viernes, 1 de diciembre de 2017

MIEDO A SALIR DE NOCHE

El gen del cine —supuestamente— quinqui de de la Iglesia,  se encuentra en “Miedo a salir de noche”. Por un lado es el precedente a “Navajeros”, y una película que sucedía a la par que que comenzaba la relación personal del director con José Luis Manzano.
Es muy interesante ver como enfoca de la Iglesia el mundo quinqui desde fuera. La visión que ofrece en esta película es muy distorsionada en concordancia con lo que nos ofrecería después, cuando este se mete de lleno en el mundo quinqui, con delincuentes reales y drogas de verdad.
“En miedo a salir de noche” el quinqui, a parte de estar siempre interpretado por un  actor, es más parecido a un activista del PCE que de cualquier drogadicto del lumpen, porque al fin y al cabo, lo que Eloy de la Iglesia hace, es ofrecernos un punto de vista muy aburguesado del tema de la delincuencia juvenil. Por otro lado, las obsesiones del director en torno a la delincuencia y a la política, que tanto condicionarían su carrera a posteriori, están plasmadas aquí.
Cuenta la historia de un empleado del banco que entre la oleada de crímenes que asola la ciudad, el terrorismo y las violaciones, no levanta cabeza, obsesionándose con el tema hasta tal punto que no puede estar tranquilo en ningún momento, siendo este esclavizado por su propio miedo.
El como va aconteciendo su día a día, a la vez que se plasma ese miedo en el ambiente, conforman el resto de la película.
Desde luego se trata de una de las películas más mediocres de la filmografía del director, no solo por lo flojo de su argumento, sino por el tedioso transcurrir. Amén del fuerte componente político que le hace plantearse al protagonista, medio progre, medio conservador, si con Franco no estaban mejor. Como el propio de la Iglesia diría en una entrevista, un reflejo de cómo era él, y de cómo él pensaba. Por otro lado, la película, con ligeros toques de comedia, lo que trata es de provocar  y escandalizar.
En roles protagonistas al nivel que se espera tenemos a JoséSacristán, Antonio Ferrandis, Tína Sáinz, José Lifante, Maricarmen Prendes, o una descacharrante Florinda Chico.
Para completistas.