miércoles, 3 de septiembre de 2014

JUVENTUD SIN FRENO

La última película que dirigió José Ulloa genuinamente para cine, es esta coproducción entre España, Puerto Rico y México, para la que fue contratado.
La película es una absoluta bazofia, una sucesión de escenas sin casi conexión, un argumento inexistente y un montón de escenas de carreras de coches, de carreras de lanchas motoras e incluso de gente practicando rafting, que se antojan dinámicas, pero que convierten el conjunto en algo aparatoso y tedioso. Entre medias, unos jóvenes que pasan la treintena, bailan, disfrutan de la vida e, incluso, las chicas son violadas o maltratadas sin venir a cuento. Puro delirio… no necesariamente divertido.
La película fue un caos financiero absoluto. Rodada en las costas de esos exóticos países que producían, casi sin dinero, José Ulloa se tenía que ir de los hoteles donde se alojaba por falta de pago. No tenían un duro. Bien, Ulloa, debe saber que su película era una cosa muy mala y chabacana. Pero, siendo el director, no es su culpa que el resultado sea así de mierdero. Es del bajo presupuesto.
Me hace mucha gracia que cada vez que algún director hace una película fallida –por no decir que hace una puta mierda- este se excusa diciendo que es que la película apenas tenía presupuesto. Jamás pone en duda su talento. Yo lo hago muy bien, pero la falta de dinero llevó la película al traste. Mis cojones. Por esa regla de tres, cualquier película de bajo presupuesto sería una basura, y no es así, hay mogollón de películas buenísimas que se rodaron sin un duro. Porque si hay talento, el dinero es lo de menos. Pero si no lo hay… dudo que si hubiera habido un millón de Euros para rodar “Juventud sin freno” esta hubiera sido mucho mejor.
La misma “Andalucía Chica” –Dios me libre de decir que esta película es buenísima- del propio Ulloa, es infinitamente más competente que esta… dentro de los parámetros de lo ínfimo y lo deleznable, pero con ese encanto que hace ser buenas a las malas películas. Pero “Juventud sin freno” (estúpido título) es inenarrable, técnica y artísticamente, seguramente, y con esto tampoco digo gran cosa, sea la peor película de José Ulloa. Y aún teniendo consigo, con todo ese rollo del maltrato y la violación gratuitos, papeletas para ser una peli “mala pero buena”, está servido todo con tal incompetencia, que ni para ver con los amigos en plan risas sirve. Lo que a su modo, la convierte, también, en una pieza única. Aburrida, sosa, incoherente y chabacana, la estás viendo y estás tentado de darle al avance, o incluso, quitarla, pero es única. Que sea única, por supuesto, no quiere decir que merezca la pena tenerla en la colección, o verla más veces. Incluso, me planteé seriamente si dedicarle una reseña o no, porque salvo decir que es extremadamente mala, no se me ocurría que más decir sobre ella. Pero al final, si se ha podido escribir algo sobre ella. Y es que hay ciertas películas que han nacido para que cualquier cabrón frustrado, sin talento, que como no ha servido para hacer cine tiene que enfocar su ira hacia los demás (algo así me dijo alguien del circulo del señor Ulloa –al que por otro lado respeto profundamente- en los comentarios de “El refugio del miedo” cuando osé a dar mi opinión como espectador) las ponga a parir en su blog. Y eso, al final, es algo muy grande. De hecho, prefiero mil veces las malas películas y los malos directores a los considerados buenos directores y buenas películas, porque esos me dejan indiferente. Y Ulloa, nunca lo hace. Por malo, eso si.
En el reparto tenemos a Jorge Rivero, clásico actor del cine Méxicano de pipas (“Trampa Mortal”), Verónica Miriel (“Perros Callejeros II”, “La nueva Marilyn”, “El jovencito Drácula” “¿Y ahora qué, señor fiscal?” o “LosCantabros”) y Dan Forrest (“Andalucía Chica”, “Cazar al negro”).

2 comentarios:

Naxo Fiol dijo...

Pues no le respetes tanto, que según leí no tuvo reparos en matar de verdad a un gato para una de su pútridas peliculitas....

Victor Olid dijo...

Ah, pues con las mismas, retiro mis respetos.