lunes, 22 de mayo de 2017

POLITICA CORRECTA

Con motivo del podcast de “Los Aristócratas” que hace unos meses le dedicamos a Rody Aragón, buscando info, descubrimos que había intervenido como actor en una película. Julián González Arechaga, dio con esa película y tuvo a bien facilitarme una copia, la cual deglutí para su comentario en ese programa, y ya de paso, me escribo esta reseña para que quede constancia de la película en el blog, y porque, de aquella manera, me parece una película curiosa.
No hay nada peor, cuando hablamos de cine, y partiendo de la base de que, en mi opinión, todo aquello susceptible de ser proyectado ya es cine, no hay nada peor que el típo de película al que ahora me refiero. La “medianía”, por llamarlo de alguna forma. Ya que si un tan solo un 1% de la producción amateur de este país lo es con un afán rupturista el 99% restante sigue siendo amateur –ellos lo llaman independiente- pero que con algunos medios más que una simple vídeo cámara para tirar adelante, se queda a medio camino de lo amateur y lo profesional sin ser ni una cosa, ni la otra.  Amén de eso, que por norma general el resultado de toda esa producción “medianía” es una absoluta basura, y sus directores, que por norma general les sobra ego y les falta talento –algunos incluso hacen alarde de un ligero retraso mental-, suelen tomarse demasiado en serio a si mismos, y le dan a su película un tratamiento de película “De verdad”, y en sus aspiraciones, está el que esta “medianía” que han producido, les sirva de trampolín para su salto al cine mainstream, salto este que, obviamente, nunca llega a suceder. Y en consecuencia, estos directores, se acaban cansando de no conseguir nada y, por suerte, abandonan el cine. Porque este tipo de películas no solo son espantosas, sino que además, muy lógicamente, más allá de los amigos de los artífices, no suelen interesar a nadie.
Por norma general, estas “medianías” se dan bastante dentro de los parámetros del cine fantástico  y de terror, que es dónde más abundan estas lacras cinematográficas, sin embargo, con la proliferación de los formatos caseros de HD, últimamente estas “medianías” extienden sus tentáculos hacia otros géneros, siendo el más perjudicado, últimamente, el de la comedia. Esta “Política Correcta”, donde además los saltos de eje, los malos encuadres, y la inexistente mezcla de sonido se ceban con el resultado final, sería una muestra más que palpable, de este virus que asola el cine de nuestro país, de forma inofensiva, por otro lado. Porque no pasa nada. En realidad es como si no existiera.
No obstante,  y al margen de todo esto, la película “Política Correcta”, no se muy bien por qué, pero me cae simpática. Quizás porque su directora Belén Anguas, una cincuentona andaluza, también actriz –y protagonista de la película-, está jamona y me resulta una mujer de lo más atractiva, quizás porque, en el fondo, la película está llena de buenas intenciones; quiero decir, que quién la hace en realidad es una buena persona.
Pero la película adolece de todo lo que he dicho antes, de ser un quiero y no puedo, y Anguas no tiene el más sentido del tempo y de la narrativa, con lo cual,  vemos la película, detectamos que es una agradable comedia social, pero está tan mal contada, tan mal rodada, que no nos enteramos de nada. Y eso no es culpa de la falta de presupuesto; es culpa de no saber rodar.
La trama gira en torno a las corruptelas que existen en una pequeña localidad Sevillana, dónde su alcaldesa deberá ingeniárselas para que su pueblo no se vaya a pique, aunque para ello tenga que tomar medidas no del todo muy legales ni ortodoxas. A esa trama, se le añaden unos toques de humor muy poco efectivos, y una subtrama –por otro lado, lo mejor de la película- que es en la que interviene Rody Aragón, y donde este interpreta al marido de una de las ayudantes de la Alcaldesa, que ante sus constantes mutis por el foro para lograr controlar la situación, este comienza a sospechar que le engañe con otro hombre. Se trata de la trama cómica, como desahogo para una trama del todo política y que –a pesar de Rody- es lo más divertido de la película.
Y es que efectivamente,  “Política Correcta”, es una “medianía” en ciernes, quizás de las más cutres, chabacanas y peor acabadas, una película condenada al olvido desde el momento mismo de su concepción, pero que quieren que les diga, me ha hecho gracia. No quiero decir que me guste, de hecho durante su visionado maldije y blasfemé, supliqué al cielo que por favor acabase. Es más, es una comedia de contenido social, y yo huyo del contenido social como de la misma peste… pero que quieren que les diga, me ha caído simpática.
Los otros rostros populares que acompañan a los actores amateur locales que aparecen en la película, además de el de Rody Aragón, serían  los de Pepe Ruiz (de los sainetes de “Noche de Fiesta” y “Escenas de matrimonio”) y el cantante de reggae Morodo.
En cuanto a Belén Anguas, aparte de tenerme obnubilado, trabaja como actriz en su tiempo libre (que aparte tiene el trabajo que le da de comer, que nada tiene que ver con la farándula), ha dirigido algún cortito, alguna serie de TV Local, y este sería su primer largometraje. Lo más probable es que toda su carrera cinematográfica se quede en este tipo de trabajos. Pero quien sabe, a lo mejor, por otras circunstancias ajenas a “Política Correcta”, suena la flauta. Aunque no se por qué me da, que tampoco es esa la intención de la directora; ni la profesionalización, ni la notoriedad, ni el salto al mainstream. O esa es la percepción que yo tengo. Y a lo mejor, por eso, es por lo que me cae simpática esta película.

