miércoles, 2 de julio de 2014

WILLOW CREEK

Ganas tenía yo de ver el debut en el “Found Footage” y, por ende, en el terror de Bobcat Goldthwait. Aunque después de ver la hipócrita “Armados y cabreados” se me borró de la cabeza la sensación de que todo lo que “Zed” toca se convierte en oro. Y no se si me he enfrentado a “Willow Creek” con esperanza o con prejuicios. El caso es que no me ha gustado demasiado la película.
Apoyándose –tanto que por momentos, diría que roza el plagio- en “El proyecto de la bruja de Blair”, Goldthwait nos presenta la historia filmada en  vídeo (sin filtro ninguno, único punto  a favor de la película) de una parejita que se adentra en las profundidades del bosque de Willow Creek, donde se rumorea que  está el Bigfoot, donde años atrás se filmaron aquellas famosas imágenes, supuestamente reales (de hecho todo el pueblo tiene establecimientos que giran en torno a este mitológico personaje como atracción), con la sana intención de, cámara de vídeo y micrófono en ristre, entrevistar a los habitantes del pueblo, quienes aseguran no haber visto nunca un Bigfoot por allí, y comprobar por sus propios medios si existe o no. Una vez acampados, se dan cuenta de que si existe tal bicho. O quizás sea otra cosa más paranormal y aterradora. Que el espectador interprete.
Bobcat Goldthwait es un tío pretencioso que va de innovador por la vida, va de autor del cine de género y aunque empezó bien, a veces no atina. Y “Willow Creek”, es un buen ejemplo de ello. Entonces, la película tiene ese tufo asqueroso de “Yo voy a hacer el mejor “Found Footage” hecho hasta ahora”. Y para ello se apoya en el de mayor prestigio. Con lo que nos cuela un plano fijo de 20 minutos de luz de cámara alumbrando a los protagonistas, cagados de miedo escuchando los ruidos que emite Bigfoot, y viendo como este menea la tienda de campaña. Lo que se traduce en coñazo.
Y no estando mal planificada del todo la película, esta no funciona por dos factores vitales. Bigfoot, tal y como la cultura popular nos lo vende, no da miedo. Brujas, demonios o fantasmas, si, pero Bigfoot, no, ergo, por mucho que gruña, menee la tienda de campaña o tire piedras a los protagonistas, el espectador no entra nunca en situación y no se asusta, ergo, se aburre. Que las escenas de mayor clímax sucedan de día, tampoco ayuda mucho a que pasemos miedo.
Pero independientemente de eso, porque podría estar bien en otros aspectos, el principal problema de la película radica en que para cuando viene lo bueno, en la recta final de la película, estamos ya hasta los cojones de la parejita, pija a más no poder, y de las escenas de transición y bla, bla, bla, a las que hay que saber coger  el punto para que luego el terror funcione. Es, probablemente lo más difícil de conseguir en un “Found Footage”, y en ese sentido, Bobcat Goldthwait, no es Oren Peli, ni ninguno de sus pupilos posteriores a los que él supervisa.
Otro problema que tiene, es que la película no se aclara. Hay dos tipos de películas de “metraje encontrado”: Las que retratan lo que vemos en una serie de cintas que se han encontrado (lo que con la era digital, esto puede ser un lío en lo sucesivo) y las que se amparan en el falso documental. Pues Bobcat nos pone todo el material de una cinta de unos niñatos que están haciendo un documental… pero que entre medias graban todo. Digamos que lo que el espectador ve, es la cinta sin editar. O sea, que en  unos momentos los actores se dirigen al espectador y entrevistan a los habitantes del pueblo, y en otros, vemos lo que les pasa entre medias, que tampoco es muy interesante, y no se puede mezclar ambos códigos del sub-género porque si. Por lo tanto, la película hace aguas por los cuatro costados.
Y es que, entre eso, el aire independiente que tiene la película (que prescinde, por ejemplo, de esos falsos errores propios del “Found Footage”) en pro de algo palomitero para público no palomitero, y que Bobcat es un director limitado si le sacamos de los palos que habitualmente toca –básicamente, la comedia indie-  esto resulta, en resumidas cuentas, un truñito.
El gachó se quería tirar el pisto, y lo que ha conseguido es uno de los “Found Footage” más aburridos, sosos y poco terroríficos que se han rodado. Y es que. moraleja: no es lo mismo un demonio o un espíritu, que un sasquatch.

