domingo, 12 de julio de 2015

LOS FOTOCROMOS (Y LA CARATULA VHS, ENTRE OTRAS COSAS) DE “EL TERROR LLAMA A SU PUERTA”

La primera vez que tuve conocimiento de esta película fue en el viaje de fin de curso a Italia. Concretamente a Venecia. Iba yo más perdido que un hijoputa el día del padre por las callejuelas de la legendaria ciudad cuando vi el estupendoso y sugestivo cartel de “El terror llama a su puerta” con el curioso título de “Dimensione Terrore”. No sabía qué coño era aquello, pero quedé totalmente fascinado. Tiempo después pude echar luz al misterio gracias, cómo no, a las páginas de “Mad Movies” que mostraba unas imágenes alucinantes y muy prometedoras de lo que era el debut de “un tal” Fred Dekker, al que ya habían colgado la etiqueta de “nueva promesa del género”. Entonces supe que en su tierra natal habían titulado a la peli, muy ingeniosamente, “Night of the Creeps”.
El resto, pues lo de siempre: El obsesionarme tanto con ese cartel, esas fotos y la trama que podía más o menos entender gracias a mi diccionario francés-español, como para crear mis propias versiones, en novelita y en corto casero.
Finalmente se estrenó una semana en mi ciudad, pero no fui a verla porque el cine donde la echaban estaba emplazado en un barrio poco recomendable y entonces yo era un jiñao.  La terminaría viendo en VHS y la disfrutaría como un cochinillo… o tal vez me obligué a ello, dado lo mucho que la deseaba.
Años después me compré el VHS original, la proyecté en la Marató de Cotxeres de Sants y le dediqué una entusiasta reseña en este mismo blog. La última vez que la revisé me pareció que el tiempo había hecho mella en ella y ya no resultaba tan “cool”, pero bueno, no deja de ser una peli simpática y agradable de ver y, sin duda, lo mejor de la carrera de su irregular director (que no cumplió con las expectativas).
Ahora, gracias al siempre amable, misterioso y desperado Alex Gardés, podemos gozar de los fotocromos de “El terror llama a su puerta” (que, by the way, es también un título de lo más chanin) y, gracias a mi amable persona, de la caratula del VHS, las portadas de mis versiones escritas (que firmaba usando el pseudónimo de Joe D´Amato… sí, como aquel) y del cartelillo de mi corto (titulado “El terror entra sin llamar”, más que nada porque tenía la teoría de que si el terror avisa antes de entrar, entonces no es tan sorpresivo, no da susto, y por ende no es tan terror). Disfruten si se ven capacitados para ello….



 (Esta imagen es de una escena que no aparece en la peli)
















3 comentarios:

S.L.B dijo...

Yo aun sigo sin poder evitar pensar en esta peli y Creepshow, con un ligerillo nerviosismo, si veo un inocente bichito correteando por el suelo.

brundlefly jr dijo...

Pues nada, me la he revisado (la alquile en su día VHS) y sigo sin verle la gracia. Mira q Mezclar invasion alienigena, zombies y psicopatas con hacha con comedia universitaria tiene gracia sobre el papel, pero, al contrario q tú, me parece que a la peli le falta chispa. Me resulta tópica, sin ritmo y carente de lógica interna. Eso sí, el titulo y los carteles molan.

Naxo Fiol dijo...

Bueno, ya comento que en un reciente visionado la encontré menos "cool" que la primera vez que la vi. Sin emabargo para mi lo de la "lógica interna" no es algo que me angustie mucho, ya me va un poco eso, ¡crecí viendo pelis de Dario Argento! jejeje.
Saludos.