lunes, 5 de agosto de 2013

MANUELA

Seguimos con la corriente del cine Andaluz, y seguimos con el peculiar Gonzalo García Pelayo, del cual he podido completar su filmografía en mi colección.
Y con la ambición por delante, las ganas y toda la proyección de futuro, debuta en 1976 Gonzalo Fog, apostador, aventurero y gran señor, jugador y casi siempre ganador (Vale, ¡pueden matarme!) con una película de indudable gusto y tono rural, y basada en una novela del mismo título del escritor Manuel Halcón. Todo ello rollo de época, y con una historia que no me interesa para nada, y que ni de broma hubiera visto de no ser porque se trata de otra –ignota- película de Pelayo.
Un cazador furtivo muere a balazos dejando viuda y huérfana a su suerte. Un joven viudo se enamora de la huérfana (Manuela) y le da la vida que más o menos puede, hasta que el jefe terrateniente de este, se cuela por ella, lo que hará que las cosas acaben como el rosario de la aurora.
Un rollo que se estilaba mucho en la época, y cuyo visionado tan solo me ha servido para comprobar como se las gastaba Pelayo en un principio. Tiene al director de fotografía adecuado, Raúl Artigot, pero la fuerza visual de las imágenes, el como se coloca la cámara en todo momento, e incluso, cierta agradable modernez en las escenas, que le hacen adelantarse a su tiempo. Me explico; Por aquél entonces el mundo de la cultura andaluza estaba más activo que nunca, y a parte de que comenzaba a desarrollarse el nuevo cine andaluz, también lo hacía una de las corrientes musicales pre-movida madrileña más importantes en nuestro país, como fue el “Rock progresivo Andaluz”, ya saben, “Medina Azahara”, “Lole y Manuel” y sobretodo, “Triana” como máximos exponentes,  y esta música es introducida concienzudamente en la película.
Estamos ante un film de época, ambientado en la Andalucía rural y en una escena, visualmente portentosa, la del entierro del padre de Manuela, en la que, como declaración de intenciones, una bailaora sube sobre la lápida del difunto y comienza a bailar flamenco, porque este era más malo que el mismo diablo, mientras suena la música, casi experimental, de Triana. Y ya por muchos eruditos es recordada esa secuencia con entusiasmo. Me uno a ese entusiasmo, no se crean…
Así que bien rodada, bien ejecutada y de una corrección política tangible en las maneras, transgrediendo un poco en según que cosas, pero sin por ello faltarle el respeto al academicismo -al que años después sí que se lo faltaría con dos cojones-, al final la película, técnicamente, está muy bien, pero a nivel narrativo es sosa, poco interesante y además, Pelayo no logra hacerse con el rollo rural.
Sin embargo, de lo que llevo visto del director, he de decir que observo cierta rebeldía ( y rencor con lo establecido en las maneras de hacer cine) película a película, inquietud y gusto por la variedad a la hora de gestionar sus historias, porque si  aquí tenemos un debut, más o menos estándar a lo, por poner un ejemplo, Carlos Saura, pronto pasaría a cintas más experimentales, comedias extrañas o, directamente, películas de entrevistas, como veremos más adelante, con lo que hace gala de un eclecticismo que para sí querrían algunos. Eso si, el talento, con cuentagotas. Aunque siempre interesante.
García Pelayo lo sabía y, por eso, inquieto, además de al cine, se dedicó a la producción musical, a la escritura de libros, y como todos ya saben, a desbancar casinos.
Reparto de campanillas para este debut, contando con la presencia de una bella Charo López, Fernando Rey, que ya era nuestro actor más internacional y que está, como siempre, eficaz, Máximo Valverde, que era guapo pero es el único actor de la película al que se tiene que doblar y Mario Pardo, que ni dios se cree que ese señor haga un papel de adolescente.

5 comentarios:

Jesus Manuel dijo...

El padre espiritual de esta peli es en realidad el recientemente fallecido productor sevillano Pancho Bautista que concibió y escribió el guión pero que al final propuso a Garcia Pelayo como director.

Pancho Bautista es el verdadero padre del cine andaluz. Fue el que llevó al cine a genios sevillanos del humor como Paco Gandia y Pepe Da Rosa con filmes como Se Acabó el Petroleo y Los Alegres Bribones.

Desgraciadamente Pancho Bautista nos dejó no hace siquiera un par de meses cuando se encontraba preparando su vuelta al cine.

Jesus Manuel dijo...

Lo que quiero decir es que Garcia Pelayo fue elegido como director de esta peli a última hora y por recomendación de Pancho Bautista que iba a ser el director.

Victor Olid dijo...

Soy consciente de ello. De hecho, lo explico (no tan bien como tu) en la reseña de se acabo el petroleo, que la cuelgo en un par de dias...

Victor Olid dijo...

Soy consciente de ello. De hecho, lo explico (no tan bien como tu) en la reseña de se acabo el petroleo, que la cuelgo en un par de dias...

Jesus Manuel dijo...

coño...como ahora no me conecto tanto como antes a internet, se me ha pasado esa reseña...la busco ya!