lunes, 13 de enero de 2014

CARRIE (2013)

Otro de esos remakes u adaptaciones de un material ya existente a los nuevos tiempos, que, con todas las de perder en sus alforjas, se gana la dignidad y mi respeto.
Claro, que hay una novela de por medio- de Stephen King- con la que es respetuosa, según he leído, incluso más que la de Brian de Palma. Y no es mejor que la de de Palma, es distinta (pero igual), y al igual que esta, se trata de una película muy buena.
Si las comparamos, lo único que se le puede poner como pega a esta,  es la estética. La de los años setenta, sórdida, decadente y granulosa, ayuda a que la historia sea más terrorífica que en esta ocasión, plagada de efectos especiales infográficos y con las nuevas tecnologías y lo digital por bandera, apostando, en los tiempos que corren no puede ser de otra manera, por un aspecto limpio.
Ya saben: Una muchacha, Carrie, alienada por los fanatismos religiosos de su madre, es víctima del más cruel de los “buying” en el instituto, el día que en las duchas del gimnasio le llega su primera menstruación, no sabe que es lo que le ocurre y naturalmente se asusta,  mientras sus compañeras se ríen de ella, humillándola y tirándole tampones. Para más inrri, esto lo graban con sus teléfonos móviles y lo suben a la red –Esto es consecuencia de los tiempos que corren, obviamente, no está en la novela-.
Esto provocará que castiguen a las agresoras, impidiéndoles acudir al baile de graduación, lo que no les hará ni pizca de gracia. Una de las agresoras, arrepentida, le pide a su pareja que invite a Carrie al baile de graduación, y así limpiar su  conciencia. Mientras, Carrie descubre que tiene poderes telequinéticos y las cosas se complicarán.
Se ve, que aunque Stephen King en un principio no entendió el por qué se rodaba una nueva versión, cuando vio el cheque que le correspondía, puso menos pegas, e incluso sugirió, para el papel de Carrie a Lindsay Lohan. Supongo que al viejo le pondría cachondo, porque la Lohan, para interpretar a una puta vieja adicta al crack pase, pero para interpretar a una adolescente a la que le viene la regla por primera vez, como que no pega mucho.
Gracias a dios, la producción no le hizo mucho caso y el papel recayó en una joven que dará mucho que hablar y que es para comérsela, la dulce Clöe Grace Moretz ,que aunque tremendamente guapa, es tan buena actriz que ya no te imaginas una Carrie que no sea ella. Nada que ver con la Sissy Spacek de la de Brian de Palma, pero es que estamos con otra cosa.
Al final este remake, se prodiga como una película harto interesante, una puesta al día más que competente, que sin embargo, cayendo el peso de toda la película sobre la Moretz, llegamos incluso a pensar, que lo bueno no es la peli, sino ella, y que sin ella, quizás este “Carrie (2013)” no sería tan buena ni interesante.
Sea como fuere, la película tiene momentos verdaderamente escalofriantes, y si ya hemos dicho que Clöe Grace Moretz, está genial, no mucho peor está la mala de la función, Portia Doubleday, que aún teniendo diez años más que el personaje que interpreta (y sin dar el pego), si que convierte a su Chris Hargersen, en una psicópata hija de puta con gran convicción. Después de Moretz, lo mejor de la película.
Junto a ellas, una Julianne Moore que le está sacando un gran partido a la edad y que sustituye a una mucho menos eficiente Jodie Foster que en un principio iba a hacer su papel – el de la loca madre de Carrie-  y que también hace una interpretación de antología.
“Carrie (2013)” es un gran remake, y la prueba de que no todos los remakes son tan malos, ni tan buenos, ni mejores o peores que las predecesoras. Simplemente, son otra cosa.
Además, hay que recordar que no es el primer remake del “Carrie” de los setenta: en los odiosos 90, hicieron uno que se vendió como secuela oficial de “Carrie”, que era espantoso y que se llamó “La Ira: Carrie 2”. Ese era todo lo contrario a este y al original. Un oloroso saco de mierda.
Dirige esta nueva versión, una mujer, Kimberly Peirce, que después del éxito independiente que supuso en su carrera aquella estupidez que se llamaba “Boys Don´t Cry”, rodó un par de productos para zorras de la gran manzana, sin relevancia ninguna, hasta que la Metro Goldwin Meyer, le ofreció hacerse con las riendas de este “Carrie 2013” Y la verdad, es que ha pasado la prueba con notable.

6 comentarios:

Jose dijo...

Hablando de remakes, yo estoy hasta la punta de que cada vez que sacan un remake escuchar la cantinela de innecesario, sólo lo hacen para ganar pasta(!), que si han violado mi infancia...

Es que es absurdo, tan absurdo como irse a un concierto de una tribute band, cruzarse de brazos, poner morros y refunfuñar que Jim Morrison lo hacía mejor en vez de dejarse llevarse, disfrutar y dejarse de gilipolleces. Porque como apunta Víctor, los remakes son simplemente otra cosa y por regla general en mi opinión, la mayoría independientemente de comparaciones son harto disfrutables.

