lunes, 8 de agosto de 2016

CRIMEN DESORGANIZADO

Jon Favreau, a parte de ser un actor de comedia la mar de solvente, es una especie de hombre orquesta cinematográfico que lo mismo te dirige una  producción Mainstream del calibre de un “Iron Man” que te dirige una comedia indie  más sosegada como “Chef” (aunque no cuente como indie al estar avalada por un gran estudio) y en cualquiera de los casos su labor tras las cámaras resulta de lo más eficaz. Es lo que podíamos llamar, un artesano de estudio con ínfulas artísticas.
El caso es que  como productor lleva más tiempo, y si bien tuvo un éxito independiente con la película “Swingers”, en la que compartía protagonismo con un jovencito VinceVaughn, para su debut tras las cámaras en 2001 como director, opta por rodar esta  “Crimen Desorganizado” –anda que no hay pelis con ese mismo título anteriores. ¿No había más- que no deja de ser una reformulación de la película que les dio, tanto a él como a Vaungh, cierto prestigio en los festivales de cine.
Así pues, tenemos a dos boxeadores amateur un tanto buscavidas que ante las desavenencias de la vida, se ven en la tesitura de tener que trabajar para un mafioso que les enviará a Nueva York a hacer un trabajo sencillo. Y casi echan a perder esta operación para novatos por culpa del personaje de Vaughn, un autentico metepatas que no para de hablar todo el rato y de cagarla, insultando o poniendo en duda la palabra de altos hampones. Amén de no cumplir ni una sola de las precisas instrucciones que se les encomiendan para ese trabajo.  Las carcajadas están servidas.
Como ya he dicho, esta película es una variante de “Swingers”, si bien es cierto que esta posee un humor más ácido y gamberro. El peso de la película recae en Vince Vaugh. Imaginaos una metralleta insoportable que no para de hablar y de decir en todo momento lo más inapropiado; ese es el personaje de Vaughn, mientras que Favreau hace las veces del payaso triste; esto es, que tiene que soportar a su compañero con estoicismo y sin perder los papeles. Y en esa relación radica la gracia de la película. Y cuando una película es tan entretenida  como lo es esta  “Made” –en su versión angloparlante- ¿Para qué más?
Funciona a la perfección, provoca risas y más risas, y el personaje de Vince Vaungh es tan desesperante que dan ganas de quitar la película. Pero no la quitamos, la vemos, porque aunque no ocurre nada del todo relevante en la misma, es tan interesante, es tan divertida….
Una de esas películas que, personalmente, me la ponen gorda.
En el reparto, a parte de Jon Favreau y Vince Vaughn (que como siempre está espléndido) tenemos a Peter Falk como jefe mafioso, en un rol también antológico, Famke Jensen (“X-men”, “I, Spy”) como novia Stripper de Favreau  y absoluto móvil de la película, Puff Daddy como uno más de tantos mafiosos que aparecen en la película, o Vincent Pastore, que hace de mafioso en “Uno de los nuestros” y en tantas películas de Gangsters como os imaginéis, hace aquí de Chofer… de Chofer mafioso ¡como no!
Obviamente, la película salió directa a DVD en su momento, sin pasar por salas de nuestro país.
Muy, muy maja.

1 comentario:

elizabeth thor dijo...

posiblemente la vistes en vose, pero como anda en el doblaje Vince Vaungh tiene a su actor de doblaje de siempre...Por que manga como distribuidora..