miércoles, 16 de julio de 2014

PARADISO

Es curioso decir que una de las películas que más me ha gustado en lo que llevamos de  año, es una película vanguardista, contemplativa y con claras ínfulas artísticas. Bueno, es que no solo de género vive el hombre, despreciar otras corrientes cinematográficas es de ser auténticos mentecatos, y no fijarse en lo que ocurre ahí fuera, de tristes. Opino que el cine es cine, y que géneros, corrientes o movimientos pueden convivir juntos en armonía. Hay que apreciar en su justa medida cada película, medirlas por un varemo concreto, no por el mismo rasero a todas, porque eso es de idiotas. En ese aspecto, ¿Cuáles son las dos mejores películas que llevo vistas este año? Claramente, “The Amazing Spider-man 2” y “Paradiso”, que ya de paso, hay que decir que es española.
Lo triste es que quien comparta conmigo la opinión de que “The Amazing Spider-man 2” es una de las mejores películas del año, ni reparará siquiera en la existencia de “Paradiso” y si la descubre tampoco le prestará la más mínima atención. Ni que decir tiene, que el público natural de “Paradiso”, te mirará por encima del hombro siempre, y despreciará “The Amazing Spiderman 2”, porque para ellos, eso no es cine. Yo digo que a ellos no les gusta el cine; les gusta decir “Mira que películas más intelectuales veo”. Así que hablo de algo utópico. No habrá armonía: Solo públicos en Guerra.
El caso es que comulgo mucho con las maneras de hacer de este Omar A. Razzak. Cine a los márgenes del cine que retrata la vida cotidiana y filmado pasando por alto las reglas establecidas y los academicismos. Algo que me apasiona y me entusiasma. Sin embargo me revienta, repele y repugna que quienes practican esta forma de cine, suelen ser en el 99, 9% de las veces unos posers y unos pedantes de la hostia. Suelo odiarles a muerte. Tras ver “Paradiso” pensé que Omar A. Razzak pudiera ser la excepción que confirma la regla… pero tras leer un par de anotaciones suyas en el interior de dvd, ya me bajé de la nube. Razzak es un poser más, un pedante más, como Albert Serra. Como todos. Pero al margen de lo que me parezcan sus máscaras, sus películas me parecen fascinantes. En particular esta “Paradiso” me parece soberbia, Tanto que me hubiera gustado haberla hecho a mí.
Festivalera y con algún premio en su haber, en “Paradiso” se hace un retrato de los empleados y algunos de los clientes más asiduos –que se dejaron grabar- del último cine X que aún está funciona en Madrid, el “Duque de Alba”,  local este que tengo el placer de conocer, pues en tiempos de estudiante, haciendo pellas, una mañana acudí con dos compañeros a visionar el programa porno en sesión continua que proyectaba (algo de las mil y una noche porno, y una española con un señor calvo y con bigote que no alcanzo a recordar los títulos) para pronto salir escopetados de aquel local, porque a ver cine, no es a lo que iban la mayoría de sus clientes. Y nos pilló con la ingenuidad de los 15 años.
Omar A. Razzak, sitúa la cámara en lugares estratégicos del recinto la mayoría de las veces, y luego añade al montaje los momentos más interesante que su cámara registra, quiero creer, que sin trampa ni cartón, con esos gays un tanto extraños y del todo marginales que ligan, charlan en el vestíbulo o en la terracita que hay habilitada para los fumadores, cuando no, se ponen a cantar en plan diva folclórica, conscientes de que una cámara les graba. O esos freaks que viven por el barrio y que acuden a la sala, ya sea de visita, o en calidad de cliente, a charlar con los empleados del cine. Y sobretodo, el encargado/operador de cabina, con años al mando de ese cine, intentando restarle sordidez a tan triste local, colgando posters de películas mainstream cuya pantalla nunca proyectará, haciendo en la entrada divertidos escenarios – si es el mundial de fútbol, camisetas de la selección en los maniquiés, si es navidad, el árbol o el nacimiento- y perfumando la mierda de local en el que trabaja. O la taquillera a la que la queda el canto de un duro para jubilarse, y que va a dejar a nuestro protagonista más solo que la una en ese sórdido lugar.
Todo ello con la cámara colocada, muchas veces, a modo de  “cámara oculta”, y mostrándonos un montaje del todo sutil. Casi parece un cuento de hadas.
Todo ello tomándose su tiempo en los planos, con un tempo lento que es el único que requiere la película, máxime, cuando trabajar allí tiene que ser un infierno por el que no pasan las horas.
En definitiva, una pequeña pieza que por las formas, maneras e incluso intenciones, amén del crudísimo vídeo, que en tiempos del HD no tiene ni un solo filtro con el que embellecer la imagen, que me ha parecido una absoluta maravilla, cercana a la obra maestra.
En cuanto al director Omar A. Razzak, debuta en el largo con este experimento al que, para poder catalogar, han tildado de documental.

4 comentarios:

Aratz dijo...

Te escuche en el Hijo del Aprendiz de Satanas hablar de ella y me pico la curiosidad. Tras leerme la reseña, voy hacerme con la peli como sea.

Joe Frazier dijo...

Ya he recibido la de Manos.Siendo la primera que os he comprado, decir que me ha sorprendido muy gratamente la edicion. Enhorabuena, seguid asi.Saludos.

Naxo Fiol dijo...

Bueno, acabo de verla. Está bien, curiosa, pero no comparto ese entusiasmo tuyo.
Lo de que se salta las reglas y los academicismos, pues yo no lo creo... los planos son largos, bonitos y perfectamente encuadrados, hay retoque de color (se nota en los posters) y hay buen sonido.
Dejando eso de lado, te cuelan lo de la naturalidad y el realismo, y se nota un güevo que ahí hay dirección, incluso continuidad de un plano a otro que canta mucho (sobre todo cuando en el plano anterior no había cámara donde, haciendo caso al plano que sigue, debería haber una). Y la peña que sale es imposible que se comporte con naturalidad, saben que les están grabando.
El Juanito es la bomba con su Stanley Krubick y su "LA DOLCE VITA es una gran película, aunque no la he visto".
No sé, está curioso, pero tampoco creo que sea pa tanto ni la mitad!.
Quizás el mayor mérito que tiene es que transmite esa tristeza y ese patetismo... aunque juega con los elementos adecuados.

Palito dijo...

Bueno, la camara esta fija, pero son planos raros y en definitiva no es una pelicula estandar. Si que se salta los academicismos, quizas no como nosotros lo hariamos, pero no es una pelicula para agradar, ni esta rodada como les enseñan en la escuela, o eso me parece a mi. Juega con la realidad dirigiendo, si, porque es una pelicula de ficcion que se basa en unos personajes reales. En ese aspecto se parece a Crespia, que me gusta algo menos que esta.
No se, a mi me gusta un monton. Tal cual. No te pierdas los extras, los cortos que hace el proyeccionista!