miércoles, 29 de julio de 2015

LOS FOTOCROMOS DE "ÍDOLO DEL ROCK"

¿Qué por qué estos fotocromos? Sinceramente, por el mero hecho de que no tengo ni la más remota idea de que película es. Como si surguiera de la nada... ¿Alguien la recuerda? En cuanto al director Larry Peerce hizo mucha televisión, tanta que ya volveré por aquí para colgar una reseña de las curradas en las que el director de esta ignota película tiene bastante que ver.
Ahí les dejo esto!














lunes, 27 de julio de 2015

KOREAN STREET FIGHTER

La animación Coreana y la jeta que se gasta… Siempre es interesante ver algo así por coñazo que sea. Ya lo hice viendo aquella miserable cosa llamada “Golden Batman” y lo hago ahora con el visionado de este “Korean Street Fighter” –título bajo el que recientemente se ha editado en DVD-.
Y es que la animación Coreana tiene la virtud, la suerte y el don de ser, casi en exclusiva, un producto pirata de niveles populares que representa así la filosofía entera de todo un país, en este caso Corea del Sur.
La animación Coreana, torpe, tosca, descuidada, plagia directamente el Manga y el Anime Japonés, desde los tiempos de “Mazinger Z”, sino antes, y por si eso fuera poco, se pegan el lujo de coger a los personajes que a sus creadores les sale de la polla, y hacer dibujos animados con ellos. Hay a porrillo de Mazingers Coreanos, los hay incluso legítimos, pero también hay dibujos Coreanos de Popeye, Batman, Superman o váyase usted a saber… todo ello sin pagar derechos y sin salir esas películas de la misma Corea del Sur, para no tener problemas legales.
De esta forma, nos topamos con esta rareza de 50 minutos, rarísima, misteriosa y desperada, en la que se coge el concepto del vídeo juego “Street Fighter” y mezclando personajes originales del vídeo juego (a los que se le cambia el nombre) con ¡personajes falsos que plagian a los originales!! –de hecho los dos protagonistas, son una versión de Ken y Ryu en plan mongólico cuya característica principal, es que se pasan el día jugando al “Street Fighter II”- se montan un universo paralelo ambientado en 2010 durante la tercera guerra mundial (¿) y en el  cual, nuestros protagonistas, instados por Chun –li, se meterán en un berenjenal para que M.Bison, no se haga con el control de una sociedad devastada por la guerra. Entre tanto, veremos a la mayoría de personajes de “Street Fighter” interactuando entre si.
Un bodriete que, además, da la sensación de haber quedado incompleto y todo lo interesante que pueda tener, es su mera condición de animación Coreana y por lo tanto pirata, plagiadora, “exploitation” y, a todas luces, mediocre tirando a ponzoñosa. Vamos, ni mejor ni peor que otras tantas producciones similares.
En esta se plagia el estilo Manga más cartoon (para que me entiendan, más cercano a “Shin Chan” que al “Street Fighter” original Japonés de tipo más realista) por lo que los personajes salen a la primera de cambio con las bocas enormes abiertas y, sobretodo, moqueando a la menor ocasión.
Una verdadera curiosidad, en la que además tenemos cameos de personajes de lo más variopintos (e ilegales). Les dejo que lo descubran si la ven.
Por si son más quisquillosos que yo y quieren buscar más info a cerca de este producto, les diré que el director responde al nombre de Sang II Sing, que se dedicó a animar… incluso en Japón.

domingo, 26 de julio de 2015

LOS FOTOCROMOS (Y EL POSTER) DE "TERRORIFICA LUNA DE MIEL"