sábado, 20 de mayo de 2017

UNA NOCHE PARA MORIR

En el documental "Going to Pieces", Paul Lynch, director de "Prom Night",  uno de los slashers clásicos por excelencia, decía que su película era más thriller que terror. Tuviese o no razón, es algo que los responsables del inevitable remake, producido en plena oleada de nuevas versiones de slashers setenteros (como "Hermandad de sangre" o "Negra Navidad"), se tomaron al pié de la letra y decidieron aplicar en su película. Dicho de otro modo, olvídense de asesinos con máscara, silenciosos y carismáticos. Aquí es un tipo común y corriente, que muestra la cara desde buen principio y habla con normalidad. No mola, no cae bien, no lo vitoreamos cuando mata porque sus fechorías son realistas y dan un poco de mal rollo. O igual es que me he hecho mayor, pero no "disfruté" nada con las escenas de crímenes que, por creíbles, resultan intensas. Tampoco muere aunque le corten en pedazos y le manden a Islandia por correo certificado, este la palma cuando, según las leyes de la naturaleza y la física, ha de palmarla. Sin más. Ese es el aspecto más positivo de "Una noche para morir". El negativo, sosería telefílmica a un lado, está en sus protagonistas adolescentes, una panda de pijos recauchutados, relamidos e irritantes que escuchan música de mierda, sueltan grititos de aprobación y, en fin, son bastante odiosos... pero claro, supongo que eso era lo que los chavales de multi-sala querrían ver en el año 2008, cuando se estrenó. Para entonces yo ya estaba fuera de su "target", así que es normal que no me sienta muy afín a ellos (claro que jamás he sentido afinidad alguna con las víctimas de todos los slashers que me he comido en mi vida, y que no son pocos).
Durante la mentada fiebre remakeadora de slashers, lo común, e incomprensible, era alejarse al máximo de la fuente original. Es decir, quedarse con los elementos comunes a todas las de su especie e ignorar el único punto que marcaba diferencias entre unas y otras, el origen y/o las motivaciones del asesino. En este "Prom Night" ignoran aquello de la venganza provocada por una muerte accidental en la infancia. En realidad la cosa va de un baranda tan obsesionado con una estudiante, que mata a todos los que la rodean, padres incluidos, para que sea solo suya. El tipo es detenido y encerrado, pero la noche del baile de graduación (sí, eso sí lo han respetado, ¡¡qué menos teniendo en cuenta que ES su título!!) se escapa y acude dispuesto a seguir la escabechina y agenciarse a la niña.
Asumido que el parecido con la original es nulo, toca recalcular. Cuando la vi en su momento, esperando lo que esperaba, me sentí defraudado, la encontré aburrida y saqué la conclusión de que era horripilante. Pero hace un par de noches la revisé ya avisado, consciente de todo ello, y mi percepción varió levemente. Me pareció insípida y mediocre, pero no tan horrible. Un thriller del montón, visible y olvidable.
Y que hace unas líneas atrás usara el término telefílmico no fue algo gratuito, ya que el director de "Una noche para morir" era un mindundi que venía de la tele, que regresó a ella luego de esta peli, y que aplicaría la misma sabiduría limitada y acomodaticia en otra escapadita de la caja tonta en formato remake, "El Padrastro".
Otros nombres curiosos son los del guionista, J.S.Cardone, habitual del cine fantástico tanto en funciones escribientes como dirigiendo cosillas (suyas son "El asesino de la isla", "Shadowzone" o "Los malditos, vampiros del desierto". Por cierto, también firmó el guión del nuevo "Padrastro" antes mentado) y el cada vez más reputado Idris Elva interpretando al policía protagonista. Casi el mejor personaje de toda la función.

viernes, 19 de mayo de 2017

CATHERINE CHERIÉ

Producción Hispano-alemana a cargo de la factoría de los hermanos Balcazar, dando a nuestra cinematografía un título más de las llamadas “Clasificadas S”.
Con el fin de mostrarnos un poco de pornografía soft, y con el afán de parecer una película más molona de lo que es, también con el de parecer una película de mayor categoría,  “Catherine Chérie” cuenta la historia de una cantante pop que está liada con su manager, y a la que se le cruzará en su camino un atractivo paparazzi, que robándoles fotos sexys, enredará la madeja hasta convertirse la cosa en una historia de secuestros y violencias que, reciclados,  serían hoy un caldo de cultivo para el Tarantino de los cojones.
Nada nuevo en el horizonte; aburrimiento a mansalva para un producto que, si a priori puede causar curiosidad, esta queda satisfecha con un visionado superficial.
Mucho folleteo, pero para que parezca menos guarro, rodado con las ventanas abiertas para que entre la brisa y mueva las cortinas. Nada, un producto vacío de los muchos y variopintos que llevaron a buen puerto los Balcázar.
Dirige el propio Jaime Jesús Balcázar, quién otrora fuera el responsable de algunos de los “Espulgas Western” de los años sesenta, que como hombre de negocios más que cineasta que era, se marcó una película “S” para embucharse unos muy buenos dineritos a costa de la España pajillera. La vieron en salas 96.000 espectadores. Puede parecer poco, pero con lo que costaban estas películas, sin duda, salían rentables.
Jaime Jesús Balcázar, pone con “Catherine Chérie”, punto y final a su carrera como director, que a fin de cuentas, no fue tan prolífica; solo once títulos.
En el reparto, lo más llamativo sería Raquel Evans, musa erótica de los productos más cutres que se puedan imaginar de nuestro cine, con títulos en su filmo que son el despiporre. Como muestra;  “Andalucía Chica”, vehículo para el (des) lucimiento de Antonio Molina dirigida por José Ulloa, las dos entregas de “Bacanales Romanas”, “Made in China” del proxeneta John Liu, o “La muchacha de las bragas de oro” de Don Cutre “aceptado socialmente en el entorno cinematográfico”, Vicente Aranda. Sin embargo el reparto lo encabeza Berta Cabré, una de estas actrices “S” guapas, delgaditas, apetecibles, que sin embargo derrochan menos carisma que un tornillo, que aparte de las escenas tórridas, tiene en común con la Evans el haber aparecido en películas para (des) lucimiento de algún artísta –en este caso de “El Fary” y la inefable “Ojos sin luz”-, o todo tipo de morralla “Serie B” como pueda ser “Las Aventurasde Zipi y Zape”, “Barcelona Sur” o la Iquinada “Dos pillos y pico”. Lo masculino, importa menos en esta película, cuya baza fuerte son las escenas lésbicas, aún así, tenemos restregándose con ellas a actores del mismo registro que las actrices, pero menos vistos en el cine populachero como puedan ser Peter Steiner Jr. habitual de “Comedias Sexy” Alemanas, o José Gras, del que sugiero que consulten en IMDB, porque si me pongo a poner títulos en los que ha aparecido –y que están reseñados en este blog- no acabaríamos nunca.
Muy mala.

