero hay algo raro. Sospecha esta que, inevitablemente, irá en aumento a medida que avance la peli, ¿justificadamente?, ¡podría ser!.
Patrick Brice y Mark Duplass son los máximos responsables de "Creep", producción de la estimable factoría "Blumhouse". Brice dirige e interpreta al aspirante al curro. Duplass es el tipo raro y escribe el guión. Esencialmente son los únicos rostros que vemos a lo largo de la peli. Se nota que Duplass tiene más tablas en esto de actuar porque hace muy bien lo suyo... realmente termina resultando zozobrante y odioso. Con casi NADA (¿cuánto habrá costado hacerla?, sospecho que muy muy poco), este par logran una peli bastante entretenida y, aunque no da miedo (sí algún susto), funciona a la hora de inquietarnos. "Creep" hace honor a su título. Es un "found footage" algo diferente, sin fantasmas ni nada por el estilo. Básicamente basa todo su qué en la relación de dos personas. Y es verdad que tiene momentos para la risa, pero son muy pocos. También depende de cómo te tomes lo que estás viendo y el yuyu que te puedan dar cierto tipo de comportamientos. A algunos, el personaje de Duplass les parecerá un gilipollas gracioso. A otros -como yo- les recordará a amigos raros del pasado, obsesivos y taladrantes y, en fin, le dará bastante mal rollo.
¿Que si ahora ya no le tengo tanta manía al "found footage"?... hombre, tampoco es que "Creep" me haya curado, pero sí me ha dado un poco de esperanzas para seguir intentándolo con otros que vengan. Incluida "Creep 2", en la que tanto Brice como Duplass ya están currando.

4 comentarios:

SEXpeare dijo...

Me gusta mucho Duplass. En Safety not guaranteed mostraba a un personaje friki y perdedor al que se le cogía cariño. En ésta la premisa del personaje puede parecer similar pero la lleva por un camino totalmente distinto. Tiene muchísimo mérito hacer una película con tan poco. Ni la historia ni los personajes ni el entorno hacen creer que vaya a salir algo entretenido y sin embargo es una película que te puede mantener en tensión, con una atmósfera muy raruna e incómoda, imaginándote todo el rato que va a pasar algo muy chungo. A destacar el yuyu que se puede dar con una careta de los chinos. Sin duda una gran noticia que estén preparando una segunda parte.

Naxo dijo...

La de Safety not guaranteed hace tiempo que quiero verla, le echaré un ojo pronto.
En cuanto a Creep 2.... Veremos si la idea da para secuelas. En este caso el atormentado es una chica.

Victor Olid dijo...

A mí 'Seguridad no garantizada' me pareció un mierdote, pero de los gordos!
Esta de 'Creep' y 'Area 51' las tengo por ver.
El problema con wl found footage es que lo han sobre explotado, pero yo creo que la formula aun tiene que ofrecer. Pero son unos manazas!

Juan Antonio Castro dijo...

Área 51 no me convenció nada, pero es evidente que podría haber sido un found footage verdaderamente grandioso. Una lástima. Estoy de acuerdo con Víctor. Creo que el invento aún tiene posibilidades, pero quizá haya que esperar un poco para poder disfrutar de algo bueno de verdad. Presenta síntomas de agotamiento, sí, pero vamos... como cualquier otro subgénero, ¿no?