Después del exitazo que supuso para su carrera como director –y de rebote como actor- “La mujer de rojo” en 1984, el gran Gene Wilder se encontraba pletórico y en la cresta de la ola. Para su siguiente proyecto estaba en posición de hacer lo que le saliera de los cojones, y en 1986 se puso manos a la obra con “Terrorífica luna de miel”, “Haunted Honeymoon” en v.o., un tributo a las viejas comedias de misterio situadas en caserones supuestamente encantados protagonizadas por gente como Bob Hope o Red Skelton.
Wilder interpreta a un actor de seriales radiofónicos de misterio y suspense que contare matrimonio y parte de luna de miel al viejo caserón en el que creció. El tipo tiene un especie de neura o tic que le afecta a la dicción –y por ende al trabajo-, así que su tía decide provocarle un shock para curarle jugando con las leyendas de fantasmas que rulan por allí. O algo así.
Mi Sra. madre y yo fuimos a ver “Terrorífica luna de miel” juntos cuando se estrenó, convencidos de que iba a ser desternillante. Nos aburrimos. Solo recuerdo como divertido el gag del –falso- hombre lobo que exclama “Mierda!” cuando menos te lo esperas y el tipo deforme pegado a la pared al que Wilder magrea las napias. Esto último perfectamente representado en el poster y en uno de los fotocromos que siguen. La peña se partía con esta parte, yo la encontré demasiado extensa.
Años después, convencido de que “Terrorífica luna de miel” iba a gustarme más con el paso del tiempo, la revisé y… no, seguía sin funcionar. Fue un fracasazo en su día a todos los niveles, lo que puso fin a la carrera de Gene Wilder como director. Encima no mucho después Gilda Radner, co-protagonista y mujer del actor, falleció de cáncer.
Toda la carrera de Gene Wilder como filmmaker siempre ha estado algo ligada a la del hombre que le descubrió, el eterno Mel Brooks. “El hermano más listo de Sherlock Holmes” y “El mejor amante del mundo” tenían un inevitable tufo “spoof” muy del Brooks setentero. Y “Terrorífica luna de miel”, al mezclar terror y comedia, retrotrae un poco a “El jovencito Frankenstein”.
Y es que la sombra de Brooks es muy alargada, como también pudo verse con “Mi bello legionario” de Marty Feldman. Curiosamente no fue hasta que Wilder se desentendió de esa influencia con “La mujer de rojo” (remake de una peli francesa, no lo olviden) que conoció el éxito como director. Hummm.
Todo este rollo ha servido para introducir los fotocromos y el poster de “Terrorífica luna de miel”, como siempre cortesía de Alex Gardés y que, creo yo, no están completos. Sea como sea, disfruten…










viernes, 24 de julio de 2015

EL ABOGADO MÁS CHALADO DEL JUZGADO

Me resultan muy curiosos los gustos de los gremios. Me refiero a que, según la profesión de colectivos ajenos al cine, publico esporádico que prefiere un tipo de películas u otras, eligen la que les hace sentir identificados, estos la mayoría de las veces a rasgos generales se sienten atraídos por películas que retratan sus mundos. Así, la película favorita de los proyeccionistas ha de ser "Cinema Paradiso" (a mi como representante de este gremio puede gustarme, pero prefiero otras muchas antes. Pero mis compañeros de profesión, si la citan cuando se les pregunta por su preferida...), la de los jugadores de baloncesto sería "Hossiers", los bomberos prefieren "Llamaradas" y los maderos sienten predilección por "Serpico" Todo esto es contrastado, no me lo invento. Y todo esto lo descubro buscando la escasa -por no decir nula- info sobre la película que vi anoche y que les comento ahora... Resulta que en las listas de "pelis de juicios preferidas de los abogados americanos" no están encabezadas por películas como "Justicia para todos" o cualquier otra pelí de juicios prestigiosa, no; la favorita de los abogados americanos es esta "From the Hip" aquí estrenada en Vídeo por la mítica "Record Visión" con el título de "El abogado más chalado del juzgado" que aunque me harté de ver en los estantes jamás alquilé y que recupero ahora, sin resultarme atractiva a priori, solo porque su director si me lo resulta, Bob Clark, viejo conocido de esta casa. Pero la película, salvo por la gracia esta de ser la favorita de los abogados americanos, la verdad es que es un coñazo largo, melodramático y tontorron, al que no le veo nada reseñable. Cuenta la historia de un abogado novato que en su afán por destacar, gana un caso de manera poco ortodoxa, lo que le hace ganar créditos en su profesión, por lo que ahora le tocará hacerse cargo de un caso de asesinato un tanto mas complicado. Y ya está. Todo contado de una manera muy liviana y no como su engañoso titulo español trata de hacernos creer. Y la peli, aburrida, pero de corte amable se deja ver, hasta que pasada de hora, tenemos que darle al avance rápido. Es una peli de juicios con todas sus consecuencias. Un juicio, se resuelve y después va otro. Luego tiene el valor de ser una de las películas que trataba de lanzar a su protagonista Judd Nelson a la palestra y aunque despuntó un poco en los primeros noventa, luego se convirtió en un loser del montón, que no ha servido ni para series Z chusqueras. Por lo demás, tienen papeles secundarios en la película gente como John Hurt, Elisabeth Perkins y un habitual de las películas de Clark de aquella época: Dan Monaham, el mítico Pee Wee de la saga de "Porky's" que para variar, cambia de registro. Aquí hace de agresivo -aunque chistoso- abogado. Y sale airoso. Una película muy del montón. Pero como su carátula es tan mítica, pues...

jueves, 23 de julio de 2015

BLOODBATH AT THE HOUSE OF DEATH

Puede que a muchos de vosotros no os suene el nombre de Kenny Everett, pero aquellos paisanos míos que vieran la –hoy temible- Tv3, o Televisión de Cataluña, durante mediados de los años 80 lo recordarán como el absoluto astro –británico- de una divertida serie humorística –británica- a base de sketchs y repleta de personajes inolvidables (destacando el especialista en bricolaje que siempre se mutilaba accidentalmente provocando pythonianos geiseres de sangre. Material este que plagaría sin remordimiento ni vergüenza “La Trinca” en su paso por televisión española), “El show de Kenny Everett” -que así se llamaba en su emisión catalana- y que siempre terminábamos comentando con júbilo al día siguiente en el cole, concretamente a la hora del patio.
En 1984 Everett y el equipo de actores y guionistas de su programa dieron el salto al cine con esta “Bloodbath at the House of Death”, una parodia de las pelis de terror (con gotas de ciencia ficción) que emitió la misma Tv3 aprovechando la popularidad del humorista por estos lares y, si no me falla mucho la memoria, lo hizo con el título traducido literalmente, “Baño de sangre en la casa de la muerte”. No, muy divertido no suena… es casi más propio de un “exploitation” que de una parodia. Claro, recuerden que estamos ante una producción inglesa, y ya conocen el extraño sentido del humor de esta gente. Hay muestras de sobras, como la famosa “Shaun of the dead” (me niego a citar su título español) que sí, que es de risas, pero eso no nos ahorra momentos genuinamente terroríficos y dramáticos. Algo parecido pasa con “Bloodbath…” que está, junto a “Gritos en Oldfield”, en la lista negra de la filmografía del inmortal –aunque ya lleve años bajo tierra- Vincent Price, quien se marca un papel algo escueto y absurdo –figura como el “Hombre Siniestro”-, aunque yo no creo que este sea, ni por el forro, uno de sus films menos lustrosos.
El caso es que llevaba años intentado recuperar y revisar “Bloodbath at the House of Death”, ya que conservaba en mi bulbosa y trastocada masa cerebral algunos momentos divertidos e interesantes. Recuerdo también haberla visto anunciada en un antiguo “Pantalla 3”, en su habitual listado inmenso de lanzamientos videográficos, sin embargo creo que nunca di con ella en ningún video-club. No sé, igual jamás llegó aquí… lo desconozco (aunque le pegaría a “Lightning Video”). El caso es que me tuve que conformar con un ripeo del vhs en versión original. Y aunque pillo el idioma de Shakespeare correctamente, tampoco soy un experto. Ténganlo en cuenta.
Una noche bien oscura, una panda de encapuchados entra en un hotel, hostal o casa de putas, y masacran a todos los que allí se encuentran. Transcurridos unos cuantos años, varios científicos deciden visitar el lugar para ver si descubren alguna clase de fenómeno sobrenatural sin saber que los asesinos planean repetir la hazaña cebándose con ellos. Ahora cojan este argumento aparentemente serio y rellénenlo de gags absurdos, referencias peliculeras y algo de truculencia. Vayamos por partes.
Estamos ante un spoof, sí, es posible, pero el británico siempre se ha diferenciado un poco del -mucho más excesivo- norteamericano. En este caso, y como decía más arriba, también hay momentos de cierto misterio y hasta cierta inquietud. De hecho, una de las secuencias más recordadas y comentadas por internet se desarrolla en un baño que arranca como otra de “Posesión Infernal” (a su vez, inspirada en una de los “Three Stooges”), en la que chorrea sangre por todas partes, orificios y rincones. Seguidamente el testigo, que es un jovenzuelo atractivo con una gran ¿peca, mancha? en el brazo, se encuentra con la chica de la peli (salida directamente del show de Everett, la morbosa Cleo Rocos) y ¿qué ocurre?, que la ¿peca, mancha? del muchacho se abre y del interior surge un monstruito que ataca a la moza. Bastante abracadabrante. Tampoco está nada mal el momento en que, de las cenizas del “Hombre Siniestro”/Vincent Price –que muere estúpidamente por incompetencia de la ceguera (!!) de uno de sus esbirros (interpretado por Graham Stark, al que hemos visto en varios títulos de la saga de la “Pantera Rosa” y que ya venía de dar vida a otro ciego patoso en “Superman 3” nada menos. ¿Coña referencial?)- surgen una por una imitaciones exactas de los científicos con la misión de sustituirlos. Ideas estas, además de buenas, no demasiado propias de “una de risas”.
