viernes, 12 de febrero de 2016

TOC TOC

El caso es que, cuantos más palos le caen a Eli Roth, más me gusta lo que hace. Porque no es normal el cebamiento general por parte del fandom, para con su persona. Ni que fuera un manazas.
Y es que para la ocasión, Roth hace un remake confeso de una vieja película Exploitation de los años 70 títulada “Las Sádicas”, en  otro intento de ser el Tarantino – ¿su ex amigo? – del cine de terror. Otra muestra de megalomanía reciclatoria de la que, según mi opinión, al igual que con “The Green Inferno”, aprueba -¡qué coño!- con notable.
Un “Home Invasion” con todos los tópicos del subgénero, sin nada que aportar al mismo y con un final un tanto soso que ha dejado a la platea a verlas venir, pero que, sin embargo lo veo totalmente acertado y desasosegante, y todo lo que diga al respecto, sería un spolier, así que, como si del final de “Toc Toc” se tratase, les dejaré con la miel en los labios –toma spolier…-.
Un hombre de familia, asentado económicamente, va a pasar el día del padre solo, ya que su esposa e hijos han salido de viaje.
De madrugada, dos jovencitas la mar de pizpiretas y apetecibles (ya lo creo… viendo la peli me he sentido como un puto viejo verde) se presentan en su casa  con la excusa de hacer una llamada ya que se han quedado tiradas, cuando, con sucia palabrería, logran poner cachondo a este hombre. Así que, aún negándose él de aquella manera, logran seducirle. Y, lógicamente, se las folla.
A la mañana siguiente descubrirá que  no son dos lascivas jovencitas, sino dos locas menores de edad que le secuestrarán y dispondrán de él a merced, chantajeándole con ir a la policía y denunciarle por violación de menores.
Me he puesto a verla sin tener la más mínima idea de que trataba la película, más allá de conocer que es la última de Roth, y que los más benévolos decían que era una tomadura de pelo. No es así, Eli Roth está en forma y sabe sacar partido de dónde no hay, y con pocos duros. Y aunque nada más ver aparecer a las dos jovencitas en la puerta –insisto, no sabía nada del argumento- ya sabía perfectamente de que iba a ir la cosa y que la película se desarrolla en adelante sin ningún tipo de sorpresas, la verdad es que esta entretiene lo suyo y mantiene al espectador en vilo –aún con ese final al que antes me he referido- entonces ¿qué más quieren? La cosa está bastante bien y es honesta; Eli Roth nos ofrece un “Home Invasion” en el que las malas son un par de Lolitas que se aprovechan de sus encantos. Punto pelota. A partir de ahí, la paciencia que tu tengas para con este producto. Su “error” es que se trata de su película más palomitera, no va con ínfulas artísticas como “Funny Games” de  Michael Haneke –de hecho es significativo en ese sentido, que los protagonistas sean coleccionistas de arte, en especial de Gaudí, y que las jovencitas en sus ataques de enajenación, destrocen esas obras a martillazos, con serruchos o  cuchillos de la manera más insensible. Saquen ustedes sus propias lecturas ante esto- ni es un puñetero panfleto pro-feminista como si lo es  la odiosa “Hard Candy”. Es simplemente un Thriller sin más pretensión que hacer pasar al espectador un buen ratillo (o un mal ratillo, según se mire). Entonces, y al igual que “The Green Inferno”, “Toc Toc” es una película solvente. Así que, sí, las últimas películas de Eli Roth, tan denostadas, tan insultadas, funcionan igual o mejor que aquellas por las que fue laureado (“Cabin Fever” u “Hostel”).
Tanto en el guión como en la producción, Roth  sigue repartiéndose los créditos con Nicolás López y  Guillermo Amodeo (está claro que el Americano se siente como pez en el agua con esta gente de latina), y en el reparto, además de un decadente –y espantoso actor- Keanu Reeves, tenemos  a la, ya musa, Lorenza Izzo, que muestra palmito junto a la actriz española –pero nacida en Cuba- Ana de Armas, que después de pasar inadvertida en montones de series y películas españolas, se prodiga aquí como una excelente actriz que se desenvuelve en Inglés perfectamente (y de hecho repite con Reeves este año en la película “Exponed”). De la Trouppe habitual tenemos al técnico de efectos especiales Aaron Burns, en calidad de actor –el primero que los caníbales se papean en “The Green Inferno”- y en un papel meramente anecdótico, Eli Roth rescata para la pantalla nada menos que a Colleen Camp (la novia de Tackelberry en “Loca Academia dePolicía 4”) que además, tiene su crédito en la producción.
Buena película. Yo no pido más.

1 comentario:

ramon7673 dijo...

De lo peor de Eli Roth una verdadera mierda y keanu en decadencia y caida libre siguiendo los pasos de nicholas cage