Es que me enervo, me acuerdo de la caña que se llevaron en los 80 remakes como La cosa, La Mosca, The Blob,etc. por parte de público y crítica carca simplemente por el hecho de eran películas de su infancia y supongo que por no reconocer que se les había pasado el arroz y ya no podían disfrutar de estas películas como sí lo hicimos nosotros.

Ahora la historia se repite, el fan del cine de terror que ronda los 30-40 se ha convertido en lo mismo, una especie de Carlos Aguilar al que parece que le estén taladrando el ano porque en el multicine de al lado estén echando una cosa que se llama Noche de Miedo con Colin Farrell.

Este es uno de los temas por los que he dejado de visitar webs y foros de terror. El fan medio de nuestra generación ha generado una ola de negatividad al que todo le parece una mierda cuando (¡capullos!) estamos en una nueva época dorada del género que la mayoría de adolescentes y los que tenemos las miras un poco más amplias estamos disfrutando.

Perdón por la parrafada, ya no sé ni lo que he puesto, pero es que uno siente que el peor enemigo del cine de terror es el mismo fan. Absurdo.

Naxo dijo...

Joder, Jose, yo no lo hubiera explicado mejor. Totalmente a favor de tus impresiones. Especialmente sobre el fan medio del terror actual, nosotros tampoco podemos sufrirlo y nos mantenemos lo más lejos que podemos de él, aunque a veces nos toca aguantarlo y nos saca de quicio. Yo diría más, el fan actual del terror confunde muchos conceptos, y la mayoría de ellos prefieren comedias de terror antes que películas de terror, y han olvidado que el fin del cine de terror es dar miedo, aterrorizar.
Otro mal muy extendido es hablar mal de franquicias actuales y compararlas peyorativamente con las clásicas, sin darse cuenta de que tan burra y repetitiva es VIERNES 13 3 como DESTINO FINAL 4. O que al menos SAW intenta no repetir su fórmula y busca vías nuevas en su desarrollo. Esos hablan ahora como los críticos hablaban en los 80 de todas las franquicias de entonces tan adoradas hoy por el ignorante fan medio.
Pero también te diré que no te lo tomes tan a pecho, es una causa perdida, tu disfruta y a los demás que les jodan....
Saludos.

Jose dijo...

Ah, no. Si realmente me la pela la opinión de esa gente... Pero al mismo tiempo me resulta muy curioso que alguien que se chupó con alegría toda la estantería de terror de los videoclubs ahora venga con exquisiteces cuando lo que se está haciendo ahora es directamente el fruto de aquella época. O sea, que es lo mismo que dices tú, si disfrutaste en la época un Viernes 13 no sé qué coño te impide de hacerlo con un Saw.

Bueno sí, supongo que se han hecho mayores y siguen viendo cine de terror pero por inercia. Supongo que esperando esa obra maestra que por mucho que pase por sus narices no la van a ver porque ya, como espectadores "han envejecido mal" jeje. Joder, si hasta he visto a mogollón de gente ponerle pegas al cine de James Wan. Se vayan a cagal, oyes.



Naxo dijo...

Yo mismo soy "mayor" y a veces echo de menos las sensaciones de mi época juvenil, de cuando ese cine me impactaba y fascinaba, pero a diferencia de esa gente que dices, procuro ser consecuente y verle las cosas buenas a las pelis de terror modernas, que las hay y son muchas.
De hecho, muchas veces me veo defendiéndolas (incluido lo de Wan) ante gente más joven que yo, que no ha crecido en ésa "época dorada", lo que no deja de ser curioso y absurdo.
Joder, si hasta me han llegado a insultar por decir que Noche de miedo 2 era muy mala.......
En fins. Procuro no hacer caso, llevo amando el cine de terror desde que era un mocoso, y no voy a dejar que un puñado de ignorantes y paletos me lo estropeen a estas alturas.

Victor Olid dijo...

Amen.
Hay remakes muy malos, pero no porque sean remakes. Posesión Infernal, o la última casa a la izquierda, es para matar a todos los implicados.

Aratz dijo...

La culpa de que la gente hable mal de los remakes, es de la mal entendida nostalgia. Si, todos podemos echar de menos las sensaciones que nos causaban unas peliculas cuando eramos mas crios, pero es que eso ya no vuelve de la misma manera, incluso aunque el remake fuera plano a plano (Psicosis)y ni viendo la misma pelicula 20 años despues. Pero esto no es debido a la calidad del remake, si no al punto de vista de quien la ve. Es decir nos hacemos viejos y no vemos, ni vivimos las cosas de la misma manera.
En el AVT Podcast 2, lo comentamos. En el ultimo Suburbio, Naxo habla excatamente de esto mismo.