lunes, 12 de enero de 2015

CUERPO EN EL BOSQUE

Maldito sea David Lynch, que tanto daño ha hecho en los países del tercer mundo, más concretamente en este.
Cuando un estudiante de cine aborda su primer corto, a no ser que este sea un espécimen raro y con personalidad propia que haya visto algo de cine, SIEMPRE, intentará plagiar, con menos arte que una rata, al señor Lynch. Que les guste el señor Lynch, les hace creer que son cinéfilos especiales. Algunos de los que leen estoy y yo sabemos, sin que obste, que eso no es así.
Y en particular, maldita sea la serie “Twin Peaks”, que a tantos directores profesionales les hizo pensar que también podían hacer algo similar con los presupuestos con los que cuenta el fantástico en este país – a Dios gracias, imagínense lo que haría esta gente con grandes presupuestos- errando en esa idea, como erraron en la mayoría de decisiones que tomaron en su miserable vida.
Y Joaquim Jordá, documentalista y guionista catalán (el de aquella cosa con prestigio titulada “Monos como Becky”) que perpetró esta infamia, sabe perfectamente que la película que rodó para esa  Filmax” pre “Fantastic Factory”, es una puta mierda espantosa, y que se le ocurrió tras devorar esa otra serie espantosa que era “Twin Peaks”.
Así, tenemos un asesinato raro en el bosque, de una chica a la que todos parecen conocer. Unos cazadores de híbridos de cerdo y Jabalí encuentran el cuerpo, van a dar parte, y cuando regresan comprueban que el cuerpo está manipulado y con la cabeza reventada debajo de una piedra en la que pone “Puta” (no se con que objeto, pero resulta bastante cómico). Entra en escena la teniente de la guardia civil interpretada por Rossy de Palma, y comienzan los flashbacks, las conversaciones eternas e insustanciales, las incongruencias, las mamarrachadas y las escenas de relleno, todo ello para justificar una investigación chorras para, en el meridiano de la película, esta dar un estúpido giro argumental contándonos lo que de verdad pasó, que nada tiene que ver con lo que se nos contaba en un primer momento – “como voy a engañar al público” debió pensar el director cuando escribía el guión-. Todo ello servido con la energía y la pericia de alguien que está pidiendo Eutanasia. Un rollo macabeo, del que ni te puedes reír a mala idea. Y su director, vive Dios que  lo sabe.
Eso si, los pajeros que leéis esto, que sois muchos y muy pajeros, tenéis la pajilla asegurada, en el momento en que Nuria Prims (“Historias del Kronen”) nos muestra su huesuda anatomía, incluyendo ahí tetillas de cabra y poblado felpudo. Pero para los más fetichistas les diré, que la vemos pegándose una meada de más de un minuto sobre unas brasas, que parece no acabarse nunca y que lo hace de pie, con  las piernas abiertas, mientras se ríe la muy puerquilla. Por lo demás, basura infame para la cual, además, despedazan a un pobre jabalí delante de las cámaras. Como si eso fuera necesario para esta mierda de película- no es necesario para ninguna, que coño-. Ni que fuera un Mondo.
Eso si, Filmax la rodaría para blanquear dinero o algo así, porque pasó por los cines sin pena ni gloria, mal distribuida y congregando en salas unos nimios 17.000 espectadores. Menos merecía.
Malditos años 90. Maldito cine español.

5 comentarios:

Daddy Maza dijo...

Solo el nombre del film demuestra una imaginación desbordante.

Naxo Fiol dijo...

Fíjate que yo la vi hace no mucho y me hizo hasta cierta gracia, sin dejar de ser la chapucilla que es...

Victor Olid dijo...

Esto es un zurullo gordo!

Naxo Fiol dijo...

naturalmente lo del jabalí me parece repugnante... tanto como la cara de Rossy de Palma... la peli es una mierda, no te digo que no, pero mira, al menos la vi entera, aunque fuese por la risa involuntaria....

Victor Olid dijo...

Pues ya es suficiente.