En el apartado de referencias peliculeras la cosa tampoco se queda corta. Dicen por ahí, probablemente  condicionados por su nacionalidad, que la intención de la peli es parodiar a la “Hammer Films”, pero yo digo “Y un huevo!” a eso. No veo ninguna cita directa a la factoría de Michael Carreras –claro que no soy ningún experto en el tema-, pero sí muchas a films como “The Haunting” (muy evidente en su trama), “Un hombre lobo Americano en Londres” (imposible no chotarse de la taberna llena de rednecks del clásico de Landis. En esta versión hacen el silencio con la entrada de Everett… pero recuperan sus ruidosas actividades cuando la secretaria del actor le sube la bragueta que llevaba abierta. Uno de los gags que recordaba con más afecto), “La guerra de las galaxias” (lo crean o no, hay una coña a costa de “Darth Vader” y los sables láser), “Alien, el 8º pasajero” (esas convulsiones estomacales durante la cena que se deben a…. otra cosa), la mismísima “E.T. El Extraterrestre” (muy bueno este, y además es el que cierra el film) o “El Ente” (que trae a la memoria algunos de los gags que luego veríamos en la malísima “Scary Movie 2”, quien también tomaba nota de “The Haunting” y de ahí el leve parecido -¿casual?- con “Bloodbath…” que, por otro lado, le da mil vueltas a aquella ni que sea en frescura y carisma. Y ya que hablamos de eso, hay otro gag “sonoro” idéntico a uno que veríamos años después en “Transylvania Twist” y en este caso, siendo como era el desvergonzado mercenario/jeta de Jim Wynorski su director, creo muy mucho en que fue genuino expolio). Pero tal vez la mejor parodia cinéfaga de todas sea la dedicada a “Carrie”. Primero por pertenecer a una serie de supuestos flash-backs de traumas pasados que encierran algunos de los mejores sketchs del film (concretamente el de Everett es muy bueno. Situado en un quirófano, los cirujanos comienzan a lanzarse los unos a los otros las tripas que van sacando del interior del pobre enfermo… quien también se suma al despipote y recibe su ración en pleno careto) y segundo por mostrar la muerte más original de todas: decapitación por abrelatas. Ahí lo dejo. Impagable.
Lo que nos lleva al último punto, el de la truculencia. Hombre, no digo que “Bloodbath at the House of Death” sea la mojama en el apartado gore, pero sí lleva más de lo que uno podría esperarse de una parodia… salvo por el hecho de ser inglesa. Además de lo comentado, hay hachazos en cabezas, disparos a bocajarro, un cuchillo atravesando una boca y algo más que olvido, lo que no deja de ser otro aliciente, bien curioso, para un film desde luego atípico. Tanto como para fracasar notablemente en su paso por salas. ¿Adelantado a su tiempo?, pues podría ser… al menos en un aspecto: Hay un par de científicos que resultan ser gays, pareja para más señas. Además, uno negro. Al blanco lo interpreta nada menos que Gareth Hunt, quien diera vida al súper-agente “Charles Bind” en la segunda entrega de sus aventuras, “Licencia para amar y matar”. Bien, siendo como es una comedia de los 80, ¿se antoja muy cruento el nivel de descojone enfocado hacia ellos?, pues no. Aparecen como personas rectas, centradas y afectuosas. ¿Motivo?, pues puede influir que el mismo Kenny Everett era gay -de hecho murió de Sida el año 1995- y no quisiese que los “suyos” sufrieran el típico mal trato que solían recibir en las pelis de risa de la época. Bien por él/ellos.
Poco más queda por contar. Que el tono estético de todo el film es sombrío en total y absoluta –agradecida- contradicción con Mel Brooks, que abogaba por la luminosidad de la comedia como norma. Que además de los mencionados, en el reparto también localizamos a Pamela Stephenson, actriz más o menos cómica –la única que enseña cacho, pero muy fugazmente. De erotismo va escasa la cosa- quien actuó junto al mismo Gareth Hunt en la serie de “Los nuevos vengadores”. También tenía un papel protagonista en la muy recomendable película de Pete Walker “Los crímenes del ático” donde, encima, daba vida a un personaje apellidado Everett (??). Se dejó ver en otra famosa serie de humor británica (“Estas no son las noticias de las 9”), en “Superman 3” (¡junto al ya mentado Graham Stark!, era la novia rubia, tonta y pechugona del malo) y, toma geroma, en “La loca historia del mundo” a las órdenes de… Mel Brooks… si es que el mundo es un pañuelo, queridos. Ya que estamos, también intervino en “Saturday Night Live” y “Spitting Image” (la serie de los monigotes digo, no el cd, jejeje).
El director de “Bloodbath at the House of Death” es Ray Cameron, habitual colaborador de Kenny Everett que solo volvería a dirigir para una serie de humor. En esta ocasión compartía sus tareas de guión con un súper-veterano de la comedia televisiva, Barry Cryer, que en su faceta de actor compartió plano con los mismísimos Monty Python.
Resumiendo, “Bloodbath at the House of Death” es una “de risas” atípica y algo extraña, quizás no redonda del todo, pero sí con sus aciertos cómicamente hablando y también en otros apartados más inquietantes, tanto como para que merezca la pena echarle un ojal, ni aunque sea sin subtítulos, haciendo el pino y en versión original.

