jueves, 24 de abril de 2014

Transporter 2

En el último podcast comentaba lo decepcionado que había quedado con la violencia de Drive. Y es que esperaba más una oda al salvajismo como pudo ser Oldboy, que una película casi contemplativa con algunos arranques de mala leche de un asperger como finalmente es. Y ojo, Drive no es una mala película, simplemente no es lo que pensaba que iba a ver. Ya se sabe que las expectativas no son buenas consejeras en el ámbito cinematográfico, así que no debería de pillarme por sorpresa. La saga Transporter no lo hace, romper mis expectativas, porque ya se a lo que vengo, porque solo quiero ver coches serpenteando entre el trafico y alguna que otra dosis de patadas en la boca, soy así de simple, no tengo vuelta de hoja, dame a un tio que patea culos sin ton ni son y me haces feliz.

En esta ocasión Frank (Jason Statham) ha mudado su residencia de Francia a los EEUU, concretamente a Miami, donde trabaja como chofer para la familia de un importante funcionario encargado de operaciones antidroga internacionales. Frank no es más que el chofer, y así se lo hace saber el padre. Solo con el hijo de este, tendrá una relación más amistosa y casi paternalista (por eso de que el padre está enfrascado en su trabajo y no juega con su retoño) la madre le pone ojitos al Statham, pero la cosa no va a más. En esto que secuestran al crio, y Frank se cabrea, mucho. Nuestro calvo favorito repartirá estopa a diestro y siniestro. Mientras él sigue dando caña a los mafiosetes, estos liberan al crio pero le han inoculado un virus que al cabo de unas horas acaba siendo mortal. La finalidad es contagiar al padre y que este contagie al resto de líderes mundiales de antidroga para dejar paso libre a los cárteles con su tráfico ilegal. Lo que no contaban es que Frank pateara culos, romperá bocas y dislocara brazos si es necesario (y vaya si lo será) para conseguir el antídoto para el crio. Que luego lo consigue para el padre, pues guay, pero el crio es prioridad.

Dirigió la película Louis Leterrier, su labor aunque simple y sin grandes locuras esta realizada con buen hacer. El ritmo es muy bueno, y la acción se ve perfectamente. Statham como siempre tiene que quitarse la camisa por A o por B, en ese caso es simplemente para cambiarse de ropa por tener la camisa manchada de sangre, pero el plano de su torso desnudo (que a más de una pone a cien y a más de uno, lo mas seguro que también) esta si o si en el filme. Repite François Berléand como el inspector Tarconi, el simpático policía francés de la primera, y que también sale en la tercera. Y como contrapunto tenemos a los rufianes de la película, Alessadro Grassman, un actor italiano del que nada se, y a Kate Nauta de la que tampoco se nada salvo que la lencería y las dos pistolas en las manos le quedan genial. 

Esta película es de consumo rápido, la ves, te lo pasas bien y fuera. No es El Padrino Drive, pero está muy bien, y con eso me vale y me sobra.

2 comentarios:

elizabeth thor dijo...

yo la tendria como una pelicula casi de super heroes, fantasmadas a porron y dversin sin igual, a un estoy flipando como se quita la bomba del coche o corre entre bloques con el coche, eso es para aplaudir sin cesar

Ander Sarabia dijo...

Pues coincido contigo.Yo es que las de Statham(ya sea en chandal o de traje)te las ves sabiendo qué te vas a encontrar y oye,muy bien pa´pasar el rato y a otra cosa...o sea que todo BIEN.