lunes, 3 de febrero de 2014

SHARK, EL DEMONIO DEL MAR

La entrañable “Nu Image” – y más desde que “The Asylum  domina el mercado de este tipo de roñas- a principios de 2000 se especializó en películas “de bichos”, siendo siempre los tiburones los amos del cotarro. Así que, escualos venidos del espacio (“Space Sharks”) a parte, la saga que en aquellos años lo petó a nivel videoclubero, fue esta de “Shark Attack”. Esta saga  inexplicablemente, en los USA tiene su éxito y su fandom, motivo por el cual algunas de ellas llegaron a los estantes, ya en DVD, de los últimos video-clubs de nuestras tierras, a saber: “Shark Attack” sería la primera, la segunda sería esta, títulada aquí “Shark, el demonio del mar”, La tercera, de chanante título americano “Shark Attack III: Megalodon” pasaría a llamarse aquí “Terror en el abismo”. A partir de aquí, si a pesar de contener en el título las palabras "Shark Attack" pertenecen o no a una saga oficial, es algo que ya me lia y desconozco. No obstante, la seguiría “Dangerous Waters: Shark Attack” aquí titulada “El ataque de los tiburones”, y a partir de la quinta entrega, tenemos ya locuras como “Malibu Shark Attack”, aquí, “Tiburones en Malibú” y, por fin, y, quizás,consecuencia del exitoso programa de televisión “Jersey Shore”, los productores deciden llevarse a esa zona a los tiburones en “Jersey Shore Shark Attack”… Como ven una saga que no tiene atisbos de llegar a su fin de momento. Como curiosdad decir que la película mainstream "El Arrecife", se la conoció como "Shark Attack: The Reef" y esto me ha hecho arreglar esta reseña, pues estoy tan idiota, que pensé que se trataba de una secuela más de la saga.  El año pasado se estrenó “El ataque del tiburón de dos cabezas” (“ 2-Headed Shark Attack”), que a pesar del título, nada tiene que ver con estas primas hermanas, a pesar del título. Yo, cual pardillo ingenuo, creía que si pertenecía.
Lo que tienen en común todas ellas, es el barato presupuesto y el que son, absolutamente todas, un absoluto coñazo, más malas imposible. Pero creo que la segunda se lleva la palma. Y es que no tenían presupuesto para irse a rodar a alta mar, así que se traen al tiburón agresivo que da título a la película,  a un puerto pesquero en ciudad del Cabo.
Resulta que una manada de tiburonas preñadas tratadas genéticamente, da a luz una serie de tiburones que al crecer, se vuelven tremendamente violentos y se comen al personal. En una de estas que la hermana de una de las víctimas de uno de estos escualos, se persona en la piscina dónde está recluido uno de ellos, que a su vez está siendo estudiado, con la intención  de matarlo, con tan mala suerte  que el encargado de tenerlo allí, no le deja a ella acabar con ese demonio (del mar).
La mala suerte se sigue cebando con nuestros protagonistas, cuando en una exhibición, en un acuario, el tiburón se escapa de la piscina, se vuelve al puerto, y se comerá solo a aquellos que pretenden darle caza.
“Shark, el demonio del mar”, es tremendamente graciosa, pues aquí los Israelíes responsables de “Nu Image”, lejos de gastarse un dólar, deciden solventar las necesarias intervenciones de los tiburones de las siguientes maneras: Imágenes de archivo de documentales, un tiburón de plástico que no da el pego ni para detrás, utilizado en planos concretos C.G.I. de tercera, borroso y en escenas nocturnas para que se note menos lo mal hecho que está, y montar las escenas de acción con planos tan cortos, que nunca consigamos ver nada, eso si, derramando grandes cantidades se sangre en el agua para que intuyamos la masacre. Todo ello muy gracioso.
Si todo este rollo “tiburonil” de cuarta categoría no fuera suficiente, hay que añadir que las mayores cotas de diversión nos las ofrece con su “interpretación” el protagonista, Thorsten Kaye que ahí donde le ven, tan guapete, es incapaz de actuar sin borrar de su rostro ese rictus de estar sonriendo como un “Dirty Fresh” cualquiera (chiste privado), incluso en los momentos más dramáticos y/o de tensión. Así que imagínense un héroe, un caza tiburones en toda regla, con cara de chiste a cada segundo.
Pero no se engañen, aunque todos estos elementos  sean a priori atractivos, la película es mala a más no poder, y lo que realmente abunda son los momentos de diálogos eternos en los que los actores parecen retrasados mentales, y el aburrimiento eterno. Con todo, resulta un título muy curioso de una saga muy, muy curiosa, y de inexplicable (y relativo) éxito.
Dirige David Worth, directorcito de mierdas alimenticias, que cuando no está dirigiendo está cogiendo la cámara en producciones más gordas, y que dentro de esta saga dirigió la siguiente, “Terror en el abismo” y productos sin relevancia alguna ni en este, ni en ningún otro campo.

5 comentarios:

FÉLIX PUMARES dijo...

¿David Worth? ¡El de KICKBOXER!

Aratz dijo...

La semana pasaba me vi un trocito de la del tiburon de dos cabezas, y aunque era cutre como todas, se habian currado un muñecote de latex bastante guapo para algunas escenas. Y de lo que vi el CGI aunque de tercera, no era excesivamente cantoso.
No sabia que entraba dentro de la saga de Sharck Attack.

Naxo Fiol dijo...

Es que esta de los tiburones de dos cabezas no tiene NADA que ver con la saga SHARK ATTACK. Como tampoco tiene nada que ver EL ARRECIFE, que yo reseñé en su momento y, no solo queda a leguas de distancia de la cutrez y el espiritu exploitation de la saga SHARK ATTACK, es que, además, es una peli cojonuda, bien hecha y muy seria, sin estridencias ni fantasmadas....

newzombie dijo...

Dios ya desde el primer momento ya no me hacia gracia en el videoclub estas tonterias....me estare haciendo viejo

Victor Olid dijo...

Pues me abre confundido, probablemente...