domingo, 17 de noviembre de 2013

LO ÚNICO BUENO DE "ACCIÓN JACKSON"

Me puse a ver "Acción Jackson" con intención de revivirla y reseñarla. Producida el año 1988 por el rey midas de las "action movies" de la época, Joel Silver, se suponía un absoluto vehículo de lucimiento para un actor que, hasta entonces, siempre se había conformado con papeles secundarios en productos del ramo, Carl Weathers. Acompañó a Stallone en los primeros "Rocky", a Schwarzenegger en "Depredador" y parecía tener la simpatía del público de su lado. Era lógico otorgarle un rol protagónico con intención de convertirlo en franquicia y, de paso, revivir de forma más o menos involuntaria el "blaxploitation". Qué diferentes eran los tiempos entonces, ¿verdad?, en aquellos años dicho dudoso revival fue probablemente algo no buscado y mucho menos forzado, directamente honesto. Hoy sería blanco de guiños, homenajes, tributos y demás post-modernidades.
Al lado del Sr.Weathers, una estrella en alza, Sharon Stone (guapísima) y la tía que le chupaba la polla a Prince, Vanity. Ambas salen enseñado las peras (hoy Vanity es una cristiana renacida que no quiere saber nada de estas sucias películas). También están en el reparto Craig T. Nelson, Bill Duke (otro negrazo que también anduvo por "Depredador" y la estupenda "Commando") y Thomas F. Wilson, el "Biff" de "Regreso al futuro".
Para dirigir el cotarro contrataron a Craig R. Baxley, un doble de acción que debutaría en la gran pantalla con "Acción Jackson" y, antes de terminar relegado a la tele, aún dejó su estampa en otros actioners como "Dark Angel" (con Dolph Lundgren) o "Frío como el acero" (con Brian Bosworth). Sin embargo, el problema es que "Acción Jackson" fracasó... no hubo secuela, y tampoco hubo más papeles gordos en pelis mainstream para Carl Weathers, que fue descendiendo escalones hasta que no hace mucho protagonizó uno de los infames productos de "The Asylum". Y es que no me extraña, el pobre hombre tenía menos carisma que un repollo y era más mal actor que Chuck Norris en un día inspirado. Encima, su película resultaba aburrida, carente de garra, con un humor inadecuado y para nada vibrante, algo que, desde luego, no era norma en la época.
De hecho, solo hay UNA cosa que se salva de "Acción Jackson" y es este plano:



Y no se salva por lo gracioso de ver a todos esos peatones mirando a cámara, sino por la entrañable basura que adorna la marquesina de ese cine, "Creepozoids", un auténtico clásico del "trash" según las dudosas artes de David DeCoteau y que ya ha aparecido alguna que otra vez con anterioridad en este blog.
Lo fascinante del caso es descubrir que esas cosas incluso se estrenaban en el cine.... bueno, algo es algo, al menos la película de Carl Weathers cumple una función, la de documento histórico del lado más rancio del séptimo arte. Y eso, mola.