domingo, 1 de noviembre de 2015

LOS FOTOCROMOS DE "LAS TORTURAS DE LA INQUISICIÓN"

“Las torturas de la inquisición”, “Mark of the devil” para el mercado de habla inglesa, tiene un sobredimensionado culto en torno a su mera existencia. En parte lo comprendo por su notable condición “exploitable” y porque, de alguna manera, fue todo un precedente ya no del cine de torturas posterior (con “Ilsa” en cabeza), si no del mismo “torture porn” reciente. Además, en la época los cines yankees regalaban bolsitas para vómitos con la entrada, algo que contribuyó a su reputación (claro que eso ya lo habían hecho casi una década antes con "Blood Feast").
"Las torturas de la inquisición" es, en esencia, un drama histórico con algunas tetillas y unas cuantas escenas de tortura no demasiado extremas. Esto último es lo que le valió acabar en los estantes dedicados al terror en el que era mi video-club habitual. Ya saben cómo es España... "Mal Gusto" también fue calificada de terror, lo mismo que "Fonda Sangrienta". Y a "Fernando Project" la metieron en la sección de dibujos animados. En fin. El caso es que, siendo yo un jovenzuelo sediento de truculencia, no pude reprimir el deseo de alquilarla... y menos con la explícita carátula que lucía (y que hacía honor a su título). La llevé a casa con cierto miedo, convencido de que estaba ante un producto de contenido muy fuerte, de esos que meto en el saco de las “películas peligrosas”… hasta que la vi. De nada sirvieron los llamativos “warnings” del cartel (“Lo aseguramos: Se estremecerá de horror en su butaca presenciando…”)… “Las torturas de la inquisición” era una mierda aburrida del cagarse cuyas secuencias duras terminaban resultando de lo más sosas e indoloras. Decepción es mi segundo nombre. Cierto que no he vuelto a verla desde la época, pero vamos, dudo que lo intente de nuevo.
Se trata de una co-producción entre Alemania y la Gran Bretaña del año 1970 que cuenta con un reparto bastante majo: Herbert Lom, un jovencito Udo Kier y el raro Reggie Nalder. Michael Armstrong, director, venía de rodar "La casa maldita", un precedente de la sinopsis más trillada del cine de terror moderno: Grupo de teenagers van a choza con mala fama y pasan cosas. En los 80 dirigió su última peli, una antología de historias de horror titulada "Screamtime". También tuvo una notoria carrera como guionista, suyo es el libreto de "La casa de las sombras alargadas" de Pete Walker.
Al final lo más curioso y entrañable de “Las torturas de la inquisición” es localizar entre sus fotocromos, cortesía del gran Alex Gardés (el Torquemada de Sitges), un aviso por supuesto contenido ofensivo y la legendaria clasificación “S”. ¡Qué tiempos!.














4 comentarios:

ramon7673 dijo...

Fernando project es tuya no? Ja ja en la seccion infantil imagino las caras de los niños wtf.
Un saludo

Naxo Fiol dijo...

Efectivamente, esa es pecado de mi cosecha, jajaja. Y sí, hubiese sido divertido ver una reacción de ese calibre. Pero imagino que ya las habría, que en su momento estaba para alquiler en los Blockbuster (eso sí, en la sección de cine independiente, ahí sabían más ande se metían) e imagino que la alquilaría más de uno que luego se cagaría en mi alma. De hecho, sé que los hubo porque los terminé conociendo años después. Pasaron de odiarla a adorarla, jajaja.

ramon7673 dijo...

Si, yo la vi en su momento. La caratula prometia un killer marginal con la cara tapada y cierto mal rollo y cuando la vi wtf ja ja varitas magicas? Wtf pense en invocar a satan ja ja. Sin duda el tio jess se habria sentido orgulloso

Naxo Fiol dijo...

JAJAJAJA!!!!, ¡esas malditas ideas preconcebidas!. También era un poco parte de la idea, demostrar que no todo este tipo de productos tenían que estar ligados al terror como género.
AH, y cuano la hice Jess Franco estaba bien lejos de mis ideas, inspiraciones e intenciones!. Jess Franco dejó de ser un ídolo a mediados de los 90!.