6 comentarios:

Da Wsh dijo...

Totalmente de acuerdo. Vi esta película en el pasado Festival de Sitges y después tuve ocasión de participar en una mesa redonda con el director. Fue muy interesante como los "enteradillos" intentaban encontrarle la gracia al film, buscando sentido metafórico a cualquier pijada, mientras Bobcat lo negaba todo y repetía que él simplemente habia querido hacer una pelicula de miedo con un bicho grande y peludo.

Sin duda lo peor que ha dirigido este hombre.

Dr. Gonzo dijo...

A mí me gustó más o menos. Con muy poco (básicamente sólo con sonidos), el tío se marca una película muy bien ambientada y demás. El problema es el final, que es una puta mierda.

Y hablando del final, ¿alguien lo entendió? ¿¿A qué venía (SPOILER) la tía gorda en mitad del bosque??

A esta peli le pasa como a Mr. Jones: bien ambientada, e incluso da miedo, pero la recta final da pena.

Naxo Fiol dijo...

Acabo de verla y digamos que no me ha desagradado demasiado, no está entre los peores found footages que he visto.
Es cierto que le cuesta arrancar, pero curiosamente a mi lo que más me funciona es ese plano de 20 minutos... en serio,me parece que es el único aspecto innovador (como found footage) de la peli, y seguro que el Bobcat hubiese gozado mucho haciendo la peli entera así, pero no le dejarían. No sé, pero me parece el sumum del cine puro... del found footage más honesto, un plano fijo, dos actores casi inmóviles y solo sonidos.... la caña. Tuve unos cuantos escalofríos.
Lo que sigue, está bien. Y el final, típico del subgenero. La tia gorda es la misma que ven en un cartel de desaparecida en un bar. Vamos, que los bigfoots la tienen ahí pa la follenda. No me lo invento yo, en los créditos aparece como missing girl, y es un puntazo.
En el lado bueno está que el Goldwaith este ha querido hacer un found footage puro, manipulando lo menos (¡sin infrarojos!)... en lo malo, pues tiene sus cosas, como que en pleno bosque, de noche y acojonados, la pareja se filme a si misma iluminándose a la cara, cuando, primero, eso les impediría ver lo que ocurre a su alrededor y, segundo, los hace un blanco fácil.
Pero bueno, que está potable y, seguramente, el no tener expectativas de ninguna clase ha sido beneficioso pa mi.

Victor Olid dijo...

Lo que es la perecepción de las cosas... a mí el plano fijo ese, que en otras circustancias hubiera tenido todas las de apasionarme, no me funciona. Por lo que te digo, es Bigfoot, y a mí ese bicho no me da miedo. No entro en situación.
Y tampoco creo que sea un found footage de los buenos. Más bien de los más malos...

Naxo Fiol dijo...

Que el bigfoot no da el miedo suficiente es verdad... daba más miedo pensar que era un redneck que los acosaba.... pero bueno, en realidad los aullidos los hace la mujer desnuda, así que un poco de todo.

matias villagran dijo...

pues alguien entendió el final La tipa Gorda Lo agarra al tipo se escucha como que le arranca la ropa y Se le tira encima Despues se escucha como que lo frota con algo Y despues lo arrastra y pero no se entiende y la chica que se escapo o que y el tipo no se como murió si es que murió por que puro pasar cualquier cosa y la mujer pudo haber sobrevivido Supongo Y El Hombre tambien Supongo No mmmmm Es mi opinión Honesta