jueves, 18 de mayo de 2017

"V.H.ECES" RECORDATORIO....

Ya saben DONDE pillarlo. Por si aún dudan, les dejo el banner gracioso y el estupendo trailer justo debajo.


El bonito trailer:



miércoles, 17 de mayo de 2017

LOS FOTOCROMOS DE "LA PLAYA"

Recuerdo de esta película de principios del nuevo milenio, sobretodo, el cebamiento popular de la que en su momento fue víctima, con el rollo este de que se trataba de una película muy mala. Por aquél entonces yo trabajaba en un cine y me tocó verla, porque lo cierto es que ni la cinta, ni Danny Boyle suelen ser de mi interés a priori. Y la vi y no me pareción tan horripilante.
Hace unos años la volví a revisar y ya me pareció algo peor...
Y hasta que decida volver a verla de nuevo, les dejo con sus fotocromos.














martes, 16 de mayo de 2017

AVT PODCAST (78)

En ocasiones, la ausencia de un nuevo AVT Podcast en la vida de sus tres perpetradores se hace casi insoportable. Llegados a ese punto, es momento de dejar a un lado sus apretujadas agendas y reunirse frente al mico (por barato y roto que esté). Víctor confía su negocio de trato de blancas a su cuñado y se dirige al aeropuerto para coger el jet privado. Aratz da órdenes a su capataz y le deja bien claro que no debe permitir que los explotados trabajadores de la plantación bajen el ritmo. Y Naxo, cierra su puesto en el mercado negro dedicado a la venta de animales exóticos, antigüedades robadas de tumbas egipcias y armas, para subirse a lomos de su abnegada mujer (una de las trece que tiene) y poner dirección al estudio.
Una vez reunidos, olvidando diferencias y con el seguro de la pistola en modo "on", toca hablar de cine como lo harían unos colegas sentados en la terraza del bar tomando un café justo antes de ser arrollados por un camión desbocado.
Y es aquí, en este punto, cuando entran en materia, materia que apesta a hongos y que se resume así: Primero unas cuantas news sobre los lanzamientos de Vial of Delicatessens. Luego se enfrascan con sus movidas personales, que si que tal el último competidor al que cortaron los brazos o aquella droga adulterada que vendieron a unos adolescentes. Lo habitual.
Ya desahogados, ponen la marcha y se dedican a estricto peliculismo con "El Fundador", la historia de cómo nació y se forjó el imperio McDonalds (y puesto que la esputación es la especialidad de los tres amigos, en este caso la charla esputa batallitas sobre fast food y viajes a Oslo). Luego tenemos una de terrores de segunda, de esas diseñadas para escandalizar a los impresionables británicos a base de niños asesinos, "Mikey" (aquí la esputación hace referencia a lecturas recientes de orden biográfico). La tercera del pack tiene truco, ya que Aratz mete caña a toda una trilogía del "anime" japonés (no confundirlo con el "anime" dominicano), se trata de "Berserk", con espadas gigantes, gore y chinos cabreados. 
Y aquí es cuando arranca el tercer acto con una charla en piña sobre "House 2, aún más alucinante", la inefable secuela de ya saben qué, que además de ser analizada y diseccionada, esputa temas paralelos no menos emocionantes: La historia del pesetero Sean S. Cunningham, la falsa saga italiana de "La Casa", lo explotada que fue en su día la mano podrida característica de los posters de "House", etc, etc.
De por medio, pues se tocan sutilmente otras películas, como "La gran muralla" o la última de "Doraemon", en una ultra-mini-review cortesía de la invitada Anne.
Se acaba el show. Se cierran los micros. Los muchachos salen de sus ca... ¡¡¡BOOOOOOOM!!!!



