lunes, 17 de diciembre de 2012

La Bella y la Bestia (musical)

Espectacular, emotivo, precioso. Si estas interesado en ver este musical no te es necesario seguir leyendo, compra las entradas y disfrutaras. No son baratas (menos aun con la subida del IVA) 65€ por barba pague yo como regalo de cumpleaños de mi esposa, y solo ver las familias que allí acudían con hijos, que serian grupos de más de cinco o seis personas, calculad el dineral que se han dejado. Pues bien, no han tirado ni un solo euro de los que pagaron. La obra lo vale, no solo por sus actores, o sus escenarios (absolutamente increíbles), sino porque todo esta tan bien hecho, y tan bien realizado, que te sumerges en la historia, aunque ya nos la sabemos de memoria, y los sentimientos del espectador afloran por momentos, bien sean de miedo (los más pequeños en algunos momentos pueden asustarse, pero muy poquito) de felicidad o de ternura (ese Chip, que ablanda el corazón a cualquiera)

A la sesión que yo acudí era la de las 17:00, por lo que aquello estaba lleno de niños, además no sé si seria por la sesión o porque ese día ciertos actores no estaban disponibles, pero en nuestra representación, varios personajes eran interpretados por los actores reserva. No recuerdo quien eran todos los que no iban a actuar, pero sí que me quede con dos papeles, ni Bella ni Gastón eran los principales. En el caso de Gastón el actor principal es Daniel Diges, al que tenía ganas de ver en el papel del “villano”, y aunque como digo no fue él quien lo interpreto sino Carlos Salgado, y Lydia Fairén en el caso de La Bella, los dos lo hicieron excepcionalmente bien. Que nadie se asuste si esta en el mismo caso, ni las actuaciones se resienten ni los niños del público molestan, para nada, ellos son los que más atentos están a la obra.

La historia la conocemos todos, es la adaptación a musical de la película de Disney, a la que le han sumado unos pocos números musicales más para darle más chica y contenido al espectáculo. Como muchos ya sabréis, el papel de Chip, la taza, lo interpreta algún niño o niña de la zona. Antes de que la obra llegue a tu ciudad, se hacen unos casting buscando al actor o actriz que interpretara el papel, y entre los miles de niños que se presentan eligen  a uno. En nuestro caso era una niña, que además creo recordar que ya lleva unas cuantas sesiones realizadas, porque la cogieron en algún casting de Santander (ojo, hablo de memoria y de lo que me contaba mi mujer) No es un papel muy grande, no dice más que apenan unas pocas frases, pero lo que más me sorprendió es que hasta incluso canta una parte de uno de los números musicales y lo hizo muy bien. También me asombro la facilidad para salir de un aprieto, ya que en un momento se equivoco al decir una palabra,   en lo que alguien inexperto hubiese sido trabarse o incluso quedarse congelado, al niña resolvió la papeleta fácilmente volviendo a decir la palabra, esta vez bien, y continuando con su texto. Ole por ella! No es de extrañar que al final de la obra en la ronda de aplausos Chip se lleve unos cuantos, no solo por su condición de “amateur” sino porque en nuestro caso lo hizo muy muy bien. Bueno es que todos los actores están geniales, no hay ninguno que falle, todo está bien engrasado para que el espectador pase una velada agradable y entrañable, y vaya si se pasa bien.

No se me ocurre nada más que decir para hacerle justicia al espectáculo, puede que lo único que me viene a la memoria sea la palabra CALIDAD y es que en este espectáculo sudaba por los poros de los actores, de los músicos, de los tramoyistas, de todos los implicados en el musical. Y si es caro, pero pocas cosas hay actualmente que valgan hasta el último euro de lo que cuesta, y La Bella y La Bestia, el Musical, lo vale.

Nota: Era una sesión llena de niños, resulto que el que más se quejaba y mas daba “por culo” era un adulto que teníamos detrás, que si hacía calor, que si las entradas eran muy caras y aun así aquello estaba lleno, que si patatin que si patatan…. ojala se hubiera quedado en casa, los niños encantados, como mi esposa y yo.

No hay comentarios: