martes, 13 de noviembre de 2012

R2 Y EL CASO DEL CÁDAVER SIN CABEZA

Revisada por segunda vez “R2 y el caso del cadáver sin cabeza”, llego a la conclusión de que el “Exploiter” Álvaro Sáenz de Heredia, conocido por ya saben ustedes que tipo de películas y con cierta fama de casposo y manazas, en realidad es un gran director, solo que salvo aquellas películas en las que se lucen ciertos cómicos y artistas televisivos, no suele acertar de pleno. Digamos que este –porque recordemos que Gurruchaga , su protagonista, además de ser un excelente cantante y un showman todoterreno, y aunque se le conozca más por estas facetas, es un excelente actor, de lo mejorcito que tenemos, vaya- sería uno de esos proyectos personales, que se vio lastrado por la reputación del director y por esa lacra que es “Torrente”. Así, la intención de Sáenz de Heredia era hacer un policiaco al estilo americano, con ligeros homenajes a Peter Sellers y la saga de “La pantera rosa”, y no una película chabacana al estilo de las de Santiago Segura. El mismo San Benito le tocó arrastrar al “Spoof” “Vivancos III”. Pero nada que ver. Esto es una película de género negro con todas las de la ley. Y me gusta, pero dios me libre de decir que es una gran película. Es flojilla, aunque entretiene, y solo puedo achacarle como puntos negativos un montaje de los más torpe, una trama un tanto indiferente y un factor habitual en el cine del Saenz de Heredia; una fuerte presencia de secundarios semi-desconocidos, más malos que pegarle a un padre con un calcetín sudado.
Por lo demás, me parece una película bien dirigida, cuyos toques de comedia, que son escasos, no terminan de funcionar.
R2 y su compañero Cárdenas, son dos policías de paisano que no dan una. Se meten en operaciones de las que siempre salen escaldados (R2, a la hora de esposar a una criminal, acaba esposándose a sí mismo) y son ninguneados por el inspector jefe. Sin embargo R2, ama su trabajo, es fan de Bruce Willis y “La jungla de cristal”, y no soporta que todo le salga mal. Un día llega a comisaría un potentado hombre de negocios, denunciando unas amenazas de secuestro hacia su señora. R2 decide ocuparse del caso, con la convicción de hacerle callar la boca a sus jefes y compañeros. Comienza pues la investigación.
Ya digo, que el montaje, caótico, impide que comprendamos la trama a la perfección, aunque a mitad de película nos damos cuenta de que en realidad la trama no era para tanto. Pero seguimos viendo la peli, porque está entretenida, sin mas.
Y es que da gusto ver en escena a Gurruchaga, que actúa tan bien como canta y sin ese deje estúpido y mongólico de la mayoría de los actores españoles en activo. Lo mismo que Pep Múnne, actor catalán que está soberbio en su papel de megalómano y que al igual que Gurruchaga está muy desaprovechado en el cine. Quizás Gurruchaga esté mas limitado para según que papeles, pero Múnne si tiene trazas para hacer lo que sea.
Sin embargo, los secundarios encabezados por Juanjo Pardo, uno de los chavales que presentaba “Club Disney” en su primera etapa o Sandra Collantes, actriz televisiva mayormente, están para darles dos hostias bien dadas, porque cada vez que aparecen en plano y abren la boca, van matando la película poco a poco.
Otro punto destacable de la película es la música, pues contiene un par de números musicales por parte de Gurruchaga y su inseparable gorda negra, con canciones de lo más chulas.
Así que, ni tan mala como es de esperar, ni tan buena como podría haber sido.

2 comentarios:

Naxo Fiol dijo...

Ya sé que lo he dicho mil veces, pero si no lo repito, reviento: VIVANCOS se gestó mucho antes del boom TORRENTE. Era parte de una serie de humor de la tele catalana, que se emitía antes de que el Segura apareciera pa dar la chapa, y su creador decidió adaptar el personaje al campo del largo (con un actor más famosillo, pero en el mismo tono spoof a la americana)... pero claro, no consiguió hacerlo realidad hasta que las pelis de risa con policías cabrones se pusieron de moda. Y luego a VIVANCOS le tocó arrastrar el erróneo y molesto san benito de ser un exploit de la mierda de TORRENTE.
Que mundo más injusto este....

Victor Olid dijo...

Pues lo que digo, que ambas películas arrastran ese lastre.