lunes, 15 de mayo de 2017

I LOVE BACHATA

Cada comedia ligera proveniente de Republica Dominicana que cae en mis manos, la veo ya con una mentalidad de saber lo que voy a encontrarme. Y por supuesto, con  FaustoMata en el reparto, lo único que te puedes esperar es algo con Fausto Mata en el reparto, es decir, una comedia para su lucimiento como cómico. Esta vez se trata de la típica comedia de enredo Dominicana, que con la excusa de colarnos un par de canciones populares del cantante de turno, se desarrolla la acción en un entorno musical.
En ella, un aficionado a la bachata que trabaja en una tienda de discos, aspira a convertirse en estrella de ese género musical. Cuando le surge la oportunidad de meterse en el negocio de la música, lo primero que hace es formar conjunto con su amigo mecánico que además es percusionista. Pero resulta que el mundo de la farándula está podrido por la corrupción y el engaño, por lo que su descubridor, resulta ser un mafioso de tres al cuarto, que intentará utilizar el talento del cantante para enriquecerse. Así pues, el enredo está servidito.
Nada nuevo como he dicho antes. Funcional entretenimiento que a los Dominicanos les gusta tanto, y que me llama la atención por su ingenuidad y exotismo. Pero esa curiosidad ya la satisfice hace mucho con otras muestras del género más divertidas, así que esta  me la podía haber ahorrado, máxime, cuando la música que aparece en la película, como el título indica, es, mayoritariamente, Bachata.
Roberto Angel Salcedo, que protagoniza la película junto a Fausto Mata (que sería, como no, el comparsa humoristico), no solo se canta las canciones que aparecen en la película, sino que también la dirige, siendo estos sus inicios de una carrera como director, que desde 2011, ya cuenta con ocho películas en su haber, todas ellas comedias de corte similar.
Para saciar la curiosidad, sin más.

sábado, 13 de mayo de 2017

LOS FOTOCROMOS DE "LOS PORNOAFICIONADOS (LA PERSEGUIDA HASTA EL CATRE)"

Los fotocromos de "Los Pornoaficionados" llevaban ya largo tiempo metidos en un cajón esperando su oportunidad de ser escaneados y publicados en este blog, pero no encontraba un motivo que lo justificara. Hasta ayer, que el compañero Víctor tuvo el valor de ver el film y reseñarlo generosamente. ¿Cómo desaprovechar tal conjunción de casualidades?.
Por eso mismo, 24 horas después, disponen aquí de los fotocromos de la mentada película como estupendo complemento visual a las letras de mi letrado compañero. Además, con el agradecido añadido de que tienen toda la pinta de estar completos. Lo demás importa un carajo, más allá de la curiosidad histórica y de esa graciosa pegatina que nos explica por qué los desnudos han sido censurados.
¡Disfruten del añejo material, aunque no puedan masturbarse con él!.















viernes, 12 de mayo de 2017

LOS PORNOAFICIONADOS (LA PERSEGUIDA HASTA EL CATRE)