miércoles, 22 de julio de 2015

LOS FOTOCROMOS (Y LA CARATULA DEL VHS) DE “YO SOY LA JUSTICIA 2”

Con el cariño que tenemos en este blog a las películas de la saga que encasilló e hizo inmortal a Charlie Bronson (sí amantes del cine clásico, jódanse porque así es), en su rol del justiciero “Paul Kersey”, agrupadas y compiladas todas ellas bajo el título común de “Death Wish”, ya comenzaba a resultar catastrófico que aún no hubiésemos colado fotocromos de ninguna de ellas. Hasta hoy.
La afortunada ha sido “Death Wish 4: The crackdown”, que en España se tituló “Yo soy la justicia 2” por cosas de esas de nuestros distribuidores retardados, y que Víctor explicó muy bien en su respectiva y necesaria reseña (en realidad no lo hizo, pero era un buen modo de introducirla… la reseña, digo). A mí personalmente me parece una peli muy simpática, sencilla y entretenida. Me cae bien… aunque curiosamente en ella “Kersey” deje de ser un solitario vengador callejero para convertirse en un sicario, lo que no es tan “romántico”, pero… ¿qué más dará mientras acribille, reviente, envenene y mutile a los pillastres?.
La banda sonora mola también, así como el cartel que ilustró el gran Sciotti en su momento… claro que no es ese el que llegó a nuestros hogares vía la inevitable “Izaro-Cannon” y que poseo con orgullo en mis estantes (junto a las tres primeras… la quinta o la veo mu barata, o paso) y que, costumbre obliga, se la dejo tras los fotocromos pa hacer el pastel más completito (y presumir, ¡sí!).
Estos, cómo no, son cortesía pura y dura del “Paul Kersey” de Sitges himself, Alex Gardés.













martes, 21 de julio de 2015

AVT PODCAST (40): ESPECIAL AUTOBOMBO VOL.2

Tras más de un mes de inactividad (para ustedes) vuelve el trío “Las Carmelas” y, por si echaban de menos nuestros comentarios y/o reseñas sobre las películas que hacen otros, se van a joder, porque venimos con la parte del podcast  que más nos gusta, que es en la que hablamos de nosotros, porque nosotros, además de podcast, hacemos otras muchas cosas, y no como esos podcasters que no pueden hablar de lo que ellos hacen porque solo pueden hablar de lo que hacen otros, incapaces de hacer nada que no sea darle al pico con mayor o menor fortuna… No obstante, y como tenemos más que claro ser los mejores, no ya solo en lo que a podcast se refiere, sino, en aquello que nos pongamos, aquí traemos más muestras de lo que podemos hacer, para que lo compren y nos hagan millonarios, y no como esos podcasters que como no tienen nada que vender, pues nadie les compra, porque los podcast son gratis…
En fin, que venimos a hablarles de los nuevos lanzamientos de “Vial of Delicatessens” en los que Carmelita Fiol tiene mucho que ver, ya que por un lado hablaremos de su nuevo libro “Cómo NO hacer un cortometraje” y de su CD “Splitting Image”. Por este CD de música, también nos acompaña la absolutamente maravillosa e inspiradora Aida García A.K.A. SrtaCalamidad, ya que algo ha tenido que ver también en la existencia de ese “Splitting Image”.
Así que tan sencillo como darle al play en su reproductor de Ivoox, o como ignorarnos en  la escucha. Siempre podrán  enviarnos mensajitos ocultos en sus podcast de mierda… total ¡El complejo de inferioridad es de ustedes! Nunca del único, genuino, maravilloso y excelso AVT PODCAST!!!!!! (Y QUE TE FOLLEN SI TE LLAMAS ODCAST)





lunes, 20 de julio de 2015

NUEVOS LANZAMIENTOS VIAL OF DELICATESSENS: EL LIBRO "CÓMO NO HACER UN CORTOMETRAJE" Y EL CD "SPLITTING IMAGE"

Os dejo con la nota de prensa formal que hemos mandado a los medios, más que nada porque ya os enteraréis, ya… de los productos que tenemos este mes de Julio en “Vial”.

