sábado, 22 de octubre de 2011

INSIDE DEEP THROAT

GARGANTA PROFUNDA, de Gerard Damiano, es la película porno más rentable de la historia. Además revolucionó la industria del porno hardcore al incluir en su metraje una trama de ficción bastante tontorrona (una mujer que tiene el clítoris en la garganta y que tiene que aprender violentas felaciones para correrse, ayudada por un doctor que es un fantoche), y escenas de mamadas hasta la campanilla.
Pasó a convertirse en un fenómeno de moda en la época. Incluso intelectuales incluían en su agenda el visionar una película tan “Cool”.
Obviamente, el gobierno y las autoridades, se oponían a tal muestra de depravación, así que comenzaron una cruzada, no ya contra los productores, si no incluso contra el último mono de la función Harry Reems, que dio con sus huesos en la cárcel, solo por pegarle esos tremendos polvazos, delante de una cámara, a la ya fallecida Linda Lovelace.
Claro, que lo que el publico pajillero no sabía, es que esta película, fue financiada por la mafia, que extorsionaba los cines donde se exhibía de manera ilegal, ya que esta película fue confiscada por las autoridades.
De todo esto y mucho más habla el documental INSIDE DEEP THROAT de los directores y documentalistas Felton Bailey y Randy Barbato, que escarban todo lo que pueden y más en la apasionante historia de esta película, entrevistando a casi todos los implicados y armándose con un material de archivo más que encomiable. Y sobretodo, el no posicionarse hacia ningún lado, consigue de este documental, unas declaraciones cojonudas por parte del equipo y los censores.
Resulta curiosísimo ver los desiguales destinos de los implicados en la película, sobretodo el de la estrella Linda Lovelace, que a parte de ver declaraciones de la tragarabos que dejan claro que tenía medio dedo de frente, podemos ver como se convirtió al catolicismo, renegando del porno de manera extrema, para volver al erotismo ya con cincuenta tacos, y luego morir, prácticamente en la ruina, en un accidente automovilístico.
En definitiva, uno de los mejores documentales sobre cine porno que yo recuerdo.
En cuanto a GARGANTA PROFUNDA, le tengo cierta estima, por histórica, y porque dentro del porno, no deja de ser una divertida comedia tontorrona. Eso si, es mucho mejor su historia que ella misma.