Genuina clasificada “S” que tiene como  principal virtud el estar algo más entretenida que las otras. No mucho más, pero vaya, me la comí del tirón, sobretodo, porque como el protagonista, Emilio Linder, aparece poniéndose las botas en esta película, uno está atento para ver si en algún momento captamos alguna penetración real. Y diría que es posible que en algún momento si que penetre a alguna de las mozas. Como fuere, se lo está pasando muy bien. Luego, en entrevistas diría que no había sexo en estas películas, pero si después de los rodajes. No obstante, también dijo que no había hecho porno nunca. En cualquier caso, para desmentir su declaración, tan solo habría que echarle un ojo a “Una rajita para dos”.
“Los Pornoaficionados (La perseguida hasta el catre)” no deja de ser una película idealista. Cuenta la historia de dos jóvenes cineastas que tratan de hacerse un hueco en el cine rodando porno, por lo que seducen a dos jovencitas de las que se acaban enamorando y con las que filman mil y una secuencias pornográficas en Súper 8. Al final uno decide irse a Madrid a probar fortuna en el mundo del cine convencional, mientras que el otro decide quedarse en Valencia, lugar donde se desarrolla la acción, a seguir con el porno, que procura un dinero fácil. Parece una declaración de principios por parte del director.
Con esta premisa se suceden las secuencias de folleteo soft, en un agonizante tour de force por llegar a los 90 minutos de metraje, por lo que rellenan el mismo, también, con metraje que nada aporta a la trama, como pueda ser la actuación completa del famoso cantante Valenciano José Marqués, o unos bailes modernos en la discoteca.
El tono de comedia se hace patente desde el subtítulo que acompaña al título principal, “La Perseguida hasta el catre”, en referencia a una broma que los protagonistas hacen en medio de una de sus orgías fílmicas.
Poco  más que decir, una película “S” concebida para saciar las lívidos de los españolitos de la transición a poco análisis se puede someter. Pero dentro de la bazofia que, en sí, nos ofrece el género, esta está simpática, y es de lo mejorcito.
Por otro lado, su director es de lo más interesante; Tras la cámara, y firmando con el pseudónimo de Félix Varón, tenemos a Ismael González. Un loco del cine de arte y ensayo, amigo personal de Françoise Truffaut que durante los años 60 se encargó de la distribución en España de películas de autor para salas especializadas.
En su filmografía como director tenemos un montón de cortometrajes de arte y ensayo hasta que en los ochenta, y con la proliferación de las películas-vehículo para grupos infantiles, rodó “La canción de los niños” con Rodrigo Valdecantos (el “flaco” de las películas de Parchís), para poco después, y de manera alimenticia pasarse a la producción y dirección de películas “S” y, también, porno.
De hecho, gran amigo de Jess Franco, conocida es la anécdota que cuenta, que estando los dos compartiendo estudio dónde montaban sus respectivas películas, se apostaron, con la nueva ley que legalizaría el cine X, a ver cual de los dos rodaba más filmes porno en una semana. Jess Franco rodó tres. La apuesta la ganó Ismael González que rodó cuatro.
Por lo demás, citar algunos títulos de la filmografía de González, que son música para mis oídos… por lo demás, habría que verlos: “El Orgasmo y el Extasis”, “Yo amo a Hitler” o “Escuela de grandes putas”, formarían parte de la peculiar filmografía de este amante del cine de Truffaut.
Junto a Emilio Linder, tenemos al actor catalán Joan Monleon, el único que no se presta al folleteo en la película y a un par de actrices “S” cuyos encantos relativos he visto pasear en otras películas de la misma índole, pero cuyos nombres soy incapaz de recordar.
Tiene su gracia el asunto.

miércoles, 10 de mayo de 2017

LOS FOTOCROMOS DE "CURSO 1984"

Naxo la reseñó. Y yo tan solo, sucribo lo dicho por él, y les dejo con sus fotoctromos.












