miércoles, 21 de diciembre de 2011

ENMARCANDO EL CLÁSICO

Hace unos pocos años que me juré a mi mismo no volver a pegar un puto póster en mi vida. ¿Motivos?, variados y personales. Pero claro, cuando uno tiene en su colección el póster americano de "Creepshow" o el Español de la época de "Posesión Infernal", ¿qué hacer?. Pues la solución se llama "enmarcar". Es decir, tener el susodicho póster protegido de por vida de modo que allá donde vayas puedes colgarlo, sin miedo a estropearlo cada vez más. Naturalmente "enmarcar" no es un proceso barato (aunque gracias a "Ikea", hoy día sí se parece a algo económico), por eso mismo lo suyo es seleccionar el/los póster/s realmente significativos. Aquellos que, por importancia, quieres que te acompañen el resto de tu vida allá donde vayas. Y en mi caso ¿cual es más significativo que el de "Posesión Infernal"?. Así que decidí enmarcarlo y así luce actualmente entre las cuatro paredes que me protegen del vil exterior...

Naturalmente, no pude evitar hacer esta otra foto (¡mis dos tesoros!)...

El siguiente (¿y último?, me tienta hacerlo con "El justiciero de la noche") es el de "Creepshow", que si lo enmarco se debe a su origen (al ser el póster yankee como que es algo menos visto y más valioso) y a su estado (está ya muy viejecito y delicado). Esto será dentro de unas semanas, cuando consiga dinero para pagar el marco (más grande de 100X70), de momento, ahora cada mañana miro mi póster de "Posesión Infernal" y me digo a mi mismo: "Hoy va a ser un gran día!" (nunca lo es, pero no será porque no lo intente).