viernes, 12 de septiembre de 2014

SUPERNOVA

Posiblemente, una de las peores películas de la historia, no ya de nuestro cine, sino del cine mundial, sea esta “Supernova” concebida para conseguir montones de dinero a costa de la explotación fílmica de la conocida cantante Marta Sánchez, pero que supuso un fracaso y la muerte cinematográfica como actriz de la Sánchez, y de su director Juan Miñón.
Miñón, venía como director emergente del “Nuevo cine español”, pero que tras esta basura, solo rodó una película más –si no es esa pobre carrera posterior culpa de esta película, será por lo malo que era- y no se convirtió, afortunadamente, en una figura reconocible del cine español. Ahora, se marcó un gol en aquello del cine exótico. Pero no un gol que concediera la victoria, sino, un pequeño gol que consigue que años después se hable de él.
Para empezar, y aún siendo una película de los noventa, está rodada al estilo de los ochenta, los de Álvaro Sáenz de Heredia y, aunque Miñón decía inspirarse para esta película en el “Metropolis” de Fritz Lang, la verdad es que el resultado es más cercano al “Aquí huele a muerto… pues yo no he sido” del anteriormente citado, que de su supuesta inspiración.
Sin embargo, es una película sin subvenciones y pseudo independiente. En producción lo tenían claro; Le dijeron a Miñón que rodara rápido, gastando poco, pero haciéndolo parecer una súper producción, y así trincar la pasta lo antes posible. A finales de la década anterior, las películas para lucimiento de los “Hombres G”, habían sido un éxito. Marta Sánchez tenía el mismo nivel de popularidad que el conjunto pijo, por lo que la sola existencia de “Supernova”, ya tenía que dejar pingues beneficios. Sin embargo, el público es gilipollas, pero no tanto como los productores creen, y mientras que los “Hombres G” llevaban a millones de espectadores al cine, Marta Sánchez solo congregó 86.000. No creo que fuera culpa de ella, sencillamente, que la película apestaba a podrido desde el momento en que apareció anunciada en los medios. Fue una de las campañas publicitarias más potentes de 1993, pero las perdidas fueron tremendas.
 En una sociedad futurista, el Conde Nado (¡chiste de mierda!) está enamorado de la cantante “Fénix”. Con la ayuda de un retrasado obeso, secuestra a una científica, a la que obligará a fabricar un clon  de la cantante llamado “Supernova”, violento y  agresivo, que la suplantará en los conciertos y en la vida privada, así, el conde, podrá penetrar a “Fénix” y tener descendencia con ella. Pero entre un bombero deficiente y “Supernova” le girarán la tortilla al condenado conde Nado.
Para que se hagan una idea: El conde es Javier Gurruchaga, la científica Chus Lampreave y el bombero deficiente Gabino Diego.
Bien, Gurruchaga está haciendo de si mismo, completamente desatado y dando un recital de sobreactuación que es lo que se espera de él,  lo mismo con Lampreave, pero Gabino Diego, que es sorprendente comprobar como sobrevive dentro del cine español, hace aquí una actuación de vergüenza ajena. Y es que ciertamente, es un muy mal actor al que, en esta ocasión, se la ha dirigido muy por encima, por lo que tenemos aquí una cosa vergonzante. Mejor no hablar de eso que hace delante de la cámara Marta Sánchez, pero ella tiene excusa, ella no es actriz. Para compensar, amigos de las pajas, la Sánchez muestra sus famosas tetas, y es generosa con su anatomía todo el metraje. De hecho en su reciente visionado, he descubierto que Marta Sánchez, conocida por sus tetas, lo que tiene, es un portentoso culazo como pocos he visto yo en la gran pantalla.
Cerrando el “modo pajero”, pasaré a decir que la película es un absoluto despropósito, un claro ejemplo de la dejadez y la desidia más absoluta. A nadie, salvo a la Sánchez, le importaba un bledo esa película. Por eso la dirección es casi inexistente, el montaje es incomprensible, y la historia una chorrada. Cierto que la película es una pieza “Naïf” y con toques “Pulp”, pero eso no es cosa de Juan Miñón, es cosa de la casualidad. El ritmo es una autentica mierda. Cuando la película lleva veinte minutos de metraje, no solo se nos ha presentado mal a los personajes, sino que no sabemos nada de ellos, ni sabemos que es lo que va a pasar… ¡no se entiende un carajo! Luego, ya vemos que el personaje de Gurruchaga  ha creado un clon, y podemos intuir que ocurre y por qué derroteros va la cosa, pero nunca porque se nos explique bien. Luego la cosa va a trompicones con una colección de gags que no hacen ninguna gracia, unos personajes estúpidos y una serie de escenas que no aportan nada. Para colmo de males, una película concebida como lucimiento de una cantante, y tan solo hay un numerito musical, a medias, y no es de ninguna de las canciones famosas de “Olé, Olé” (grupo pop dónde militaba la Sánchez por aquellos años), si no de un a canción horrorosa, en Inglés, y creada en exclusiva para la película, por lo que imagino las caras de decepción de los primeros fans que se acercaran al cine a ver una película llena de vídeo clips de su cantante favorita (que es lo que realmente debía haber sido esta película) y encontrarse con esa mierda de película en la que no se entiende nada y dónde su ídolo –y todos los que aparecen en la película- parece ser retrasada mental.
Ahora, yo se que en los circulos  de cine “trash” de por estas tierras de dios se la reivindica, cosa que entiendo a medias, porque, basándose esa gente en que estas películas son ideales para verlas en parroquia con la finalidad de pitorrearse de ella, la verdad es que “Supernova”, no tiene ni una sola escena en la que el humor, ya sea voluntario o involuntario, nos haga esbozar, siquiera, una sonrisilla. Es una absoluta mierda de las gordas. Ahora, como digo siempre, hasta estas se merecen el visionado y que curioseemos por sus aguas pútridas y pantanosas.
Total, que fue un fracaso que no se esperaban ni el productor, ni el equipo de la película, ni mucho menos Marta Sánchez, que a día de hoy reniega absolutamente de esta película, pero que mientras que la rodaba, decía que “Es una película muy bien hecha y va a ser maravillosa”. Claro, que ver a día de hoy las entrevistas de la Sánchez, dejan en evidencia como anda de luces la artista. De hecho, por lo que fuera, no ha vuelto ha hacer nada para cine.
Iba a decir, que la estética futurista, el diseño de vestuario y demás, es bastante deudor de “Acción Mutante”, pero esta apreciación es errónea porque “Acción Mutante” se estrenó tres semanas después el mismo año, y “Supernova” comenzó su rodaje con anterioridad, lo que me lleva a esta otra apreciación. Tanto “Acción Mutante” como “Supernova” son dos películas de estética asquerosamente postmoderna y “noventera”.
Con todo, como curiosidad que es, hay que echarle un ojete (lo mio fue peor, fui a verla en su momento al cine “Palacio de la Música” en un pase en el que estaba, prácticamente, solo), e insisto en que merece la pena descubrir ese enorme, redondo y carnoso culo que tiene Marta Sánchez.

7 comentarios:

KEMAO dijo...

Creo recordar que por la época es cuando Marta Sánchez se puso en tetas y chotera en la Interviu.
La peli es para echarse unas risas que nunca llegan. Me da vergüenza ajena.

Naxo Fiol dijo...

Yo soy de los que me la pelaba con las fotos de la Sáchez en Interviu. Decían que estaba gorda, pero pa nada, a mi me molaba como era entonces y no tras pasar por no se qué máquina infernal para estirarla y estilizarla.
Aún así, siendo pajero de la interfecta, esta peli esperé al video-club a verla y ni siquiera entonces pude con ella. En parte porque es una de las primeras mierdas que intentaban subirse de buen principio al boom contra-cultural y trash que tanto odio y se dio en la España de los 90. El puto Miñón salía en la puta Fantastic Magazine (la principal arma propagandística de aquel momento) diciendo que era una peli psicotrónica y mencionando a Russ Meyer y no se cuantas mierdas. Otro de los muchos bluf de entonces. Eso sí, a la hora de citar la influencia, que sea una respetable, el Fritz Lang... como aquella del GRAN MARCIANO, cuyo director se escudaba tras Jean Renoir. No tienen vergüenza estos cabrones, suerte que el tiempo los deja en su pútrido lugar.
SUPERNOVA un titulo de culto entre los modernos adoradores de trash, no me extraña, es todo lo facilona y paleta que ellos necesitan.

Haciendo Amig@s dijo...

¿Pero es verdad que esto tiene culto? La primera noticia que tengo.

Naxo Fiol dijo...

Con el tiempo todo adquiere culto...

WH4RXOR3 dijo...

Me quito el sombrero ante tal "analisis".

Muy bueno.

KEMAO dijo...

La he vuelto a ver ahora mismo. No da tiempo para hacerse una paja con las tetas de Marta Sánchez. Joder. Estaba buenísima.
No he entendido una mierda de toda esta bizarrada. Es un mundo paralelo o algo así con una estética como de diez años antes. Menuda puta mierda de peli, pero me creo que tenga culto por lo marciana que es y el puto cuadro que hacen todos los actores.

Nastyroker dijo...

Recuerdo que en el entonces programa de Alfonso Arus "Al Ataque" mencionaron que en una ciudad solo fue una persona ver este truñaco de peli.