MAÑANA MARTES DIA 21 A LA VENTA!!!

El sello Vial of Delicatessens en su afán por extender sus tentáculos en forma de formatos físicos, apuesta por los libros con una nueva referencia de “Vial Books” y se estrena en el mundo de la distribución musical con la edición de un “Split CD”, todo ello sin salirse de los estándares del Underground y de la temática cinematográfica en cualquier caso.
Así pues, la segunda referencia de “Vial Books” Sería:


CÓMO NO HACER UN CORTOMETRAJE
De Naxo Fiol

Se suele decir que no has de juzgar un libro por la portada. Bien, en el caso que nos ocupa ese refrán se traslada al título mismo. Sí, amigo -esperamos que- lector, estamos ante una vil falacia. De “Cómo NO hacer un cortometraje” lo último que debes esperar es un manual, o una guía o, mucho menos, nada que pretenda sentar cátedra. ¿Por qué?, porque Naxo Fiol, el autor –y “videoasta”-, simplemente no tiene ni puta idea de cómo se hace un corto. ¡Pero le encanta hacerlos! ¡Le flipa jugar con cámaras y otros utensilios de semejante calibre! Y lleva facturándolos en vídeo, súper 8, 16 mm e incluso 35 mm desde el lejano año 1988. Y aunque cueste creerlo, tiene algunas cosillas formalmente editadas en dvd como “Fernando Project” (Manga Films, 2002) o “A ritmo de Jess” (La Aventura & Cameo, 2013).
En “Cómo NO hacer un cortometraje” Naxo Fiol te cuenta sus batallitas, aventuras y desmelenes como creador de lo que algunos llamarían “cine underground”, otros “cine casero” y los más “vídeos cutres de mierda”. Lo hace con humor, frescura, desparpajo y un puñado de fotos y cartelitos que sirven para retratar, desde bien adentro y por vez primera en este país de lerdos, el fascinante mundo del cine “amateur” más guerrillero y abracadabrante.
Cuando termines de leer “Cómo NO hacer un cortometraje”, y con el principio de “si este paleto puede, yo más” bien aprendido, te entrarán unas ganas irrefrenables de hacer tu propia obra audiovisual… pero también de lavarte las manos.
Con  Prólogo de Ferran Herranz
Diseño de la portada por Patrick Grau, según una idea de Naxo Fiol.

CARACTERÍSTICAS:

Pags: 202
Formato: 135 x 210mm
Papel interior: Estucado, b/n
Portada: Laminado mate. Color
Encuadernación fresada.

El libro tendría un P.V.P de 13 Euros, gastos de envío incluidos.  También estará próximamente disponible en Amazon.es y en tiendas especializadas.

Por otro lado, la primera referencia musical de “Vial of Delicatessens” sería:



DIRTY HARRYS / HUMPTY DUMPTY
“SPLITTING IMAGE”

Punk original y maquetero en este “Splitz” CD, donde encontraremos las canciones de esos efímeros grupos que fueron “Dirty Harrys” y “Humpty Dumpty”. Hemos querido juntar en un CD sus cintas juntitas y revueltas como referencias underground de los noventa, y porque los vocalistas de ambos grupos pertenecen a la casa. En “Dirty Harrys” pone la voz Naxo Fiol sobre las instrumentaciones de  Gabriel Tintorer, Pep y Sergi, y en  “Humpty Dumpty” sobre los instrumentos de Kristina, Eva y Bea, pone la voz Aida García A.K.A SrtaCalamidad.
19 cortes en total de puro punk. ¡Dos lp´s en uno!

El CD. Es una edición limitadísima de 50 copias que se venderá en exclusiva en nuestra página web y no se encontrará en tiendas.
El disco tiene un P.V.P  de 4 Euros, gastos de envío incluidos.


Para más info y compras: http://vialofdelicatessens.blogspot.com
Para vuestras propuestas: vialofdelicatessens@hotmail.com

LA GRAN COMEDIA

“La gran comedia” sería por un lado el debut en el largometraje del director de vanguardia Juán Pinzás y por otro, la película tendría el privilegio de ser la primera película industrial producida en Galicia desde la entrada del cine sonoro.
Pinzás es un interesante director, más interesante por sus carencias que por sus aciertos, y cuya carrera está repleta de despropósitos que, en los últimos años, ha sabido camuflar de cine “intelectual” para que parezca un autor rompedor y underground, cuando en realidad es –y eso se nota por mucho que se empeñe en disfrazar sus mierdas de cine de calidad- un autor de cine “Trash” de la más baja calaña. Lo que en cierto modo no deja de resultar fascinante.
Y si en su descripción yo puedo parecerles hiriente, deberían leer las reseñas que sobre esta película se encuentran en algunas hemerotecas de la época en la que se estrenó.
No es de extrañar que el director haya desarrollado ese complejo de inferioridad latente que queda reflejado en todas y cada una de sus películas y que, paradójicamente, le convierte en un autor terriblemente personal. Sea como fuere, Pinzás genera, por los motivos que sean, un gran interés en el que esto escribe.
Y además  el director es gafe, porque, siendo el único integrante del movimiento “Dogma 95” en territorio español, agarrándose a el famoso manifiesto hasta el final cuando este ya no interesaba a nadie y dejó de existir, y triunfando en exóticos países como Rusia, a Pinzás se le puso en duda el mero hecho de pertenecer a dicho movimiento de manera legal; le acusaron de habérselo inventado. No fue así, perteneció al “Dogma” realmente. Y pensamos que lo de Rusia también es verdad.
En cuanto a “La gran comedia” es un intento por parte de Pinzás de adscribirse a “la españolada” pero desde el punto de vista del cineasta de autor, géneros estos que no acaban de casar. Entre eso y la absoluta negación de la que hace gala el autor para abordar su ópera prima, tenemos lo peor que se puede obtener; una comedia que no hace gracia. Es más, el material cómico, escaso, del que se sirve esta película no es que sea de vergüenza ajena; es que roza la pena.
Así, Pinzás, adjudicándose además el papel protagonista –y reservándose el compartir plano con los dos actores de renombre que pasaban por allí a recoger un cheque, tampoco muy cuantioso- nos cuenta la historia de un agente inmobiliario aficionado al  cine –de hecho Pinzás muestra a su personaje como cineasta amateur, o como hacen hincapié en la película, como “Cineísta”- que escribe el guion de lo que será su salto al cine comercial. Vamos, que escribe su propia historia, y la de la propia película,
ya que estamos, lidiando con actores de renombre como José Luis López Vázquez –interpretándose a sí mismo- que aceptará hacer un papelito en la película, por ayudar a un principiante tan lleno de ganas y entusiasmo (en la ficción y, supongo, en la vida real). Mientras, se sucederán, supuestamente, hilarantes situaciones cómicas y líos de faldas propios del género.
Huelga decir que Pinzás fracasó con esta película, haciéndolo así el resto de su ya prolongada carrera.
“La gran comedia” pasó con cierta  aceptación  por el festival de cine de San Sebastián  de 1986, pero en taquillas, apenas fueron a ver el film 16.000 espectadores, no siendo, ni de lejos, la película que menos espectadores ha congregado Pinzás. De hecho, si no se dieron chanchullos en la venta de entradas de ninguna de sus películas –práctica esta muy común en el cine español de los últimos años- podría tratarse de su película con más número de espectadores.
Por otro lado, la película le sirve a Pinzás, como le han servido el resto de sus películas durante los años, para plasmar sus obsesiones y complejos, haciendo del nombre de sus directores favoritos, auténticos listados que salen de la boca de Pinzás, película a película.
El aburrimiento queda patente durante el metraje, pero la propia personalidad de Pinzás, y sus bigotes la que nos anima a seguir con el visionado y ¿por qué no? A disfrutar del mismo. Al final, película, y director/personajillo acaban resultando francamente patéticos, decadentes y fascinantes.
Hasta el propio Pinzás sabe que esta película es una mierda, aunque le cuesta horrores reconocerlo y en declaraciones vertidas por ahí, prefiere resaltar los aciertos que él cree que tiene el film, que no es ninguno.
Junto a él en el reparto, apareciendo poquísimos minutos, pero usando sus nombres bien grandes en el cartel para poder vender la película, el anteriormente mentado José Luis López Vázquez y el marqués de las Marismas Don Luis Escobar.
Me encanta Pinzás.

domingo, 19 de julio de 2015

LOS FOTOCROMOS DE "EL PROTEGIDO"

Este fin de semana no tenemos los fotocromos de Gardés, tenemos los míos (muchos de ellos cedidos por Ricard) y el Miercoles tendremos los suyos, ya que Naxo y yo nos intercambiamos el día -por motivos que no vienen a cuento- .
Así que les dejo por lo que es, bajo mi entender, la mejor película de M. Night Shyamalan, esa odisea de Súper héroes realistas o, según como se mire, de zumbados que están como putas cabras.
La vi recientemente, y hay que ver el daño que ha hecho el paso del tiempo a esta película, y eso que no es de hace tanto.
¿Los fotocromos? bueno, pasables. Y la reseña la escribió en su momento Aratz.









