lunes, 1 de septiembre de 2014

DOÑA MACABRA

“Doña Macabra” es un personaje mítico de la cultura popular Mexicana  cuyas historias de comedia y horror quedaron registradas en una serie de televisión de los años sesenta y en la película que nos ocupa del año 72.
Doña Macabra y su hermana, son conocidas en el barrio porque practican la brujería (o eso creen los paletos de los vecinos) y porque se especula que en el caserón dónde viven, se esconde un gran tesoro. Un matrimonio emparentado con las dos viejas, les engañan para instalarse en su casa con el único fin  de encontrar ese tesoro. Doña Macabra, que descubre sus intenciones, prepara su venganza sangrienta.
El resto de la película el matrimonio se las tendrá que ver con las putaditas que Doña Macabra les va dejando.
Lo que me llama la atención de la película, es que, siendo blanca como es –una comedia mexicana de los años 70- a veces, porque no se tiene medida, o bien por la ingenuidad de la época, las bromitas y trampas que la señora va dejando al matrimonio, si que llegan a ser verdaderamente macabras… es decir, que por un lado son tonterías tipo luces que se apagan, cortinas que se menean, pero por otro, le dan corriente eléctrica a un acuario, para que cuando la mujer de ese matrimonio meta la mano, se electrocute. O bien, encuentran en su cama manos cercenadas y ensangrentadas, cuya sangre, el matrimonio llega a probar para comprobar si es sangre de verdad o no.
Por otro lado, una pantera ataca  al marido, haciéndole graves heridas, y para rematar la faena –spolier- este acaba muerto porque le explota la dinamita que está usando para hacer un boquete y encontrar el tesoro. Todo ello servido con vivos colores setenteros e iluminaciones psicodélicas que le dan un tonillo, efectivamente, macabro (y pop).
Se deja ver perfectamente. Entretenidilla y graciosa.
Dirige el cotarro Roberto Gavaldón, artesano mexicano de los de oficio y prestigio (no un chungo como los Cardona) que entre muchas cosas  dirigió aquel “Don Quijote cabalga de nuevo” al servicio de Cantinflas y con Fernando Fernán Gómez.

No hay comentarios: