jueves, 3 de abril de 2014

Capitán América: El Soldado de Invierno

Cuando en el 2005 el guionista de comics Ed Brubaker pasó de DC a Marvel, para hacerse cargo del capitán de la estrella en el pecho, su revisión del personaje y sus argumentos “noir” lo devolvieron a la palestra con su colección individual. Al año siguiente ya estaba desarrollando la trama del Soldado de Invierno, dejando a los lectores uno de los giros más determinantes en la historia reciente de Steve Rogers y allegados. Saber de antemano que Brubaker supervisaría la historia del guion de la película que nos ocupa, no eran más que buenas noticias. La dirección de Anthony y Joe Russo, dos hermanos que hasta la fecha solo habían rodado episodios de series de televisión,  acierta en todo. En ritmo, en exposición de personajes, en acción dosificada, en ese aspecto de novela negra ocurrida en la actualidad que tiene el argumento… no me extraña que les hayan fichado para encargarse de la secuela de esta, y supuestamente cierre de la historia del personaje, pero eso es otra historia.

Aquí va una ligera exposición del argumento:
Steve Rogers, el Capitán América, trabaja para Shield en operaciones secretas. Poco a poco va haciéndose al mundo actual, pero no esperara encontrar secreto tras secreto dentro de su propia organización. Tras una misión en un barco y otros incidentes, Rogers es un fugitivo de Shield. Tendrá que desmontar su organización piedra a piedra si es necesario, para dar con los verdaderos culpables de la situación en la que le han puesto. Para colmo de males, un misterioso y muy bien preparado asesino acecha a Rogers. Y no explico más que la estropeo.

La película cuenta con algo menos de humor que las anteriores de Marvel Studios, algo completamente normal tratando un tema más “oscuro y adulto” (no es que sea compleja, es por comparación con el tono de las otras películas Marvel), pero aun así sigue teniendo algún que otro chascarrillo que nos hará sonreír de vez en cuando. Lo que sí que haremos cada dos por tres será cerrar la boca, porque las escenas de acción nos la abren como mucha facilidad. Y es que acción hay por un tubo. Está bien rodada y no llega nunca al momento de total fantasmada (aunque alguna sí que hay

En cuanto a la incorporación de nuevos personajes o referencias a anteriores, por la primera parte contamos con el que da título a esta secuela (que si os habéis fijado no lleva numero) El Soldado de Invierno. Todo él es una gran Spoiler, así que no comentare nada, simplemente que ese brazo mecánico es de lo más chulo y  100% respetuoso con los comics. Calavera, uno de los enemigos del Capitán en los comics y que aquí nos lo presentan como un agente de Shield interpretado por Frank Grillo. Robert Redford (esta viejo el cabrón) es Alexander Pierce, Senador o algo así que está metido hasta el cuello en el consejo de dirección de Shield. Aparece también Batroc (el saltador) en una escena de pelea en el barco que es cortita pero donde las patadas con botas militares son las reinas. También introducen a la Agente 13, Sharon Carter, interés amoroso del Capi en los comics, y que aquí todavía no se ha acercado tanto a Rogers como para que arrimen cebolleta. Para acabar el momento de nuevos personajes, tenemos a Sam Wilson, el Halcón, que no está nada mal apañado el personaje, aunque en algunas escenas se intuyan demasiado por dónde van los cables de los que está enganchado, aun así, mola. Hay un cameo de un personaje que salía en la anterior película que no desvelare, es uno de los villanos, y lo más seguro es que no sea quien piensas (aunque si has seguido de cerca las noticias de la película igual ya lo sabes) Se nombra a personajes de anteriores películas como Buce Banner y se hace referencia a uno de los próximos a los que Marvel le tienen preparada película, Stephen Strange (pero solo eso, solo nombrarlo, nada más) Luego están los que si o si tenían que aparecer, Nick Furia y La Viuda Negra. En esta película desarrollan más a los personajes, nos enteramos de algunas cosas de su pasado y vemos por donde tiraran en el futuro. El que no aparece es Ojo de Halcón, pero que si tenéis ídem, podréis ver un pequeño detalle suyo. Agudizad la vista y mirar el escote de Scarlett Johansson, ya sé que no hace falta ni que os lo diga, ibais a mirar igualmente. Pero si os fijáis bien, podréis ver que lleva al cuello una cadena de oro cuyo colgante/cierre es una pequeña flecha. Y siguiendo el momento curiosidades, está el tema de la lista, la terrible lista española. Si, la han cambiado, en el cine veréis la versión española de la lista de cosas por hacer de Steve Rogers. Lo que como herramienta de marketing para la campaña del filme lo veo como simpático, en la película es una ridiculez. Afortunadamente solo dura en pantalla dos segundos, pero es absurdo que un americano que ha estado 70 años congelado, tenga la más mínima curiosidad por Rafa Nadal o Héroes del Silencio. 

Es una buena película cuyos 139 minutos pasan en un suspiro y que te deja con ganas de más. Por lo que se ve en las escenas post-créditos (recuerden, hay dos) todo queda listo para la tercera parte del Capitán América y Los Vengadores 2 La Era de Ultron. Será interesante ver cómo afectan los acontecimientos de esta película en este universo cinematográfico que se ha montado Marvel.