viernes, 17 de julio de 2015

LEPRECHAUN'S REVENGE

El primer intento por revitalizar la franquicia de “Leprechaun” no fue el de los berracos de la “WWE” con “Leprechaun Origins”. De hecho, no tengo ni la más remota idea de cuantos “Exploitation”, “Reboots” o remakes no oficiales  a rebufo de la saga que haría famosa Warwick Davis existen, pero me temo que son unos cuantos y, también, que son todos malos de pelotas.  Pero, soy completista del duende, así que… no me queda más remedio que comerme todas, inclusive la tamaña mierda que nos ocupa ahora “Leprechaun´s Revenge” estrenada también con el título de “Red Clover” y en Latinoamérica, directamente, se tituló “Leprechaun 7: Trébol Maldito”. Te cagas.
El argumento, la originalidad, el terror y el gore (de calidad, que no el infografico) brillan por su ausencia: Tras explicarnos una voz en off el rollito típico del Leprechaun que custodia el oro y demás, nos encontramos ante una joven que ha sido víctima de una maldición. Quien encuentre un trébol de cuatro hojas de color rojo y lo arranque de su sitio, será perseguido por el Leprechaun, que de paso, se cepillará a todo aquél que se le ponga a tiro. Una muchacha encuentra un trébol de cuatro hojas rojo y lo coge…. Así que imagínense el resto. De por medio, además de la muchacha y su amigo, un Sheriff y un tirado con pinta de alcohólico, intentaran frenar la ira del Leprechaun en el día de San Patricio.
La variante aquí está en que dotan al personaje de seriedad; no habla, ergo, no cuenta chistes y es implacable a la hora de asesinar a sus víctimas, pero el look es una mierda, pasando del aspecto clásico, y apostando por una especie de hombre verde, larguirucho y alto, que se parece un poco, de aquella manera al “Groot” de “Los Guardianes de la galaxia”.
Por lo demás, soporífero aburrimiento, diálogos insustanciales e interminables, una castaña insufrible, que no la salva  ni la ridiculez general de toda la película, ni la decadencia de Billy Zane, que da pena verlo mal actuar en su rol de estúpido Sheriff modernote, sin uniforme ni estrella y cuyo look con sombrero abombado recuerda mucho al de Pepe, el trompetista vampiro de la película de dibujos animados “Vampiros en la Habana” que vas vestido igual.
Acompaña a Zane en el periplo, el eterno William Devane, secundario en mogollón de telefilmes y visto en películas como “Payback” o “Space Cowboys”.
Dirige esta oportunista T.V. Movie Drew Daywalt, cortometrajista con mogollón de trabajos, director de algún capítulo de series y director de un largometraje ponzoñoso para lucimiento de Sean William Scott cuando estaba de moda. Pero ni un solo trabajo destacable y/o reseñable.
Y la carátula de esta peli, es la más fea que he visto en mi vida.
Una puta mierda.

jueves, 16 de julio de 2015

CORTO: TAIGUER

Hace mucho que no colgamos en la red un corto de la casa -de "Freak Movies"- en este caso. Pero esta vez vamos a hacer una excepción al tratarse de un corto que pide a gritos ser visto, ya que al fin de al cabo se trata de una labor colectiva; Patrocinado por el podcast "Perfect", "Taiguer" es un docu-mental corto interpretado por el actor underground revelación del 2015, Eddie Rosall, montado por la Señora Alix Lidl y dirigido por un servidor de ustedes. Por lo que sea, estoy muy satisfecho con el resultado del corto.
"Taiguer" es un falso documental que nos muestra el hipotético caso de un joven disminuido fisico que, haciendo cine experimental, es aceptado como un igual dentro de los circuitos del cine de Vanguardia, llegando a la conclusión que entre Yon Taiguer y Albert Serra, no hay diferencia. Ambos son lo mismo, solo que uno de ellos, debido a su retraso mental, aleja todo su arte de lo pedante y lo pretencioso.
Disfrutenlo... o no.


miércoles, 15 de julio de 2015

LOS FOTOCROMOS DE "CUANDO LOS NIÑOS VIENEN DE MARSELLA"

 ¡Sin dilación alguna! Vamos con una de Manolo Escobar, que además no he visto. Los fotocromos de "Cuando los niños vienen de Marsella".