lunes, 8 de junio de 2015

WOLF COP

Obviamente, cuando me enfrenté a “Wolf Cop”, fui muy ingenuino ofendiéndome cuando en el meridiano de la película, esta se torna comedia. Obviamente, se nos está vendiendo una comedia descerebrada y garrula para los fans de gore. Desde el póster con ese diseño retro tan odioso, pero tan resultón para la platea a la que va destinada, hasta el falso guiño a “Harry el sucio”. Al final el principal problema que tiene “Wolf Cop” es que es lo que es,  y a mí no me va la comedia gore de este palo. Y menos con esos aires retro post Tarantino/Rodríguez.
Porque lo cierto es que en un principio la cosa pinta de puta madre.
Se están cometiendo una serie de crímenes en una pequeña localidad, y en su día a día, un policía local y alcohólico se topa con estos. En una de estas que, tras un altercado con una gente encapuchada en el bosque, que pueden tener que ver con estos crímenes, este policía se levanta una mañana con una cruz de cinco puntas marcada en el pecho y sin recordar que ha pasado, cosa esta natural, si tenemos en cuenta que el poli le da al whisky que da gusto.
Pronto descubriremos que se ha convertido un hombre lobo, y se enfrentará  al caso que nos ocupa en esta tesitura.
La película empieza de manera cojonuda; una seriedad pasmosa, y un personaje que mola muchísimo: Poli de vuelta de todo, alcohólico, que tras una serie de acontecimientos se convierte en hombre lobo. Sigue tirando por la senda seria en la segunda conversión, donde somos testigos de una transformación absolutamente acojonante, a base de látex, vemos salir al lobo desde dentro del individuo, desgarrando su piel, con litros y litros de sangre en consecuencia, y empezando la transformación ¡por la polla! Acto seguido vemos una escena gore realmente buena, con un hombre lobo al que casi no vemos, primitivo y brutal. Esa media hora la película es cojonuda. Pero, en la tercera transformación,  nuestro protagonista toma conciencia y comportamientos humanoides, se viste el uniforme y a grito de “Policía”, la peli se vuelve un “Teen Wolf” de baratillo, con un hombre lobo que habla, detiene delincuentes, dispara, bebe toneladas de whisky e incluso folla, en la escena erótica más pretendidamente cómica y, sin embargo, menos eficaz de la historia, que encima se alarga hasta la extenuación. Y encima es que la cosa en general, resulta de lo más estúpida y tonta. Una verdadera patochada, con montones de guiños para que el aficionado se sienta identificado. Pero claro, eso es lo que quiere su público, y eso es lo que vende la película, así que muy tonto soy al ponerme a verla y pensar lo contrario.
Pero lo cierto es que el planteamiento inicial, es cojonudo. Lastima que no tiraran por la trama de forma seria.
De origen Canadiense, independiente y de bajo presupuesto, dirige la broma  Lowell Dean que ha hecho cortos,  televisión y, antes que “Wolf Cop”, otra película títulada “13 Eeriee”.
Mediocre.

13 comentarios:

Naxo Fiol dijo...

Por desgracia veo que es exactamente lo que imaginaba.... odio estas postmoderneces que tanto gustan al público mal informado, dudo mucho que le dedique mi tiempo, la verdad.

TraVIS dijo...

Víctor, Nacho, habéis visto ya la bazofia de la que todo el mundo habla, 'Kung Fury', ese mediometraje que aglutina la esencia ochentera forzada a mas no poder, https://www.youtube.com/watch?v=ZTidn2dBYbY&feature=iv&src_vid=bS5P_LAqiVg&annotation_id=annotation_929751247 me gustaría que lo comentarais en el próximo AVTPODCAST si queréis y podéis perder media hora de vuestra vida, incluso han rodado un videoclip https://www.youtube.com/watch?v=ZTidn2dBYbY&feature=iv&src_vid=bS5P_LAqiVg&annotation_id=annotation_929751247 saludos y enhorabuena por el bloy y el podcast.

Aratz dijo...

Travis, mañana hay podcast, y si, comentamos Kung Fury, yo la vi (Naxo y Victor ni se molestaron, e hicieron bien) la despellejamos a base de bien.
Lo unico que vale es el videoclip, pero estirar mas la tonteria no iba a ninguna parte.

Jose dijo...

