viernes, 24 de marzo de 2017

CARAMBOLA

“Carambola”, probablemente sea la más popular de las películas protagonizada por los clones de Bud Spencer y Terence Hill, PaulSmith y Michael Coby, de los que ya he hablado tanto por aquí, que con pinchar en sus nombres ya les debería bastar para saber quienes son, si es que a estas alturas, y visitando un blog como este no lo saben ya.
Así pues, “Carambola” es una de las consecuencias directas del éxito de “Le llamaban Trinidad”  y en la que Paul Smith y Michael Coby procuran imitar a Spencer y Hill al máximo. Y lo consiguen hasta tal punto que parece que estés viendo una película de ellos. Porque, si algo me ha llamado la atención, es que la película es tan difrutable como las de los originales, incluso más, que algunas de las mas flojas de la pareja clonada.
Porque, si efectivamente, en las películas Israelíes en las que Paul Smith hace las veces de Bud Spencer (“Si me enfado… lo rompo todo”) si que puedo destacar la pobreza de medios con los que esas películas están realizadas, aquí la producción no dista mucho de las de Bud Spencer y Terence Hill. Es más, Carambola podría estar protagonizada por ellos perfectamente.
Teniendo en cuenta que en Italia “Carambola” funcionó de perlas en Italia, e incluso, en nuestro país llevó casi 700.000 espectadores a las butacas –váyanse a saber ustedes si engañados por el póster de la película y el parecido de los clones, o por ser un western cómico-, me pregunto yo: ¿No será que el hecho de que estas películas resultaban un éxito solo por ser películas con clones? Yo creo que es más que probable, porque se trata de un guion que perfectamente podrían haber hecho los auténticos, o que hubiera resultado atractivo con otros personajes que no imitaran los arquetipos de Spencer y Hill. Además el director, Ferdinando Baldi, ya había trabajado con Terence Hill en otras ocasiones (en “El clan de los ahorcados”, por ejemplo).
Cuenta la historia de un experto del billar –graciosísimo el verle ejecutar jugadas imposibles de billar, siendo estas resueltas con ¡Stop Motion!- que es encarcelado por usar un revolver no reglamentario, y de un busca bullas que es encarcelado por eso mismo, por montar bronca, y que estando ambos en la cantera realizando trabajos forzados, uno de ellos mata en un accidente a uno de los guardias y se ven obligados a fugarse de allí. Todo se enredará cuando descubramos que en realidad no han matado a nadie y que todo es una encerrona en la que se les mete, y de la que ellos saldrán a base de mamporrazo, arte Italiana esta, en la que Smith y Coby, no son tan vistosos como Spencer y Hill.
Funcional entretenimiento. Un Spaghetti Western de corte cómico y autoconsciente, y espoliador de lo que espolia, que es su principal atractivo.
Del dire, Ferdinando Baldi, decir que en una más que prospera carrera,  dirigió varias películas del dúo Smit-Coby, llegó a dirigir, con anterioridad, al mismísimo Orson Welles en “David y Goliat”, pero sobretodo, es popular para los integrantes (y los asiduos) de este blog, por dirigir esa joyita del trash que es “El tesoro de las cuatro coronas” de la que ya hemos hablado en varias ocasiones, ya sea en formato podcast, como en formato “Pest Seller” en “Malas pero divertidas”.

No hay comentarios: