martes, 11 de marzo de 2014

Hard Boiled

El termino Hard Boiled hace referencia al género policiaco negro con excesivas dosis de violencia. Esta categoría proviene de los años 20 y 30, cuando las novelas pulp invadían los kioscos, y la verdad es que le va que ni pintado como titulo a esta película de John Woo. El director chino eligió a un popular actor de televisión llamado Chow Yun-Fat, para uno de los protagonistas de A Better Tomorrow, la película con la que revoluciono el cine de acción. Fue tanta la fama de Chow Yun-Fat, que para la segunda y tercera parte de esta, Woo tuvo que sacarse de la manga que el personaje de Yun-Fat tenía un hermano gemelo, y es que en la primera este moría. Chow Yun-Fat se convirtió en un actor fetiche para John Woo, juntos hicieron varias películas ente ellas la multipremiada The Killer. 3 años después de aquella,  se cascarían esta Hard Boiled, cuando Yun-Fat ya era probablemente la persona a la que mejor le quedan dos pistolas en las manos mientras salta en el aire a cámara lenta con palomas por detrás, todo regado con explosiones y música jazz.

La película empieza con el inspector Tequila (Chow Yun-Fat) tocando el clarinete tras meterse un copazo de tequila con tónica, a la vez se nos muestran portadas de periódicos en los que se hace referencia a la escalada de violencia que está sufriendo la ciudad de Hong Kong. Acto seguido tenemos el primer tiroteo en un bar, donde el compañero de tequila acaba muriendo acribillado. Tequila prometerá venganza contra los responsables de introducir las armas en la ciudad. Por otra parte vemos a un misterioso asesino interpretado por Tony Leung (que luego trabajaría con Wong Kar Wai, ofreciendo su nuca en multitud de planos) que resulta ser un policía infiltrado en las mafias de la ciudad para desmantelar ese tráfico de armas.

La película cuenta con otros tantos actores conocidos en el cine de Hong Kong, como Anthony Wong (Exiled, por poner una que esta reseñada, pero sale en doscientas mil) que es el traficante de armas, Philip Chan (Supercop, Contacto Sangriento) que es el jefe de policía, papel que repite en las dos películas en las que le cito, o el no tan conocido Philip Kwok (Historia de Ricky, El Mañana nunca muere) que interpreta al sicario malote con gafas de sol. También tenemos cameo del propio director que hace de un agente retirado que regenta el bar de jazz donde Tequila se refugia para tocar su música y pedir consejo.

Conocida es la escena del hospital en esta película que dura más o menos 40 minutos de tiroteos, explosiones y escenas de acción, como esa en la que Tequila con un bebe en brazos se lanza por la ventana agarrado a un cable.

Por momentos puede hacerse un pelín lenta, pero luego se vuelve excesiva en sus momentos más enérgicos, pero es que ahí reside  la esencia de Hard Boiled, y me refiero al término, no al título, aunque también.
El día que vi esta película, la vi antes que The Killer, me quede prendado del director y del protagonista, y aunque tanto uno como el otro en EEUU no han tenido suerte (horrible aquella de El Monje, no tan mala la de Asesinos de reemplazo aunque sea una caquita, insufrible Misión Imposible 2, que solo se salva por las escenas de acción, pero cojonudisima Blanco Humano y Cara a Cara) siguen siendo dos personajes, a los que les sigo la pista siempre que puedo.
Véanla, sino lo han hecho ya.