viernes, 8 de marzo de 2013

EL OJETE DE LULÚ

“El ojete de Lulú” tiene el honor de ser una de las pocas películas porno que veáis aquí reseñadas. No es gratuito, si me molesto en reseñarla, es por dos motivos; uno, que se trata de un producto de la factoría Franco, dos, que me la puse por curiosidad, por ver cómo era un producto porno del abuelo, y acabé viéndola entera.
Ahora bien: Las bases de datos, dan la autoría de este film a Jess Franco, sin embargo los créditos dicen que la responsable el Candy Coster, es decir, Lina Romay, y me parece que en alguna ocasión  le escuché decir que, efectivamente, la había dirigido ella.
Sea como fuere, no hay mucha diferencia en las maneras de dirigir de cualquiera de los dos. Es más, yo juraría, que efectivamente es de Franco.
Y lo cachondo de la peli, es que no es menos aburrida que cualquiera de las películas  de otros géneros que filmó. Es porno, si, pero tomado a cachondeo. De hecho demuestra aquí más originalidad que en muchas otras películas.
Cuenta la historia de un ojo del culo (el de Candy Coster) que se lamenta de que su vecino el chocho goza de una vida sexual activa, mientras que a él, no se le presta atención.
La narración es, precisamente, Lina Romay moviendo el ano, mientras una voz en off se adapta al ritmo de movimiento de ese ojete.
La dueña del ojete, no para de chupar rabos y ser follada por una serie de señores, hasta que al final, le follan el culo y el ojete lleno de semen, acaba feliz y contento. Que quieren que les diga, para ser porno, un género que detesto, que me aburre, que no considero cine, está más que divertido.
Y es que el tío Jess es único hasta para filmar porno (en el caso de que sea el director… si no, es igual). Ves una de sus escenas y sabes que son de el, principalmente por como están filmadas, por lo poco sexys que resultan (tías de lo más corrientuchas, y pollas fláccidas que no se ponen duras por mucho que las actrices chupen y chupen), primeros planos de Lina Romay zampando rabos (blandos) con mucho entusiasmo y muy bien comidos, todo sea dicho, mucho bello (incluído en el ojete de Lulú…) y una sordidez, que hace que, a rasgos generales, más que excitar, le entren arcadas al espectador. Ergo, Franco, haciendo porno, ¡hace anti-porno!
Con todo, me quedo con los títulos de crédito. Reconocemos por ahí a Mabel Escaño, pero en los créditos salen los nombres de los actores Pepíto Tiésez, Mela Chupen, Jean Morcillón, e Iluminado Lechez… ¿Quién da más? Para Jess Franco el porno no es motivo de paja, si no de humor y cachondeo, de gente felíz…

2 comentarios:

Aratz dijo...

Joder, la reseña es cojonuda.

Nastyroker dijo...

Muy buena reseña, le entran ganas a uno de ver la peli pese ser repugnante .