viernes, 8 de julio de 2016

EL DESPERTAR DE LOS SENTIDOS

Dramón medio documental producido por los inefables hermanos Balcazar y dirigida por Manuel Esteba, de esas que habiendo un material de archivo que aprovechar, se elabora una trama para poder utilizarlo y que todo junto conforme una película ¡y qué película!
Se trata de una de las películas más ultra-conservadoras que he visto jamás, y que en su afán por reivindicar una serie de valores, la cosa se torna completamente amoral. Un panfleto anti-abortista –y anti-todo,- que bajo una premisa sobre la preservación de la familia, lo único que pretende es hacer algo de dinero a base de sensacionalismo barato y teorías de pega. Poca cosa se conseguiría a juzgar por los escasos 191.747 espectadores que fueron a verla al cine. Pero ahí queda la soflama.
Inspirada, o tal vez plagiando los famosos “Report” Alemanes, nos cuenta como dos estudiantes que están haciendo una tesis sobre el sexo, entrevistan a un médico, que no sabemos muy bien si es un psiquiatra o qué es, pero lo cierto es que solo lleva cosas en torno a la sexualidad; así, les explicará los casos de una prostituta que quedó embarazada, una joven que se ve obligada a abortar –suicido post trauma incluido- un exhibicionista que enseña su parte a los niños, una masoquista, un violador de niñas ¡que acude al médico a contarle que de vez en cuando le da por violar a alguna niña!, etc, a la par que explica casos de ninfomanía, satiriasis, fetichismo y resentimiento de los matrimonios a causa de la frigidez de ellas, debido a la mala educación sexual en la adolescencia, a veces recreando sus relatos con reconstrucciones dignas y deudoras, sin que Esteba lo supiese siquiera, del “Glen or Glenda” del mismísimo Ed Wood.
Para esta película, el aborto es directamente un asesinato, el homosexualismo una enfermedad mental, pero no pasa nada, que dice el doctor que se cura y de hecho vemos el caso de un señor que tras ser tentado, gracias al tratamiento psicológico al que se le somete, se cura, ergo ya no es maricón. Por otro lado, el violador de niñas merece el mismo traro que el homosexual, le cuenta el caso al médico y este le aplica un tratamiento psicológico, vamos como si comiera castañas pilongas, y en ningún momento se cuestiona el violar niñas como un delito, como si se hace con el aborto. Una absoluta vergüenza con un mensaje de mierda… lo que se traduce en descojone padre, porque claro todas estas barrabasadas parecen impensables a día de hoy, pero en su momento estaban muy en el pensamiento de la población de a pie de la España de Franco, con lo que resulta todo muy escandaloso y bizarro, casi de broma, pero me temo que la cosa iba muy, muy en serio. Entonces, paradójicamente, y dependiendo de las mentalidades de los espectadores  -que ahora hay mucho pacato hijo de la grandísima puta enemigo de la incorrección política y del sentido del humor-  “El despertar de los sentidos” resulta un divertimento tonto e inocente, máxime cuando ilustran toda esta barbarie con imágenes de archivo de variado pelaje, que van desde un parto (al que le añaden el contraplano del doctor protagonista para que parezca que es él quien asiste ese parto), hasta carreras de formula uno añejas.
Graciosísima, e incluso diría, que la mejor película de Manuel Esteba, ya que al menos esta tiene algo de ritmo y entretiene lo suyo.
Para acabar de matar a la liebre, quédense con el subtítulo de la película, debajo del título: ¡¡“La educación sexual de una adolescencia pervertida”!! que acompañó a la carátula en algunas de sus ediciones videográficas.
¿Qué no harían los Balcazar, los reyes del “Exploitation” patrio para vender una película?
El reparto lo componen una serie de actores Catalanes que no los conoce ni su puta madre, y el doctor que narra todo lo que vamos viendo y que toma parte activa de lo que acontece, llegando a hacerse cargo del hijo de la prostituta embarazada, lo interpreta don Eduardo Fajardo.
En serio, muy divertida en su despropósito.

1 comentario:

Danda dijo...

¡¡¡¡HOSTIA PUTA!!!!

¡Llevaba como quince años queriendo saber cuál era esta puta película! Me la encontré empezada una madrugada en Antena 3 sin dar crédito a lo que veían mis ojos, me la tragué toda con la boca muy abierta como si fuera un polla (y en cierto modo lo era). La única referencia que tenía para localizarla es que salía un actor que también había visto en "Dos toreros de aúpa" (la de aquellos dos cómicos italianos que no tenían ni puta gracia) y que evidentemente era Eduardo Fajardo.

Recuerdo haberme partido de risa con tanto despropósito, es como un delirio psicosexual urdido por los viejos de Intereconomía tras tomarse unos tripis, con una visión de la sexualidad tan despegada de la realidad que podría salir un ovni en la peli y sería menos extraño.

¿Esta roña está editada en DVD? Me gustaría tenerla para ponerla en (hipotéticas) fiestas y reírnos todos de las mentes enfermas que han parido semejante engendro.