lunes, 1 de junio de 2015

WHO´S THE MAN?

Esta película es una curiosidad muy sugestiva; tan curiosa como espantosa. No he visto en mi vida comedia más aburrida, tontorrona y desganada que esta, pero las circunstancias de su existencia son lo suficientemente interesantes como  para dedicarle unas líneas.
A principios de los años 90 con el boom del Hip-Hop americano y su multimillonaria escena (vendían discos como churros estos raperos. Haciendo rap, me explico, porque los raperos a día de hoy, hacen algo que comulga mucho más con el pop que con otra cosa), la Mtv creó un programa dedicado al rap en el que se emitirían todos los video clips de los raperos más punteros, además de hacerles entrevistas y ofrecernos actuaciones en directo. Este programa sería el mítico “Yo! Mtv Raps” que la cadena emitió desde 1988 hasta 1995, y que se convirtió en todo un referente para la música rap a través del globo -el resto del mundo lo seguía a través de las antenas parabólicas-, un éxito sin precedentes.
El creador de tan celebrado show, era el director de cine Ted Demme, hermano de Jonathan Demme y hoy tristemente fallecido. Demme, quería debutar en la pantalla grande, pero la dedicación al programa era casi exclusiva, por lo que en ratos libres hacía cortos o trabajos menores. Sin embargo, en 1993, el momento de mayor celebridad del programa, le dio esa oportunidad de debutar en la pantalla grande, porque “New Line” le planteó adaptar al cine el “Yo! Mtv Raps”. Y desde luego, fue la proposición más marciana de la historia porque ¿Cómo planteas una adaptación al cine de un programa de televisión musical? (aunque hoy en España somos expertos en esa mierda)  Y “New Line” quería muchos raperos en esa película.
Por otro lado, los presentadores del programa, Doctor Dré y Ed Lover, gozaban en ese momento de gran popularidad dentro de la comunidad Hip-Hop, y como además eran consumados cómicos, tenían las tablas suficientes como para protagonizar una película.
El resultado de esa estúpida idea, es este bodrio de hora y veinte, que se vendió como “El primer Hip-Hop whodunnit”. Así solucionó Ted Demme la papeleta: Ed Lover y Doctor Dré, se interpretarían a si mismos, en un universo urbano paralelo en el que no son presentadores del programa de rap más famoso de todos los tiempos, sino peluqueros, que en su afán por tener un trabajo mejor, puesto que cortan muy mal el pelo,  ingresan en la academia de policía. Mientras, investigan un crimen, y  de manera rápida, qué es haciendo una serie de preguntas a gente de la calle,  lo solucionan. Punto y final, fin de la historia, finito.
Una gilipollez como otra cualquiera, un argumento y un guión firmado por los propios Lover y Dré, que es digno de  un niño de tres años, pero con un claro cometido. Las personas a las que preguntan para resolver el crimen son afamados raperos de la época. Así con la tontería, desfilan por la pantalla la plana mayor de Hip-Hop americano de los noventa, a saber: Kriss Kross, Digital Underground, Flavor Flav, Cypres Hill, Pete Rock & C.L. Smooth, Naugthy By Nature, Run-DMC, House of Pain, Kool G. Rap, Ice T, Apache… no están todos, pero casi, y yo cito solo a unos pocos de los que aparecen.
El caso es que se trata de una forma bastante original de adaptar un programa televisivo, es una buena forma de hacerlo,  el problema es que les salió un churro tan soso y aburrido –Doctor Dré y Ed Lover, tenían mucha química en televisión, pero en cine no eran más que fantoches sin gracia alguna- que se tradujo en estrepitoso fracaso comercial. De hecho, “New Line” no volvió a adaptar al cine programas de televisión. Sin embargo, la banda sonora original, compuesta de temas exclusivos para la película de casi todos los raperos que intervinieron en ella, se convirtió en un éxito de ventas, sobretodo el tema que da título a la película “Who´s the Man” de “House of Pain”, que todavía se recuerda por esos lares.
Lo peor de todo es que de los códigos y clichés de los “Whodunnit”, no tiene absolutamente nada, vamos, que es poner ese apelativo a la película para vender algo y que hace agua por todos lados. Gags sin fuerza, protagonistas sin gancho y todos los raperos metidos ahí con calzador, que al final es de lo que se trata; de meter en hora y veinte el mayor número de raperos posible.
Con todo, por estos mismos motivos, es una película de culto en ciertos sectores de cinéfilos finos de las américas.
Dré y Lover, poco después grabaron su propio L.P. como raperos, que no fue mal del todo porque se rodearon de los mejores –un poco lo que pasaba con los discos del baloncestista Shaquille O´neall- y aparecieron en un par más de películas como “Gunmen” de Mario Van Peebles o “Invicto” de Walter Hill, pero en cameos meramente anecdóticos.
Junto a ellos en el reparto, que no sean raperos sino actores, tenemos al desaparecido Bernie Mac (“Ocean´s Eleven”, “Bad Santa”),  Denis Leary (“Una rubia autentica”, “Ejecución inminente”) o Badja Djola (“Huracán Carter”, “El último Boy Scout”).
En cuanto a Ted Demme,  se dejó de emitir “Yo! Mtv Raps” y le dejaron vía libre para dirigir cine, pegando el campanazo con “Beautiful Girls” y filmando cosas tan impersonales y de estudio como “Código de lealtad”, la muy entretenida “Condenados a fugarse” o el cenit de su carrera, “Blow”. Todo esto sin dejar de compaginarlo con la televisión. En definitiva, un director de encargos de lo más solvente, que se desenvolvió tanto en el mainstream como en el “Indie” con eficacia. “Who´s the man?” sería su gran bodrio. Lástima que murió en 2003.

2 comentarios:

Manuel González Gómez dijo...

¿Es el mismo Dr. Dre de NWA, "The Chronic" y que ha trabajado con Tupac, Eminem o Snoop Dogg? Si es que en la portada parece más un Fat Boy que el tipo de "California Love". Y lo de Ted Demme fue una pena: murió de un infarto jugando al baloncesto o algo así. Yo lo descubrí en la época por su amistad con Greg Dulli, el líder de Afghan Whigs, que salía actuando en "Beautiful Girls" (donde hacen una increíble versión de Barry White) y de actor secundario en "Código de lealtad". Gracias por esta y todas las demás reseñas en las que no comento. Y, aunque no venga al caso, enhorabuena por el estupendo libro de Pajares y Esteso que estoy disfrutando. Hasta otra.

Victor Olid dijo...

No es el mismo Dr. Dre, es otro. Se diferencian, además de por los kilos, por que uno se llama "DR. Dre" y el otro, este, "Doctor Dre"... pero no tienen nada que ver.
Muchísimas gracias por disfrutar del libro ;)