Bueno, en los 80 había películas que hacían lo mismo con el género de monstruos de los 50. Y el resultado venía a ser lo mismo que el mojón este de King Fury, todo es tan exagerado y consciente de ello que se pierde la esencia.

Aratz dijo...

No, Jose no hacian lo mismo. En Kung Fury han cogido y han hecho un listado con todas las cosas horteras de aquellos años, y las han metido con calzador como han podido. No es mas que una coleccion de cliches uno tras otro. Mañana en el podcast podreis escuchar nuestras opiniones, pero vamos, que positivas no son, por ser esencialmente eso, "vamos a metero todo que seguro que chana la hostia", y al final no es homenaje sino parodia.

Robert ZDarr dijo...

Ostras, yo solo quiero ver la transformación, eso de la polla...

Naxo Fiol dijo...

José, hay muchas diferencias en ese ejemplo que das.
La más llamativa es que el cine de monstruos de los 50 era, en su mayoría, muy camp y ridículo. Era fácilmente parodiable, que no es el caso de todo el cine de género de los 80. Además, también hubo revisiones serias y respetuosas, como EL TERROR NO TIENE FORMA, por ejemplo. Y, más importante, no es lo mismo parodiar algo con cariño que reenfocaro con cinismo y actitud arrogante de "estoy por encima de esto", que es lo que se da hoy. Además, no era un recurso TAN habitual y TAN cansino. En los 80 no todo eran parodias del cine de los 50, pero hoy día parece que todo son revisiones cínicas del cine de los 80. Y, como colofón, el rollo postmodernista y referencial en los 80 no existía y si existía, como en el caso de Joe Dante, estaba BIEN HECHO, cosa que no podemos decir de los que se hace actualmente, al menos en un caso mayoritario.

Palito dijo...

Cuando digo que tenemos oyentes retrasados, lo digo cuando leo comentarios como el de Jose.

Jose dijo...

Os llevo tanto tiempo siguiendo, incluso antes de este blog, que viendo los comentarios esperaba el de Palito (que no Víctor) llamándome subnormal. Y la verdad, viendo mi mensaje no esperaba menos.
No me refería a homenajes como los que hacía Joe Dante, ni siquiera a algo como "Night Of the Creeps". Porque cuando quieres reivindicar una década desde la nostalgia y el cariño te sale un "Matineé", no un "Kung Fury". Me refería a zetosidades que se hicieron a finales de la época que desembocaron ya en los 90 en cortos que solían tener títulos como El ataque de los pepinillos de la galaxia Andrómeda y mierdas así.
Kung Fury comenzé a verlo sabiendo qué me iba a encontrar. Una ponzoña dirigida a los plastas del bocata de nocilla, con una estética digital que echa por tierra cualquier intento de que eso recordara a los 80 y ya cuando salió Hitler que es un recurso tan... de esta época, mandé esto a la mierda.
Por el resto, no es que obviamente esté de acuerdo con vosotros. Es que es ASÍ.

Palito dijo...

Pero lo que tu dices se daba mas en los noventa... En cualquier caso, es demasiado intenso el tema para entrar en un debate escrito... Da mucha pereza!

Victor Olid dijo...

De todas formas ese fenómemo del que hablas es más noventero que ochentero.
Igualmente es un debate demasiado intento como para entrar en él de manera escrita... CUANTA PEREZA!!!
Además, es una moda. Dentro de 5 años, los mismos que ensalzaron estos productos, renegarán de ellos.
Y es que el fandom es así... voluble, infausto y devil. Raro, misterioso y desperado.
En cuanto a Palito... dice que mantiene su comentario opines lo que opines!

Jose dijo...

Sí, es noventero. Pero se genera a finales de los 80, supongo que a raíz de que la reivindicación de los 50 ya olía a cuerno quemado y su consecuencia sea ésa. Lo mismo que está pasando ahora, que del homenaje pasamos a la parodia, y de la parodia al todo vale. Pero estoy contigo, da pereza ponerse sesudo con esto.
En cuanto a Palito... uno escribe aquí con todas sus consecuencias y una de ellas es que ataque cuando vaya sin correa. No hay problema.

M dijo...

¿Hitler? Joder si es que Hitler es ya como más de chiste internetil a lo 4chan en 2006, memes, "qué risa la factura del gas", los polémicos chistes aquellos de Vigalondo en twitter... yo por lo menos no lo asocio nada con los 80.

Que si comunistas, vale, que si punks, vale... pero, ¿Hitler?