viernes, 5 de abril de 2013

Metiroso compulsivo

En 1997 se estrenaba esta película con un Jim Carrey en la cima del éxito, aunque el año anterior se había dado el batacazo en taquilla con Un loco a domicilio. Sus películas llenaban salas, y aun le faltaba lo mejor por llegar, El Show de Truman y Man on the Moon que se estrenarían en los dos años posteriores a esta Mentiroso compulsivo. Recuerdo ir con mis hermanas a verla en un cine de Benidorm, habíamos ido con nuestros padres a pasar unos días de vacaciones. La película nos encanto, nos pasamos toda la proyección partiéndonos el culo con las apretadas situaciones en las que Carrey se ponía por no poder mentir. Tanto nos gusto que al día siguiente encontramos un cine al aire libre (no recuerdo si en Benidorm o en algún pueblo cercano) en la que también la daban. Como mis padres el día anterior no entraron al cine con nosotros, les dijimos de verla todos juntos en aquel cine sin techo y con sillas de plástico de piscina. Lo que hizo que mi padre aceptara eran tres cosas. Uno, se podía fumar en el cine al ser al aire libre,  dos era una comedia y ese es el único genero que mi padre ve, y tres, el cine tenía una barra de bar donde además de bebida ponían bocadillos, para que quería mas. Así que toda la familia entramos al recinto. Cogimos sitio, y mi padre fue a por unos bocatas y algo de beber. A mis hermanas y a mí nos volvió a encantar la película, nos descojonábamos con los gags aunque ya los conocíamos, y mis padres también se rieron de lo lindo. Termino la sesión, y mientras volvíamos al hotel en coche, fuimos comentando la película con nuestros padres, algo que el día anterior no pudimos hacer. Y claro todo fueron risas y carcajadas en el viaje de vuelta. Así que comprenderéis que esta película me trae muy buenos recuerdos, no solo por el filme en sí.

Fletcher (Carrey) es un abogado que usa la mentira para ganar sus casos. Miente a todas horas, no solo en la oficina o el juzgado, miente para conseguir lo que quiere, pero eso le ha llevado a perder a su familia. Su mujer ya tiene nuevo novio, y su hijo Max ya no le cree de tantas promesas incumplidas. El día del cumpleaños de Max, Fletcher le había dicho que iría sin falta, aunque sabía que lo tenía bastante difícil para llegar. Así que el chaval, apenado, pide como deseo al soplar las velas de su tarta que su padre no pueda decir ni una sola mentira durante 24 horas. Fletcher estaba en el mismo momento que se pedía el deseo echando un casquete, al terminar la mujer le pregunta que tal ha estado, y al no poder mentir le dice “Los he tenido mejores”. El repentino ataque de sinceridad parece no ser más que un desliz, así que no le da más importancia, el problema vendrá al día siguiente. Y es que Fletcher tenía un caso de divorcio con una gran mentira elaborada y así conseguir toda la pasta para su cliente. Fletcher se las vera y se las deseara para llevar adelante el caso y para el día a día, ya que tirarse un pedo en el ascensor, responder a preguntas incomodas o no darle dinero a un vagabundo, será mucho mas difícil sin poder mentir.

La película no reinventa la rueda ni va mas allá de lo que es, una comedia que quiere hacer reír, y lo consigue durante todo el metraje aun hoy día.  Aunque lo cierto es que si que nos muestra algo que todos ya sabemos pero de lo que igual no somos conscientes, y son todas esas pequeñas mentiras piadosas que decimos a lo largo del día para poder tener una vida más sencilla y pacífica.  

Es de esas películas que sin ser navideñas suelen darla en esa época por la tele, por lo que podemos decir que es una película familiar, aunque tiene alguna cosilla subida de tono (el primer gag en el que no puede mentir, explicado arriba), y a Jennifer Tilly como la cliente (con las tetas a punto de explotar) de Jim Carrey . Simpatiquísima peli.

4 comentarios:

Naxo Fiol dijo...

Que gran reseña, me encanta toda la parte inicial. Yo también la vi en el cine y me reí de lo lindo, todavía hoy me río un cacho si la veo por la tele. De las mejores de Carrey... por algo intentaron repetir la formula con la de "Di que sí", que sin ser tan buena, tampoco está demasiado mal.

Aratz dijo...

Es que no pensaba hacer la reseña sino era por la anecdota (ya sabes que ultimamente estoy mas familiar, con Ane creciendo y tal, es lo que me toca)
Tengo "Di que si" pendiente de ver, y es que en los ultimos años Carrey perdio mucho tiron,concretamente despues de Man on the Moon, probablemente por sus ansias de conseguir un oscar (que para mi en el show de Truman tenia muchas papeletas, no asi en The Majestic)

newzombie dijo...

jim carrey en su total esplendor, la pelicula me encanto y me rei muchisimo. genial trabajo de carrey y genial trabajo de su doblador. aunque quiero partir una lanza por otra pelicula de jim que me gusto mucho que fue un loco a domicilio que jamas tendra la fama justificada

Jose Tomás dijo...

Si Jim Carrey se merece un oscar es por "Dos tontos muy tontos", "Un loco a domicilio" o por "La Máscara". Me jode un poco, bueno bastante, que sólo se le tome en serio cuando no hace "comedia". La de "Truman" me pareció una película flojita y Carrey sobreactua tanto (cosa que me encanta)que jamás le hubieran dado un oscar, y eso que su personaje casi es deficiente mental. Como actor semi-serio está muchísimo más oscarizable en "Olvídate de mi" y en "Man of the Moon".
Umm...perdonar la chapa.