viernes, 3 de octubre de 2008

REFLEJOS

Ayer TV3, la televisión de mi tierra, hablaba en su telediario de la inauguración del Festival de Sitges. Resulta que para abrir tan magno evento iban a proyectar el "Reflejos" del Sr.Alexandre Aja. El locutor decía que la competencia era muy dura si teníamos en cuenta que los años precedentes Sitges había arrancado con "El laberinto del fauno" y "El Orfanato". Evidentemente, el que estos sean prestigiosos films de producción patria es el motivo de que sean "dura competencia". Ya sabemos cómo envidiamos y odiamos a los yankees (Aja es franchute, pero la producción de su peli es eminentemente americana), aunque no paremos de plagiarles continuamente cuando intentamos tocar cualquier género. Sin ir más lejos, eso es exactamente el caso de "El Orfanato", que si en lugar de Española, hubiese sido Italiana o Holandesa... o Americana, sería tildada de previsible, aburrida y nada original. Puto país de borregos este.
No he dejado de leer críticas malas de "Reflejos" desde el momento en el que comenzó a asomar su rostro en la prensa. Ninguna de ellas horrible, pero tampoco medianamente buenas. Si eres asiduo a este blog ya deberías conocer el curriculum de Aja (las cojonudas "Alta Tensión" y el remake de "Las colinas tienen ojos". De "Furia" no puedo decir nada, que no la he visto). Yo lo tengo en mi lista de los diez más interesantes y potentes del terror moderno, aunque desde que vi el trailer de "Reflejos" me acojoné (tal y como dije en este mismo blog). Tenía pinta de ser otra típica revisión del aburrido terror nipón, con ese look plano de gran parte del cine Hollywoodiense de género y con abuso de CGI. Sí, parecía que el cineasta había sucumbido a los poderes fácticos de la industria americana del cine. ¿Era eso cierto?. Sólo había un modo de comprobarlo: Acudir al estreno y verlo con mis propios ojos.
Un ex-poli en crisis entra a currar de vigilante nocturno en unos grandes almacenes que fueron devorados por las llamas. Pronto descubrirá que los espejos del lugar guardan terribles secretos y pueden resultar altamente mortales.
"Reflejos" es como "Retratos del mas allá" o "Llamada perdida" pero mejor. Con más clase y, sobre todo, más gore. El primer acto es cojonudo. Las secuencias en las que el prota se pasea de noche por el gran edificio abandonado son inquietantes y escalofriantes. Dan verdadero miedo. Y algún buen susto. El segundo acto se mantiene. La intriga está bien desarrollada, los personajes te caen bien, sufres por ellos. Y hasta ese momento te dices: "¡Ese es mi Alexandre!, no podía fallarme".
Pero en el tercer acto, todo decae. De hecho, este resulta muy muy mediocre. Y aquí "Reflejos" comete los mismos fallos que todos los remakes de cine japonés de fantasmas. Abuso de CGI, abuso de efectismos pirotécnicos, churri escotada con camisón mojado, niños en peligro... bla, bla, bla... adiós a la atmósfera, adiós al miedo, adiós a una historia interesante. Hola mierda.
Una pena, de verdad. Si Aja hubiese mantenido el tono de los primeros, pongamos, 45 o 60 minutos hasta el final, tendríamos una muy buena peli de terror. Pero no, termina fallando y "Reflejos" se convierte en su peor obra hasta la fecha. Eso si, muy superior a "Llamada perdida", "Retratos del mas allá", "La maldición 2" e incluso el remake de "The Ring".
¿Gore?, obviamente mucho menos del que maese Aja nos tenía acostumbrados... pero bastante potente y brutal. De hecho, creo que hasta un anciano ha abandonado la sala ofendido.
Sigo confiando en él, y estaré esperando ese "Piraña 3D" con muchas ganas.