lunes, 8 de mayo de 2017

LOS GUSANOS NO LLEVAN BUFANDA

Desde luego, el interés de esta película radica en lo descabellado y bizarro de su reparto. ¿A quién se le ocurriría meter en la misma película a Anthony Perkins, Quique Camoiras, Rody McDowall, José Luis López Vázquez y Beatriz Carvajal? Pues nada menos que al productor José Frade y al compositor/actor/director Javier Elorrieta, que estaban convencidos de que, por encima del talento, y con un pensamiento muy a la americana, lo que prima en el éxito de una película es el número de estrellas internacionales que contrates para ella, aún estando estas en decadencia. Con esa premisa rodaron en 1989 “Sangre y Arena” que cuenta con la particularidad de tener en su reparto a Sharon Stone que aún no era una súper estrella y con la que ya sonaron campanas en cuanto a su carácter de mujer caprichosa irracional e insoportable. Y en 1992, disponen todo para poner en marcha esta “Los gusanos no llevan bufanda”.
Aunque esta películas con estrellas internacionales probablemente funcionarían bien en el resto del mundo, ya fuera en ediciones en vídeo, ya fuera en ventas a televisión, lo cierto es que en España pasaron inadvertidas, si bien es cierto que, mal publicitadas, y malas como el mismo diablo, lo más probable es que sus estrenos comerciales en la península importaran un pimiento; no eran esas vías las que harían que los bolsillos de Frade se llenasen, sino las anteriormente mencionadas.
Estrenada internacionalmente con el título de “The Naked Target”, en clara alusión y explotando el tirón de la saga “The Nuked gun” - “Agárralo como puedas” , “Los gusanos no llevan bufanda” cuenta la historia de un inepto mensajero neoyorquino que, sin saberlo, es enviado por la CIA a España a una misión secreta, para la cual se le esposará a la mano un misterioso maletín metálico. Una vez en España es recibido a tiros, comenzando así una trama incomprensible, liosa e incoherente que se irá desarrollando entre gags cómicos de sal gruesa. El tedio más absoluto se apodera del espectador.
Y es que esta película es una rara avis, quizás, la película más extraña del cine español. Una mezcla, intuyo que involuntaria, de acción al más puro estilo americano –pero muy mal rodada- con la comedia española de toda la vida, la de la pandereta, los cuernos y el esconder al amante dentro del armario.
Para que el entramado internacional cuadre más, y rodada íntegramente en Madrid, se soluciona esta papeleta rodando unos planos de Nueva York muy bonitos y pintones que se colocarán  al principio, durante los títulos de crédito, y así queda cubierta la parte americana de la película.
Protagonizada, sin comprender muy bien por qué, por el actor Clayton Rohner, secundario americano especializado en producciones de serie B, su nombre sonará a amantes del género de terror al estar su nombre implicado en los repartos de películas como “Inocentada Sangrienta”, “Lecturas Diabólicas” o más recientemente “The Human Centipede III”, pero para el resto de los mortales, y más en concreto para el publico del cine español, un completo desconocido. Rohner encabeza el reparto intentando ser lo más gracioso posible, sin conseguirlo, y con cara de preguntarse todo el tiempo qué demonios hace ahí.
Más decadente resulta la aparición de Anthony Perkins dando vida a una especie de putero  homosexual adicto a los accidentes de tráfico, con medio cuerpo articulado en plan robot,  que va en busca de travestís y que por motivos meramente cómicos, acaba contratando los servicios de nuestro protagonista perfectamente disfrazado de mujer por motivos que no vienen al caso, ni en lo que cuento, ni tan siquiera en la película. Y a pesar de lo decadente de esta intervención del que fuera antaño Norman Bates en “Psicosis", esta se antoja de largo como lo mejor y más divertido de la película, lo más desmadrado, y un claro guiño a clásicos de de la serie B americana como, por poner un ejemplo, “La carrera de la muerte del año 2000” producida por Roger Corman, en caso de que, efectivamente, existiera la intención de homenajear por parte del director Javier Elorrieta. Mucho me temo, que el posible homenaje, sería también involuntario, pero ahí queda.
Más digno sería el papel que desempeña Roddy McDowell, que venía directamente del tirón que el actor adquirió al protagonizar al cazador de vampiros Peter Vincent en “Noche de Miedo” y que daría vida al contacto español que capitanea la misión de nuestro protagonista y si bien es cierto que su rol sería el menos excesivo de toda la película, la cosa se torna bizarra cuando en la sala de doblaje de la versión española de la cinta se decide que su voz sea doblada por ¡¡Jesús Puente!! El actor tenía una larga carrera de doblaje a sus espaldas, pero el tono  de su voz y el hecho de que por aquél entonces gozaba de cierta popularidad por presentar en televisión diversos programas televisivos, hacen su presencia en la película demasiado evidente como para que esto no resulte hilarante y, en cierto modo, incluso ridícula.
Y a todo este elenco internacional, imagínenselos interactuando con un enloquecido Quique Camoiras que, sierra mecánica en mano, está a punto de rebanarle los sesos a Clayton Rohner, o con un José Luis López Vázquez que da vida a un oficial del ejercito cuya mujer, Beatriz Carvajal, le pone los cuernos, y creyendo este que el amante de su mujer es el mismo Rohner,  la emprende con él a tiro limpio, o con un Juan Carlos Martín, recién salido de los programas televisivos de Tele Cinco y que comenzaba con su fallida carrera cinematográfica compartiendo un momento con Rohner en el que son masacrados a golpe de metralleta en la cornisa de un edificio. El resultado es del todo hilarante, pero dista mucho de ser de interés o minimamente divertido, pero si que es una comedia española para nada convencional. Tampoco es convencional su director, Javier Elorrieta, hijo del famoso productor José María Elorrieta, y que empezó su carrera como compositor –suya es la partitura de “Descanse en Piezas” para la que además hace un papelito- y protagonizó la película “Freddie, El Croupier" , para rápidamente pasarse a la dirección cinematográfica facturando títulos de cierto prestigio como “La noche de la Ira” , despropósitos deleznables como “Demasiado caliente para ti”  o acabar dirigiendo “Sitcoms” de factura patria que muy bien se podrían reseñar en este blog como pueda ser “Arévalo & CIA”  a mayor gloria del humorista Arévalo, para acabar sus días en el cine filmando directamente en vídeo con “Humo y Azar”.
Actualmente, compagina la dirección por encargo con su tardía carrera paralela como cantante y de la cual ya cuenta con cuatro discos en el mercado.
Un director curioso.

