jueves, 29 de noviembre de 2012

TENEBRE

Estas últimas semanas, y con motivo del reciente visionado de su "Dracula 3D", me dio por revisar algunas de las películas de la etapa ochentosa de Dario Argento. Me puse "Phenomena" (la peli, no el evento demoníaco), dispuesto a gosssarla y desglosssarla luego en este blog, pero contra todo pronóstico, me aburrió más de lo esperado y no me animó a ponerme a aporrear el teclado. Tal vez esa pequeña e inesperada decepción hizo que tardara más en intentarlo con la otra, "Tenebre". Me daba algo de miedo llevarme también un chasco con esta, básicamente porque le tengo mucho afecto a la puta peli. Veréis, fue de las primeras de terror que alquilé de chaval. Y seguramente, fue mi desvirgue ante las artes del cineasta italiano (además, tenía el vinilo del soundtrack y el cutre poster español -ver imagen-... aunque regalé ambos a entes que lo sabrán gozar más que io). Y claro, partiendo de esa base, "Tenebre" me atrapó, me impactó. Muchos de sus elementos hicieron mella en mí, y aún hoy siguen ahí, bien metidos en lo más profundo de mi psique. Todo ello condicionaba mucho el funesto visionado, hasta que ayer me armé de valor y de un pendrive, y me la puse.
Un escritor yankee de gran éxito, especializado en novelas de asesinatos, llega a Roma para promocionar su nuevo libro. Justo aterriza, comienzan a producirse crímenes, en los que el culpable se limita a seguir las fechorías del psycho-killer de la novela y, ya de paso, implica a su autor en todo ello. Este, ayudado por unos y otros, investigará, descubrirá, luego se perderá... y nosotros con él. Pero eso no importa porque la peli termina en un delirante y generoso baño de sangre que lo arregla todo... vamos, que te deja tan contento que te suda la polla si eso cuadra con aquello o no.
De entre medias, pues mucho material para el recuerdo, destacando sin duda alguna la estupenda y pegadiza banda sonora de los casi-Goblin Simonetti-Morante-Pignatelli, cuyo tema central es ya todo un clásico. Luego, pues ea, un reparto de lo más típico del cine de género italiano que intenta no parecerlo demasiado (Anthony Franciosa, John Saxon, John Steiner o el gran Giuliano Gemma), una buena ración de crímenes -misóginos- y bastante truculentos (la tipa a la que obligan a comer las páginas de la novela, la fascinante pareja de lesbianas viciosas, la adolescente con el estómago reventado a base de hacha... que por cierto, esto último en la versión en vídeo de la época andaba parcialmente censurado), las inimitables, carnosas, voluptuosas e inexpresivas hembras italianas, el inquietantemente erótico flash-back (protagonizado por una churri de notoria nariz... ¡cómo le ponen a Argento las hembras narigudas!, será por propio complejo... si hasta su santa hija tiene una napia de órdago), ese maravilloso primerísimo primer plano de la ensangrentada cuchilla limpiándose bajo el agua del grifo (y que tanto me influyó en mis propios delirios creativos), el presentador de televisión recibiendo un hachazo en pleno cabestro y, en fin, como apuntaba antes, el brutal clímax final bañado en hemoglobina, en el que muere hasta el apuntador, en el que vemos cómo un brazo es troceado con todo lujo (muy impactante!) y donde Dario Argento da rienda suelta a sus desvaríos. ¡Aaaay!, pero cómo molaban las locuras del italiano en aquellos tiempos, ¿o no?, en "Tenebre" tenemos el fascinantemente inútil paseo de la cámara por la fachada de un edificio (¡¿pero pol qué?!) o ese doberman incansable y cabezón. Otro de mis momentos favoritos: La sra. de Argento, Daria Nicolodi, abandona una habitación, la cámara se desplaza un metro y encuadra un objeto metálico puntiuagudo brillando (¡¿pero pol qué, again?!)... aunque para objetos puntiagudos, el final-final y su escultura asesina... absurdo, demencial... brillante.
Vamos, que sí, que a diferencia de "Phenomena", "Tenebre" volvió a gustarme. Es más, resulta bastante entretenida... algo no muy habitual en el cine de Argento... y el cine italiano en general. Y como dato fricoso, por ahí pululan Lamberto Bava y Michele Soavi ayudando a su mentor y marcándose unos cameos y tó.
En fin, un título imprescindible para fans de Dario Argento y, ¿por qué no?, del terror de la época. Hasta casi me atrevería a decir que "Tenebre" fue su última peli buena de verdad... a pesar de que, obvio, en aquel momento recibió palos de los críticos hasta en el DNI o, como dirán allá, l´identità nazionale. Pero ¿¿qué coño sabrán ellos, hijos de puta??.

8 comentarios:

newzombie dijo...

que cosas tenebre me parecio una chapuza y phenomena es mi pelicula favorita de argento junto con rojo oscuro

luisflperropaco dijo...

A mi también me gusta mucho, de su etapa sangrienta es mi preferida, y el final es apoteosis, gritos, navajas, sorpresas y mucha, muchísima sangre, una gozada.

Naxo Fiol dijo...

Bueno, esto va como va Newzombie... a mi ROJO OSCURO me parece normalilla, y de su etapa clásica prefiero SUSPIRIA, pero mucho más.

Victor Olid dijo...

Es que SUSPIRIA es una obra maestra que está a años luz, incluso, de todo lo demás que hizo Argento!

newzombie dijo...

victor tengo una relacion algo confusa con suspiria, como fotografia,musica y direcion es gloria para el espectador. pero jamas de las veces que la e visto me encaja ese final con la bruja. para mi es un clasico imperfecto. un pequeño cambio en el final y sera por fin una obra maestra........puede ser que sea el mismo director,porque en rojo oscuro porque me metes el rollo de la casa encantada, argento es un director que si no le das muchas vueltas a su obra se queda como un genio. pero se pijotero y el guion simpre falla. diras porque me gusta phenomena porque esa pelicula ya era una tonteria y tan divertida que no se le puede tomar en serio y me encanta.

Naxo Fiol dijo...

Pues no le des tantas vueltas a SUSPIRIA y así te parecerá una obra maestra. Está claro que el guión nunca ha sido el fuerte de Argento. De hecho, y es algo bien conocido, cuando te enfrentas a su cine, hay que dejar la lógica en la puerta, porque igual que ese final de SUSPIRIA no te cuadra, tampoco debería cuadrarte qué hace una habitación repleta hasta los topes de alambre cortante o tantas otras locuras del amigo Dario. A mi me encanta ese aspecto de su obra, porque soy de los que agradecen que una peli no te lo de TODO masticado, así que para mi las faltas de sentido y coherencia en sus pelis no son un defecto, ¡son una sana virtud!.

Miguel Angel Meléndez dijo...

Yo también considero Suspiria como su mejor película y Tenebre me parece muy disfrutable, tiene muy buenos momentos. Pero no creo que fuera su última buena peli, para mi es "Opera" que no el " fantasma de la opera" con Cristina Marsillach de protagonista.

Naxo Fiol dijo...

A mi las siguientes a Tenebre y Phenomena me parecen potables, simpáticas, amenas.... LOS OJOS DEL DIABLO, TERROR EN LA OPERA, INSOMNIO, LA MADRE DE LAS LAGRIMAS o sus aportaciones a MASTERS OF HORROR, están bien... pero no sé, les falta el "punch" de sus títulos precedentes....