lunes, 4 de agosto de 2014

DUELO DEL DRAGÓN Y EL TIGRE

Las “Brucexploitation” trajeron como consecuencia, que los clones de Bruce Lee se volvieran estrellas zetosas que lograban atraer culos a las butacas. Por eso, Bruce Le (con una sola “e”) llegado un punto de su carrera en el que era consciente de que, a pesar del nombre impuesto para el cine que recaía sobre sus hombros, explotar la imagen del pequeño Dragón ya era una cosa secundaria, se lanzó a la piscina con estas cosas de artes marciales contemporáneas mezcladas con unas buenas dosis del cine de agentes secretos, la locura reinante en este tipo de productos aquella época, y los elementos primordiales a la hora de fabricar un éxito: Sexo, violencia y modernismo.
Por eso, Bruce Le, para esta película cargó todo de esos elementos, más uno que, también, se puso de moda en el cine de kung fu serie Z de aquellos años: El Europeísmo.
Así que en esta ocasión, Le, se alía con los italianos en la producción y se viene a rodar a España una historia en la que él es el elegido, junto al agente Inglés Richard (interpretado por el pobre Richard Harrison, al que estos putos Chinos tanto putearon) para encontrar una formula secreta que circula en manos malosas. Esta formula, descubierta por científicos españoles posteriormente asesinados, puede ser súper perniciosa para la humanidad, así que deben encontrarla como sea, contando que mientras que el Inglés es un mujeriego que puede echarlo todo a perder por oler un coño, el Chino es un ser impulsivo y violento. Echarlo todo a perder, no es para nada descabellado.
Lo que es descabellada es la puta película, de las más malas de esta gentuza que me he echado a los ojos y no del todo divertida, como parecía en un principio. Lo que, como siempre digo, es motivo de elogio en esta casa, y no de denuncia.
Y es que, si de primeras apunta a que todo va a ser un desmadre incomprensible, pulpero y postmoderno como lo era “La saga de Bruce Lee” (aquella en la que todos los clones de Bruce Lee aparecen juntos), pronto la cosa pierde fuelle y pasa a ser una peli de artes marciales de las mas flojas, con unas coreografías de lo más sosas, y con un imperante aburrimiento por bandera. Pero destacaré que la primera media hora es un tremendo delirio con tetas por todos lados;  Solo por el partido de tenis que juegan las chicas del harén de Richard Harrison, ya merece la pena ver la película, porque si los desnudos gratuitos siempre están a la orden del día en este tipo de films, en este ya no es que sean gratuitos, es que se consigue que te descojones de una bella señorita de enormes tetas… porque, ¿Qué coño hacen jugando al tenis con toda la indumentaria del tenis femenino, pero haciéndolo con las tetas al aire? Todo eso acompañado por cámaras lentas que realzan esos movimientos mamarios.
Por otro lado, siempre es habitual que en estas pelis, todo el mundo sepa hacer Kung fu… Vale que Richar Harrison haga sus movimientos, pero ver a Tito García, secundario del cine español de toda la vida, que aparecía en las películas de “Parchís”(pincha aquí para ver su jeto), haciendo un par de movimientos de Kung Fu… eso es para mear y no echar gota. Vamos lo mejor de la película.
Por otro lado, decir que si los Japoneses años atrás se colgaron la medalla de hacer una escena de Kárate con un hombre enfrentándose a un toro en un tendido, Bruce Le tomó buena nota de aquella película, “KarateBull Fighter”, y aquí plagia casi plano por plano ese enfrentamiento, solo que vemos claramente que cuando Bruce Le arrea al toro, este es claramente un muñecote, y lo entremezcla con planos del toro yendo a su bola por el tendido. No tuvo huevos a meterse con un toro de verdad. A su favor decir, que esta escena es, además de infinitamente más ridícula que la de “Karate Bull Fighter”, mucho menos violenta afortunadamente.
Y salvo estas estridencias tan míticas (“Duelo del Dragón y el Tigre” es una película muy popular, por lo obvio,  dentro del circuito de aficionados al cine de artes marciales) como reconocibles y que le otorgan valor a la cinta, el resto de la misma no es demasiado destacable, ni entretenida, ni rara. Eso si, la galería de secundarios, con los españoles a la cabeza, no tiene desperdicio. Junto a Bruce Le y Richard Harrison, y el anteriormente mentado Tito García, tenemos a Nadiuska, Bolo Yeung, José Riesgo o Hwang Jang Lee.
En la dirección solo sale acreditado Bruce Le, pero las malas lenguas dicen que Richard Harrison metió algo de baza, y que el hombre que de verdad la dirigió fue Luigi Batzella, responsable del “Nazixploitation” “La Bestia en calor” entre otras.
Mala… pero de esas con encantillo.

4 comentarios:

Aratz dijo...

Pues no se si la he visto o no, pero lo de las tias en tetas jugando al tenis me suena muchisimo (¿porque sera?)
Pues igual la busco entre los cajones de la inmundicia, a ver si la reviso,aunque sea a camara rapida.

Jesus Manuel dijo...

La peli fué idea del productor Dick Randall que por entonces producia cine de Kung Fu. La escena del partido de tenis en topless no estaba incluida en el guión original y fue ideada, planificada, dirigida y rodada por Richard Harrison, para darle algo de vidilla al guión. La mansión donde se rodó se usó en otras pelis como Yo hice a Roque Tercero de Mariano Ozores o la peli S dirigida por Carlos Aured Apocalipsis Sexual, de hecho una de las tenista solia aparecer en varias pelis eróticas de Jesús Franco de aquella época.

En cuanto al tema del puteo al que sometieron los chinos a Richard Harrison con aquellas pelis de ninjas de la IFD...no es tal...pero bueno, ya habrá ocasión de aclararlo, si llegado el caso a alguien le interesa el tema.

Victor Olid dijo...

Joder, pues ya que estás.... suelta, suelta...

Jesus Manuel dijo...

vale suelto...

Richard Harrison lleva ya varios años desbarrando del mundo del cine en general y de las pelis que hizo en Hong Kong en particular...para él, todo el mundo era malo, mediocre, los guiones una mierda..etc etc...pero lo que no dice es que su carrera venia cojeando desde los últimos 70´s y tuvo que tragar con pelis ínfimas en Filipinas primero y en HK después para seguir pagando facturas. Harrison lo único que pedia era trabajar pocas horas pocos dias a la semana y eso fué lo que le ofreció Joseph Lai. De hecho, Harrison vivió en HK durante 3 AÑOS y aún dice que firmó una sola película y que lo metieron en más de 15. Eso es mentira, el sabia que no estaba rodando Titanic o ni siquiera una gran producción china, lo que le cabreó es que no se imaginaba que Joseph Lai y Godfrey Ho se iban a forran vendiendo aquellas mierdas por todo el mundo y él no vió un duro más que lo que firmó con Lai...ni royalties, ni extras ni nada...
El hecho que demuestra que Richard Harrison sabia lo que cocian Lai y Ho es que su bigote y el color de su pelo cambia de una peli a otra igual que sus antagonistas.

Harrison se quejaba y se queja de lo malos que eran los guiones y los directores, pero deberia hacer memoria y acordarse de su faceta de director con la escena del partido de tenis en topless de Duelo del Dragon y el Tigre...

Esto no quita que Joseph Lai y Godfrey Ho sean unos caraduras, ojo, pero que a él no lo engañaron como quiere hacer creer.