domingo, 7 de mayo de 2017

LOS ARISTÓCRATAS (7) HUMOR LATINO



Un mes más, el Señor Ángel Codón y yo regresamos para hablarles de humor y comedia en "Los Aristócratas". Como se habrán dado cuenta, en esta ocasión me ha tocado elegir a mí. Y por ello un monográfico a lo más granado del humor Latino, hablando un poco sobre Dinamita Show desde Chile, Cachay desde Perú y Wilfred Morales desde Puerto Rico.
Porque es en nuestra lengua, a reírse!!!

sábado, 6 de mayo de 2017

LOS FOTOCROMOS DE "HERBIE EN EL GRAND PRIX DE MONTECARLO"

Hablemos del bueno de Herbie. Este simpático coche viviente modelo Wolkswagen escarabajo me tuvo obsesionado durante mi más tierna infancia. Supongo que vi la primera de sus películas, "Ahí va ese bólido", en una reposición. Entonces lo de reestrenar pelis así era bastante normal. Recuerdo que quedé enamorado del cochecito, aunque el largometraje no cumplió mis expectativas. A partir de ahí me convertí en el típico niño que cuando veía un coche escarabajo por la calle exclamaba "¡Herbie!".
Supongo que también consumí las secuelas que siguieron al éxito, es decir, "Herbie, un volante loco" y "Herbie en el Gran Prix de Montecarlo", de la que son los fotocromos de hoy. Aunque lógicamente, y por año/edad, la que tengo como más cercana es "Herbie, torero" que, creo, fui a ver con mi abuela.
Luego ya llegaron los productos televisivos, "Herbie, the Love Bug" en 1982 y el largometraje "Ahí va ese bólido de nuevo" del año 97 que me zampé sin sufrir demasiado porque lo protagonizaba Bruce Campbell.
El año 2005, Disney intentó recuperar por todo lo alto a Herbie con la película "Herbie: A tope", pero no coló. Supongo que los chavales de hoy prefieren los bugas de "Fast and the furious" antes que al entrañable escarabajo blanco, del que siempre guardaré un recuerdo bonito por lo que supuso en mi infancia.
Si son ustedes de mi quinta, igual hasta se emocionan viendo las imágenes que siguen...