viernes, 13 de febrero de 2015

GNOME ALONE

Después del fracasazo que ha supuesto el “reboot” de la franquicia “Leprechaun Origins”, y tras levantarse diversos proyectos en torno al duende, consecuencia de ese fracaso, llega este “Gnome Alone”, que no es otra cosa que el “Exploitation” mas descarado habido y por haber del concepto e idea del “Leprechaun” original.
Además, como “Leprechaun” es un  personaje mitológico libre de derechos –realmente, Mark Jones no creó nada- este aparece en la película que nos atañe, no interpretado por Warwick Davis, sino que bajo su piel se oculta Travis Eberhard. Otro enano. Sería el desencadenante de la historia y archienemigo del Gnomo protagonista (¿Tal vez con las miras puestas en un “Gnome Alone Vs. Leprechaun”? me aventuraría a decir que si).
Aunque solo lo hace durante el epílogo de la película.
Esta nos traslada al lugar y tiempo de Leprechaun. Este está enamorado de una bruja que le da calabazas. No puede soportarlo, así que busca un hechicero al cual le ofrece la mitad de su oro, si lanza una maldición a la bruja, marcándola como a una res. Una vez maldita, esta convoca a un Gnomo que la proteja durante la maldición, haciendo que esta pase de generación en generación, haciendo que el Gnomo cumpla los deseos  de muerte de la bruja y por ende de sus descendientes. Así, tras este prólogo, salta la acción hasta nuestros días, donde la última bruja le pasa la maldición a una jovencita. Esta, inconsciente de esto, empieza a presenciar como, cuando le desea algo malo a alguien de su entorno, este muere en las circunstancias que ella describe en sus maldiciones. Es decir, que si dice “ojalá te arranquen el rabo y te lo metan en un agujero”, el Gnomo llega y le hace eso mismo a quien ella haya deseado. Una excusa como otra cualquiera para que el bichejo decapite, destripe, viole y, mientras, se eche unos chistes.
Y es que es un puto plagio de Leprechaun en toda regla, al menos en lo que al carácter del enano se refiere, ya que el Gnomo tiene el mismo comportamiento, verborrea y chascarrillos que el duende al que dio vida Warkwic Davis. Solo que este resulta mucho más violento –la película tiene muchísimo gore- y mucho más erótico. No solo presenciamos tetas a tutiplén, sino que el puto Gnomo mete mano a una recauchutada fémina. Gore en exceso y chistes malísimos que salen, entre palabrotas, de la boca del Gnomo, no salvan en absoluto esta oportunista puta mierda. Es mala hasta decir basta. En ella no funciona nada, toma al espectador por tonto, y mientras se va desarrollando la película, en su meridiano nos vuelve a contar, a través de flash backs,  el principio que acabamos de ver. Una patata hervida de deshonestas intenciones y horrorosos resultados.
Pero es que encima, la puñetera película trata de ser transgresora en todos los aspectos, sin conseguirlo ni por un momento.
Dando vida al Gnomo tenemos a Verne Troyer el mítico “Mini-Yo” de la saga de  “Austin Powers”, hablando como un descosido y haciendo gestos obscenos con la lengua toda la película, mientras se carga muy a lo bruto a la mayoría del reparto, compuesto de jovencitos y no tan jóvenes, irrelevantes para citarles y con pocas pelis a sus espaldas.
Lo mismo digo de sus directores, Timothy Woodward y  John Micael Elfers, que tienen mucha televisión a sus espaldas, y tres o cuatro truños para nada reseñables.
No llega a ser tan mala como “Leprechaun Origins”, pero le sigue muy de cerca.

3 comentarios:

Naxo Fiol dijo...

Efectivamente, tal y como dijiste, HORRIBLE es decir poco. Ayer noche intenté verla, pero no pude con ella. QUé desavoría, aburrida e inherte. La palabra más adecuada es PATÉTICA. Pateticas las animaciones en flash y patético el enano y su aspecto.
Lo único salvable es el título, por la coña con HOME ALONE.

Palito dijo...

Las animaciones, no lo he mirado, pero tienen pinta de ser del mismo que las hizo para Creepshow III...

Naxo Fiol dijo...

Gran observación... pero no, lo he buscado y el tal inútil se llama Ryan Stevens Harris (el de Gnome Alone), y Creepshow 3 no está en su curriculum. Pero vamos, es que la animación de este tipo es muy poco estética en una película, siempre queda como el bul.