martes, 14 de julio de 2015

Kingsman: Servicio Secreto

Mark Millar es uno de los mejores guionistas de comics, pero no es lo que se dice 100% original. Sus historias suelen partir de una base ya asentada a la que su mente da un nuevo giro de tuerca y es a partir de ese punto que empiezan sus historias. Por ejemplo (hablando de sus comics llevados al cine)  Wanted se basa en que los supervillanos han acabado con todos los superhéroes del planeta y ahora gobiernan el mundo sin que nadie lo sepa, en Kick Ass 1 y 2 se baso en el fenómeno del superhéroe real pero llevándolo a límites extremos, en Nemesis (que tiene prevista su adaptación a cine) nos cuenta que pasaría si un inteligentísimo multimillonario como Bruce Wayne en vez de en Batman se convirtiese en su versión terrorista, y en esta Kingsman, servicio secreto reinventa más que dar ese giro, el género de espías.

Matthew Vaughn ha adaptado ya dos comics de Millar, Kick-ass y esta Kigsman que nos ocupa. Las dos tienen la misma peculiaridad, la sangre que hay en ellas es un recurso cómico, nunca algo feo y desagradable. También sus coreografías de lucha y movimientos de cámara son similares, teniendo predilección por un movimiento especifico que en pantalla luce muy bien, el protagonista salta por encima de un enemigo con las piernas abiertas mientras boca abajo y en el aire descerraja varios tiros a otros masillas, véase carne de cañón. Todo en pos de la espectacularidad y del momento “Guaaaau” ese en el que el espectador se queda con la boca abierta y los ojos más abiertos aun.

Los Kingsman son una organización secreta que no esta al servicio de su graciosa majestad, sino que están al servicio del bien global. Unos James Bond cuyos nombres código son los de los caballeros de la mesa redonda. Cuando uno de ellos fallece, se organizan unos entrenamientos para seleccionar a quien ocupe su lugar. Cada Kingsman presentara un candidato, y si pasa las pruebas, lo que conlleva sobrevivirlas, ocupara su lugar en la mesa.

Hay una nueva vacante así que Harry Hart (Colin Firth) elige como su protegido y candidato al hijo de un excompañero que le salvo la vida. Este es Eggsy (Taron Egerton) es un cockney (un cani ingles) que la mala vida que ha llevado le ha hecho así, porque realmente es un muy buen atleta y un tio avispado. La tradición manda que los candidatos a Kingsman sean de sangre azul, por lo que desde el principio Eggsy es el objetivo de las burlas de sus compañeros. Como no podía ser de otra forma acaba llegando a ser de los mejores, y al final será el que se encargara de salvar al mundo del malvado y alocado plan de un magnate de internet interpretado por Sammuel L. Jackson y su ayudante, una mujer que en vez de piernas lleva dos espadas.

Como adaptación es un 98% fiel al comic, no así como paso con Wanted, así que si has leído el comic ya sabes todo lo que va a ocurrir, pero aun siendo este el caso, su visionado es muy recomendable, no solo por lo espectacular de la película o sus toques de humor, sino por ver a un Colin Firth en su etapa ya madura, que no tiene que envidiar a ningún actor de acción con 20 años menos. Sus escenas son sencillamente sublimes, desde simplemente estar ahí de pie, algo que ya su pose británica le confiere cierto halo de magnificencia, hasta los momentos en los que pelea y dispara como si estuviera dentro de la cabeza de John Woo.

Entretenidísima y muy muy divertida, de las mejores películas estrenadas este año en nuestro país.

2 comentarios:

Victor Olid dijo...

Al final acabaré haciendote caso, pero me cae taaaaaaaan mal la película...

Aratz dijo...

Esta muy entretenida. El que mas puede raspar es Samuel L. Jackson, pero sino recuerdo mal en el comic tambien era asi el personaje. Y solo por ver a Colin Firth repartiendo estopa (hay una escena en una iglesia....) ya merece la pena.